EXCLUSIVA | Al Qaeda promete ‘guerra en todos los frentes’ contra Estados Unidos mientras Biden se retira de Afganistán

(CNN) — Este fin de semana marca el décimo aniversario desde que Osama Bin Laden, el autor intelectual de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, fue abatido por las fuerzas especiales estadounidenses, SEAL Team 6, dentro de su complejo de paredes altas en la universidad militar de Pakistán en la ciudad de Abbottabad.

Su nombre y el de su red terrorista, Al Qaeda, llegó a definir una era de reacción y represalias estadounidenses que eclipsaron cualquier política antiterrorista anterior.

La «guerra contra el terrorismo» de Estados Unidos está a punto de entrar en una nueva fase mientras el presidente Joe Biden se prepara para retirar todas las fuerzas estadounidenses de Afganistán para el 20 aniversario del 11 de septiembre, pero ahora Al Qaeda afirma que su guerra contra Estados Unidos está lejos de terminar.

En una entrevista exclusiva con CNN realizada a través de intermediarios, un funcionario de Al Qaeda le dijo a CNN que «la guerra contra Estados Unidos continuará en todos los demás frentes a menos que sean expulsados del resto del mundo islámico».

En el pasado, Al Qaeda rara vez ha respondido a las preguntas, eligiendo en cambio esconderse detrás de su propaganda de propio beneficio, esquivando incluso el escrutinio más distante. No está claro por qué el grupo ha decidido responder las preguntas ahora.

El analista de terrorismo Paul Cruickshank, editor en jefe de CTC Sentinel de West Point, quien revisó las respuestas de Al Qaeda, dice que es posible «que se sientan animados por la decisión de la administración de Biden de retirar las tropas de Afganistán, pero también pueden estar buscando desviar la atención de las numerosas pérdidas recientes».

La guerra más larga de Estados Unidos terminará

El discurso de Biden sobre Afganistán ante el Congreso 2:15

Hoy, el grupo terrorista que una vez rugió ante la atención del mundo se reduce a un quejido, pero está lejos de estar muerto. Y ahora dice que está planeando un regreso después de que las fuerzas estadounidenses abandonen Afganistán, asociándose una vez más con los talibanes.

En su respuesta a CNN, el portavoz de Al Qaeda elogia a los talibanes por mantener viva la lucha contra Estados Unidos. «Gracias a los afganos por la protección de los camaradas en armas, muchos de esos frentes yihadistas han estado operando con éxito en diferentes partes del mundo islámico durante mucho tiempo», dice el portavoz.

Para el 11 de septiembre de este año, la guerra más larga de Estados Unidos que tenía como objetivo neutralizar al grupo terrorista terminará formalmente, con el presidente Biden declarando: «Bin Laden está muerto y Al Qaeda está degradada en Afganistán. Y es hora de poner fin a la guerra eterna».

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, estuvo de acuerdo y dijo a ABC «This Week» a principios de este mes: «Fuimos a Afganistán hace 20 años y fuimos porque nos atacaron el 11 de septiembre y fuimos a enfrentar a los que nos habían atacado el 11 de septiembre, y para asegurarnos de que Afganistán no vuelva a convertirse en un refugio para el terrorismo dirigido contra Estados Unidos o cualquiera de nuestros aliados y socios», dijo Blinken. «Y logramos los objetivos que nos propusimos lograr».

Lo que hizo posible la salida es el acuerdo de febrero de 2020 de Estados Unidos con los talibanes afganos en el que el grupo prometió cortar los lazos con Al Qaeda que hicieron que Estados Unidos invadiera Afganistán tras los ataques del 11 de septiembre.

A través de intermediarios periodísticos, el corresponsal de CNN, Saleem Mehsud, se acercó a Al Qaeda para conocer su reacción a la decisión de Biden de retirar tropas de Afganistán, y en lugar de ignorarlo como lo han hecho tantas veces en el pasado, respondieron los representantes.

Su respuesta sugiere que los talibanes no son honestos con la administración de Biden y que la reducción de tropas estadounidenses podría basarse en una farsa.

