Dos policías de Virginia usaron fuerza excesiva y amenazaron a un oficial del ejército negro y latino durante una parada de tráfico

(CNN) — Un oficial del Ejército de EE.UU. demandó a dos policías de Virginia después de que le apuntaran con armas, le rociaran gas pimienta y lo empujaran al suelo durante una parada de tráfico en diciembre pasado debido a que los agentes creían que a su nuevo vehículo le faltaba una placa.

La demanda del segundo teniente Caron Nazario, quien es negro y latino, busca US$ 1 millón en daños compensatorios, alegando que dos agentes de policía de Windsor, Virginia, violaron sus derechos garantizados bajo la Primera y Cuarta Enmiendas.

La demanda, presentada en el Tribunal de Distrito de EE.UU. y reportada por primera vez por Virginian-Pilot, alega incautación ilegal, fuerza excesiva, registro ilegal, violación de su derecho a la libertad de expresión de la Primera Enmienda y asalto, agresión y encarcelamiento ilegal según la ley común.

Minnesota moviliza la Guardia Nacional ante protestas por la muerte de un hombre en un incidente con la policía

CNN ha intentado sin éxito comunicarse con los agentes, Joe Gutiérrez y Daniel Crocker, para obtener comentarios. No está claro si tienen un representante legal que pueda comentar en su nombre. CNN también se ha comunicado con el jefe de policía de Windsor, Rodney Riddle, y con los líderes de la ciudad de Windsor para obtener comentarios.

A última hora de la noche del domingo, el administrador municipal William Saunders confirmó a CNN que Gutiérrez había sido despedido luego de una investigación sobre el incidente iniciada debido al uso de la fuerza.

«Al concluir esta investigación, se determinó que no se siguió la política del Departamento de Policía de Windsor. Esto resultó en una acción disciplinaria, y los requisitos de capacitación adicional en todo el departamento se implementaron a partir de enero y continúan hasta el presente. Desde entonces, el agente Gutiérrez también fue despedido de su empleo», dijo un comunicado emitido por la ciudad el domingo.

Crocker todavía es empleado del departamento de policía, confirmó Saunders a CNN.

Las imágenes del incidente han generado la condena de muchos, incluido el gobernador de Virginia, Ralph Northam, quien lo calificó de «perturbador». Dijo que había «instruido a la Policía del Estado de Virginia a realizar una investigación independiente».

«Nuestro Commonwealth ha realizado un trabajo importante en la reforma policial», dijo Northam en Twitter el domingo, «pero debemos seguir trabajando para garantizar que los virginianos estén seguros durante las interacciones con la policía, que la aplicación de las leyes sea justa y equitativa y que las personas rindan cuentas».

El encuentro fue capturado por varias cámaras, incluidas las cámaras corporales de ambos agentes y el teléfono de Nazario. Las imágenes y la demanda fueron obtenidas por CNN a través del abogado de Nazario.

«Honestamente tengo miedo de salir», se escucha a Nazario decir a los agentes después de que se acercaran al vehículo con las armas en la mano y le ordenaran que saliera del vehículo.

«Sí», dice Gutiérrez, «deberías estarlo».

El conductor preguntó repetidamente a la policía por qué lo detuvieron

Nazario, que vestía uniforme, conducía un Chevrolet Tahoe nuevo el 5 de diciembre de 2020, cuando lo detuvieron, dice la demanda. El vehículo era lo suficientemente nuevo como para que Nazario no tuviera placas permanentes, dice, pero tenía «placas temporales de cartón» pegadas con cinta adhesiva en la parte interna de la ventana trasera.

Según los informes policiales proporcionados como pruebas de la demanda, Crocker encendió las luces y las sirenas de su vehículo de patrulla para iniciar una parada de tráfico a las 6:34 pm para un vehículo negro «con cristales tintados oscuros» y sin matrícula.

La demanda dice que la matrícula es visible en el video de la cámara corporal en tres momentos distintos. En su informe policial, Crocker reconoció haber visto la placa más tarde en el altercado.

El vehículo de Nazario continuó hacia el oeste a «baja velocidad», escribió Crocker en el informe, agregando que el conductor había «ignorado» sus luces y sirenas. «No pude ver el interior del vehículo debido al tinte de las ventanas», escribió Crocker.

Gutiérrez, en su propio vehículo policial en dirección este, dio la vuelta, dicen los informes policiales, se colocó detrás del vehículo de Crocker y encendió las luces y las sirenas también.

La camioneta se detuvo en una estación de servicio de BP en Windsor. La demanda dice que Nazario quería detenerse en un lugar seguro y bien iluminado. Para cuando se detuvo, había recorrido menos de una milla y había pasado un minuto y 40 segundos desde que Crocker activó las luces y la sirena, según la demanda.

Las imágenes de la cámara corporal muestran a los agentes salir de sus vehículos, desenfundar sus armas y apuntar hacia la camioneta. Gutiérrez escribió que los agentes decidieron realizar «una parada de tráfico de alto riesgo», citando la falta de identificación del vehículo, la demora del conductor en detenerse y el «tinte de la ventana extremadamente oscuro» del vehículo.

ANÁLISIS | Algo inusual está sucediendo en el juicio de Derek Chauvin

Crocker le ordena a Nazario que muestre sus manos. Las imágenes muestran a Nazario cumpliendo después de que comienza a grabar el incidente en su teléfono celular, pero los informes policiales dicen que inicialmente se negó. Crocker pregunta cuántos ocupantes hay en el vehículo mientras Nazario pregunta: «¿Qué está pasando?».

Los agentes nuevamente le dicen que abra la puerta y salga. «No voy a salir del vehículo», dice Nazario. «¿Que esta pasando?».

