¿Qué está pasando en Jordania con miembros de la familia real? Esto es lo que sabemos

Amán, Jordania (CNN) — Para un país que a menudo se ve como un bastión de relativa calma en una región conflictiva, los eventos que se desarrollaron en Jordania durante el fin de semana estuvieron entre los más dramáticos en décadas.

Aproximadamente 15 personas fueron detenidas, incluida una figura política de alto perfil y al menos un miembro de la familia real. El popular Hamzah bin Al Hussein, antiguo príncipe heredero, criticó públicamente al liderazgo de Jordania en un video enviado a los medios de comunicación y se le prohibió públicamente realizar actividades políticas. El príncipe afirmó haber estado restringido a su casa y ciertas reuniones familiares, así como privado de Internet y líneas telefónicas.

Las autoridades dijeron que habían frustrado un complot en el que Hamzah trabajaba en connivencia con entidades extranjeras anónimas para «desestabilizar» a Jordania. El príncipe negó las acusaciones y desestimó la redada de arrestos como un intento por silenciar las crecientes críticas a la corrupción del Gobierno.

El lunes, en una carta firmada por Hamzah bin Hussein, el expríncipe indicó que está listo para ser «de ayuda y apoyo» a su medio hermano, el rey Abdullah II, y al príncipe heredero.

La crisis puso a Jordania, uno de los países más estables de Medio Oriente, en aguas desconocidas. Esto es lo que sabemos.

El rey Abdullah II (derecha) y el entonces príncipe heredero Hamzah en el desfile militar de Sandhurst en 1999.

¿Qué pasó el fin de semana en Jordania?

El sábado por la noche, circularon informes de que el príncipe Hamzah había sido puesto bajo arresto domiciliario. El jefe militar del país rápidamente negó la declaración. Unas horas más tarde, el príncipe publicó grabaciones de video en árabe e inglés que sorprendieron a la nación.

Con un retrato de su difunto padre, el rey Hussein, como telón de fondo, el príncipe de 41 años afirmó que le dijeron que se quedara en casa, lo despojaron de su seguridad y le cortaron sus comunicaciones. También afirmó que varios de sus amigos y conocidos fueron arrestados. Atacó a los líderes del país expresando quejas por las condiciones de vida, la corrupción del Gobierno y la mala gestión.

Su medio hermano, el rey Abdullah II, nunca fue mencionado en las críticas mordaces de Hamzah. Sin embargo, su diatriba planteó el desafío más explícito y de alto perfil a la autoridad del monarca en su reinado de 22 años.

El «bienestar de los jordanos ha sido puesto en segundo lugar por un sistema gobernante que ha decidido que sus intereses personales, intereses financieros, que su corrupción es más importante que la vida, la dignidad y el futuro de los diez millones de personas que viven aquí», dijo el príncipe.

Los jordanos están acostumbrados a escuchar estas quejas de ciudadanos comunes. Verlas repetidas por una prominente figura real sorprendió a muchos.

Bassem Awadallah, quien anteriormente presidió la corte real del rey Abdullah, y Sharif Hassan bin Zaid, miembro de la familia real, también fueron detenidos el sábado por la noche, junto con otras figuras anónimas.

El arresto de Awadallah fue quizás el segundo evento más significativo de la noche. Una figura impopular en Jordania debido a las acusaciones generalizadas de corrupción que se le hicieron, Awadallah también es asesor del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman. Ese hecho alimentó las especulaciones sobre si estaba en juego un complot extranjero.

El domingo, el viceprimer ministro Ayman Safadi lo hizo oficial: las autoridades creían que Hamzah era parte de un plan ideado por entidades extranjeras no reveladas y figuras de la oposición en el extranjero para «desestabilizar» a Jordania. El complot, dijo Safadi, fue «cortado de raíz» y definitivamente frustrado.

Mientras tanto, ha aparecido una segunda grabación de Hamzah, en la que el príncipe jura no cumplir con las restricciones que se le imponen.