A 10 años de la muerte de Osama bin Laden: así fue el operativo contra el líder de Al Qaeda y lo que pasó antes y después

CNN se ha acercado a los talibanes para comentar sobre su relación con Al Qaeda, pero no han respondido, lo que hace que la respuesta de Al Qaeda a CNN sea una idea significativa de lo que puede suceder después de la retirada de las tropas estadounidenses.

Peter Bergen, experto en terrorismo de CNN y autor de varios libros sobre Osama Bin Laden, leyó la respuesta de Al Qaeda a CNN y la consideró «genuina».

Bergen señala otra parte de la respuesta de Al Qaeda que destaca los lazos continuos con los talibanes, en la que dijo: «Al mismo tiempo, los TTP [los talibanes paquistaníes] y AQ tienen relaciones de hermandad islámica que estaban y siguen intactas y lo mismo ocurre con los talibanes afganos».

Él señala que «esto confirma lo que la ONU ha estado diciendo de que ‘los talibanes consultaron regularmente’ con al Qaeda durante sus negociaciones con Estados Unidos mientras garantizaban que ‘honrarían sus lazos históricos’ con el grupo terrorista».

De manera algo ambigua, al Qaeda tampoco afirma tener interés en utilizar al propio Afganistán como plataforma de lanzamiento para futuros ataques porque ya no lo necesita. «No necesitaba Afganistán y no hay tal intención en el futuro», dice el grupo. Sin embargo, como señala Cruickshank, «una declaración de intenciones de un operativo anónimo difícilmente es vinculante para el grupo».

Osama bin Laden fue abatido en una redada de fuerzas especiales de EE.UU. en su complejo de Abottabad, Pakistán.

Grupo terrorista eclipsado por ISIS

En su respuesta a CNN, Al Qaeda declara Afganistán como su victoria. «Los estadounidenses ahora están derrotados» y trazan un paralelo con la retirada de la Unión Soviética del país hace tres décadas y su posterior colapso: «La guerra de Estados Unidos en Afganistán jugó un papel clave en el impacto de la economía estadounidense».

Esa línea se hace eco de la retórica del propio bin Laden, quien promovió la idea demasiado simplista de que los soviéticos se arruinaron en Afganistán. El costo de las guerras estadounidenses contra el terrorismo ha llegado a billones, pero los ataques del 11 de septiembre no provocaron el colapso económico de Estados Unidos. Al Qaeda admite el precio que la guerra les ha cobrado, diciendo que envió a «la mayoría» de los combatientes centrales de Al Qaeda a Siria, donde «algunos de ellos han sido martirizados en los últimos años».

También admite que la muerte de bin Laden a manos del SEAL Team 6 debilitó a Al Qaeda, permitiendo que los islamistas más nihilistas, ISIS (Daesh), se establecieran. «Se beneficiaron del martirio del jeque Osama, el jeque Atiyahullah, el jeque Abu Yahya Al-Libi (que Dios tenga piedad de ellos) y muchos otros».

En los últimos años, las atrocidades y los ataques que ISIS inspiró en Europa prácticamente han eclipsado a Al Qaeda. Pero este último presenta esto como un «silencio táctico», afirmando que no está «roto» y que, en cambio, está «librando una guerra larga» con «diferentes etapas».

El líder actual de Al Qaeda, el menos carismático Ayman al-Zawahiri, vive una existencia casi virtual y solo se escucha de él en raros comunicados de propaganda. Sin embargo, el grupo todavía se ve a sí mismo como líder para otros yihadistas. Las franquicias de Al Qaeda operan en Yemen, Siria, Somalia y el norte de África, entre otros lugares.

El líder actual de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, en 2012.

En la respuesta a CNN sobre su papel en Pakistán y Afganistán, afirma haber «planeado» el ataque de 2009 que mató a siete agentes de la CIA en su base cerca de Khowst en Afganistán. Dijo que en ese momento los talibanes paquistaníes, el TTP, que también se sabía que estaban involucrados en el ataque, eran el socio menor y «estaba en sus etapas de aprendizaje, cometieron muchos errores».

