El número de recién nacidos registrados en China cae un 15% en medio de temores de disminución de la población

Hong Kong (CNN) — La cantidad de recién nacidos registrados con el gobierno de China cayó casi un 15% el año pasado, en medio de una preocupación generalizada por la caída de las tasas de natalidad en el país más poblado del mundo.

Según las cifras publicadas por el Ministerio de Seguridad Pública esta semana, se registraron 10,03 millones de nuevos bebés en 2020, en comparación con los 11,79 millones del año anterior, una disminución del 14,9%. La noticia llega después de que el año pasado China registrara la tasa de natalidad más baja desde que se fundó la República Popular en 1949.

Los problemas demográficos de China podrían plantear problemas graves para la segunda economía más grande del mundo cuando la población actual en edad de trabajar llegue a la jubilación. A los expertos les preocupa que si la tendencia continúa o la población comienza a reducirse, China puede envejecer antes de enriquecerse.

MIRA: Suspendida la celebración más importante en China: el Año Nuevo Lunar

Según los datos más recientes de la Oficina Nacional de Estadísticas, el año pasado había 250 millones de personas mayores de 60 años en China, alrededor del 18% de la población.

Stuart Gietel-Basten, profesor de Ciencias Sociales y Políticas Públicas en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, dijo que si bien es probable que haya una caída en los nacimientos en la mayoría de los países en 2020 como resultado de la pandemia de coronavirus, las estadísticas de China mantienen una tendencia general a la baja.

«El impacto del covid probablemente lo ha exagerado, y en los próximos años las caídas probablemente no serán tan graves, pero es probable que esa tendencia estructural a la baja continúe», dijo. «La cantidad de bebés recién nacidos nunca será tan alta en el futuro, porque la cantidad de mujeres en edad fértil está disminuyendo y disminuirá rápidamente (en los próximos años)».

Si bien el cambio demográfico de China todavía no es nada comparado con algunos de sus vecinos hiperenvejecidos, como Japón y Corea del Sur, cuyas poblaciones ahora se están reduciendo, todavía plantea problemas potenciales en el futuro, particularmente a medida que envejece la generación del «hijo único».

Primera imagen de Marte de la misión espacial de China 1:04

La «política de un solo hijo», que estuvo en vigor desde 1979 hasta 2015, limitó a la mayoría de las parejas en China a tener un solo bebé, como parte de un intento de controlar una población en rápido crecimiento mientras el país aún se estaba desarrollando. La aplicación draconiana de la regla llevó a que a las parejas se les impusieran fuertes multas o sanciones, mientras que millones de mujeres fueron obligadas a abortar cuando se descubría que tendrían un segundo hijo.

Como resultado de la política, la tasa de fecundidad de China se redujo drásticamente, de un máximo de casi seis nacimientos por mujer entre 1960 y 1965 a 1,5 entre 1995 y 2014. Al mismo tiempo, el número de personas mayores de 65 años aumentó de 3,36 % en 1965 a casi el 10% en 2015, cuando se cambió la política de un hijo para permitir dos hijos. En 2019, las personas mayores de 65 años representaron el 12,6% de la población total.

La política de dos hijos en China llegó muy tarde para revertir la tendencia

Desde 2016, a las parejas se les ha permitido tener dos hijos, pero parece que es demasiado tarde para revertir el declive, y los padres se han asentado en la tendencia común en la mayoría de los países desarrollados de tener menos hijos. Se espera que el próximo censo nacional, que comenzó en noviembre, muestre una disminución por primera vez en décadas, y podría significar que India supere a China como el país más poblado.

Para 2050, se espera que un tercio de la población, alrededor de 480 millones de personas, tenga más de 60 años, y que muchos trabajadores más jóvenes de familias con un solo hijo mantengan a sus padres y dos grupos de abuelos, en un país donde los servicios sociales para las personas mayores aún no están disponibles. La incertidumbre sobre las cifras oficiales publicadas por el gobierno también podría significar que la situación es peor de lo que parece actualmente.

MIRA: Esto dijo a CNN un experto de la OMS que inspeccionó el Instituto de virología en Wuhan, China

Los líderes de China son muy conscientes del costo potencial que podría tener una población que envejece, paralizando la economía del país justo cuando está a punto de convertirse en la más grande del mundo, y han estado intentando alentar a las personas a tener hijos, después de décadas de castigar a quienes lo hicieron.

