ANÁLISIS | Ha llegado el momento de la verdad para el acuerdo nuclear con Irán

(CNN) — Todos los gruñidos y gritos nos han conducido hasta este momento. Pocos dudaban que en el fondo Estados Unidos e Irán preferían la diplomacia, incluso un nuevo acuerdo, a la escalada de tensiones y posiblemente al enfrentamiento militar. Ahora el momento de la verdad está aquí, en una sala de conferencias de Viena, donde el grupo E3+2 del acuerdo nuclear (Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China) e Irán se sentarán y conversarán sobre lo que viene a continuación.

La administración de Biden estará entre bastidores, en espíritu, si no físicamente. Los funcionarios estadounidenses estarán en Viena, aunque no se reunirán directamente con sus homólogos iraníes. Prácticamente todos los miembros del núcleo de seguridad nacional del presidente Joe Biden están comprometidos en hacer realidad el acuerdo con Irán de 2015. Incluso el director de la CIA, Bill Burns, pudo haber conseguido su trabajo debido a lo bien que conocía el informe de negociación de Irán. De todos los desafíos de política exterior que enfrenta Estados Unidos ahora, después de que la administración Trump pusiera en pausa la normalidad, es la crisis con la solución más fácil a mano.

¿Qué hay de los moderados de Teherán del otro lado de la mesa? Esta también es su última oportunidad real de hacer que su amplia propuesta de un mejor compromiso con el mundo occidental funcione. Es cierto que Irán ha comenzado a resistir las sanciones, o al menos a encontrar la manera de malvivir con ellas. Se alega que China se ha mostrado feliz de comprar el petróleo que el resto del mundo no comprará, llevándose hasta un millón de barriles diarios en marzo, según algunas estimaciones que miden los «buques tanque fantasma» que esconden los envíos. China firmó recientemente un importante acuerdo comercial con Irán y durante mucho tiempo ha criticado la política de Estados Unidos al respecto. Pero pocos pueden pretender que no sería mejor eliminar el daño causado por la contracción económica liderada por Estados Unidos.

Los moderados también están contra el reloj, enfrentando un parlamento de línea más dura y una elección presidencial en unos meses que podría imponer un enfoque más duro contra Occidente en todo el gobierno. La promesa material del JCPOA, como se conoce técnicamente al acuerdo nuclear, debe aparecer nueva y rápidamente para aumentar la participación electoral a su favor.

Ambos lados también han estado haciendo todo lo posible para prepararse – o colocar obstáculos – en el terreno para la cita en Viena. La administración Biden ha estado tranquila y relativamente despreocupada por los plazos alarmantes y las declaraciones de mayor actividad nuclear de Irán. Biden tomó una acción militar singular y rápida cuando se perdieron vidas militares estadounidenses y se vieron amenazadas en Iraq, al bombardear a milicias respaldadas por Irán. Pero luego rápidamente comenzó a llamarlos «milicia respaldada por los chiítas», como para darles a todos la opción de alejarse de los cráteres humeantes. Estados Unidos también ha declarado el deseo de llevar a casa parte del aumento de soldados de Trump que protegen a Arabia Saudita. Eso debe calmar a algunos halcones en Teherán.

¿Regresará EE.UU. al acuerdo nuclear con Irán? 2:35

Los iraníes han marcado hábilmente una línea entre las acciones de enriquecimiento que pueden aterrorizar si decide permitirlas, o ser interpretadas como simbólicas y reversibles si prefiere mantener la calma. Enriquecer uranio al 20% de pureza, como lo han hecho, hace sonar las alarmas, porque es un paso más cercano al 90% necesario para una bomba. Pero algunas estimaciones sugieren que incluso si su pila del 20% se enriqueciera a más del 90% de la noche a la mañana, tendría suficiente para menos de un puñado de bombas. Probablemente no sea una recompensa suficiente para hacer que valga la pena apostar por un probable ataque israelí y estadounidense.

La producción de uranio metálico de Irán es un paso necesario hacia la fabricación de bombas, han dicho los críticos. Pero han estado fabricando ese metal a partir de uranio de bajo grado, por lo que el paso es principalmente una demostración de una capacidad técnica que muchos expertos ya pensaban que tenían. También abundan los informes de más y mejores centrifugadoras. En resumen, los iraníes han generado muchas fichas para llevar a la mesa, muchas cosas que pueden ofrecer primero, a cambio de la primera suavización de las sanciones estadounidenses.

Son, de ambos lados, personas serias, y así es como van las negociaciones. El cálculo central de ambas partes es el mismo que hace seis años: que Irán preferiría el alivio de las sanciones a tener la bomba. Y que Estados Unidos preferiría un Irán más rico a un Irán nuclear. Y que ambos bandos preferirían no tener una guerra.

Uno siempre puede inquietarse por una posible conflagración en el Medio Oriente, como si siempre estuviera a un tiro de distancia. Sin embargo, las guerras son complicadas, costosas, impredecibles y tienden a requerir que ambas partes involucradas quieran o necesiten que sucedan. Tanto Irán como Estados Unidos no quieren una guerra en este momento, palpablemente, o de lo contrario habrían aprovechado una de las muchas oportunidades en los últimos meses o años para comenzar una. Así que las conversaciones son el camino más probable a seguir.

Lo que sea que surja de la reunión de Viena, se conjuró rápidamente después de meses de ruido, por lo que es probable que tenga las bases necesarias. Una fuente occidental cercana a las conversaciones me dijo que había, en una suposición, una probabilidad de «8 sobre 10» de que condujera a más negociaciones.

Es posible que la reunión de Viena no dé lugar a un JCPOA renovado esta semana. Puede que nunca conduzca al acuerdo más amplio de «JCPOA Plus» que quiere Biden, para frenar el programa de misiles de Irán y la influencia regional. Puede que no rescate la economía de Irán antes de las elecciones presidenciales.

Pero es la única forma real de avanzar, como ya sabían ambos lados desde el principio, y finalmente está en marcha.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up