Bergen dice: «Esto encaja con los documentos [de bin Laden] en Abbottabad en los que los líderes de Al Qaeda tratan al TTP como un socio menor al que pueden mandar (aunque Al Qaeda es una organización pequeña y TTP grande, relativamente hablando)».

Biden parece ser consciente del potencial de la duplicidad de los talibanes y la propagación de Al Qaeda, y dijo en su discurso ante el Congreso el miércoles que «mantendremos una capacidad en el horizonte para reprimir futuras amenazas a la patria».

«Pero no se equivoquen, la amenaza terrorista ha evolucionado más allá de Afganistán desde 2001 y permaneceremos atentos a las amenazas a Estados Unidos, vengan de donde vengan. Al Qaeda e ISIS están en Yemen, Siria, Somalia y otros lugares en África y Oriente Medio y más allá».

1 de 31
| Se cumple el vigésimo aniversario de los ataques terroristas que llevaron a Estados Unidos a su guerra más larga. Estas son algunas de las imágenes impactante que dejó la guerra en Afganistán. →

2 de 31
| Soldados estadounidenses disparan artillería en la provincia afgana de Kandahar en junio de 2011. La Operación Libertad Duradera se lanzó en octubre de 2001 para evitar que el régimen talibán proporcionara un refugio seguro a al Qaeda y para suspender el uso que esta organización hacía de Afganistán como base de operaciones para actividades terroristas. (Crédito: Baz Ratner/Reuters)

3 de 31
| Miles de simpatizantes de los talibanes se manifiestan en Quetta, Pakistán, cerca de la frontera con Afganistán, el 1 de octubre de 2001. (Crédito: Paula Bronstein/Getty Images)

4 de 31
| En esta imagen tomada de televisión, el líder de al Qaeda, Osama bin Laden, habla desde un lugar no revelado. La transmisión ocurrió el 7 de octubre de 2001. Bin Laden alabó a Dios por los ataques del 11 de septiembre y juró que Estados Unidos “nunca soñará con la seguridad” hasta que “los ejércitos de los infieles abandonen el país de Mahoma. (Crédito: Al Jazeera TV/Getty Images)

5 de 31
| Miembros de la Alianza del Norte de Afganistán, un grupo antitalibán, matan a un combatiente talibán herido que encontraron mientras avanzaban hacia Kabul, Afganistán, en noviembre de 2001. Los ataques aéreos de EE.UU. y los ataques terrestres de la Alianza del Norte llevaron a la caída de Kabul ese mes. (Crédito: Tyler Hicks/The New York)

6 de 31
| Un combatiente afgano de la Alianza del Norte ríe a carcajadas mientras aviones estadounidenses atacan una posición talibán cerca de Tora Bora, Afganistán, en diciembre de 2001. Los líderes de las milicias afganas declararon la victoria en la batalla de Tora Bora y afirmaron haber capturado la última base de Al Qaeda. (Crédito: David Guttenfelder/AP)

7 de 31
| Renae Chapman carga a su hija de 2 años, Amanda, durante el funeral de su esposo, el sargento del ejército. Nathan R. Chapman de primera clase, en Fort Lewis, Washington, en enero de 2002. Chapman fue el primer soldado estadounidense que murió por fuego enemigo durante la guerra en Afganistán. (Crédito: Russ Carmack/AFP/Getty Images)

8 de 31
| Mohboba, de 7 años, permanece cerca a un muro con balazos en Kabul, mientras espera que la atiendan en una clínica de salud en marzo de 2002. La niña sufría de una enfermedad en la piel que afectaba a muchos niños pobres de Afganistán. (Crédito: Paula Bronstein/Getty Images)

9 de 31
| El soldado estadounidense Jorge Avino cuenta el número de personas que su equipo de morteros había matado mientras luchaba en Afganistán en marzo de 2002. (Crédito: Joe Raedle/Getty Images)

10 de 31
| Mohammaed Mahdi, quien perdió su pie en la explosión de una mina, espera a un médico de la Cruz Roja en su casa de Kabul en agosto de 2004. Esta imagen la captó el fotógrafo de Associated Press Emilio Morenatti, quien cinco años después perdió parte de su pierna cuando el vehículo blindado en el que se encontraba impactó una bomba en la carretera. (Crédito: Emilio Morenatti/AP)