En 2018, el People’s Daily, portavoz oficial del gobernante Partido Comunista, publicó un editorial de página completa que decía: «Dar a luz es un asunto familiar y también nacional», que advirtió que «el impacto de las bajas tasas de natalidad en la economía y la sociedad ha comenzado a mostrarse «.

Las mujeres, que soportaron la peor parte de la política de un solo hijo, también están siendo objeto de críticas en el nuevo impulso para tener más hijos. Después de décadas de alentar a las mujeres a unirse a la fuerza laboral, la presión para casarse y dar a luz está aumentando, incluso cuando muchas mujeres millennials se están alejando por completo de la idea del matrimonio.

Entre 2013 y 2019, el número de personas que se casaron por primera vez en China cayó un 41%, de 23,8 millones a 13,9 millones. Si bien el declive se debe en parte a la demografía (la política del hijo único significa que simplemente hay menos personas con quienes casarse) también ha habido un cambio en las actitudes hacia el matrimonio, especialmente entre las mujeres jóvenes, algunas de las cuales están cada vez más desilusionadas con la institución por su papel en la consolidación de la desigualdad de género, dicen los expertos.

MIRA: China acusa a la BBC de difundir noticias falsas sobre la pandemia de covid-19

«Con una mayor educación, las mujeres obtuvieron independencia económica, por lo que el matrimonio ya no es una necesidad para las mujeres como lo era en el pasado», le dijo a CNN el año pasado Wei-Jun Jean Yeung, socióloga de la Universidad Nacional de Singapur que ha estudiado el matrimonio y la familia en las sociedades asiáticas. «Las mujeres ahora quieren seguir su propio desarrollo y una carrera antes de casarse».

Pero las normas de género y las tradiciones patriarcales no se han adaptado a estos cambios. En China, muchos hombres y suegros todavía esperan que las mujeres lleven a cabo la mayor parte del cuidado de los niños y las tareas del hogar después del matrimonio, incluso si tienen trabajos de tiempo completo.

«Poner un cartel que diga que tener dos hijos es algo grandioso no es suficiente, no es suficiente», dijo Gietel-Basten, demógrafa de HKUST, señalando el impacto económico que todavía sufren las mujeres como resultado de tener hijos. «Simplemente no existe el apoyo de la política social para compensar ese impacto negativo».

A medida que la tendencia se ha hecho evidente, junto con la caída de las tasas de natalidad, el gobierno de China ha aumentado la presión sobre los jóvenes, especialmente las mujeres jóvenes, para que se casen. En 2007, la Federación de Mujeres de China, respaldada por el estado, acuñó «mujeres sobrantes» para describir a las solteras mayores de 27 años, un término que desde entonces ha sido adoptado por el Ministerio de Educación y se usa ampliamente en los medios estatales para avergonzar a las mujeres que se casan tarde o que nunca se casan.

El gobierno también ha hecho que sea más difícil poner fin a los matrimonios existentes, y la legislatura nacional de China introdujo el año pasado un período de «reflexión» de 30 días para las personas que solicitan el divorcio. Esto fue recibido con críticas generalizadas, particularmente en medio de una creciente protesta por la violencia doméstica en China.

Gietel-Basten dijo que era poco probable que presionar a una población cada vez menor de mujeres para que tuvieran más hijos tuviera mucho efecto, especialmente mientras los matrimonios sin hijos, algo actualmente extraño en China, aumenten a niveles vistos en otras partes de la región. En cambio, el gobierno debería prepararse, como han comenzado a hacer algunos de sus vecinos, para una sociedad que envejece, para compensar las posibles repercusiones.

«Sí, la población está envejeciendo, y en el futuro la población disminuirá, lo que hay que hacer es decir cómo podemos aprovechar al máximo la gente que tenemos», agregó.

«Puedes hacerlo aumentando la productividad, mediante cambios en la educación, reformas al sistema de pensiones, al sistema de salud, invirtiendo ahora para mitigar problemas mayores en el futuro».

Joshua Berlinger y Nectar Gan de CNN contribuyeron con este reportaje.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up