ANÁLISIS | Los republicanos eligen el poder sobre la verdad mientras las esperanzas de una comisión bipartidista del 6 de enero se desvanecen

(CNN) — El creciente bloqueo republicano contra la creación de una comisión bipartidista para investigar la insurrección del Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero ha cristalizado la fijación del partido con las elecciones de mitad de período de 2022.

Incluso en un asunto grave de seguridad nacional, el Partido Republicano ha llegado a la conclusión de que el precio político de estar con el expresidente Donald Trump es preferible al costo electoral de romper con el expresidente caído en desgracia.

Más de cuatro meses después de que Trump avivó la rebelión del 6 de enero con sus mentiras sobre las elecciones de 2020, la gran mayoría de los legisladores republicanos demostraron esta semana que no ven ventajas en revisar los peligrosos eventos que se desarrollaron en el Capitolio, incluso si eso significa que los estadounidenses nunca obtendrán una explicación completa de lo cerca que estuvieron los partidarios de Trump de derrocar la democracia, hallazgos que podrían evitar que un incidente similar vuelva a suceder.

Solo 35 republicanos de la Cámara de Representantes votaron el miércoles a favor de crear la comisión bipartidista, al estilo de la del 11 de septiembre, a pesar de que el diseño del panel fue ideado por un republicano y un demócrata de la Cámara y habría incluido 10 miembros elegidos por igual por los líderes de los partidos opuestos –con la regla de que las dos partes tendrían que ponerse de acuerdo antes de emitir citaciones.

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, quien había culpado al expresidente de fomentar la insurrección, dejó en claro dónde estaban sus prioridades esta semana cuando se pronunció en contra de la comisión, argumentando que sería una duplicación. El republicano de Kentucky está totalmente enfocado en retomar el Senado en 2022 y ha dejado de lado cualquier interés en encontrar la verdad de lo que sucedió el 6 de enero con la esperanza de evitar a sus miembros conversaciones no deseadas sobre la insurrección a medida que se acercan las elecciones intermedias. Fue una movida conocida del líder republicano, que votó a favor de la absolución de Trump en su juicio político a principios de este año a pesar de llamarlo «práctica y moralmente responsable de provocar los eventos del día».

Y sin McConnell respaldando a la comisión, es cada vez más claro que hay pocas posibilidades de que 10 senadores republicanos se unan a sus colegas demócratas para alcanzar los 60 votos necesarios para despejar el desafío obstruccionista en esa cámara. Muchos senadores republicanos dejaron en claro a Manu Raju de CNN el jueves que incluso votarán para evitar que comience el debate sobre el proyecto de ley, asegurando efectivamente su caída.

Trump ya estaba lanzando amenazas el jueves a los republicanos que votaron por la comisión bipartidista, afirmando que «ser ineficaz y débil tiene consecuencias» y agregó: «¡Los votantes entienden!»

«Vean, 35 republicanos descarriados, simplemente no pueden ayudarse a sí mismos. Tenemos una política mucho mejor y somos mucho mejores para el país, pero los demócratas se mantienen unidos, los republicanos no», dijo en un comunicado.

ANÁLISIS | Rebelión republicana contra Trump en la Cámara de Representantes establece una dura batalla en el Senado por investigación del 6 de enero

Prioridades políticas

Los líderes republicanos han sido sorprendentemente francos sobre su aversión política a la comisión esta semana, dejando en claro que están menos preocupados por llegar a la verdad de lo que sucedió que por lograr que los votantes se concentren en temas distintos al papel de Trump en el motín del 6 de enero para cuando lleguen las elecciones de mitad de período.

El senador de Dakota del Sur John Thune, el segundo republicano del Senado, reconoció abiertamente que a los republicanos les preocupa que los hallazgos de la investigación «puedan convertirse en armas políticas y afecten hasta el próximo año». Thune agregó que los republicanos preferirían intentar ganar las elecciones de mitad de período esgrimiendo sus argumentos sobre el empleo, los salarios, la economía y las fronteras fuertes, «sin reexaminar las elecciones». El senador de Texas John Cornyn, quien también es parte del equipo de liderazgo republicano, argumentó que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha estado impulsando la investigación para ayudar a los demócratas a mantener el control del Congreso, y agregó que extender la investigación hasta el próximo año «sería el sueño de los demócratas».