«Por supuesto que no voy a obedecer cuando dicen que no puedes salir, no puedes tuitear, no puedes comunicarte con la gente pero puedes ver a tu familia», dijo en el audio grabado, que se cree que se realizó el sábado. CNN no pudo autenticar de forma independiente la veracidad de la grabación.

Hamzah también dijo en el audio que había grabado una amenaza hecha por el jefe del estado mayor militar. Dijo que compartió esto con sus amigos y familiares en caso de que le pasara algo.

El rey Abdullah asiste a una sesión en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el 25 de enero de 2018.

MIRA: Rey de Jordania designa comisionado para atender escándalo que vincula a príncipe en complot

¿Quién es Hamzah bin Hussein?

El príncipe Hamzah es el medio hermano menor del rey Abdullah. Es hijo del difunto rey Hussein de Jordania, que reinó durante casi 50 años, y de su esposa, la reina Noor, nacida en Estados Unidos.

Fue criado para ser monarca.

El difunto rey, a quien la nación sigue idolatrando, una vez lo describió como «la alegría de sus ojos».

En su lecho de muerte en 1999, el rey Hussein cambió el plan de sucesión del país, quitando a su hermano, el príncipe Hassan, como heredero aparente y nombrando a Abdullah, su hijo mayor de su segundo matrimonio, como su sucesor.

Hamzah, que tenía 17 años en ese momento, fue nombrado príncipe heredero. En 2004, Abdullah eliminó el título de Hamzah. Cinco años más tarde, nombró a su hijo, el príncipe al-Hussein, como su sucesor.

Sin embargo, el príncipe Hamzah, conocido por su asombroso parecido con su padre, goza del amplio apoyo de las tribus jordanas. Esos grupos sirven como la columna vertebral de la monarquía, y las visitas regulares del príncipe a ellas en los últimos meses pueden haber contribuido a las tensiones reales que se han apoderado del país.

La carta de apoyo al rey

El lunes, una carta firmada por Hamzah bin Hussein indicó que está listo para ser «de ayuda y apoyo» a su medio hermano, el rey Abdullah II, y al príncipe heredero.

El anuncio sigue a la acusación del viceprimer ministro de Jordania, Ayman Safadi, durante el fin de semana, de que Hamzah estaba conspirando para «desestabilizar» el país, afirmaciones que Hamzah había negado previamente en una declaración en video obtenida por la BBC.

El lunes, la cuenta de Twitter de la corte real compartió una carta con el membrete del príncipe, en la que se hacía referencia a la agitación del fin de semana y se enfatizaba su apoyo al gobernante de Jordania.

Dijo que a la luz de los hechos ocurridos en los «dos últimos días, me pongo a disposición de Su Majestad el Rey, y reafirmo que siempre permaneceré comprometido con la alianza de los antepasados, fiel a su legado, siguiendo siguiendo sus pasos, consagrado a su camino y misión, y a Su Majestad el Rey».

La carta agregó que el príncipe «siempre seguirá siendo el partidario de Su Majestad el Rey y su Príncipe Heredero».

«El interés nacional debe permanecer por encima de todo, y todos debemos apoyar a Su Majestad el Rey en sus esfuerzos por salvaguardar a Jordania y sus intereses nacionales, y garantizar lo mejor para el pueblo jordano», decía.

En la parte inferior izquierda de la carta, Hamzah firmó con una nota que indica que se encuentra en la casa de su tío, el príncipe Hassan.

El príncipe Hassan había sido designado por el rey Abdullah II para tratar la disputa, según una declaración anterior de la Corte Real el lunes, y Hassan también firmó la carta.

«Orando para que la verdad y la justicia prevalezcan para todas las víctimas inocentes de esta malvada calumnia», escribió la reina Noor Hussein, la madre de Hamzah, en Twitter el domingo. «Dios los bendiga y los mantenga a salvo».

Estados Unidos y una lista creciente de países árabes han expresado su respaldo al rey Abdullah.

¿Qué dice el drama real sobre la estabilidad del país y cómo afecta a la región?

