ANÁLISIS | Los enemigos de Estados Unidos hacen fila para poner a prueba a Biden

(CNN) — El mundo ya parece más peligroso y complejo que cuando Joe Biden asumió como presidente hace menos de tres meses. Eso se debe en parte a que los adversarios de Estados Unidos están poniendo a prueba al nuevo comandante en jefe.

Estados Unidos se está viendo arrastrado a enfrentamientos de grandes potencias con China y Rusia. Irán planea enriquecerse en uranio a niveles más altos que nunca después de un ataque a una de sus plantas nucleares que se atribuye ampliamente a Israel. Corea del Norte ha vuelto a probar misiles balísticos. Y el plan de Biden de poner fin a la «guerra eterna» en Afganistán para el 20 aniversario del 11 de septiembre de este año tiene a los críticos advirtiendo que los talibanes podrían aplastar al débil gobierno aliado de Estados Unidos en Kabul. Mientras tanto, los límites al poder de un presidente han sido subrayados por un golpe violento en Myanmar al que las sanciones y la condena de Estados Unidos no han logrado frustrar.

Las crisis en ascenso dominarán dos días de audiencias en el Congreso que comenzarán el miércoles y que involucrarán a jefes de agencias de inteligencia que se opusieron al testimonio público el año pasado para evitar humillar al expresidente Donald Trump al contradecir su cosmovisión conspirativa.

En una Evaluación Anual de Amenazas antes de las audiencias, la comunidad de espionaje agregó otra ración al plato de desafíos de Biden al predecir oleadas migratorias transfronterizas desestabilizadoras y gobiernos derrocados en las réplicas geopolíticas de la pandemia. Y dijo que Beijing y Moscú estaban explotando la discordia para reforzar su poder.

Es un abrumador conjunto de problemas cada vez más graves para un presidente que no ha ocultado que su prioridad es derrotar al virus, reactivar la economía estadounidense y forjar una política exterior diseñada en torno a las necesidades de los trabajadores estadounidenses.

Los acontecimientos recientes muestran que Biden no tendrá el lujo de un enfoque principalmente nacional. Los discursos y los planos diplomáticos de las nuevas administraciones son geniales en teoría. Pero los enemigos de Estados Unidos rara vez cumplen con las precisas evaluaciones de los planificadores de política exterior de Washington sobre cómo se comportarán.

China y Rusia están tanteando los límites de Biden

No es inusual que haya una sensación de que los adversarios de Estados Unidos están poniendo a prueba a un nuevo presidente. La acumulación masiva de tropas de Moscú en las fronteras de Ucrania y el sondeo de las defensas de Taiwán por parte de China pueden encajar en esta categoría, y la aislada Corea del Norte siempre busca obtener la atención de un nuevo comandante en jefe. Las esperanzas de Biden de revivir un acuerdo nuclear con Irán pueden estar ya en las rocas si los radicales de Teherán arruinan el diálogo. Si la culpa es de un ataque israelí, el presidente también puede tener una crisis temprana que resolver con el primer ministro Benjamin Netanyahu.

Esto va más allá de que los adversarios de Estados Unidos haciéndole una novatada a un nuevo presidente. La gestión de Biden de la situación ayudará a definir su legado.

China está acelerando un ascenso de años y ahora está dispuesta a afirmar su creciente poder militar en Asia y su influencia de superpotencia en otras partes del mundo. Rusia, con sus agarres territoriales e interferencia electoral, está intensificando sus esfuerzos para dividir y debilitar a Occidente. Con el objetivo de prolongar sus dos décadas en el poder en medio del creciente descontento interno, el presidente Vladimir Putin tiene un motivo político para actuar agresivamente en el extranjero para igualar su búsqueda de restaurar el respeto que el Kremlin perdió con la caída de la Unión Soviética.

LEE: ANÁLISIS | China tiene una armada con cientos de barcos que ni siquiera admite que existe, según expertos

La administración de Biden ha dejado en claro que entiende que los adversarios están tanteando a la nueva Casa Blanca. Un extraordinario enfrentamiento cara a cara entre funcionarios estadounidenses y chinos en Alaska el mes pasado envió un mensaje claro de Washington a Beijing de que Biden no sería mangoneado.

Desde entonces, las fuerzas de tarea de portaaviones de Estados Unidos y China han navegado a través del Mar de China Meridional. Además, China envió un récord de 25 aviones de combate a la zona de defensa aérea autodeclarada de Taiwán, en un mensaje claro a Washington para evitar lo que considera una interferencia en sus asuntos.

Taiwán es visto como el detonante más probable de un conflicto entre Estados Unidos y China y los presidentes están obligados por ley a ofrecer a la isla los medios de autodefensa. Después de que Washington envió el USS John McCain a través del Estrecho de Taiwán la semana pasada, Beijing dijo que no debería «jugar con fuego».

La administración de Biden ha sido más abierta que sus aliados europeos sobre la presión de Rusia sobre Ucrania que ha provocado temores de una invasión a gran escala por orden de Putin, o un intento más sutil de desestabilizar al gobierno pro-occidental en Kiev.

Un alto funcionario de defensa de EE.UU. le dijo a CNN la semana pasada que el Pentágono estaba considerando enviar un par de barcos al Mar Negro para mostrar su apoyo a la integridad del territorio de Ucrania, en una medida que aumentaría aún más las tensiones.