11 de 31
| Un soldado afgano proporciona seguridad en el lugar donde se estrelló un helicóptero estadounidense cerca de Ghazni, Afganistán, en abril de 2005. Al menos 16 personas murieron. (Crédito: Tomas Munita/AP)

12 de 31
| El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, asiste a una conferencia de prensa con el presidente afgano Hamid Karzai en el Palacio Presidencial de Kabul en marzo de 2006. Fue la primera visita de Bush a Afganistán. (Crédito: Ahmad Masood/Reuters)

13 de 31
| Niñas de la escuela secundaria Bibi Mahroo levantan la mano durante una clase de inglés en Kabul en noviembre de 2006. Después de la caída de los talibanes, millones de niñas afganas pudieron asistir a la escuela y recibir la educación que sus madres no pudieron. (Crédito: Paula Bronstein/Getty Images)

14 de 31
| Suministros son entregados a las tropas estadounidenses en la provincia afgana de Ghazni en mayo de 2007. (Crédito: Nicolas Asfouri/AFP/Getty Images)

15 de 31
| El militar estadounidense Brandon Olson se hunde en el terraplén de un búnker en el valle Korengal de Afganistán en septiembre de 2007. El valle Korengal fue el escenario de algunos de los combates más letales de la región. (Crédito: Tim Hetherington/Imperial War Museums)

16 de 31
| Soldados estadounidenses toman posiciones defensivas después de recibir fuego de posiciones de los talibanes en el valle Korengal de Afganistán en mayo de 2009. El militar Zachary Boyd todavía estaba en sus bóxers de “I love NY” porque salió corriendo de su dormitorio para unirse a sus compañeros de pelotón. (Crédito: David Guttenfelder/AP)

17 de 31
| Soldados estadounidenses se protegen los ojos de la turbulencia del motor de un helicóptero Chinook, mientras son recogidos de una misión en la provincia de Paktika en Afganistán en octubre de 2009. (Crédito: Chris Hondros/Getty Images)

18 de 31
| Soldados estadounidenses disparan morteros desde una base en la provincia afgana de Kunar en octubre de 2009. (Crédito: David Guttenfelder/AP)

19 de 31
| Soldados afganos llevan a un policía herido hacia un helicóptero estadounidense en la provincia afgana de Kunar en marzo de 2010. (Crédito: Moises Saman/The New York Times/Redux)

20 de 31
| El sargento Brian Keith se sienta con su esposa, Sara, y su hijo pequeño, Stephen, justo antes de su despliegue en Afganistán en marzo de 2010. Unos meses antes, el presidente Barack Obama anunció un aumento de 30.000 soldados adicionales. Esa medida llevaría el total de Estados Unidos a casi 100.000 soldados, además de los 40.000 de la OTAN. (Crédito: Damon Winter/The New York Times/Redux)

21 de 31
| Las tropas estadounidenses, a bordo de un avión de transporte C-17, se dirigen a Afganistán en abril de 2010. (Crédito: Damon Winter/The New York Times/Redux)

22 de 31
| Un hombre llora mientras habla con soldados estadounidenses en Naghma Bazaar, Afganistán, en septiembre de 2010. El hombre dijo que combatientes talibanes entraron a la fuerza en su casa y exigieron comida y leche antes de entrar en un tiroteo con los soldados estadounidenses. (Crédito:Damon Winter/The New York Times/Redux)

23 de 31
| Halawasha, a la derecha, y un miembro de la Policía Nacional afgana sostienen a su hermana menor Shokria mientras un médico del ejército de EE.UU. envuelve las graves quemaduras de la pequeña en Now Ruzi, Afganistán, en octubre de 2010. Los soldados estadounidenses estaban en una patrulla de rutina cuando se encontraron con Shokria, cuyos antebrazos resultaron quemados con leche hirviendo durante un accidente doméstico cinco días antes. Los médicos curaron las quemaduras y comenzaron a trabajar con el ejército afgano local para llevar a la niña a un hospital cercano. (Crédito: Chris Hondros/Getty Images)

