¿Por qué los inmigrantes hacen un viaje tan peligroso para llegar a Estados Unidos? CNN habló con ellos en la frontera

(CNN) — A orillas del Río Grande, cerca de la ciudad de Hildalgo, en el sur de Texas, decenas de inmigrantes indocumentados, en su mayoría mujeres y niños pequeños, descendieron una colina en el lado mexicano de la frontera en una procesión ordenada.

Fue un atardecer sobre un retrato de desesperación demasiado familiar en el Valle del Río Grande. Algunas mujeres llevaban bebés que lloraban mientras otras arrastraban bolsas de pertenencias a la orilla del río fangoso, donde un grupo de hombres las esperaba con chalecos salvavidas para turnarse para cruzar de México a Estados Unidos. Solo ese día, dijeron las autoridades, 2.000 migrantes fueron detenidos en el valle.

«De Honduras», gritaron varios migrantes a un corresponsal de CNN que les preguntó de dónde eran. Algunos habían estado viajando durante meses, huyendo de la violencia, la pobreza y la destrucción provocada por un par de huracanes, dijeron. CNN pudo ver cómo la balsa hacía alrededor de 6 viajes a través del río.

¿Qué hará Biden con los inmigrantes menores de edad? 3:27

«Venimos en busca de una nueva oportunidad», dijo un hombre, que viajó con su esposa y su hija pequeña.

MIRA: Aumenta la llegada de menores solos a la frontera de EE.UU. con México

La escena refleja una oleada de migrantes, en particular niños, que desafían a la nueva administración del presidente Joe Biden, quien asumió el cargo prometiendo revertir las políticas de línea dura de su predecesor.

Los funcionarios estadounidenses han atribuido este aumento en parte a la inestabilidad en la región, exacerbada por la pandemia, y a las percepciones que tienen los migrantes de que políticas de inmigración más acogedoras bajo el nuevo presidente.

‘Queremos hacer una vida aquí’

Roxana Rivera, de 28 años, dijo que ella y su hija de 6 años se fueron de Honduras después de que dos huracanes consecutivos en  noviembre destruyeran su casa y todo lo que había en ella.

Rivera dijo que en casa se decía que Estados Unidos ahora permitía que las personas con niños cruzaran libremente la frontera, lo que no era del todo cierto. Ella escuchó eso en las noticias, dijo. Familiares en EE.UU. transmitieron la misma información. Otros migrantes tienen historias similares.

MIRA: Más de 4.000 niños migrantes no acompañados se encuentran bajo custodia de la Patrulla Fronteriza

Rivera dijo que estaba eufórica cuando el grupo con el que cruzó la frontera, en su mayoría madres e hijos, fue recogido por agentes fronterizos. Los migrantes fueron procesados ​​y luego llevados a una estación de autobuses en Brownsville, Texas, donde se les hizo una prueba de covid-19 y organizaciones sin fines de lucro les ofrecieron suministros antes de su liberación.

Planeaba quedarse con familiares en Houston mientras se procesa su caso de inmigración.

«Siempre sueñas con vivir en una casa con tus hijos», dijo Rivera, emocionada. «Ahora no tenemos nada … Soñamos con tener una casa».

Rivera dijo que varias veces se arrepintió de embarcarse en el largo viaje hacia el norte a pie y en tren, poniendo en riesgo la vida de su hija. A veces la niña pedía comida y no tenía nada que ofrecerle. Una vez, dijo, su hija se deshidrató. En otra ocasión tuvo que buscar atención médica en México cuando su hija tenía fiebre.
MIRA :Migrante vende golosinas para sobrevivir en un campamento en la frontera EE.UU.-México

María Mendoza, una migrante de 30 años de El Salvador, parecía exhausta cuando llegó a Brownsville luego de ser procesada por funcionarios de inmigración. Esperaba reunirse con familiares que viven en Maryland, dijo entre lágrimas.

Mendoza recordó que la balsa que ella y otros usaron para cruzar a medianoche por el Río Grande se volcó, enviando a varias madres y sus hijos al agua. Dijo que había días en los que no comía para que su hija de 6 años no pasara hambre. Su hija recordaba haber evadido una serpiente en el camino.

