ANÁLISIS | La economía de Brasil se desploma a la sombra del covid-19

(CNN) — La crisis del covid-19 se ha cobrado más de 450.000 vidas en Brasil y ha arruinado los medios de vida de muchos más. Los brasileños se enfrentan a una de las peores recesiones económicas de la historia del país. Millones siguen desempleados, la inflación está aumentando, innumerables empresas se están hundiendo y la gente pasa hambre.

“Es la nueva década perdida, peor que la de los 80”, dice Claudio Considera, economista y coordinador del Centro de Cuentas Nacionales de la Fundación Getulio Vargas.

Después de varias décadas de prosperidad económica, la superabundancia de petróleo de la década de 1980 abofeteó a Brasil con una deuda externa vertiginosa, una moneda drásticamente devaluada e hiperinflación de más del 200%. Durante la siguiente década, los brasileños sufrieron congelamientos salariales, precios de los alimentos que se dispararon y estantes vacíos.

Brasil acelera su proceso de vacunación 1:30

Después de un período de recuperación gracias a las reformas económicas y a un gobierno democrático más estable, Brasil volvió a sumergirse en su recesión más larga y profunda de 2014 a 2016 bajo la administración de la expresidenta Dilma Rousseff, quien fue llevada a juicio político después de que el gasto público fallido hundiera la economía y avivara inflación.

«A partir de entonces no pudimos recuperar el crecimiento, y luego llegó la pandemia en 2020 y arrojó a Brasil a un escenario aún peor», agrega Considera.

La elección de Jair Bolsonaro en 2019 hizo poco para enderezar el camino de Brasil hacia el crecimiento económico. Las reformas económicas, incluida la privatización de industrias estatales, las reformas laborales y de pensiones, no lograron remediar el desempleo y la inflación desenfrenados.

Entonces la pandemia golpeó.

Evitar restricciones ‘a toda costa’

Desde la llegada del covid-19 a Brasil, el gobierno federal ha seguido una política de evitar firmemente las restricciones «a toda costa», con la esperanza de superar el contagio del covid-19 sin efectos drásticos en la actividad económica.

El 15 de mayo de 2020, el presidente Bolsonaro dio una conferencia de prensa en la que declaró que las medidas de confinamiento serían «un camino hacia el fracaso [económico]».

Casi un año después, el 23 de febrero, enfatizó: «Esta historia de encierro, el ‘vamos a cerrar todo’, no es el camino. Este es el camino al fracaso. Quebrará a Brasil».

En marzo, Bolsonaro incluso le pidió al fiscal de Brasil que presentara una solicitud a la Corte Suprema del país para evitar que los gobernadores y funcionarios locales impongan bloqueos. Cuando el tribunal desestimó el caso, Bolsonaro dijo a sus partidarios que «se acerca el caos. El hambre empujará a la gente a salir de sus casas, tendremos problemas que nunca esperábamos, problemas sociales muy graves».

De hecho, muchos brasileños han enfrentado graves consecuencias económicas debido a la pandemia. Nilza Maria da Silva fue una de ellas. Viviendo en la favela Paraisopolis en el sur de Sao Paulo, la mujer de 45 años perdió su trabajo de limpieza tan pronto como comenzó la pandemia.

«Mis jefes le tenían miedo al covid-19, nadie me quería dentro de sus casas y me quedé sin nada», dijo da Silva, madre de cuatro hijos.

400 bolsas para cadáveres en la playa de Copacabana 0:52

Más de 8,1 millones de personas en Brasil perdieron su empleo entre enero de 2020 y enero de 2021. La tasa de desempleo en Brasil alcanzó un récord del 14,7% de su población en edad de trabajar, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Es la tasa de desempleo más alta desde que el IBGE comenzó a realizar un seguimiento en 2012.

Pero muchos expertos dicen que la economía se vio realmente perjudicada por el hecho de que se permitió que el coronavirus se propagara sin control, y creen que el gobierno de Bolsonaro podría haber evitado parte de las afectaciones económicas al hacer un mayor esfuerzo para detener el virus.

Thomas Conti, economista del Insper Institute y comunicador científico del grupo InfoCovid que trabaja en la publicación de información científica, dice que el rechazo del gobierno, la negativa a adoptar medidas de confinamiento y la imposibilidad de obtener reservas tempranas de vacunas crearon una peligrosa sensación de incertidumbre en la economía del país.

«Cuando ocurre una pandemia de esta magnitud, la economía sufrirá un golpe incluso si nada se cierra. Las personas se ven afectadas por el riesgo. Cuando las personas comprenden que están en riesgo, que pueden perder la vida o la vida de sus seres queridos, cambian hábitos, evitan exponerse, independientemente de las medidas”, dijo Conti.