Ese argumento republicano sonó vacío dado que los demócratas ahora pueden formar su propia comisión para investigar los eventos del 6 de enero, produciendo un resultado que inevitablemente se considerará más partidista que el producto que habría producido una comisión bipartidista.

El senador republicano Mike Rounds de Dakota del Sur, uno de varios republicanos que le dijo a CNN que votaría para bloquear el debate sobre el proyecto de ley, argumentó que sus colegas «quieren sacar todo a la luz» pero «tampoco quieren que sea el foco de las elecciones de 2022».

Incluso los senadores republicanos que votaron a favor de condenar a Trump durante su segundo juicio político a principios de este año parecen estar alejándose de un examen más detallado de los eventos del 6 de enero.

El senador de Carolina del Norte Richard Burr, quien votó para condenar a Trump, le dijo a CNN que votaría para bloquear el debate sobre el proyecto de ley que crea la comisión porque cree que la investigación es innecesaria. El senador de Utah Mitt Romney y la senadora de Maine Susan Collins, dos republicanos que también votaron a favor de condenar a Trump, han citado preocupaciones sobre el lenguaje en el proyecto de ley que detalla cómo se designaría a los miembros. El lenguaje actual del proyecto de ley permitiría al presidente de la comisión, designado por los líderes demócratas, nombrar al personal en consulta con la vicepresidenta; pero algunos miembros del Partido Republicano sostienen que eso les da demasiado poder a los demócratas.

El deseo de los republicanos de dejar atrás los eventos del 6 de enero ha significado que algunos de ellos hayan restado importancia a la violencia que se desarrolló en el Capitolio de Estados Unidos como justificación del argumento de que una comisión bipartidista es innecesaria.

Pero como Katelyn Polantz y Hannah Rabinowitz de CNN informaron el jueves, la creciente evidencia en unos 450 procesos penales cuenta una historia aterradora de los supuestos complots y esfuerzos de los perpetradores de la insurrección para obtener armas. Los defensores de Trump en el Congreso se han beneficiado del hecho de que muchos de esos casos se han movido lentamente y en gran medida fuera de la vista del público, lo que les permite ocultar la verdad sobre los eventos de ese día y los peligros que los partidarios del expresidente representaban para los legisladores.

ANÁLISIS | 5 investigaciones importantes sobre Donald Trump y sus negocios, explicadas

Y los casos penales individuales no proporcionarán una explicación completa de la incitación de Trump que llevó al motín, investigarán cuánto sabían los miembros de su órbita política extendida sobre la intención de los agitadores o abordarán las fallas de seguridad el 6 de enero. También se han asegurado de haber examinado si la Casa Blanca de Trump hizo algún esfuerzo por defender el Capitolio mientras estaba bajo ataque.

Una opción alternativa para los demócratas

Frente a la probabilidad de que se mate la comisión en el Senado, los demócratas ahora deben enfrentarse a lo que sigue.

Los líderes del partido sabían muy bien que una comisión bipartidista independiente sería, con mucho, la forma más efectiva de hacer que Trump rinda cuentas, ya que sus hallazgos, que probablemente serían profundamente críticos con el expresidente, tendrían mayor credibilidad que una investigación centrada en un Congreso hiperpartidista.

«La preferencia, no solo preferencia, la preferencia abrumadora, es por el bipartidismo», dijo Pelosi el jueves.

Pero una opción para Pelosi es la formación de una comisión selecta con una mayoría demócrata para investigar los eventos que rodearon el 6 de enero. Los demócratas tienen responsabilidades institucionales y consideraciones políticas en la búsqueda de la rendición de cuentas y los detalles de lo que sucedió a puerta cerrada en el Congreso y la Casa Blanca durante las frenéticas horas que rodearon la insurrección del Capitolio.

