Boom Supersonic quiere volar a cualquier parte del mundo en menos de cuatro horas, por US$ 100

(CNN) — El sector de la aviación está en crisis, hay un impulso global para reducir las emisiones de carbono, y muchos de nosotros no hemos pisado un avión o abrazado a nuestros seres queridos que viven lejos en más de un año.

Revivir el sueño del viaje supersónico que murió con el retiro del Concorde hace casi dos décadas parece, de entrada, una fantasía extravagante.

El avión británico-francés Concorde, uno de los dos únicos aviones supersónicos que han operado comercialmente, voló de 1969 a 2003 y resultó ridículamente caro y un desastre para el medio ambiente.

Virgin Galactic revela el diseño de su nuevo jet supersónico que viajaría a tres veces la velocidad del sonido

Pero ahora un nuevo grupo de empresas emergentes está trabajando en proyectos supersónicos e hipersónicos. El pasado mes de octubre, la empresa Boom Supersonic fue la primera en lanzar un avión de demostración en condiciones reales, el XB1.

CNN Travel se reunió con su fundador y CEO, Blake Scholl, para hablar de Overture, el avión comercial de Mach 2,2 que quiere poner en el aire en 2026, y de los ambiciosos planes a largo plazo de la empresa.

Romper la barrera del tiempo

«O fracasamos o cambiamos el mundo», dice Scholl en una videollamada desde Denver, Colorado.

No ha habido ninguna aceleración importante en los tiempos de viaje desde la era del jet de los años 50 y 60, y su equipo espera cambiar eso.

«Esa barrera de tiempo es lo que nos separa. Creemos que es muy importante romper la barrera del tiempo, más que la del sonido».

Diseñado con una capacidad de entre 65 y 88 personas, Overture se centrará en más de 500 rutas principalmente transoceánicas que se beneficiarán de las velocidades de Mach-2,2 del avión, más del doble que los aviones comerciales subsónicos actuales.

Un viaje de Nueva York a Londres duraría tan solo tres horas y 15 minutos, mientras que el de Los Ángeles a Sydney se reduciría a ocho horas y media.

Romper la barrera del tiempo podría ser un cambio radical, dice Scholl. «Cambia los lugares donde podemos ir de vacaciones, cambia los lugares donde podemos hacer negocios, cambia los lugares de los que te puedes enamorar o de los que puedes estar cerca».

Cómo se podría ver la cabina: «Queremos que el viaje supersónico sea una gran experiencia, pero disponible para mucha gente. Así que es premium, pero no necesariamente es un lujo», dijo Scholl.

Un vistazo exclusivo dentro del jet presidencial supersónico de EE.UU.

Establecer la meta y trabajar en reversa

El calendario actual de Boom Supersonic es hacer volar el prototipo de avión XB1 a escala 1:3 «hacia finales de año», iniciar la construcción de una nueva fábrica en Estados Unidos en 2022 (ubicación por determinar) y empezar a construir el primer avión Overture en 2023.

«Pensamos que estamos retomando las cosas donde las dejó el Concorde y arreglamos lo más importante que es la sostenibilidad económica y del medio ambiente», dijo Scholl.

La accesibilidad es clave. Su objetivo es que las aerolíneas puedan establecer tarifas a un precio similar al de la clase business, a diferencia del Concorde, que en los años 90 cobraba unos US$ 12.000 por un viaje de ida y vuelta, lo que serían US$ 20.000 en dinero actual.

Descubre la nueva forma de volar sobre el agua 1:01

«Eso no es viajar, eso es algo que esperas hacer una vez en la vida», dijo Scholl antes de añadir: «Contrario a lo que queremos lograr, que es llegar a cualquier lugar del mundo en cuatro horas por US$ 100».
Sí, leíste bien.

«Ahora bien, nos va a llevar un tiempo llegar hasta allí», dice Scholl. El sueño de cuatro horas por US$ 100 es el objetivo de Boom a largo plazo, dos o tres generaciones de aviones más adelante.

«Mucha gente piensa en uno o dos pasos adelante», dice. «A mí me parece útil pensar mucho más allá y decir: ‘¿dónde queremos estar en una o dos décadas? ¿Y qué es posible en esa escala de tiempo?». Luego trabajas a la inversa y dices: ‘¿cómo llegamos hasta allí?».

Oportunidad pandémica

Boom planea llegar a ese punto diseñando un nuevo avión 100% neutro en carbono desde el principio. El actual estado de locura del mundo ha sido en realidad una ventaja no intencionada.

«No le desearía la pandemia al mundo, pero en realidad va a acelerar la adopción de los supersónicos», dice Scholl.

Las aerolíneas han tenido que reducir sus flotas y, en algunos casos, ha obligado a jubilar anticipadamente los aviones de gran capacidad, como el Boeing 777 y el Airbus A380.