Durante décadas, Jordania ha logrado salir ilesa de las guerras y los disturbios que la rodean. La estabilidad y la constancia son los cimientos del estado, que celebra su centenario a finales de este mes.

Su familia gobernante, los hachemitas, es una de las dinastías más antiguas del mundo, y su linaje se remonta al profeta Mahoma. La oposición a la realeza del país es rara, rozando el sacrilegio. Los jordanos también suelen evitar la perspectiva de disturbios internos, y la discordia política que es el sello distintivo de la región sirve como advertencia.

Las naciones occidentales, especialmente Estados Unidos, han confiado en este estado estratégico como socio diplomático, militar y antiterrorista a lo largo de los años. Jordania también tiene uno de los tratados de paz más antiguos con Israel, con quien se coordina estrechamente en defensa e inteligencia.

Si Jordania se hundiera en la turbulencia, el papel fundamental que desempeña en la seguridad regional podría cambiar rápidamente.

Esto fue evidenciado por el gran apoyo de socios internacionales y regionales. Los poderosos estados del Golfo Árabe se apresuraron a reiterar su apoyo al rey, quien luego recibió una serie de llamadas telefónicas de esos líderes.

Parecían tener la intención de distanciarse del supuesto complot extranjero, pero el respaldo del rey Abdullah como socio clave parecía en gran medida sincero. Se reconoció claramente lo que estaba en juego: desestabilizar un país como Jordania puede significar problemas para muchos otros países de la región.

Si el monarca de Jordania fuera depuesto, se crearía un efecto dominó transnacional que podría amenazar a otras monarquías de la región. Proyectar una imagen de solidaridad y un rechazo férreo a la sedición parecía imperativo.

El príncipe Hamzah asiste a un evento mediático para anunciar el lanzamiento de «Skydive Jordan» en el desierto de Wadi Rum el 19 de abril de 2011.

¿Por qué es importante la sincronización de los desarrollos?

Esto no pudo haber sucedido en un peor momento en Jordania. La ira se ha ido acumulando entre los jóvenes, que representan la mayor parte de la población, por el estado de una economía en deterioro agravada por la pandemia. Las tasas de desempleo y pobreza han alcanzado niveles récord. La supuesta corrupción y mala gestión se mencionan ampliamente como los culpables.

El descontento ha llevado a los jordanos a las calles, pero la tolerancia a las protestas ha disminuido significativamente. El mes pasado, al menos ocho personas murieron tras una interrupción del suministro de oxígeno en un hospital público de la ciudad de Salt. El incidente se atribuyó a negligencia e incompetencia, algo que ha afectado al sector público.

MIRA: Medio Oriente y Joe Biden, ¿qué se puede esperar?

A las pocas horas del incidente, una multitud enojada comenzó a reunirse alrededor del hospital. En un movimiento poco común, el rey Abdullah, vestido con su uniforme militar, llegó a las instalaciones. Visiblemente enojado, cuestionó la administración del hospital. Más tarde despidió a los funcionarios de salud locales y al ministro de Salud. Este fue el ejemplo más claro de cómo el liderazgo del país reconoció la gravedad de la situación en el país y su potencial para desencadenar disturbios civiles.

Sin embargo, continuaron estallando pequeñas protestas en varias ciudades jordanas. Cuando el príncipe Hamzah pareció asumir públicamente el manto de los manifestantes anticorrupción, es posible que haya echado leña al fuego.

Hamzah goza del apoyo popular y muchos se opusieron abiertamente a su presunta detención en las redes sociales. Pero el rey Abdullah también es popular: el Twitter jordano y la aplicación de solo audio Clubhouse se llenaron de debates que enfrentaron a personas con avatares del rey contra personas con imágenes del príncipe.

A diferencia del rey, Hamzah no tiene un respaldo institucional discernible, y no está claro cómo puede sacudir tangiblemente el establecimiento de Jordania.

Aún así, ha tocado un nervio en carne viva. Y aunque el país ha demostrado una capacidad increíble para resarcirse, los líderes tienen motivos para estar nerviosos.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up