Cómo se compara la actual crisis fronteriza entre Estados Unidos y México con el pico de la era Trump en 2019

(CNN) — El presidente Joe Biden no es el primer presidente de EE.UU. que se enfrenta a un número creciente de migrantes en la frontera con México, y no será el último. Las fluctuaciones en los flujos migratorios son comunes, independientemente del partido que esté en el poder, como fue evidente en 2019 durante la crisis fronteriza bajo el entonces presidente Donald Trump.

Es difícil comparar la situación actual con la de los últimos años debido a las circunstancias drásticamente diferentes, en parte relacionadas con la pandemia. Hay varios factores en juego, incluido el deterioro de las condiciones en América Latina, la demanda represada para ingresar a EE.UU. y una relajación percibida de la aplicación de la ley bajo Biden, que están llevando a los migrantes a la frontera a un ritmo que parece ser acelerado.

Todo eso podría encaminar a 2021 a superar a 2019 en el número de personas detenidas en la frontera. El mes pasado se encontraron poco más de 100.000 personas, 24.000 más que en febrero de 2019.

Y el número de niños no acompañados que cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México en marzo está en camino de superar a mayo de 2019, el mes más alto de ese año en arrestos de menores, según a los datos preliminares revisados por CNN.

Esto es lo que debe saber sobre la situación en la frontera:

¿Está abierta la frontera?

No del todo. La administración de Biden se apoya en una ley de salud pública invocada por la administración de Trump para expulsar rápidamente a los migrantes que se encuentran en la frontera entre Estados Unidos y México, generalmente adultos solteros y algunas familias.

En febrero, por ejemplo, la mayoría de los migrantes encontrados en la frontera entre Estados Unidos y México fueron inmediatamente devueltos, y algunos de ellos intentaron cruzar nuevamente. Los números habían comenzado a subir de manera constante el verano pasado.

De los casi 97.000 migrantes que cruzaron la frontera ilegalmente en febrero, alrededor de 70.100 fueron rechazados, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza  de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés). Esos números pueden reflejar algunas personas que cruzan varias veces. Si no fuera por esa política de la era Trump, generalmente serían procesados y estarían bajo la custodia de Estados Unidos.

Eso es similar a cómo estaba operando la frontera durante el último año bajo Trump, excepto por una diferencia: los niños migrantes no acompañados no están siendo expulsados.

1 de 20
| Esta foto aérea, tomada el 15 de marzo, muestra un centro de procesamiento temporal establecido por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos en Donna, Texas. Los abogados que hablaron recientemente con niños en las instalaciones dicen que están aterrorizados, llorando y preocupados por no poder llamar a sus padres. Adrees Latif / Reuters

2 de 20
| Yaretsi, una niña de 4 años de Honduras, se sienta en el regazo de su madre, Angie, mientras miraba por la ventana de un vehículo de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos el 15 de marzo. Acababan de cruzar el Río Grande en una balsa. Adrees Latif / Reuters

3 de 20
| Madres migrantes de Centroamérica sostienen a sus hijos mientras esperan el transporte Después de cruzar de México a La Joya, Texas, el 14 de marzo Adrees Latif / Reuters

4 de 20
| Familias migrantes y menores no acompañados de Centroamérica se refugian en un centro de procesamiento improvisado debajo del Puente Internacional Anzalduas en Granjeno, Texas, el 12 de marzo. Adrees Latif / Reuters

5 de 20
| Migrantes de Centroamérica esperan transporte en Penitas, Texas, el 12 de marzo. Adrees Latif / Reuters

6 de 20
| Los menores no acompañados son transportados en un vehículo de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. después de cruzar el Río Grande en Estados Unidos. Las autoridades dicen que el número de menores no acompañados bajo la custodia de la agencia ha alcanzado un récord. Adrees Latif / Reuters

7 de 20
| Traficantes utilizan una balsa para transportar a familias y niños migrantes a través del Río Grande a Texas el 6 de marzo. Adrees Latif / Reuters

8 de 20
| Familias y niños migrantes se sientan en la parte trasera de un camión de la policía después de cruzar el Río Grande el 5 de marzo. Adrees Latif / Reuters

9 de 20
| Migrantes suben las orillas del Río Grande hacia Estados Unidos mientras los traficantes en balsas se preparan para regresar a México el 5 de marzo. Adrees Latif / Reuters

10 de 20
| María, una niña de 4 años de El Salvador, es sostenida por su madre, Loudi, después de que cruzaron el Río Grande el 5 de marzo. Adrees Latif / Reuters

11 de 20
| Un niño mira desde una carpa en Tijuana, México, el 27 de febrero. Está acampado junto a otros migrantes de Centroamérica que esperan cruzar la frontera y solicitar asilo en Estados Unidos. Jorge Duenes / Reuters