Los agentes se acercan a la camioneta y Nazario dice: «Estoy sirviendo a este país, ¿y así es como me tratan?». Gutiérrez responde que es un veterano y «aprendió a obedecer».

Se escucha a Gutiérrez decirle a Nazario que se estaba «arreglando para montar el rayo, hijo», lo que la demanda describe como una «expresión coloquial para una ejecución», particularmente en referencia a la silla eléctrica.

Las imágenes de la cámara corporal muestran a Gutiérrez, con la pistola en la mano, desabrochando el velcro alrededor de lo que podría ser su pistola paralizante en el mismo momento en que hace la declaración. En su informe, Gutiérrez escribe que cambió de un arma de fuego a la Taser en algún momento antes de usar gas pimienta en Nazario.

‘¿Qué hice?’

Caron Nazario hace una mueca cuando le rocían gas pimienta durante la parada de tráfico.

Nazario vuelve a preguntar: «¿Qué está pasando? ¿Qué hice?».

«Recibiste una orden. Obedece», dice Gutiérrez. Nazario luego respondió que tenía miedo y Gutiérrez le dijo que debería tenerlo.

Gutiérrez luego le dice al teniente que fue detenido por una «infracción de tránsito» y que está siendo «detenido» por «obstrucción a la justicia» porque no estaba cooperando.

Las imágenes de la cámara corporal muestran a Nazario con las manos en alto y afuera de la ventana mientras los agentes intentan abrir la puerta. El informe de Gutiérrez dice que cuando Crocker intentó desbloquear la puerta del conductor y abrirla, Nazario apartó la mano. La demanda dijo que esta narrativa es falsa con base en el video de la cámara corporal y, a pesar de saber que no era cierto, Gutiérrez lo incluyó en el informe.

Gutiérrez luego le dice a Crocker que retroceda antes de rociar pimienta a Nazario cuatro veces, según la demanda. Continúa gritándole a Nazario que se quite el cinturón de seguridad y salga del auto. Nazario dice que su perro está en la parte trasera del vehículo «ahogándose» por el gas pimienta.

Con las manos todavía en el aire, Nazario les dice a los agentes: «Estoy alcanzando mi cinturón de seguridad», antes de salir del vehículo. Los agentes le ordenan que se tire al suelo mientras Nazario sigue parado junto al vehículo y le pregunta qué está pasando.

«Hiciste esto más difícil de lo que tenía que ser si simplemente hubieras cumplido», se oye decir a Gutiérrez en las imágenes de la cámara corporal.

En las imágenes, los agentes empujan a Nazario al suelo y lo esposan mientras él dice repetidamente: «Esto está j****o».

Las imágenes muestran una tendencia, dice la demanda

Los paramédicos llegan poco después para tratar a Nazario por el spray de pimienta. A pedido de Nazario, Crocker también abre la ventana trasera del vehículo para el perro, que está en una caja en la parte trasera.

Las imágenes de las cámaras corporales muestran a Gutiérrez diciéndole a Nazario que entendió que el teniente eligió continuar conduciendo antes de detenerse en la estación de servicio por razones de seguridad, y que «sucede todo el tiempo» y «el 80% del tiempo, no siempre, es una minoría»

Los agentes finalmente liberaron a Nazario sin cargos. Pero la demanda afirma que los agentes «mostraron un intento de extorsionar» a Nazario por su silencio al decir «en términos inequívocos» que, a menos que él «guardara silencio», los agentes «lo acusarían de múltiples delitos» y «destruirían su «carrera profesional militar».

En las imágenes de la cámara corporal, se escucha a Gutiérrez diciéndole a Nazario que había hablado con el jefe de policía y que tenía dos opciones: los agentes podían esperar con él hasta que pudiera conducir a casa –«ve a hacer tu despliegue, sigue sirviendo a mi país»- y ponerlo en libertad sin cargos. O podrían «impulsar el tema», ponerle una multa por no mostrar la matrícula y acusarlo de obstrucción a la justicia.

«No es necesario que pongas esto en tu registro», se oye decir a Gutiérrez en las imágenes de la cámara corporal. «Si quieres pelear y discutir … si eso es lo que quieres, te lo cobraremos, haremos que vayas a la corte, notificaremos a tu comandante, haremos todo eso», dijo Gutiérrez.

En su informe, Gutiérrez escribió que decidió dejar ir a Nazario porque sabía que los militares podrían tomar medidas punitivas contra Nazario.

«Siendo un veterano militar, no quería ver arruinada su carrera por una decisión errónea», dice Gutiérrez.

En conjunto, dice la demanda de Nazario, el video es indicativo de una tendencia más amplia entre los agentes de policía de Estados Unidos.

«Estas cámaras capturaron imágenes de comportamientos consistentes con una desagradable tendencia nacional de agentes del orden, quienes, creyendo que pueden operar con total impunidad, se involucran en abusos de autoridad poco profesionales, descorteses, racistas, peligrosos y, a veces, mortales (incluyendo el dar órdenes irrazonables de cumplir o morir,) ignoran los mandatos claramente establecidos de la Constitución de estos Estados Unidos y las leyes estatales y locales, y usurpan los roles de legislador, juez, jurado y verdugo; sustituyendo el imperio de la ley por su arbitrariedad y conducta ilegal», dice la demanda.

El fiscal general de Virginia, Mark Herring, calificó el incidente de «inaceptable» en un tuit el sábado. Su oficina estaba monitoreando la situación, dijo Herring, y pidió al Departamento de Policía de Windsor que sea «completamente transparente».

«El video no muestra nada que justifique cómo se trató al teniente Nazario», escribió.

Anjali Huynh, Hollie Silverman, Elizabeth Joseph y Gregory Clary de CNN contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up