Texas levanta este miércoles el mandato que obliga a usar mascarilla en el estado: esto es lo que sabemos

(CNN) — A partir de este miércoles, los texanos ya no estarán bajo el mandato estatal de usar mascarillas en público, pero no deberían apresurarse a deshacerse de sus cubiertas faciales.

La semana pasada, el gobernador Greg Abbott anunció que relajaría las restricciones destinadas a detener la propagación de covid-19. Esto incluye la la eliminación de la orden para usar mascarilla y permitir que todas las empresas reabran el 100%, a medida que los casos activos de coronavirus y las hospitalizaciones se redujeron a niveles no visto en meses.

Gobernador de Texas culpa a inmigrantes de contagios

«Demasiados texanos han sido marginados de las oportunidades de empleo. Demasiados propietarios de pequeñas empresas han luchado para pagar sus facturas. Esto debe terminar. Ahora es el momento de abrir Texas al 100%», dijo.

Los críticos de la decisión dijeron que era demasiado pronto, ya que solo un pequeño porcentaje de la población del estado había sido vacunada, menos del 7% en ese momento, y la propagación agresiva de variantes del virus puede llevar a otra explosión de casos.

Y varias de las principales ciudades del estado, incluida la capital, Austin, así como varios condados y empresas han dicho que seguirán requiriendo el uso de mascarillas cuando se levante el mandato de Abbott.

Esto es lo que sabemos sobre lo que está sucediendo en el estado de la estrella solitaria a medida que se levanta el mandato de uso mascarillas en la entidad.

Algunas ciudades y empresas seguirán exigiendo el uso de mascarilla

El director médico de Austin, Dr. Mark Escott, anunció el martes que las mascarillas seguirán siendo requeridas en la ciudad cuando se levante el mandato estatal.

«En Austin, estamos comprometidos a salvar vidas, punto», dijo el concejal Greg Casar. «Si los funcionarios estatales no quieren hacer su trabajo para proteger a las personas del virus, lo haremos nosotros».

El Ayuntamiento de Austin aprobó una ordenanza el año pasado que permite a la autoridad de salud establecer mandatos de salud pública y la ley estatal de Texas permite a las ciudades crear sus propias reglas de salud, según Tara Pohlmeyer, directora de comunicaciones de Casar.

El mandato de uso de mascarillas en la ciudad y otras reglas de salud permanecerán vigentes hasta el 15 de abril, cuando podrían extenderse.

Otras ciudades han dicho que aún se deben usar mascarillas en las propiedades e instalaciones de la ciudad, entre ellas Dallas, Houston, San Antonio y El Paso.

«La gente todavía se está infectando y todavía mueren a causa del virus», dijo el lunes el alcalde de Houston, Sylvester Turner. «Actualmente, la tasa de positividad de la ciudad de Houston es del 13,1%, que es superior a la de la semana pasada. Así que, en lugar de bajar, vuelve a subir».

Y tiendas minoristas, cadenas de supermercados, farmacias y fabricantes de automóviles, como Target, Kroger, CVS, Walgreens, Best Buy, Macy’s, JCPenney, Toyota, GM y otros, dicen que tanto los empleados como los clientes deberán seguir llevando mascarillas en sus tiendas e instalaciones.

Por supuesto, se seguirán exigiendo mascarillas en instalaciones federales de Texas, algo que el presidente Joe Biden hizo obligatorio en enero, así como en el transporte público.

Recibe comentarios racistas por vender comida mexicana 5:20

Celebraciones planificadas y quema de máscaras

Incluso después de que se elimine el mandato de uso de mascarillas, Abbott alentó a los residentes a «continuar ejerciendo las prácticas seguras que garantizarán que todos puedan volver a trabajar con Texas y continuar liderando a Estados Unidos de América en crecimiento económico y creación de empleo».

Es posible que algunos se hayan perdido ese mensaje.

Los miembros de un grupo conservador planean reunirse el miércoles por la noche para celebrar el primer día de la reapertura con una hoguera y la opción de que los asistentes arrojen sus máscaras a las llamas, según el organizador del evento Benji Gershon, presidente del grupo Conservadores Judíos de Dallas.

El evento, que se llevará a cabo afuera de una residencia privada en el suburbio de Parker en Dallas, contará con música en vivo, bebidas y oradores conservadores, incluida Shelley Luther, la dueña de un salón de belleza de Dallas que se convirtió en un ícono conservador después de pasar la primavera pasada en la cárcel por negarse a cerrar su negocio durante el confinamiento.

El evento no es un «evento anti-mascarillas», según Gershon, quien dijo que ha perdido a familiares y amigos a causa del covid-19. Se trata de «celebrar el hecho de que podemos tomar decisiones por nosotros mismos. No tenemos que depender del gobierno para tomar nuestras propias decisiones», dijo.

«Se trata de quitarse los grilletes de los gobiernos y decirles, escuchen, puedo tomar mis propias decisiones por mí mismo», dijo. «No es necesario que el gobierno nos diga cómo vivir nuestras vidas».

La parte de la quema de máscaras es un gesto «puramente simbólico» para celebrar la libertad personal, dijo. Los organizadores planean guardar un momento de silencio para recordar a los que murieron, dijo.

Hasta el lunes por la noche, cerca de 300 invitados estaban registrados para asistir, según Gershon.

El grupo Conservadores Judíos de Dallas se asoció con otros grupos conservadores en el área para organizar el evento, dijo.

En Houston, una fiesta «sin máscaras» planeada para el miércoles por la noche en el bar Concrete Cowboy ha sido cancelada, dijo el alcalde Turner.

Eso ocurrió después de que líderes civiles se reunieron en una conferencia de prensa el domingo para instar al bar a que no siguiera adelante.

Turner leyó un correo electrónico del propietario que decía: «Nunca fue nuestra intención organizar una fiesta en la que alentáramos a los clientes a no usar mascarilla».

«Siempre pondremos la salud y la seguridad por delante de las ganancias», decía el correo electrónico, según Turner, y «no solo cancelaremos la fiesta, sino que tampoco abriremos Concrete Cowboy el miércoles por la noche, para evitar cualquier exposición al covid-19».

CNN se ha comunicado con el lugar en varias veces en busca de comentarios sobre sus planes para el miércoles por la noche, pero no ha recibido una respuesta.

Turner reconoció que cuando el mandato de uso de mascarilla se acabe, las empresas se enfrentarán a una decisión difícil.

«La orden que emitió el gobernador los pone en una mala situación porque ahora pone sobre ellos la responsabilidad de intentar, cómo puedo decir, vigilar y proteger a sus clientes e invitados de contraer el virus», dijo Turner. «Los pone en una situación muy mala y difícil, lo entiendo».

Keith Allen, Deanna Hackney y Ashley Killough de CNN contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up