«El papel de un gobierno en tal situación es tratar de controlar o mitigar los riesgos, pero deciden no hacer nada para combatir la pandemia como si fuera a desaparecer mágicamente. Eso creó una sensación de incertidumbre, inseguridad e imprevisibilidad. Esto plantea un gran riesgo para los emprendedores, hace que las empresas despidan personal, hace que la gente gaste menos para ahorrar, detiene las inversiones”, agregó.

Ayuda, pero no suficiente

En reacción a la crisis del mercado laboral durante la pandemia, la principal política pública adoptada por el gobierno brasileño fue la ayuda de emergencia.

El gobierno federal ofreció una línea de crédito a las pequeñas empresas afectadas por la pandemia, aunque la ayuda solo llegó a una pequeña parte de las empresas brasileñas y la oferta de préstamos en lugar de dádivas resultó arriesgada para muchos propietarios de empresas. Como resultado, decenas de miles de tiendas minoristas cerraron en 2020.

El Congreso también aprobó la ayuda de emergencia que requiere el apoyo del gobierno para las personas más afectadas por la pandemia, con un programa que pagó cinco cuotas mensuales equivalentes a 110 dólares por beneficiario calificado entre abril y agosto de 2020, y cuatro cuotas de 50 dólares entre septiembre y diciembre.

Casi 70 millones de brasileños se beneficiaron del programa, según el Ministerio de Economía.

Covid-19: Brasil tiene más muertes este año que en 2020 0:45

Da Silva dice que la ayuda del gobierno fue suficiente para que su familia se las arreglara en 2020. Sin embargo, la ayuda del gobierno ha disminuido desde 2021, y ha dependido de vecinos y asociaciones locales para su sustento.

«No pasé hambre porque la comunidad de Paraisopolis es muy organizada y me ayudó con la comida, porque ahora todo es muy caro. Pero hubo momentos en que no tenía dinero para comprar gas para cocinar y tenía que usar leña», dijo.

Y no todas las comunidades de Brasil son tan atentas como Paraisopolis. Una investigación dirigida por la Red Brasileña de Investigación en Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional encontró que más de la mitad de la población brasileña —116 millones de personas— no tuvo acceso total y permanente a alimentos el año pasado.

Las empresas rechazan el enfoque de Bolsonaro

Hoy, incluso el sector financiero, que ha apoyado a Bolsonaro desde el comienzo de su gobierno, se ha cansado de su enfoque. En una carta firmada por más de 1.500 economistas, banqueros, empresarios y exministros criticaron la respuesta pandémica del gobierno y enfatizaron la necesidad de controlar el virus para salvar la economía brasileña.

«Esta recesión, así como sus consecuencias sociales dañinas, no se superarán hasta que la pandemia sea controlada por una acción del gobierno federal competente. Este gobierno subutilizó o hizo un mal uso de los recursos a su disposición, incluso ignorando o descuidando la evidencia científica al diseñar acciones para hacer frente a la pandemia», dice la carta, que pide más vacunas, más uso de mascarillas, ayuda económica y un cierre nacional si es necesario.

Brasil sigue ocupando el segundo lugar en cuanto a muertes por covid-19 entre los países a nivel mundial. Si bien la tasa de mortalidad diaria ha bajado de su pico de 4.000 muertes diarias promedio a aproximadamente 2.000, los casos y las muertes están aumentando lentamente nuevamente. Un aumento en las infecciones en 2021 derrumbó el sistema de salud en los 27 estados brasileños, con solo el 9,2% de la población completamente inmunizada.

Investigan el manejo de la pandemia en Brasil 0:56

Muchas autoridades estatales y locales han rechazado el enfoque de laissez-faire del gobierno federal. Las secretarías estatales de salud crearon comités de crisis y fases de restricciones vinculadas a las tasas de infección y la capacidad de camas de la UCI. En el noreste del país, una de las regiones más pobres de Brasil, los gobernadores crearon un consorcio para negociar la compra de vacunas por su cuenta.

Pero Bolsonaro ha arremetido contra quienes se oponían a los planes del gobierno federal, culpando a sus restricciones de la continua caída económica del país. Mientras tanto, ha instado a los brasileños a resistir las medidas de contención de la pandemia, como las normas locales de confinamiento. En marzo, durante un evento de inauguración del ferrocarril, Bolsonaro le dijo a la multitud que «dejaran de ser mar*****s y lloriquear».

A medida que aumentan las vacunas en todo el mundo, la economía global se está recuperando lentamente. Pero el bienestar económico de Brasil permanece, al menos parcialmente, enredado con su crisis de salud, que aún sigue en espiral, con un aumento de las tasas de transmisión local, el aumento de nuevas variantes y las vacunas a un ritmo lento.

«No tenemos idea de lo que sucederá. Pero sabemos que tenemos que al menos vacunar a la gente para que podamos comenzar a vivir una vida normal», dijo a CNN Considera, el economista. «Para entonces podemos calcular los efectos completos. Pero para que esto suceda, debe haber un líder que nos lleve en esa dirección, que haga lo mínimo para combatir la pandemia».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up