«Los viajes más rápidos nos permiten conocer a las personas del mundo, sus culturas y lugares», dijo el CEO de Boom Supersonic.

«A medida que las cosas vuelven al modo de crecimiento», dice Scholl, «hay una oportunidad de construir una flota de nueva generación que incorpore los supersónicos. Eso facilita su adopción».

Además, el avión tiene 60 metros de longitud, sin espacio para los indeseables asientos del medio, una ventaja después de la pandemia.

«La física no permite diseñar un avión supersónico feo», dice Scholl. Pero, por muy caprichoso que sea su exterior, «tiene más o menos el mismo factor de forma que un 757, por lo que cabe en puertas de embarque estrechas, lo que hace que las aerolíneas lo adoren».

Las puertas de embarque para aviones de gran tamaño son escasas en los congestionados aeropuertos de hoy en día, por lo que puede ser difícil encontrar espacio para los grandes aviones, pero no para un humilde Boeing 557, 737 o, según Scholl, un Boom Overture.

Experiencia a bordo

«Los supersónicos tienen algunas ventajas inherentes», dice Scholl. «Por ejemplo, si no quieres estar en un avión porque te preocupa la próxima pandemia, pues es mejor estar en el avión durante un periodo de tiempo más corto».

La primera misión de Boom, dice, era ser lo suficientemente rápido para marcar la diferencia. Aunque en última instancia su equipo quiere ser capaz de conectar cualquier punto del mundo en cuatro horas, en esta fase un objetivo clave era poder convertir un vuelo nocturno en uno diurno.

«En lugar de pagar en clase preferente por una cama de vuelo, tienes la mejor cama del mundo, que es la de tu casa la noche antes de tener que salir», dice Scholl.

Al centrarse menos en esas comodidades de los vuelos de larga distancia, el equipo se ha podido centrar en hacer que la experiencia a bordo sea limpia, despejada y lo más relajada posible.

Carbono neutro

Para muchos es difícil deshacerse de la idea de que los viajes supersónicos deben ser intrínsecamente caros y derrochadores. Pero dice Scholl: «Ayuda a recordar que estamos hablando, literalmente, de tecnología de los años sesenta. Han cambiado muchas cosas».

La tecnología de los aviones «ha pasado del aluminio a la fibra de carbono, del papel de dibujo y las reglas de cálculo y los túneles de viento a poder optimizar los aviones por las simulaciones por computadora. Hemos cambiado por completo la forma de construir los motores de los aviones, así que ahora son más silenciosos y consumen menos».

Vuelos libres de carbono: una posibilidad cercana 1:20

Esto significa que los costos de los vuelos supersónicos han bajado mucho, y al mismo tiempo, ahora somos capaces de construir pensando en los combustibles alternativos.

«Lo que se hace básicamente es succionar el carbono de la atmósfera, licuarlo en el combustible de los aviones y ponerlo en el avión», dice Scholl. «Así, cuando sale por la parte trasera del avión, solo estás moviendo el carbono en un círculo».

«Romper la barrera del tiempo nos permitirá experimentar más, hacer más», dijo Scholl.Cortesía de Boom Supersonic.

Un objetivo audaz

¿Qué tan realista es la ambición a largo plazo de Boom Supersonic de conectar cualquier parte del mundo en cuatro horas, a un precio de solo US$ 100 en dinero de hoy?

«¡Es un objetivo audaz!», dice el profesor Sean O’Keefe, experto en el sector de la aviación de la Universidad de Siracusa, que fue presidente de Airbus y secretario de la Marina de Estados Unidos. «Y a veces eso es lo que hace falta: conseguir que alguien que realmente crea en su capacidad para hacer algo así, lo haga realidad».

El mayor obstáculo es que «más allá de lograr la velocidad, genera una cantidad feroz de calor. Cualquier motor convencional que se monte se fundiría». Lo que se necesitará son más avances en la ciencia de los materiales, y depende de que haya más inventos o descubrimientos.

Aunque es factible, O’Keefe calcula que «va a requerir dos o tres generaciones de tecnología, desarrollo y avances, lo que equivale a unos 20 años».

El interés por el proyecto de Boom ha sido alto. Hace un par de semanas, Scholl se dirigió al Subcomité de Aviación de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, y en abril American Express Ventures fue el último inversor de alto nivel en abrir su cartera. Boom dice que actualmente tiene US$ 6.000 millones en pedidos anticipados de aviones Overture.

El principal competidor de Boom en la carrera supersónica es Aerion, con sede en Florida, que en marzo de 2021 desveló sus planes para un avión comercial de Mach 4+ llamado Aerion AS3, que sería capaz de transportar 50 pasajeros.

El sucesor del Concorde está cada vez más cerca 0:46

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up