La voz firme de Blinken

El secretario de Estado, Antony Blinken, quien intercambió golpes diplomáticos con funcionarios chinos en Alaska, no se inmuta ante las advertencias a Rusia y China que probablemente exacerben aún más las tensiones.

«Sería un grave error que cualquiera intentara cambiar el statu quo existente por la fuerza», dijo Blinken en «Meet the Press» de NBC el domingo refiriéndose a las tácticas agresivas de China hacia Taiwán, que China considera una provincia rebelde.

El martes en Europa para las reuniones de la OTAN en las que Estados Unidos anunció una mayor presencia militar en Alemania, Blinken se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleb. Había preparado el escenario al decir en NBC que si Rusia continuaba escalando «el presidente ha sido claro, habrá costos, habrá consecuencias».

La voz firme puede estar diseñada para contrarrestar la creencia que brilla a través de los pronunciamientos de política exterior tanto en Rusia como en China de que Estados Unidos es una potencia en inevitable declive y ha sido debilitado por dos décadas de guerras, crisis financieras, luchas políticas internas y una respuesta pandémica pobre.

También debe verse en el contexto del enfoque del expresidente hacia la política exterior. Trump frecuentemente adulaba a Putin y, a menudo, socavaba lo que era un enfoque de la administración comparativamente duro hacia Rusia, al parecer actuando a menudo en interés de una potencia que se entrometió en dos elecciones estadounidenses para ayudarlo. El expresidente también fue susceptible a los halagos del agresivo y nacionalista presidente de China, Xi Jinping, a quien describió como un querido amigo, al menos hasta que la erupción de la pandemia en Wuhan amenazó sus esperanzas de reelección.

Pero la retórica solo llega hasta cierto punto.

En última instancia, China sabe que es poco probable que un presidente estadounidense pueda justificar una guerra con el gigante asiático por Taiwán como un interés nacional vital, especialmente un presidente que está más interesado en salir de guerras que en iniciar nuevas. Y aunque Estados Unidos ha proporcionado a Ucrania armas ofensivas, es inconcebible que Biden lleve a Estados Unidos al borde de la guerra con Rusia, con armas nucleares, por Ucrania, que ni siquiera es un aliado de la OTAN.

La posición de la Casa Blanca sobre Rusia y China es que buscará la cooperación con ambos estados siempre que sea posible, pero que es más probable que existan relaciones adversas junto con una intensa competencia económica con China.

Por ejemplo, CNN ha informado que el enviado sobre medio ambiente global de Biden, el exsecretario de Estado John Kerry, viajará en breve a Beijing para buscar un terreno común antes de una cumbre climática de la ONU en Escocia en noviembre. Y en un movimiento intrigante, Biden llamó el martes a Putin y le ofreció una cumbre en un tercer país en los próximos meses, solo unas semanas después de estar de acuerdo en una entrevista televisiva que el líder ruso era un «asesino».

La oferta de Biden aparentemente le da a Putin lo que quiere: un lugar en un pedestal junto al presidente de Estados Unidos en un eco de las legendarias cumbres de la Guerra Fría entre las dos grandes potencias del mundo. La medida se parece mucho a una zanahoria para presionar al líder ruso para que evite cualquier acción en Ucrania, o hacia el líder opositor encarcelado Alexey Navalny, que podría hacer que Biden retire una oferta para reunirse.

Advertencias sobre Afganistán

La decisión de Biden sobre Afganistán parece un movimiento de política exterior impulsado por consideraciones internas.

Los republicanos de línea dura lo acusan de una peligrosa retirada que podría repetir la negligencia de Washington en la década de 1980 después de que ayudó a los rebeldes a expulsar a las tropas soviéticas de Afganistán. El vacío posterior provocó años de guerra civil y un estado fallido que fomentó la milicia fundamentalista talibán y un refugio terrorista en el que Al Qaeda tramó los ataques a Nueva York y Washington.

«Retirar precipitadamente las fuerzas estadounidenses de Afganistán es un grave error. Es una retirada frente a un enemigo que aún no ha sido vencido y la abdicación del liderazgo estadounidense», dijo el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell.

MIRA: La retirada de Afganistán y el costo para EE.UU. de 20 años de guerra

Pero los comentarios del republicano de Kentucky no son compartidos universalmente dentro de su partido, prueba de que la fatiga con las guerras extranjeras aprovechadas tanto por Barack Obama como por Trump en el camino a la Casa Blanca sigue siendo una poderosa fuerza política. El senador de Texas Ted Cruz, por ejemplo, un opositor declarado en todo lo que hace Biden y un potencial candidato presidencial republicano en 2024, no tuvo problemas con que Biden anunciara una fecha de salida para los soldados estadounidenses.

«Traer a nuestras tropas a casa no debe tomarse como una señal de que Estados Unidos estará menos atento a la protección de las vidas estadounidenses y las de nuestros aliados, pero podemos hacerlo sin una presencia militar permanente en un terreno hostil», dijo.

Si Biden se apega a su plan, logrará lo que Obama y Trump intentaron y no lograron: poner fin a la participación de Estados Unidos en una generación de guerras en el extranjero posteriores al 11 de septiembre.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up