Novak Djokovic vence a Daniil Medvedev en la final del Abierto de Australia y gana su 18 Grand Slam

(CNN) — Novak Djokovic realizó una clase magistral de potencia y precisión y venció a Daniil Medvedev en la final del Abierto de Australia. El tenista serbio ganó su 18 título de Grand Slam.

El partido tuvo todas las características de un clásico, en particular después de un impresionante primer set de ambos jugadores. Pero el número uno del mundo pronto puso su pie y corrió hacia una victoria 7-5 6-2 6-2 en menos de dos horas.

La victoria asegura un noveno título del Abierto de Australia que amplía el récord de Djokovic, quien ahora está a solo dos grand slams del récord de todos los tiempos que está en manos de Rafael Nadal y Roger Federer con 20 títulos cada uno.

Según el desempeño de hoy, hay muy pocas apuestas en su contra para que algún día iguale, o incluso supere, esa marca.

Naomi Osaka elimina a Serena Williams y le niega la oportunidad de empatar un récord en el Abierto de Australia

Sin rivalidad fuera de la cancha

Si bien el partido en sí quizás terminó como algo anticlimático, las entrevistas posteriores al partido fueron todo menos eso y mostraron el profundo respeto y admiración que estos dos jugadores se tienen el uno al otro.

«Solo para contarles una pequeña historia, chicos», dijo Medvedev. «Practiqué por primera vez con Novak cuando era el 500 o 600 (en la clasificación mundial) en Mónaco y él ya era el número uno del mundo y acababa de ganar Wimbledon. Pensé: ‘Está bien, no me va a hablar’ o algo así, porque él era un dios para mí.

«Vine allí y como era tímido no hablaba, así que él me hacía preguntas, me hablaba como un amigo. Me sorprendió mucho y nunca cambió desde que estaba en el puesto 600 del mundo. Eres un gran deportista y una gran persona, así que felicidades «.

Djokovic respondió: «Me gustaría devolverle las bonitas palabras a Daniil. En primer lugar, fue una presentación destacada. Eres un gran tipo, una gran persona … Solíamos pasar más tiempo juntos, solíamos practicar más en Mónaco, ¡y no me llamaste en los últimos años! Pero es bueno ver que estás pensando bien de mí, muchas gracias.

«Me gusta mucho Daniil como persona fuera de la cancha. Es genial, siempre muy amigable, muy extrovertido, pero en la cancha definitivamente es uno de los jugadores más duros que he enfrentado en mi vida. Es cuestión de tiempo para que celebres un grand slam eso es seguro … pero si no te importa esperar unos años más».

Sin cambio de guardia

Este fue un fascinante enfrentamiento entre talentos intergeneracionales: Djokovic, de 33 años, representa a la vieja guardia conquistadora del tenis; Medvedev, de 25 años, representa a las estrellas prometedoras que esperan a uno destronar al serbio y sus pares.

Basado en la final del domingo, ese día todavía parece lejano.

Al entrar en el partido, Medvedev tenía motivos para tener confianza. El No. 4 del mundo estaba en una racha ganadora de 20 juegos y es solo el sexto jugador activo en lograr la hazaña, uniéndose a Djokovic, Roger Federer, Rafael Nadal, Andy Murray y Juan Martín del Potro.

Pero Djokovic lució imperioso desde el principio, rompiendo a Medvedev en su primer juego de servicio y defendiéndose dos veces con facilidad para correr hacia una ventaja de 3-0. Sin embargo, jugando en solo su segunda final de Grand Slam en comparación con la vigésimo octava final de Djokovic, los nervios iniciales de Medvedev pronto se disiparon y rápidamente se adaptó a su ritmo.

El punto de inflexión en las primeras etapas se produjo cuando la pareja intercambió un impresionante rally de 28 tiros, con Djokovic lanzando su último tiro al fondo de la red para regalar el punto de quiebre al ruso. Medvedev capitalizó debidamente con una impresionante jugada defensiva para forzar a Djokovic a cometer otro error y el primer set pronto estuvo empatado.

Apenas unos minutos antes, se sintió como si el serbio se fuera a la carrera con el primer set, pero de repente Medvedev estaba impulsado.

La pareja fue cara a cara hasta que Medvedev sirvió para quedarse en el set en 5-6. Como suele hacer en momentos cruciales, Djokovic dio un paso más, encontró longitud y potencia extra en sus devoluciones para romper el servicio de su oponente y cerrar un primer set muy reñido.

Este fue el octavo encuentro entre estos dos grandes tenistas. Djokovic superó el cabeza a cabeza 4-3, y tenía todos los ingredientes para ser su mejor partido hasta la fecha.

Sin embargo, después de que Medvedev pareció recuperarse bien de esa decepción inicial al romper a Djokovic en el primer juego del segundo set, pronto se derrumbó y en un abrir y cerrar de ojos estaba dos sets abajo.

Parecía haber muy poco que el No. 4 del mundo pudiera hacer para prevenir el ataque, y la raqueta de Medvedev llevó la peor parte de su frustración cuando la aplastó contra el piso de la arena de Rod Laver.

Si bien Medvedev indudablemente cuenta con el talento para competir con Djokovic (de hecho, un impresionante drop shot en el tercer set provocó aplausos incluso de su oponente), la experiencia y la resistencia mental necesarias en momentos de adversidad en las finales de Grand Slam todavía parecen faltarle.

Para crédito de Medvedev, estaba ansioso fortalecerse y contestar algunos golpes impresionantes de Djokovic mientras el serbio intentaba cerrar el partido.

Sin embargo, el No. 1 del mundo demostró que todavía estaba a un nivel por encima de su oponente del domingo y cerró cualquier esperanza tardía que Medvedev pudiera haber ganando con una ráfaga de golpes impresionantes.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up