ANÁLISIS | Los dos principios simples en los que Biden fundamentó sus primeros 100 días como presidente

(CNN) — La presidencia cada vez más radical de Joe Biden se construyó sobre una base sencilla: poner vacunas de covid-19 en los brazos y cheques de estímulo en el banco.

«Cuando asumí el cargo, decidí que era una propuesta bastante básica y simple, y eso es, fui elegido para resolver problemas», dijo Biden en su primera conferencia de prensa oficial en marzo. «Y el problema más urgente que enfrenta el pueblo estadounidense, lo dije desde el principio, era el covid-19 y la dislocación económica para millones y millones de estadounidenses».

Si Biden hubiera tropezado con estas tareas clave, sus aspiraciones emergentes y asombrosas de varios billones de dólares de rehacer la economía de Estados Unidos y gran parte de la red de seguridad social habrían parecido no solo ambiciosas sino políticamente inconcebibles.

Pero el presidente puede informar al final de sus primeros 100 días en el cargo a una sesión conjunta del Congreso el miércoles por la noche que se ha embarcado con éxito en una misión que definió el día de su toma de posesión de «reparar», «restaurar», «curar» y «construir».

Prometió 100 millones de vacunas aplicadas en sus primeros 100 días y entregó 200 millones. Con un Congreso controlado por los demócratas, envió los cheques de emergencia de US$ 1.400 que nunca llegaron bajo el expresidente Donald Trump y un Senado republicano.

Cuando Biden asumió el cargo, EE.UU. promediaba alrededor de 195.000 nuevos casos de covid-19 y 3.000 muertes al día. Ahora hay indicios de que la pandemia está disminuyendo, con un promedio de alrededor de 57.000 nuevas infecciones y casi 700 muertes al día.

Estados Unidos puede llegar pronto a un punto de inflexión en la demanda de la vacuna contra el covid-19. ¿Por qué es preocupante?

Esas cifras siguen siendo peligrosamente altas, pero las afirmaciones de Biden reflejan una estrategia de prometer menos y entregar más vacunas, mientras que su administración se benefició de tomar el poder en un momento oscuro de la pandemia que su predecesor había descuidado en gran medida. El presidente también tuvo la suerte de heredar un programa de desarrollo de vacunas eficaz de Trump, aunque su equipo argumenta que la administración anterior tenía pocos planes para la distribución.

Pero a través de su propia gestión y un poco de suerte, Biden se dirigirá a una nación que emerge de una tormenta viral de una manera más sostenible que nunca desde el inicio de la pandemia.

El momento del discurso no es una coincidencia

No es una coincidencia que el primer discurso de Biden al Congreso, una ocasión en la que se privó de gran parte de su ceremonia por el distanciamiento social, se llevará a cabo más tarde que los de la mayoría de presidentes modernos de primer mandato que buscan un impulso para sus agendas.

«Quería asegurarse de que el Congreso hubiera aprobado la legislación económica por la pandemia de coronavirus. Quería asegurarse de que la gente recibiera los cheques de US$ 1.400 que se enviaron», dijo Aaron Kall, director del programa de debate en la Universidad de Michigan y editor de «Mr. Speaker, The President of the United States«, sobre los discursos presidenciales al Congreso. «Definitivamente, la fecha fue a propósito».

Las encuestas al final de los primeros 100 días simbólicos de la presidencia de Biden sugieren la satisfacción de la gente con la forma en que el nuevo presidente tomó el control de la pandemia. Un promedio de las seis encuestas realizadas más recientemente muestra que el 55% de los estadounidenses aprueba la forma en que realiza su trabajo, mientras que el 41% lo desaprueba.

En una encuesta de NBC News publicada el domingo, el 69% respalda su manejo de la pandemia y el 52% ve positivamente su manejo económico. Los datos de la encuesta de ABC News / Washington Post sobre las mismas preguntas sitúan a Biden en 64% y 52%.

Dada la polarización de Estados Unidos a raíz de la presidencia de Trump, es posible que estos números representen un punto alto en su popularidad. Una vez que el presidente comience a trabajar en los elementos más partidistas de su programa, impresionar a algunos votantes republicanos puede ser más difícil.

Pero si fue elegido para conquistar la pandemia, ha tenido un buen comienzo.

Después de asumir el cargo, el equipo de Biden revivió las sesiones informativas públicas de los científicos que Trump desdeñó. Amplió enormemente la infraestructura de vacunas gracias a un paquete de rescate de covid de US$ 1,9 billones que aprobó el Senado 50-50 sin votos republicanos.

Las apariciones públicas con guión de Biden y una sola conferencia de prensa oficial en solitario aseguraron que hubiera pocas distracciones de su enfoque principal. Y mientras los expertos de medios pro-Trump critican que Biden racione su propia visibilidad como una evasión, también está demostrando que hay más en la presidencia que las autoindulgentes peroratas de Twitter hasta la madrugada.