12 de 20
| Migrantes del campamento Matamoros en México llegan para cruzar el puente fronterizo hacia Estados Unidos el 26 de febrero. El campamento se vació recientemente después de que la administración de Biden puso fin a los protocolos de protección al migrante de la administración de Trump, que obligaron a muchos a esperar en México mientras sus casos de inmigración se abrían paso en las cortes de EE.UU. César Rodríguez / Bloomberg / Getty Images

13 de 20
| Un agente de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. lleva a un joven solicitante de asilo y su familia a una estación de autobuses en Brownsville, Texas, el 26 de febrero. Las autoridades de inmigración de EE.UU. ahora están liberando a muchas familias solicitantes de asilo después de detenerlos mientras cruzaban la frontera entre Estados Unidos y México. Las familias de inmigrantes son libres de viajar a través de EE.UU. mientras esperan las audiencias de asilo. John Moore / Getty Images

14 de 20
| Un agente de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. comprueba el nombre de una migrante, ya que se permitió viajar a un grupo de al menos 25 solicitantes de asilo de un campamento de migrantes en México hacia Estados Unidos el 25 de febrero. El grupo fue el primero al que se le permitió cruzar al sur de Texas como parte de la revocación de los protocolos de protección al migrante de la administración de Trump. Muchos de los solicitantes de asilo habían estado esperando en un campamento junto al Río Bravo durante más de un año. John Moore / Getty Images

15 de 20
| Emma Moreno (derecha), una voluntaria que trabaja en el refugio Agape en Tijuana, ayuda a un solicitante de asilo a verificar el sitio web “Conecta” del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. “Conecta” permite a los solicitantes de asilo que han estado atrapados en México bajo los Protocolos de Protección al Migrante ingresar a Estados Unidos y esperar allí su proceso de asilo. El primer día del lanzamiento, el sitio web se sobresaturó rápidamente cuando las 25.000 personas estimadas en el programa intentaron registrarse. Guillermo Arias / AFP / Getty Images

16 de 20
| Una niña migrante de Brasil que busca asilo en Estados Unidos se sienta en un banco dentro de un refugio en Ciudad Juárez, México, el 19 de febrero. José Luis González / Reuters

17 de 20
| Los solicitantes de asilo esperan afuera el puerto fronterizo de El Chaparral mientras esperan cruzar a Estados Unidos desde Tijuana el 19 de febrero. El gobierno de Biden todavía está rechazando a la mayoría de los migrantes en la frontera, pero los funcionarios están permitiendo gradualmente que entren 25.000 personas previamente inscritas en el programa de Protocolos de Protección al Migrante Patrick T. Fallon / AFP / Getty Images

18 de 20
| Migrantes que buscan asilo en Estados Unidos cargan jarras de agua vacías en un campamento en Matamoros, México, el 18 de febrero Daniel Becerril / Reuters

19 de 20
| Migrantes cruzar el Río Bravo para llegar a El Paso, Texas, desde Ciudad Juárez, México, el 5 de febrero. Henrika Martínez / AFP / Getty Images

20 de 20
| Osos de peluche pertenecientes a niñas migrantes se ven en el Río Bravo el 5 de febrero después de que las niñas solicitaran asilo en El Paso. José Luis González / Reuters

end div.modal

La administración de Biden, en el caso de los niños, revirtió el proceso ya que era prepandémico, aceptando niños no acompañados en EE.UU. y transfiriéndolos a la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos, que está a cargo de su cuidado.

«Con los niños, estamos viendo algo único que es más grande que lo que hemos visto antes», dijo Andrew Selee, presidente del Migration Policy Institute, un grupo de expertos no partidista. «Con los adultos también estamos viendo números más grandes que en los últimos años, pero no están entrando».

MIRA: Migrantes hondureños parten hacia EE.UU.: tienen más esperanza en las nuevas políticas de Biden que en un futuro dentro de su país

¿Cuándo fue la última crisis fronteriza y qué tan grave fue?

En 2019, la administración de Trump enfrentó un gran número de familias y niños que llegaban a la frontera sur de Estados Unidos. Durante el año fiscal 2019, la Patrulla Fronteriza arrestó a más de 473.000 familias migrantes y alrededor de 76.000 niños migrantes no acompañados.

El flujo de migrantes sobrepasó los recursos del Gobierno, lo que provocó hacinamiento en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza y, en algunos casos, se vio a niños durmiendo en el suelo.

En mayo de 2019 se registró el mayor número de detenciones en general: 144.000.

¿Cómo se compara 2019 con 2021 para los niños?

En cuanto a los menores no acompañados, la cantidad de menores arrestados en la frontera en marzo probablemente superará fácilmente el máximo registrado en mayo de 2019, cuando alrededor de 11.400 menores no acompañados fueron arrestados, según datos preliminares del gobierno que CNN ha revisado.

La tendencia es inconfundible. En febrero, más de 9.200 niños no acompañados fueron arrestados por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en la frontera entre Estados Unidos y México, frente a los 5.694 de enero, según las últimas estadísticas disponibles de la CBP.

En mayo de 2019, en el apogeo de esa crisis, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos arrestó a 11.475 niños no acompañados. En febrero de ese año, arrestó a 6.817 niños no acompañados.