«Más que nada quiero reunirme con mi familia», dijo. «Queremos hacer una vida aquí. Un futuro mejor para nuestros hijos».

‘No tenemos más espacio’

Las autoridades arrestaron y encontraron a más de 100.000 migrantes en la frontera durante un período de cuatro semanas que finalizó el 3 de marzo, según datos obtenidos por CNN. El aumento marca los niveles más altos para el mismo período de tiempo en cinco años.

Los agentes fronterizos se encuentran con entre 4.000 y 5.000 personas al día, según un funcionario de Seguridad Nacional.

MIRA: OPINIÓN | Cuba no es prioridad para Biden

«Estamos abarrotados», dijo Chris Cabrera, portavoz del Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza, que representa a los agentes de la Patrulla Fronteriza. «Estamos superpoblados. No tenemos más espacio».

Añadió: «Los tenemos bajo nuestra custodia y el sistema se ha atascado y no hay dónde enviarlos».

Los niños migrantes no acompañados son otra parte del problema de la administración.

El miércoles, la cantidad de niños no acompañados bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza llegó a más de 3.700, según supo CNN. Muchos están recluidos en instalaciones similares a cárceles a lo largo de la frontera.

La Patrulla Fronteriza detuvo el miércoles a casi 800 niños migrantes no acompañados, superando el promedio diario actual de 450, según un funcionario de Seguridad Nacional.

Aproximadamente 8.800 niños no acompañados están bajo la custodia de Servicios Humanos y de Salud de EE. UU., confirmó el jueves el departamento, frente a los 7.700 de la semana anterior.

MIRA: OPINIÓN | Biden debe lograr algo de la reforma inmigratoria en su primer año, por el bien de millones

‘La frontera no está abierta’

Roberta Jacobson, coordinadora de Biden para la frontera sur, dijo que el mensaje de la administración a los migrantes es que no es el momento de venir.

«Es realmente importante que la gente no haga el viaje peligroso en primer lugar, que les proporcionemos alternativas en lugar de hacer ese viaje, porque no es seguro el camino», dijo el miércoles.

«Y entonces, ya sabes, si pudiera enfatizar …que es realmente importante que ese mensaje se difunda, porque la percepción no es la misma que la realidad en términos de que la frontera no está abierta».

Congresista pide a Biden que atienda más de cerca la frontera 0:42

Jacobson reiteró el mensaje de la administración: «La frontera no está abierta». Dijo que las políticas de inmigración de la administración Trump «lo empeoraron intencionalmente».

«No podemos simplemente deshacer cuatro años de las acciones de la administración anterior de la noche a la mañana», dijo Jacobson, y agregó que se necesitará «un tiempo significativo para superar» los efectos de la política de inmigración de Trump.

Aún así, el manejo de la situación por parte de la nueva administración ha generado críticas de republicanos y algunos demócratas.

Aparte de los niños no acompañados que esperan que se resuelvan sus casos de inmigración, la administración Biden ha seguido rechazando a la mayoría de los migrantes. Algunas familias son admitidas en EE.UU. caso por caso. Un cambio en la ley mexicana que prohíbe la detención de niños pequeños ha impedido que los agentes de inmigración estadounidenses rechacen a las familias migrantes.

En Brownsville, Sandra, de 38 años, dijo que huyó de Honduras después de años de amenazas de un familiar. Su nombre completo no se publica porque es víctima de violencia doméstica. Un día, dijo, el familiar se presentó en su casa con una pistola y abrió fuego. Uno de sus hijos y otros miembros de la familia atacaron al hombre y le impidieron matarla.

Vivió con su hijo en una ciudad de tiendas de campaña en el lado mexicano de la frontera el año pasado, donde enseñaba a estudiantes de jardín de infantes, y ahora está pidiendo asilo en EE.UU.

Por ahora, una mujer que dirige una organización benéfica de Brownsville ha abierto su casa a Sandra y su hijo pequeño. Esta semana se enteró de que tiene una audiencia de inmigración en junio. Enjugándose las lágrimas, Sandra dijo que nunca regresará a Honduras.

«Tuve que irme para siempre», dijo. «No puedo vivir en mi país».

Ray Sánchez, Priscilla Alvarez y Geneva Sands de CNN contribuyeron a esta historia y Sánchez escribió en Nueva York.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up