ANÁLISIS | En vísperas de sus primeros 100 días, Biden debe considerar cómo avanzar hacia la justicia racial

Un enfoque singular en la pandemia

A veces, parecía como si la atención dominante de la administración en la pandemia asfixiara otros dramas y prioridades. Pero el control de armas se abrió paso en el plato del presidente luego de una serie de tiroteos masivos. Y el juicio de Derek Chauvin lo llevó a intensificar el impulso a la reforma policial. Ambas iniciativas son rehenes del traicionero equilibrio de poder en el Senado.

Joe Biden habla al país tras veredicto contra Chauvin 12:03

Aparte de volver a unirse al acuerdo climático de París, pasaron muchas semanas antes de que Biden concretara su política exterior. Pero el ritmo se está acelerando, después de que anunció una retirada total de Afganistán, estableció una línea dura con China e instruyó a sus diplomáticos para que intentaran revivir un acuerdo nuclear en conversaciones indirectas con Irán.

La Casa Blanca también fue sorprendida por un aumento en el número de niños migrantes que cruzan la frontera sur, que la reversión de Biden de las duras políticas de la era Trump puede haber exacerbado antes de que la administración estuviera lista para manejar los números adicionales. Ansiosos por no jugar con el deseo de los medios de comunicación de derecha de construir una narrativa que se ajuste a los objetivos políticos republicanos, los funcionarios se negaron a admitir que Biden enfrentaba una «crisis». En realidad, sin embargo, la situación, con los niños migrantes apiñados en una custodia inadecuada de la Patrulla Fronteriza durante una pandemia, se parecía mucho a una crisis. El presidente también sufrió una herida política autoinfligida cuando se negó a aumentar el límite de 15.000 entradas de refugiados este año fiscal, solo para dar marcha atrás en medio de una reacción progresiva.

EE.UU. gasta millones a la semana en menores inmigrantes 0:49

También hubo la sensación de que el presidente quería evitar cualquier problema de inmigración que lo distrajera de su enfoque en la pandemia y la economía.

«Los presidentes exitosos mejores que yo han tenido éxito en gran parte porque saben cómo cronometrar lo que están haciendo», dijo Biden en esa primera conferencia de prensa.

Billones más en gasto

A medida que las tasas de vacunación se han acelerado –de hecho, el próximo problema que se avecina es que la oferta supere la demanda– el horizonte de Biden se ha expandido. Pero todavía está siguiendo su propia línea de tiempo. Por ejemplo, todavía no hay señales de que esté listo para intentar forzar la reforma del derecho al voto, una prioridad de la base del Partido Demócrata, a través del Senado 50-50.

Para agregar a su enorme paquete de rescate de covid-19, Biden ya ha anunciado un audaz proyecto de ley de infraestructura por valor de más de US$ 2 billones que expande significativamente el gasto más allá de carreteras, puentes y aeropuertos.

El presidente espera, por ejemplo, gastar US$ 400.000 millones en atención médica domiciliaria y decenas de miles de millones más en la construcción de una economía verde del siglo XXI para respaldar su plan de recortes abruptos de emisiones de carbono para 2030. Esta semana se espera que presente otro gran esfuerzo en ingeniería social: un «Plan de la familia estadounidense» que se centrará en la educación y el cuidado de los niños, que según The Washington Post podría alcanzar los US$ 1,8 billones.

La escala del gasto de Biden y la amplitud de su ambición sugieren que está planeando la reforma más radical de la economía para beneficiar a los trabajadores estadounidenses y a los menos favorecidos en generaciones, y está buscando revertir los intentos del expresidente Ronald Reagan y su sucesores para hacer retroceder los programas del Nuevo Pacto y la Gran Sociedad de los presidentes demócratas Franklin Roosevelt y Lyndon Johnson. Su discurso será un paso importante para explicar lo que esto significa para el pueblo estadounidense, con la oposición dentro de Washington a sus planes de aumentar los impuestos corporativos y los impuestos a las ganancias de capital para pagarlo todo.

El historiador de la Universidad de Princeton y analista político de CNN Julian Zelizer dijo el domingo al programa «New Day» de CNN que estaba ansioso por ver cuánto avanza Biden el miércoles por la noche en «continuar desplazando el famoso adagio de Ronald Reagan de que el problema es el gobierno, con su propia visión tipo Roosevelt de que el gobierno es la solución a nuestros problemas».

Los poderes de persuasión de Biden deberán convencer más que a los votantes republicanos. El senador de Virginia Occidental Joe Manchin, un demócrata moderado crítico con la estrecha mayoría demócrata del Senado, negó el domingo que fuera un «obstáculo», pero expresó su preocupación por la redefinición de la infraestructura por parte de Biden para incluir el gasto social.

«Creo que debería estar separado», le dijo Manchin a Dana Bash de CNN en «State of the Union».

«Porque cuando empiezas a poner tanto en un proyecto de ley… haces que sea muy, muy difícil de entender para la gente».

Fue un comentario que sugirió que, si bien Biden ha logrado un progreso significativo en los desafíos de prueba como expandir las dosis de vacunas y curar la economía herida, es posible que haya logrado el pedazo fácil de su presidencia.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up