24 de 31
| El infante de marina de EE.UU. Burness Britt reacciona después de que lo subieran a un helicóptero de evacuación médica en junio de 2011. Un gran trozo de metralla de un artefacto explosivo improvisado cortó una arteria importante en su cuello cerca de Sangin, Afganistán. Esta foto la tomó Anja Niedringhaus, una fotógrafa de Associated Press que fue asesinada a tiros en Afganistán en 2014. (Crédito: Anja Niedringhaus/AP)

25 de 31
| Tarana Akbari, de 12 años, grita después de que un atacante suicida ejecutara su plan en el santuario Abul Fazel en Kabul, Afganistán, en diciembre de 2011. Dos explosiones de bombas mataron a decenas de afganos en el día sagrado de Ashura. (Crédito: Massoud Hossaini/AFP/Getty Images)

26 de 31
| Soldados afganos, a la izquierda, y tropas estadounidenses volaron una posición de tiro de los talibanes en la aldea afgana de Layadira, en febrero de 2013. (Crédito: Bryan Denton/The New York Times/Redux)

27 de 31
| Lesleigh Coyer se acurruca frente a la tumba de su hermano, el sargento del Ejército Ryan Coyer, en el cementerio nacional de Arlington de Virginia en marzo de 2013. Él murió por complicaciones de una lesión sufrida en Afganistán. (Crédito: Kevin Lamarque/Reuters)

28 de 31
| Una mujer es sacada de la escena de un atentado suicida con coche bomba en Kabul en diciembre de 2013. (Crédito: Adam Ferguson/The New York Times/Redux)

29 de 31
| Esta foto muestra las secuelas de un ataque aéreo estadounidense contra un hospital de Médicos sin Fronteras en Kunduz, Afganistán, en octubre de 2015. El hospital fue “impactado accidentalmente” por bombas de EE.UU. después de que las fuerzas afganas pidieran apoyo aéreo, dijo el general John Campbell, comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán. (Crédito: Victor J. Blue/The New York Times/Redux)

30 de 31
| El presidente Donald Trump visita la base aérea de Bagram en Afganistán en noviembre de 2019. (Crédito: Erin Schaff/The New York Times/Redux)

31 de 31
| El presidente Joe Biden anuncia formalmente desde la Casa Blanca su decisión de retirar las tropas estadounidenses de Afganistán antes del 11 de septiembre. (Crédito: Andrew Harnik/AP)

end div.modal

Afganistán podría volver a estar libre para Al Qaeda

Hoy Al Qaeda parece orgullosa de su influencia sobre el TTP. «Ahora, la organización de los talibanes paquistaníes y su liderazgo no solo avanza a la luz de la Sharia, sino que también toma mejores decisiones basadas en experiencias pasadas y éxitos recientes gracias a la misma unidad y adhesión a la Sharia y la Sabiduría».

No está claro si esto es una referencia al primer ataque importante del TTP en varios años en el que golpeó un hotel donde se informó que el embajador chino se hospedaba en Quetta la semana pasada. Los funcionarios de seguridad paquistaníes le dicen a CNN que el embajador de China no era el objetivo, pero aun así resaltan que Al Qaeda está recuperando fuerza.

Si los talibanes están tan cerca de Al Qaeda como afirma ese grupo, y como evalúa la ONU, entonces la comunicación de 2.000 palabras de Al Qaeda con CNN implica que, en lugar de ser socios de un alto al fuego con EE.UU., los talibanes están lo más cerca de incitar a Al Qaeda en la guerra contra Estados Unidos como lo fue siempre.

Al Qaeda está dejando en claro que el país que alguna vez fue su base para planear el ataque más mortífero de la historia en suelo estadounidense está libre para usarlo nuevamente. «Estados Unidos no es un problema para nuestros hermanos afganos, pero debido a los sacrificios en la guerra afgana, los estadounidenses ahora están derrotados. Ya sean republicanos o demócratas, ambos han tomado la decisión final de retirarse de la guerra afgana».

Si los talibanes cumplen sus promesas a Biden, entonces todo esto es solo propaganda de Al Qaeda, pero si no lo hacen, todas las apuestas sobre la futura amenaza que representan están cerradas.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up