Biden tiene una «convicción fundamental» de aumentar los impuestos a las corporaciones y a los ricos. Le podría costar

(CNN) — La firme creencia del presidente Joe Biden en cobrar impuestos a las corporaciones y a los ricos se ha convertido en un pilar central en su agenda legislativa, incluso cuando advirtió sobre el peligro político y las líneas rojas de los republicanos.

Los senadores republicanos, algunos de los cuales Biden recibirá en la Oficina Oval el jueves mientras busca un acuerdo de infraestructura bipartidista, los han rechazado rotundamente. Algunos demócratas, conscientes de la reacción política que han provocado los aumentos pasados, han advertido su malestar en voz baja.

Los principales grupos de presión empresarial ya están sentando las bases para atacar las propuestas y considerando el tipo de oposición adinerada que simplemente no se materializó en el exitoso paquete de ayuda covid de US$ 1,9 billones de Biden.

Pero ver esos aumentos a través de una lente puramente política o incluso técnica es perder lo que anima el apego de Biden a ellos, dicen los asesores cercanos.

Frenar a Biden, el 100% del enfoque de Mitch McConnell 0:33

La decisión calculada de Biden de pasar las últimas dos semanas destacando esos aumentos en casi todas las apariciones públicas, en algunos de los términos más apasionados y personales, revela su profunda creencia de que son más que una forma de pagar su agenda legislativa de US$ 4 billones. Según los principales asesores, la propuesta fiscal del presidente es una cuestión de equidad y Biden no se avergüenza de explicar por qué es una necesidad en este momento, incluso si el panorama político actual llevaría a muchos políticos a reconsiderar tal plan.

«La convicción realmente lo impulsa», dijo a CNN en una entrevista uno de sus asesores más cercanos, Mike Donilon. «Es una convicción fundamental que se refleja en las decisiones políticas».

Esa convicción se pondrá a prueba cuando el presidente se sumerja nuevamente en las conversaciones bipartidistas sobre un paquete de infraestructura que ha propuesto financiar a través de aumentos de impuestos corporativos. Los seis republicanos del Senado programados para visitar la Oficina Oval el jueves dejaron en claro que los aumentos de impuestos no son un comienzo.

«Claramente, los republicanos del Senado no están interesados ​​en revisar el proyecto de ley de impuestos de 2017», dijo el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, después de una reunión de casi dos horas en la Oficina Oval con Biden que incluyó a su homólogo de la Cámara, el representante Kevin McCarthy de California. «Ambos le dejamos eso claro al presidente. Esa es nuestra línea roja».

El Gobierno de Biden defiende subir los impuestos a las corporaciones para pagar por infraestructura, pero señala que está dispuesto a ceder

‘Ni siquiera un poquito’

Biden ha dejado en claro que quiere ver si hay espacio para un trato. Incluso ha dicho a los asesores que ve beneficios para el país con un acuerdo bipartidista de infraestructura física, incluso uno mucho más pequeño que los US$ 2,3 billones que ha propuesto.

Los funcionarios de la Casa Blanca y los demócratas clave en el Congreso han estado explorando diferentes vehículos y caminos para perseguir una medida bipartidista, dicen los funcionarios. Algunos demócratas han instado a la Casa Blanca a ver la infraestructura como una inversión a largo plazo, una que no necesita ser financiada desde el principio.

Es algo que los funcionarios de la Casa Blanca dicen que no han quitado de la mesa, aunque un alto funcionario de la administración dijo que no es algo a lo que Biden personalmente se haya entusiasmado en este momento.

Por ahora, solo se han establecido dos líneas rojas.

«Las líneas rojas del presidente son la inacción y son cualquier cosa que aumente los impuestos a las personas que ganan menos de US$ 400.000 al año», dijo esta semana la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Pero si las últimas semanas son un indicio, la idea de que Biden retroceda en su método propuesto para financiar esa propuesta es extremadamente improbable.

La diferencia en descuentos de impuestos con Trump y Biden 2:00

Biden ha profundizado en lo que él ve como la historia general de sus propuestas fiscales en casi todas las apariciones públicas desde su discurso en horario de máxima audiencia en una sesión conjunta del Congreso en términos cada vez más personales y espontáneos. Ha recurrido a improvisaciones en sus comentarios preparados para subrayar que no pretende castigar a los ricos, sino que lo ve como necesario para reequilibrar el actual sistema económico de Estados Unidos.

«No vamos a privar a estos ejecutivos de su segundo o tercer hogar, viajar en avión privado «, dijo Biden a los periodistas la semana pasada. «No afectará en absoluto su nivel de vida. Ni un poquito. Pero puedo afectar el nivel de vida de las personas con las que crecí».

Está dispuesto a comprometerse y reducir los aumentos para los demócratas que desconfían de su escala y los republicanos están totalmente en contra de ellos. Pero se ha dedicado a convertir las preguntas sobre esos posibles compromisos políticos no como una forma de trazar líneas rojas para una negociación, sino como otra oportunidad para profundizar en la historia de por qué los considera tan esenciales. Eso no es por accidente.

«Él cree firmemente que es necesario darles a las personas una ventana sobre por qué lo estás haciendo, una historia que puedas seguir para explicar por qué vas por este camino y la repetición», dijo Donilon.

Un momento de oportunidad

En otras palabras, Biden realmente quiere hablar sobre aumentar los impuestos.

No solo porque realiza buenas encuestas, aunque los funcionarios de la Casa Blanca con mucho gusto ofrecerán una gran cantidad de datos que demuestren que hace precisamente eso.