De alguna manera, una comisión selecta con poder de citación permitiría a los demócratas lograr exactamente lo que los republicanos afirman que están tratando de hacer con una comisión bipartidista: llevar la investigación a un año electoral. Este tema de conversación anterior del Partido Republicano ignoró el hecho de que la comisión tendría el mandato de concluir a fines de este año, mediante un acuerdo bipartidista alcanzado con el representante republicano John Katko de Nueva York.

Un espectáculo de audiencias televisadas y demandas de que líderes como McCarthy testifiquen ayudaría a los demócratas a recordar a los votantes, especialmente en campos de batalla suburbanos críticos para las elecciones, que sus oponentes en las elecciones intermedias son apologistas del presidente más demagógico de la historia moderna. También podría avergonzar al propio McCarthy mientras se propone convertirse en presidente de la Cámara a partir de enero de 2023. La desventaja es que las audiencias podrían convertirse en el tipo de circo desquiciado organizado por los aliados de Trump durante su primer proceso de juicio político.

Si buscan usar su poder para atacar a Trump y miembros clave de su partido en el período previo a una elección crucial, los demócratas estarían usando un modelo favorecido por los republicanos luego de la muerte de cuatro estadounidenses, incluido el embajador de Estados Unidos en Libia Chris Stevens, en Bengasi en 2012. Hillary Clinton era secretaria de Estado en el momento del ataque, y aunque años de investigaciones y audiencias republicanas no lograron encontrar irregularidades, la empañaron en el período previo a su carrera presidencial de 2016.

El ejemplo de Bengasi ayuda a exponer la profunda hipocresía del esfuerzo republicano por matar la comisión con el argumento de que es poco más que un esfuerzo partidista de los demócratas para hacerle daño a Trump, cuya fechoría no está en tela de juicio ya que ocurrió en la televisión en vivo y apuntó a la ciudadela de la democracia estadounidense.

En 2015, McCarthy, quien era entonces líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, celebró la Comisión Selecta sobre el éxito de Bengasi en dañar las esperanzas políticas de Clinton, un sentimiento que era mucho más partidista que cualquier cosa que los líderes demócratas hayan dicho hasta ahora sobre la comisión bipartidista para examinar el 6 de enero.

«Todo el mundo pensó que Hillary Clinton era invencible, ¿verdad?», dijo McCarthy en Fox News. «Pero armamos una comisión especial de Bengasi, una comisión selecta. ¿Cuáles son sus números hoy? Sus números están bajando. ¿Por qué? Porque ella no es confiable. Pero nadie hubiera sabido que algo de eso había sucedido si no hubiéramos peleado».

Abandonar ahora las investigaciones sobre la indignación sería recompensar los múltiples esfuerzos de los acólitos de Trump en el Congreso para encubrir la verdad sobre la turba que invadió el Capitolio después de que el expresidente les dijo que «lucharan como el infierno» para interrumpir la certificación de la victoria del presidente Joe Biden.

Votación de la comisión del 6 de enero: hay pocas posibilidades de que 10 republicanos se opongan a McConnell

También les daría a los republicanos otra victoria estratégica, aprovechando su esfuerzo por ignorar las consecuencias del 6 de enero y centrarse exclusivamente en la amplia agenda liberal de Biden en el período previo a las elecciones de mitad de período en noviembre de 2022.

El presidente de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, un demócrata de California, ha argumentado que los legisladores deben comprender completamente lo que ocurrió el 6 de enero para evitar un «acto de terrorismo doméstico» similar. El jueves por la noche, rechazó los argumentos de McCarthy y McConnell, afirmando que el acuerdo para la comisión se negoció de manera bipartidista y «no podría ser más equilibrado».

«Esos argumentos en contra son solo una fachada», le dijo a Wolf Blitzer de CNN en «The Situation Room». «La conclusión es que Donald Trump no quiere que pase y ellos han tomado la decisión de que van a hacer su futuro con él, independientemente de su papel en esa insurrección».

El resultado ideal, dijo Schiff, sería proceder con una comisión bipartidista que tenga el tipo de estatura que tuvo la comisión del 11 de septiembre.

«Pero vamos a insistir en obtener respuestas de una forma u otra».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up