ANÁLISIS | El milagro de la vacunación está haciendo resurgir a Estados Unidos

(CNN) — Estados Unidos nunca ha estado más cerca del final de esta pandemia, que ha infligido la crisis y el asalto a la moral nacional de la forma más universal desde la Segunda Guerra Mundial.

Las vacunas casi milagrosas tienen al virus –que ha devastado a la nación– en retirada. Las ciudades desiertas que alguna vez resonaron en la noche con el aullido de las sirenas de las ambulancias se están moviendo de nuevo. Los viajeros se están lanzando a los cielos y una vez más están llenando los aviones que ya no tienen polillas. La vida, nerviosamente para muchos –e increíblemente para casi todos– está siendo restaurada.

Los estadounidenses se están acostumbrando a verse en espacios interiores, sin mascarillas y a aprender a abrazar y sonreír nuevamente. Los abuelos se están reuniendo con familiares lejanos. Los adolescentes mayores vacunados se encuentran alegremente en pijamadas. Los estadios deportivos se están llenando para partidos de la NBA y la NHL.

Un renacimiento que comenzó con pasos tentativos hace unas semanas se está moviendo ahora con una velocidad perceptible. Se abren parques temáticos. Bienvenidos de nuevo al estancamiento de la hora pico. Las oficinas reciben a los que están listos. La noche de cita no tiene que ser en una carpa de restaurante con calefacción. El regreso a clases podría significar algo en septiembre para la Generación Zoom. Y en Broadway, el espectáculo continuará pronto.

Ahora al menos es posible creer en las garantías del Dr. Anthony Fauci en los oscuros días de invierno de que las pandemias terminan, aunque es natural después de tanto dolor y privación preguntarse si el virus solo se está tomando una pausa.

Esa fue la historia el verano pasado, cuando reaperturas prematuras en el Cinturón del Sol provocadas por el entonces presidente Donald Trump desencadenaron una ola mortal de infecciones.

Pero la crisis menguante es clara en los datos médicos que durante tanto tiempo pintó una devastadora historia diaria de muerte y un virus pernicioso que se salió de control.

La mitad de los estados de EE.UU. han vacunado completamente al menos al 50% de los adultos

Nuevos casos de covid-19 están cayendo en 36 estados. Hasta el lunes, la tasa diaria promedio de nuevas infecciones es de 25.270. El promedio de siete días de nuevos casos estuvo por debajo de los 25.000 por día a mediados de junio de 2020.

Las rápidas disminuciones en los nuevos casos de covid observadas en otras naciones que estaban por delante de EE.UU. en sus despliegues de vacunas ahora se están viendo aquí. Y las enfermedades graves también están disminuyendo gracias a las vacunas de alta eficacia.

«Significa mucho. Significa que el verano se ve brillante», dijo la Dra. Monica Gandhi, profesora de medicina y jefa de división asociada de la división de VIH, enfermedades infecciosas y medicina global de la Universidad de California en San Francisco.

Gandhi agregó que en poco tiempo, el país podría acercarse al umbral de 10.000 nuevos casos por día, lo que, según Fauci, indicaría que la pandemia casi ha terminado.

«Ahí es adonde vamos. Así que son muy buenas noticias», le dijo a Kate Bolduan de CNN el lunes.

La diferencia este verano es que decenas de millones de estadounidenses (131 millones, para ser exactos) están completamente vacunados. Se han administrado casi 300 millones de dosis, lo que agota enormemente el grupo de personas que probablemente se enfermarán. La mitad de los estados ha vacunado completamente a más de la mitad de sus residentes adultos. Existe preocupación acerca de la propagación entre los jóvenes que aún no han sido vacunados. Pero los menores de 12 a 15 años ahora son elegibles para recibir las vacunas de Pfizer.

«Creo que la buena noticia es que los 1,2 millones de menores que se han vacunado esta semana van camino de un verano sin preocupaciones», dijo Andy Slavitt, coordinador de la Casa Blanca para la respuesta de covid, en «Newsroom» de CNN el lunes.

Vacúnate contra el covid-19 y vuela gratis por un año 0:47

Recordando una época de pérdida

La mejora de la situación de la salud pública está comenzando a impulsar una economía que estaba rugiendo cuando golpeó la pandemia, pero que se apagó casi de la noche a la mañana. El índice Back-to-Normal de CNN Business, en asociación con Moody’s Analytics, muestra que la economía de EE.UU. está en un 90% del camino de regreso a donde estaba antes de la crisis.

En algunos lugares, la resaca de la pérdida masiva de empleos y la destrucción de negocios está prolongando las dificultades que exacerbaron la ya aguda desigualdad económica. En otros, la escasez de mano de obra refleja la velocidad de la reapertura y podría significar que la tasa de desempleo caerá pronto.

Pero la euforia por el regreso a la vida, desatada por la repentina relajación de los mandatos de uso de máscaras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) a principios de este mes, también viene con un reconocimiento de lo que se ha perdido y la incertidumbre sobre lo que está por venir. Muchos de los millones de estadounidenses que usaban máscaras son reacios a quitárselas, sin confiar del todo en que sus compatriotas que se negaron a taparse recibieron la vacuna, a pesar de que la ciencia dice que quienes se vacunaron tienen un riesgo extremadamente bajo.

Para un país que ha sido bloqueado, destrozado por la política de una pandemia y que ha visto su característico optimismo derrotado día tras día, habrá un ajuste psicológico y emocional, un período para evaluar qué ha cambiado.

