Senado de EE.UU. aprueba un paso clave para permitir que los demócratas aprueben plan de estímulo sin amenaza de obstruccionismo republicano

Washington (CNN) — El Senado de Estados Unidos aprobó una resolución presupuestaria, el viernes por la mañana, un paso clave en el procedimiento que establece la capacidad de los demócratas para aprobar el amplio paquete de ayuda por covid-19 del presidente Joe Biden, sin la amenaza de obstrucción de los republicanos que se oponen a él.

La medida fue aprobada 51-50 en una votación que muestra la línea de cada partido, pero solo después de que la vicepresidenta Kamala Harris se presentara en el Capitolio para romper el empate.

La aprobación siguió a horas de votación sobre enmiendas, en un agotador ritual conocido como «voto-rama», cuando los senadores teóricamente pueden ofrecer tantas enmiendas a la resolución presupuestaria como deseen. Esas enmiendas sirven en gran medida para que cada parte obligue a la otra a dejar constancia de cuestiones controvertidas, y la mayoría de las enmiendas republicanas fueron rechazadas.

Esto es la conciliación presupuestaria (y por qué es importante para los cheques de estímulo de Biden)

Pero el proceso también destacó cierto consenso bipartidista. Una de las enmiendas más importantes provino de un grupo bipartidista de senadores, encabezado por el senador demócrata Joe Manchin, de Virginia Occidental, y la senadora republicana Susan Collins, de Maine, que evitaría que los «contribuyentes de ingresos altos» sean elegibles para recibir cheques por US$ 1.400 de ayuda por la crisis generada por la pandemia. Si bien la enmienda fue adoptada por 99-1, no es vinculante y no significa que los requisitos de elegibilidad se cambiarán en el proyecto de ley de ayuda final de covid. Pero expresa un amplio consenso para realizar los cambios.

En un tema seguido de cerca, la senadora republicana Joni Ernst, de Iowa, ofreció una enmienda para evitar un aumento en el salario mínimo a US$ 15 por hora durante una pandemia. Los demócratas quieren incluir un salario mínimo de US$ 15 en el proyecto de ley de ayuda por la crisis, pero su medida podría haber sido complicada para los miembros centristas, como Manchin, que tiene una posición diferente a la de la mayoría de su grupo y apoya un aumento más modesto del salario mínimo.

Pero antes de que se llamara a votación nominal, el senador Bernie Sanders, el independiente de Vermont que preside la Comisión de Presupuesto y es defensor del salario mínimo de US$ 15, intervino y dijo que su propuesta en realidad daría el salto a US$ 15 en cinco años, no de inmediato como Ernst había formulado en su enmienda. Con eso, su enmienda fue rápidamente adoptada por consentimiento unánime.

Una enmienda del senador republicano Tom Cotton, de Arkansas, en oposición a la expansión de la Corte Suprema, una práctica que es defendida por algunos progresistas para contrarrestar la mayoría conservadora de la corte, fue derrotada por una votación de 50-50.

¿Qué sigue ahora para el plan de estímulo económico?

La resolución presupuestaria aprobada no es el proyecto de ley de ayuda por la crisis pandémica. Simplemente prepara el escenario para que los demócratas puedan utilizar un proceso conocido como «conciliación presupuestaria», para aprobar el proyecto de ley de ayuda en una votación posiblemente a fines de febrero o marzo, después de que se complete el segundo juicio político contra el expresidente Donald Trump en el Senado.

En la resolución presupuestaria se incluyen instrucciones de conciliación para que múltiples comisiones del Congreso redacten y aprueben formalmente la legislación sobre cosas como fondos para la producción y distribución de vacunas, seguro de desempleo, controles de estímulo y más.

La Cámara de Representantes ya aprobó la medida presupuestaria a principios de semana. Pero, debido a que fue enmendada en el Senado, tendrá que volver a la Cámara para una votación final, posiblemente el viernes.

Biden ha dicho que está dispuesto a seguir adelante sin el apoyo de los republicanos, pero también ha subrayado que está dispuesto a hacer ciertas concesiones si consigue el apoyo bipartidista.

Los cheques de estímulo propuestos por Biden son una pésima forma de arreglar la economía, dicen expertos

Los demócratas del Congreso también han dejado en claro que creen que el tiempo es esencial en la propuesta, y persiste una profunda divergencia entre la propuesta de US$ 1,9 billones de Biden y la propuesta republicana de US$ 618.000 millones.

La contrapropuesta aún incluye US$ 160.000 millones para combatir la pandemia, pero los senadores republicanos quieren enviar cheques de ayuda más pequeños y específicos y solo extender los beneficios de desempleo hasta junio, no septiembre.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, reiteró durante una sesión informativa -esta semana- que hay ciertas «líneas de fondo» que Biden quiere incluir en la próxima ronda de alivio económico del covid-19, como que los pagos directos lleguen a más estadounidenses de lo que incluiría la propuesta republicana.

«Su opinión es que en este punto de nuestro país, cuando una de cada 7 familias estadounidenses no tiene suficiente comida, debemos asegurarnos de que las personas obtengan el alivio que necesitan y no se queden atrás», dijo Psaki. Y agregó que el Gobierno considera que el riesgo «no es demasiado grande, es demasiado pequeño».

La conciliación presupuestaria ha sido utilizada muchas veces por ambas partes para aprobar una legislación controvertida sobre las objeciones del partido minoritario, incluida la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio del entonces presidente Barack Obama, en 2010, y los recortes de impuestos de Trump, en 2017.

Sin embargo, los republicanos no están contentos de que los demócratas recurran a la táctica agresiva, argumentando que establecerá un tono partidista para el resto de la presidencia de Biden y que no está operando como el unificador político que prometió ser.

Los 10 republicanos del Senado que se reunieron con el presidente para discutir su paquete de ayuda están presionando para que continúen las conversaciones y enviaron una carta a la Casa Blanca, el jueves, que fue obtenida por CNN.

«Seguimos comprometidos a trabajar de manera bipartidista y esperamos que tengan en cuenta nuestras opiniones a medida que avanza el proceso legislativo», dijo el grupo, encabezado por la senadora de Maine, Susan Collins.

Lauren Fox, Phil Mattingly y Morgan Rimmer, de CNN, contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up