OPINIÓN | Lo que pasa realmente con el plástico que desechas

Nota del editor: Jeff Merkley, senador demócrata de Oregon, y Alan Lowenthal, representante demócrata en la Cámara por el distrito 47 de California, son los patrocinadores principales de la Ley Break Free From Plastic Pollution de 2021. Las opiniones expresadas en este comentario son propias de los autores. Vea más artículos de opinión en CNNE.

(CNN) — Nuestro planeta se enfrenta a una crisis de proporciones catastróficas, con el potencial de afectar la vida de las generaciones venideras. No se trata de la pandemia de covid-19, contra la que Estados Unidos hace grandes progresos en su gestión. Tampoco es la crisis climática, aunque está relacionada. Hablamos de la crisis de la contaminación plástica.

Mucha gente piensa en este tipo de contaminación como simplemente basura, pero la realidad es que el plástico es un contribuyente continuo al cambio climático.

Más del 99% del plástico está hecho de combustibles fósiles y se estima que la producción de plástico se duplique en las próximas tres décadas, según el Centro de Derecho Ambiental Internacional. Además, un informe predice que es probable que la contaminación plástica en el mar se triplique durante la próxima década, lo que pondrá nuestro consumo de plástico en un curso de colisión insostenible con nuestro futuro en este planeta. Lo que impulsa esta crisis es el hecho de que muchos plásticos se fabrican para ser utilizados una vez y luego desechados, lo que genera contaminación, sobrecarga a nuestras comunidades y ecosistemas y satura los sistemas diseñados para manejar desechos.

Cumbre climática virtual: Biden anuncia que EE.UU. pretende reducir las emisiones de carbono hasta en un 52% para 2030

Es por eso que presentamos la Ley Break Free From Plastic Pollution, una estrategia nacional integral para reformar todo el ciclo de vida de los plásticos de modo que produzcamos menos plástico nuevo, reciclemos más y, en última instancia, rompamos el ciclo de la contaminación plástica.

Durante mucho tiempo hemos mantenido el mantra de las «tres R«: reducir, reutilizar y reciclar. Y con todos esos contenedores azules alrededor, puede parecer que cada botella o empaque de plástico que arrojamos se recicla y se convierte en algo nuevo. Pero eso está muy lejos de la realidad.

En los años 70 desde que comenzamos la producción en masa de plástico, se han fabricado más de 8.000 millones de toneladas métricas y se han producido más de 6.000 millones de toneladas métricas de desechos plásticos, según un artículo de 2017 en la revista Science Advances. Según los datos de 2018 de la Agencia de Protección Ambiental, solo el 9% del plástico que tiramos en esos contenedores azules en realidad se recicla.

Cuando se trata de plásticos, en lugar de las «tres R», la realidad se acerca más a material  quemado, enterrado y llevado al mar. La gran mayoría de nuestro plástico termina en nuestros vertederos y entornos naturales o se incinera para convertirse en contaminación de carbono en nuestro aire.

Solo en Estados Unidos, más de 32 millones de toneladas de plástico se entierran en vertederos o se queman en un incinerador cada año, según datos de 2018 de la EPA. Este proceso impulsa el caos climático y libera contaminación tóxica que daña a las comunidades circundantes, que son desproporcionadamente negras, morenas y de bajos ingresos. No podemos abordar el tema del cambio climático o la justicia ambiental sin romper nuestra adicción al plástico.

La contaminación plástica es más que la fealdad de los plásticos de un solo uso que llegan a nuestras playas: es una crisis de salud humana. Los plásticos envenenan nuestros cuerpos, desde el aire que respiramos hasta el agua que bebemos y los alimentos que cultivamos y comemos. En promedio, cada uno de nosotros consumimos una cantidad de microplásticos equivalente al tamaño de una tarjeta de crédito cada semana, ¡todas las semanas! cargando sustancias químicas tóxicas como carcinógenos y disruptores endocrinos que se cree que están cambiando la biología reproductiva de los seres humanos.

La contaminación plástica también es una crisis de justicia social: como muchos de los desafíos que enfrentamos hoy, son las comunidades más vulnerables y menos prósperas las que pagan, y seguirán pagando, el precio más alto por nuestra negligencia. Pero en última instancia, no importa cuánto dinero tengamos o de qué color sea nuestra piel, nadie quiere que sus hijos ingieran sustancias químicas peligrosas a través de los microplásticos. Por tanto, tenemos que actuar ahora, con audacia y decisión, para afrontar esta crisis.

Mira la terrible contaminación de este lago en Bolivia 3:50

La Ley Break Free From Plastic Pollution transformaría el enfoque de Estados Unidos hacia los plásticos y nos pondría en el camino transformador que necesitamos para abordar este desafío por completo. Requiere que las grandes corporaciones asuman la responsabilidad de la contaminación que crea su plástico al trasladar la carga de la limpieza a los productores en lugar de a los consumidores, a través del diseño y la financiación de programas de residuos y reciclaje.

Prohíbe ciertos productos plásticos de un solo uso no reciclables y crea un programa nacional de envases de bebidas (más conocido como «factura de botella«) para proporcionar reembolsos cuando las personas entregan botellas vacías. Incluye una suspensión temporal en la construcción de nuevas instalaciones de producción de plásticos y petroquímicos para garantizar que se establezcan protecciones mejoradas para salvaguardar a las comunidades de la línea de cerca y del frente de los impactos directos y acumulativos de la contaminación de estas instalaciones.

Seguramente, una nación con las habilidades y la creatividad para inventar un millón de usos para el plástico también tiene la creatividad para encontrar una solución a esta crisis y diseñar mejores alternativas. La ley Break Free From Plastic Pollution es la forma en que vamos a despertar ese ingenio y a dejar nuestra adicción a los plásticos.

Con el presidente Joe Biden en la Casa Blanca y líderes a favor del medio ambiente y de la justicia racial en ambas cámaras del Congreso, tenemos una ventana única para la acción. Tenemos la oportunidad y la responsabilidad de actuar ahora para enfrentar este desafío de frente antes de que sea demasiado tarde.

Nuestro proyecto de ley presenta los tipos de soluciones prácticas y comprobadas para la contaminación plástica que ya se utilizan en estados, ciudades y comunidades de toda nuestra nación. Con ella, finalmente podemos liberarnos y crear un mundo limpio, libre de contaminación plástica, seguro para el clima y ambientalmente justo que podemos transmitir con orgullo a las generaciones futuras.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up