Los elogios frecuentes del presidente Joe Biden a quienes dejaron lugares vacíos en el comedor son trágicamente reales para muchas familias. Casi 600.000 estadounidenses que sucumbieron al covid-19 no vivieron para ver la reapertura actual. Quizás una nación más unida y menos polarizada podría haber salvado a muchos de ellos. El espectro del «covid largo«, síntomas graves y persistentes, se extiende indefinidamente para muchos de los que se enfermaron. Y persisten los desafíos de salud pública.

Franjas del país, a menudo en los estados que Trump ganó el año pasado, desconfían de las vacunas, un escepticismo que amenaza con arruinar las esperanzas de eliminar el virus para siempre.

La verdadera prueba de si Estados Unidos ha vuelto a la normalidad no llegará en el verano, sino cuando el frío invernal llegue con los puntos críticos esperados de covid-19.

Y la difícil situación de gran parte del resto del mundo, donde el virus se propaga sin cesar, deja a los líderes estadounidenses, y a los del Reino Unido, Israel y cada vez más países en Europa, donde las vacunaciones están aumentando, con dos preguntas: ¿Honrarán su deber para con la humanidad y ayudar a las naciones que aún sufren terriblemente aumentando rápidamente el suministro de vacunas? ¿Y las nuevas inoculaciones alcanzarán una masa crítica antes de que el covid-19 tenga la oportunidad de mutar en formas que podrían abrumar las vacunas existentes y hacer que el regreso de tantas libertades estadounidenses perdidas sea solo un respiro temporal?

Las vacunas aprobadas son efectivas contra todas las variantes conocidas de covid-19, dice la OMS en Europa

China: origen del covid-19 vuelve al centro del debate 0:43

Un juicio nacional

La crisis de covid-19 ha sido una prueba implacable para todos los ciudadanos, una que abarcó a toda la población estadounidense, ya sea en los estados cerrados o en el corazón conservador, que resistió los mandatos y cierres de máscaras y ayudó a un adepto a la enfermedad prosperar en la explotación de las divisiones políticas y culturales de EE.UU.

Quizá desde la Segunda Guerra Mundial, cuando el país fue consumido por los frentes europeo y del Pacífico en la lucha y se comprometió en un esfuerzo nacional en casa, tantos estadounidenses han experimentado la misma crisis a la vez.

El equivalente más reciente podría ser los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, que fueron un trauma nacional pero afectaron más profundamente a los de Washington y Nueva York. Sin embargo, en las guerras posteriores al 11 de septiembre, la lucha y la muerte se dejaron en manos de una pequeña minoría de jóvenes estadounidenses, que sufrieron de manera desproporcionada.

Con el tiempo, cuando la crisis haya terminado realmente, habrá momentos para considerar el impacto social duradero de los últimos 15 meses. El abismo político en el medio de Estados Unidos solo se ha ensanchado, sobre todo debido a un expresidente que restó importancia al desastre para su propio beneficio político.

Quedan preguntas. ¿Conseguirá un nuevo presidente, que hizo la promesa de hacer resurgir a Estados Unidos, una recompensa política por cumplir su promesa? ¿O podría un resurgimiento del virus impedir una segunda administración?

Estado da US$ 100 por vacunarse contra el covid-19 1:10

Hay consecuencias duraderas en el hogar que aún se desconocen y se harán realidad en pocos años. Es posible que el daño causado a la juventud del país nunca se repare por completo después de un año de clases en línea.

Los daños del virus también pueden sentirse durante mucho tiempo en los asuntos exteriores. La controversia del lunes sobre los nuevos informes de que tres virólogos en Wuhan se enfermaron a fines de 2019 revivió una controversia sobre si el covid-19 se propagó de animales a humanos o de alguna manera escapó de un laboratorio chino antes de paralizar el mundo. Las ramificaciones geopolíticas podrían profundizar la congelación de una nueva guerra fría entre Estados Unidos y China.

Y en Estados Unidos, puede llevar años saber quién ganó en la guerra entre la ciencia y la política, ya que respetados expertos en salud pública fueron atacados por líderes conservadores que preferían su propia versión de la realidad.

Los recientes tiroteos masivos y las olas de delincuencia urbana ofrecen un recordatorio de que muchos de los desafíos que enfrentaba el país antes de la pandemia siguen siendo intratables.

Este fin de semana hubo al menos 12 tiroteos masivos en EE.UU.

Pero a pesar de las advertencias, la perspectiva de una nueva versión de los «Locos años 20», cuando una generación que soportó la Gran Guerra y una pandemia de influenza se soltó el pelo, parece estar al alcance.

El levantamiento de la tristeza nacional es cada vez más perceptible en el desfile de momentos cotidianos desde cafeterías hasta aeropuertos y de estadios de béisbol hasta restaurantes que poco a poco pasan de lo novedoso a lo normal.

Cuando Phil Mickelson, de 50 años, se convirtió en el golfista de mayor edad en ganar un torneo importante en Kiawah Island en la hora dorada de Carolina del Sur el domingo por la noche, el recuerdo imperecedero no fue solo su triunfo para todas las edades, sino la multitud delirante que lo animó hasta el final del hoyo 18. Tal vez esa efusión augure mejores días en lugar de la erupción de infecciones de superpropagación que podría haber significado hace un año.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up