EE.UU. investiga posible misterioso ataque cerca de la Casa Blanca similar a los ocurridos contra su personal en Cuba y otros países

Washington (CNN) — Agencias federales de Estados Unidos están investigando al menos dos posibles incidentes en suelo estadounidense, incluido uno cerca de la Casa Blanca en noviembre del año pasado, que parecen similares a ataques misteriosos e invisibles que han provocado síntomas debilitantes para decenas de funcionarios estadounidenses en el extranjero.

Varias fuentes familiarizadas con el asunto le dicen a CNN que si bien el Pentágono y otras agencias que investigan el asunto no han llegado a conclusiones claras sobre lo que sucedió, el hecho de que tal ataque haya tenido lugar tan cerca de la Casa Blanca es particularmente alarmante.

Funcionarios de defensa informaron a los legisladores de los Comités de Servicios Armados del Senado y la Cámara de Representantes sobre el asunto a principios de este mes, incluido el incidente cerca de la Casa Blanca. Ese incidente, que ocurrió cerca de la Elipse, el gran terreno ovalado en el lado sur de la Casa Blanca, enfermó a un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional, según múltiples funcionarios y fuentes estadounidenses actuales y anteriores familiarizados con el asunto.

En un episodio separado de 2019, un funcionario de la Casa Blanca reportó un ataque similar mientras paseaba a su perro en un suburbio de Virginia en las afueras de Washington, informó GQ el año pasado.

Los enfermos reportaron síntomas similares a los que han sufrido funcionarios de la CIA y del Departamento de Estado afectados en el extranjero, y los funcionarios rápidamente comenzaron a investigar el incidente como un posible ataque del «síndrome de La Habana». Ese nombre se refiere a síntomas inexplicables que el personal estadounidense en Cuba comenzó a experimentar a finales de 2016: un conjunto variable de quejas que incluyen dolor de oído, vértigo, dolores de cabeza punzantes y náuseas, a veces acompañados de un «ruido direccional penetrante» no identificado.

Los rumores se han arremolinado durante mucho tiempo en Washington sobre incidentes similares dentro de Estados Unidos. Si bien los episodios recientes alrededor de Washington parecen similares a los aparentes ataques previos que afectaron a diplomáticos, funcionarios de la CIA y otro tipo de personal estadounidense que prestan servicios en Cuba, Rusia y China, los investigadores no han determinado si los incidentes desconcertantes en el país están relacionados con los que han ocurrido en el extranjero o que puede estar detrás de ellos, dicen las fuentes a CNN.

Los funcionarios de defensa que informaron a los legisladores dijeron que era posible que Rusia estuviera detrás de los ataques, pero no tenían suficiente información para decirlo con certeza. Otro exfuncionario estadounidense involucrado en la investigación en ese momento dijo que China también estaba entre los sospechosos.

Estados Unidos ha luchado por comprender estos ataques desde 2016 y 2017, cuando el personal diplomático y de inteligencia en Cuba comenzó a informar síntomas alarmantes que parecían aparecer de la nada. Los funcionarios de inteligencia y defensa se han mostrado reacios a hablar públicamente sobre los extraños incidentes, y algunos de los afectados se han quejado públicamente de que la CIA no se tomó el asunto lo suficientemente en serio, al menos inicialmente.

Los ataques eventualmente llevaron a una dramática reducción de personal en el puesto de avanzada en La Habana bajo la administración Trump. El personal de Rusia y China informó de incidentes inexplicables similares. Aunque no hay consenso sobre las causas de los síntomas, un estudio patrocinado por el Departamento de Estado descubrió que probablemente fueron el resultado de ataques de energía de microondas.

Un ‘juego de poder burocrático’

Otro misterio que rodea al «síndrome de La Habana» es cómo el gobierno de Estados Unidos está enfrentando el problema. Entre los que investigan el misterioso patrón de posibles ataques se encuentran la CIA, el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa.

Cerca del final de la administración Trump, el Pentágono trató de tomar la iniciativa de la frustración percibida de que otras agencias no estaban haciendo lo suficiente para abordar el problema.

«Sabía que la CIA y el Departamento de Estado no se estaban tomando esta mi**** en serio y queríamos avergonzarlos estableciendo nuestro grupo de trabajo», dijo Chris Miller, quien era secretario de defensa interino en ese momento, a CNN la semana pasada.

Los líderes del Pentágono establecieron el grupo de trabajo para rastrear los informes de tales síntomas que afectan al personal del Departamento de Defensa en el extranjero, un esfuerzo que, según Miller, estaba destinado en parte como un «juego de poder burocrático» para obligar a la CIA y al Estado a tomar el problema más en serio en su propio personal.