No solo porque es una forma de recaudar cientos de miles de millones de dólares para pagar sus amplias propuestas, aunque los funcionarios de la Casa Blanca dejan en claro que eso es exactamente lo que hace, sin aumentar los impuestos a cualquiera que gane menos de US$ 400.000.

Pero porque, dicen sus asesores, él realmente cree que este es un momento para cambiar fundamentalmente la dirección de la economía estadounidense.

«La economía de goteo hacia abajo nunca ha funcionado y es hora de hacer crecer la economía desde abajo y desde el medio», dijo Biden en su discurso en horario estelar.

Las claves del discurso de Biden frente al Congreso 1:31

Biden y sus principales asesores pasaron gran parte del día previo al discurso centrados en perfeccionar los 15 párrafos que exponen sus propuestas fiscales, según dos altos funcionarios de la administración. Fue un pasaje largo en un discurso de alto riesgo, uno que Biden dejó en claro a los asesores que necesitaba hacerlo bien, uno que necesitaba contar la historia de manera que el público estadounidense la entendiera.

Biden conoce los detalles de la política «por dentro y por fuera», según un asesor, pero con más frecuencia ha comenzado a hablar en términos generales sobre el cambio de paradigma económico en el país. Un asesor bromeó diciendo que, según lo animado que se pone el presidente cuando habla en privado sobre la necesidad de justicia que impulsa su propuesta, es posible que ni siquiera se dé cuenta de que las encuestas se inclinan en su dirección sobre el tema.

Un asesor por separado dijo que Biden está al tanto de la encuesta, pero que simplemente no es el tema al que gravita cuando habla de por qué está tan profundamente comprometido con su propuesta.

Habla regularmente en reuniones privadas de que este es un momento que podría recordarse en 50 años a partir de ahora, cuando Estados Unidos cambió la dirección de un país acosado por una crisis de salud pública a corto plazo y una crisis a largo plazo impulsada por factores económicos. desigualdad, dicen los asesores. Habla de cómo está observando el mundo, una China en ascenso en particular.

«Él piensa que este es un momento increíble de oportunidad», fue como un alto funcionario enmarcó la perspectiva de Biden.

Un momento lleno de riesgos

Pero también es un tema plagado de riesgos políticos.

Un puñado de demócratas moderados en el Capitolio, si bien apoyan ampliamente los US$ 4 billones en infraestructura y propuestas económicas que el presidente ha puesto sobre la mesa, han señalado al liderazgo – y, en algunos casos, a la Casa Blanca directamente – que están incómodo con la escala de los aumentos, según varias personas familiarizadas con las conversaciones.

Cada día que pasa está más cerca de una elección de mitad de período a la que los demócratas ingresan con la más pequeña de las mayorías en el Congreso. Las elecciones del próximo año podrían poner a prueba si la reacción política por los aumentos de impuestos, y el poderoso problema de campaña que han sido para los republicanos, todavía tiene peso, incluso cuando las encuestas públicas subrayan un apoyo significativo para aumentar los impuestos a las corporaciones y los ricos.

Los republicanos han atacado las propuestas como diseñadas para sofocar el crecimiento económico, todo en nombre de ampliar significativamente el alcance de la red de seguridad social. Consideran que cualquier esfuerzo para revisar la ley tributaria de 2017, algo que muchos republicanos citan como un logro legislativo fundamental, está muerto en el agua.

Una semana de datos económicos deficientes, sobre todo un informe de empleo que superó significativamente las expectativas de los economistas, solo sirvió para endurecer esa oposición.

En entrevistas con casi una docena de miembros del Partido Republicano, la mayoría argumentó que no estarían dispuestos a aumentar la tasa del impuesto corporativo ni siquiera en un solo punto para cubrir el costo de la infraestructura.

Bezos dice que apoya aumento de impuestos corporativos 0:46

Biden ha propuesto un aumento de siete puntos, aunque ha abierto la puerta a una iteración más pequeña.

«El problema que tengo con eso es que pensamos que son ingresos incrementales del uno por ciento, pero creo que veremos una contracción de la actividad económica que consumirá la mayor parte de eso», dijo el senador Thom Tillis, republicano de Carolina del Norte. «Simplemente no lo veo como un pago real».

Biden ha dicho repetidamente que no quiere aumentar el déficit. Pero lo más destacado, dicen los asesores, es cómo ve se pueda utilizar el dinero recaudado con las subidas de impuestos propuestas, no solo para inversiones en infraestructura física, que se habían retrasado mucho tiempo, sino también en sus amplias propuestas sobre el cuidado de los niños, la educación y las licencias familiares pagadas. Es la historia que Biden y sus asesores creen que resuena, y un asesor señaló la «antena entusiasta» de Biden para identificar y concentrarse en los problemas que importan a los estadounidenses.

Pero cuando se trata de impuestos, también es un momento sincero frente a los reporteros que Biden reconoció que no es fácil de vender.

«Tendré que ser capaz de explicar esto y seguiré insistiendo», dijo Biden.

Pero es una historia en la que el presidente deja en claro que no ve los aumentos de impuestos de forma aislada, como un puro juego de políticas. Para Biden, representan una parte integral de un objetivo más amplio y global.

«Él tiene una fuerte creencia fundamental de lo que está en juego, y que estas decisiones que vamos a tomar, van a cambiar la vida de muchas personas a largo plazo, o al menos tienen el potencial de”, dijo Donilon. «Él cree que vale la pena el esfuerzo».

Lauren Fox de CNN contribuyó a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up