Conoce esta isla de lujo artificial donde las casas cuestan hasta US$ 1.000 millones

(CNN) — Hacer maletas y mudarse a una isla exótica ha sido un sueño de muchos trotamundos, pero parece que la perspectiva se está volviendo aún más atractiva debido a la pandemia mundial.

Varios agentes informaron de un gran aumento en la demanda de islas privadas en los meses posteriores a que covid-19 paralizara gran parte del mundo, y uno le dijo a The New York Times que había tenido sus dos meses más ocupados en más de 20 años.

Y a juzgar por la respuesta a este próximo desarrollo inmobiliario flotante de lujo que se lanzará cerca de las Bahamas en 2025, el interés en trasladarse a un refugio seguro en medio del mar sigue siendo alto.

El Grupo Blue Estate se ha visto inundado de solicitudes después de revelar planes para la isla artificial Blue Estate, donde los precios de las propiedades comienzan en US$ 19.800 y suben a más de US$ 1.000 millones.

Ubicada a un viaje en avión a 25 minutos desde la capital de Bahamas, Nassau, y a poco menos de 90 minutos de Miami, la isla medirá 1.500 metros por 1.000 metros, un área la mitad del tamaño de Mónaco, y puede albergar hasta 15.000 residentes permanentes.

La ciudad flotante

Aquellos que adquieran un lugar en la «residencia privada más exclusiva del mundo» disfrutarán de más de 340 días de sol al año gracias a la ubicación privilegiada de la isla, según los desarrolladores.

«Al principio nos preocupaba que la pandemia actual pudiera tener un impacto negativo en el proyecto», le dijo a CNN Travel Erik Schmidt, director de comunicaciones de Blue Estate Group.

«Pero, afortunadamente, se desarrolló de manera diferente. Algunos distritos están casi completamente vendidos y el equipo de ventas está haciendo lo mejor para mantenerse al día con las solicitudes y preguntas».

Las propiedades que se ofrecen van desde US$ 19.800 apartamentos interiores de 20 metros cuadrados, US$ 194.400 para apartamentos con balcón, y una villa jardín de cinco dormitorios por US$ 54 millones, así como dos megamansiones «propiedad exclusiva», cada una con un precio estimado de US$ 1.150 millones.

Aquellos lo suficientemente ricos como para pagar este último deberán presentar un «concepto arquitectónico innovador» antes de que puedan ser aprobados para comprar la mansión, y Schmidt confirma que ya se ha presentado una solicitud.

La isla, que está construida con «módulos de hormigón de ultraalto rendimiento», tendrá su propia clínica de salud de vanguardia, así como una escuela internacional que puede atender a estudiantes desde «niños pequeños hasta graduados con diploma».

«Todos son bienvenidos» a la isla de lujo

«No hay requisitos especiales para convertirse en residente de Blue Estate», explica Schmidt.

«Requerimos que todos los residentes y visitantes cumplan» con las pautas y reglas de la comunidad de Blue Estates «desde el día en que llegan a la isla, y deben poder mantener su vida en la isla por sí mismos. «Todos son bienvenidos a comprar, poseer o alquilar una propiedad y / o abrir un negocio en Blue Estate». Los residentes que trabajan aquí pueden solicitar una variedad de licencias comerciales, válidas por un período de 12 meses, pero no estarán sujetas a impuestos.

«El aumento en las oportunidades de trabajo remoto de la última década (no solo debido a la pandemia) permite que más personas elijan libremente una ‘base de operaciones’ que mejor se adapte a sus necesidades individuales», explica, antes de indicar que la edad promedio del residente es probablemente sea «significativamente más baja» que la mayoría de las otras ciudades.

«Los jóvenes emprendedores pueden concentrarse en la puesta en marcha de su negocio y no tienen que luchar con el papeleo y pagar altos impuestos».

Una comunidad amigable con el ambiente

Blue Estate también tendrá varios clubes oceánicos, piscinas de estilo lago, áreas de juegos para niños, mercados, restaurantes, bares y áreas comerciales, por lo que es probable que los residentes tengan mucho para entretenerse.

Aunque es difícil juzgar cuánto pudo haber contribuido la pandemia global a la decisión de los compradores de comprar una propiedad en Blue Estate, Schmidt dice que muchos han expresado su preocupación por las «restricciones personales o comerciales» en sus países de origen.

Aunque la mayoría de los compradores han sido de EE.UU.,algunos residentes de Canadá, Europa y China han comprado algunas propiedades.

«La insatisfacción siempre ha sido y seguirá siendo un factor impulsor del cambio», añade Schmidt.

Tampoco hay un requisito de visa para los compradores, los residentes «pueden permanecer todo el tiempo que deseen en Blue Estate», según Schmidt.

Sin embargo, todas las llegadas estarán sujetas a controles de seguridad similares a los de los aeropuertos.

Si bien la construcción no comenzará hasta el próximo año y la isla no estará completamente terminada por otros cuatro años, algunas de las propiedades pueden estar listas para la entrega a mediados de 2023.

Para lograr su objetivo de ser una de las «comunidades más verdes del mundo», toda la energía de la isla se generará a partir de fuentes renovables, y se aplicará una política de no plástico de un solo uso y cero emisiones.

Blue Estate también está abierto a no residentes, sin embargo, los visitantes deben solicitar un permiso / visa antes de su viaje, ya que solo se permitirá un número específico de visitantes en la isla en ese momento. Habrá dos hoteles en la isla para alojar a los visitantes.

Una isla flotante móvil

Aunque su posición en el Mar Caribe significa que la fuerte corriente podría convertirse en una preocupación, la isla está protegida con paredes exteriores que miden más de 50 metros que «empequeñecerán las olas más grandes del océano», según Blue Estate Group.

También tendrá barreras automáticas para huracanes que se pueden extender para brindar a la comunidad un escudo adicional contra los fuertes vientos.

En el peor de los casos, toda la isla puede «apartarse» de las tormentas que se avecinan debido a sus características de alta tecnología.

Si bien Blue Estate parece ser el primer desarrollo inmobiliario flotante que permite a comprar sus propiedades, Schmidt cree que proyectos similares comenzarán a surgir en el futuro, particularmente debido a la demanda de ubicaciones aisladas, que ha sido provocada por la pandemia.

«Nuestros ingenieros han estado trabajando en el proyecto desde 2016, lo que nos da un poco de ventaja», dice. «Sin embargo, ya tenemos planes de escalar si la demanda se mantiene en el nivel actual o aumenta».

La noticia del desarrollo llega a medida que continúa la construcción en el Corazón de Europa, un megaresort de US$ 5.000 millones compuesto por un grupo de seis islas artificiales frente a la costa de Dubai diseñadas para replicar destinos europeos populares como Suecia, Alemania, Suiza y Venecia.

El trabajo en el ambicioso proyecto, que estará compuesto en gran parte por establecimientos de hostelería y segundas residencias, comenzó en 2003 y está previsto que finalice en 2023.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up