Miller dijo que comenzó a ver los informes de estos misteriosos síntomas como una prioridad más alta en diciembre, después de entrevistar a una presunta víctima con amplia experiencia en combate.

«Cuando llegó este funcionario y yo conocía sus antecedentes y me explicó en un estilo extraordinariamente detallado pero más militar que pude entender, pensé que esto era real», dijo Miller. «Este chico había estado en combate y lo sabía».

La CIA comenzó su grupo de trabajo en diciembre de 2020 y expandió sus esfuerzos bajo el nuevo director William Burns, quien prometió durante sus audiencias de confirmación revisar las pruebas sobre los presuntos ataques contra el personal de la CIA en el extranjero, que durante mucho tiempo se han informado públicamente. El Departamento de Estado nombró a un alto funcionario para liderar la respuesta del departamento a los ataques del «síndrome de La Habana» en marzo.

Se cree que el esfuerzo del Departamento de Defensa es uno de los más sólidos, lo que podría explicar por qué un funcionario de defensa, en lugar de la comunidad de inteligencia o el FBI, informó a los legisladores sobre el incidente en La Elipse, a pesar de que tuvo lugar en suelo estadounidense.

Miller nombró a Griffin Decker, un funcionario de carrera del Comando de Operaciones Especiales de EE.UU., para que dirigiera el esfuerzo. Decker rastrearía y verificaría informes en el ejército de lo que para entonces se había conocido informalmente como «síndrome de La Habana». Miller dice que Griffin le informaría un nuevo caso «cada dos semanas», aunque advirtió que estaban atentos a informes falsos, episodios psicosomáticos o hipocondría. Algunos de los casos que rastrearon incluyeron a hijos y dependientes del personal del Departamento de Defensa en el extranjero, dijo Miller.

Difícil de determinar la causa de los síntomas

Decker y Jennifer Walsh, quien era la subsecretaria interina de defensa para políticas, informaron a los legisladores de la Cámara y el Senado durante las últimas dos semanas sobre los posibles ataques, dijeron a CNN dos fuentes familiarizadas con los informes. Politico informó por primera vez sobre las reuniones informativas del comité.

En un incidente que fue investigado, infantes de marina en una base remota en Siria desarrollaron síntomas similares a los de la gripe poco después de que un helicóptero ruso sobrevoló la base, lo que generó preocupaciones inmediatas de que podría ser uno de estos extraños ataques. Pero «se rastreó rápidamente, donde tenían mala comida y donde nadie más en la base tenía los mismos síntomas», dijo un exfuncionario estadounidense con conocimiento del incidente. Un médico de la defensa también determinó que los síntomas habían comenzado antes de la patrulla rusa, dijo a CNN un funcionario de la defensa.

El episodio de Siria destaca las dificultades que enfrentan los funcionarios estadounidenses para tratar de precisar qué es y qué no es un ataque. Los síntomas a menudo varían y los funcionarios aún no tienen una idea clara de cómo el adversario desconocido está haciendo lo que está haciendo. Al menos un exfuncionario estadounidense con conocimiento del asunto dijo que los investigadores aún no han descartado por completo la posibilidad de que los síntomas sean causados por algún tipo de fenómeno natural en lugar de un arma.

Otro funcionario de defensa estadounidense confirmó que la investigación del Pentágono está en curso. El funcionario no ofreció detalles, pero dijo: «No estaríamos analizando esto si no tuviéramos acciones».

«No hay nada que el Secretario de Defensa se tome más en serio que la seguridad, la salud y el bienestar de nuestro personal que trabaja en todo el mundo en defensa de nuestros valores y libertades», dijo el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, en un comunicado. «Cualquier inquietud sobre asuntos que lo cuestionen se revisa minuciosamente y se toman las acciones apropiadas para mitigar los riesgos para nuestro personal».

Un informe de marzo de la Academia Nacional de Ciencias encontró que la «energía de radiofrecuencia pulsada dirigida» era la causa más probable del extraño conjunto de síntomas. Si bien el informe fue escrito cuidadosamente para no exagerar sus hallazgos, ofreció algunas de las pruebas públicas más claras hasta la fecha de que los incidentes podrían ser ataques, atribuyendo las aflicciones a energía «pulsada» o «dirigida».

Algunos miembros del personal resultaron gravemente heridos por los presuntos ataques, y al menos un oficial de carrera de la CIA se vio obligado a retirarse el año pasado y se le diagnosticó una lesión cerebral traumática.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up