Aún estamos a principios de año, razón por la cual el ritmo acelerado de arrestos es tan preocupante. Las tendencias estacionales nos dicen que los números aumentan en primavera y verano.

¿Cómo se compara 2019 con 2021 para adultos y familias?

En cuanto a las familias, las cifras de este año no son las que eran en 2019, pero podrían subir.

«Hace dos semanas hubiera dicho que esto no se parecía en nada a 2019. El hecho de que ahora un alto porcentaje de familias sean admitidas significa que es probable que veamos un aumento exponencial de familias que cruzan», dijo Selee.

Las familias de México y los países del Triángulo Norte son enviadas de regreso a México a menos que México no tenga la capacidad para recibirlas, dijo el Departamento de Seguridad Nacional en un comunicado este mes. En otras palabras, si México no los acepta, se procesan en EE.UU.

Ese cambio puede viajar de boca en boca y resultar en más familias en la frontera.

Mira dentro de las instalaciones de detención de migrantes 1:19

¿Por qué va la gente a EE.UU.?

La pandemia ha cobrado un precio dramático en América Latina, donde los casos de covid-19 y las muertes se han disparado y las economías que alguna vez se proyectaban para crecer se han diezmado. La región también se vio afectada por dos devastadores huracanes. Se espera que la disminución del crecimiento económico en 2020, según el Servicio de Investigación del Congreso, empeore la desigualdad de ingresos y la pobreza en la región.

Eso, combinado con las demandas represadas y la percepción de que la administración de Biden es más indulgente, ha impulsado la migración.

Las políticas de la era Trump que prohibían a las personas ir a Estados Unidos también contribuyeron a que más personas esperaran en México para ir a Estados Unidos.

Además de rechazar a los migrantes durante la pandemia, la administración de Trump había empujado a los solicitantes de asilo no mexicanos a México hasta su fecha de audiencia en Estados Unidos, dejando a decenas de miles languideciendo en malas condiciones en México.

«Hemos tenido poco más de un año (de Protocolos de Protección al Migrante), dos años, y luego el Título 42 y eso creó una anomalía real en el sentido de que teníamos a cientos de miles de personas preparadas en México listas para venir: centroamericanos», dijo John Sandweg, un exalto funcionario de Seguridad Nacional bajo la administración de Obama. «Creo que eso está jugando un papel importante y está aumentando artificialmente los números».

¿Por qué los niños, en particular, están cruzando solos?

Hay muchas razones diferentes por las que los niños migrantes viajan solos a Estados Unidos. Los años de reportajes de CNN en la frontera y las conversaciones con expertos revelan un hilo conductor: no es una decisión que ninguna familia tome a la ligera.

Muchos de estos niños, a quienes el gobierno llama «menores no acompañados», solicitan asilo cuando llegan porque huyen de la persecución, la violencia de las pandillas y otras formas de crimen organizado. Las terribles circunstancias económicas en sus países de origen también pueden contribuir a sus decisiones de marcharse.

Algunos padres inicialmente hacen el viaje con sus hijos, animados por declaraciones engañosas que usan los contrabandistas para atraerlos a la caminata. Pero las familias a veces se encuentran tomando decisiones diferentes una vez que llegan al norte de México y llegan a comprender las realidades de la frontera.

En 2019, por ejemplo, algunos padres comenzaron a enviar a sus hijos solos al otro lado de la frontera una vez que se dieron cuenta de que el gobierno de Estados Unidos estaba sometiendo a las familias a una política de la era Trump que los obligaba a permanecer en México, pero no a los niños que viajaban solos.

Wendy Young, presidenta de Kids in Need of Defense, una organización que trabaja con niños no acompañados, dijo que algunos niños que están cruzando ahora habían sido devueltos a México bajo Trump.

LEE: La Patrulla Fronteriza ha detenido a más menores inmigrantes no acompañados en lo que va de marzo que en todo febrero, según muestran datos preliminares

¿Qué sucede después de que llegan los niños migrantes?

Una vez que los niños están bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza, se entregan al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), que se encarga del cuidado de los niños migrantes.

HHS supervisa una amplia red de refugios donde se ubica a esos niños hasta que puedan ser reubicados con patrocinadores, como un padre u otro familiar, en Estados Unidos. Pero ha tenido poco espacio después de operar con una capacidad limitada como resultado de la pandemia.

Durante la última semana, HHS abrió o anunció nuevas instalaciones, equipadas para niños, para comenzar a albergar a los niños que cruzan la frontera sur de EE.UU., y ha pasado a la entrega rápida de algunos niños a los patrocinadores. Hay alrededor de 11.300 niños bajo la custodia del HHS.

Según Seguridad Nacional, en más del 80% de los casos, el niño tiene un familiar en Estados Unidos. Una vez que se reúnen, los niños continúan con sus procedimientos de inmigración, en los que un juez de inmigración finalmente decide si pueden permanecer en el país.

Catherine Shoichet de CNN contribuyó a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up