ANÁLISIS | Myanmar pondrá a prueba el compromiso de Biden de defender la democracia global

(CNN) — El golpe militar de Myanmar, país antes conocido como Birmania, es una tragedia para un pueblo que ha disfrutado de una frágil libertad después de décadas de oscuridad bajo la dictadura. También marca el fracaso de un esfuerzo de Estados Unidos y sus aliados para inculcar la democracia y sacar al país de la órbita de China.

Las estructuras democráticas establecidas desde hace mucho tiempo se mantuvieron firmes en EE.UU. cuando un líder autocrático intentó robar una elección, pero la cuasi democracia de Myanmar se disolvió el lunes por la mañana, hora local, dejándola nuevamente bajo la bota de una junta. Aung San Suu Kyi, la líder civil del país desde que la constitución militar le prohibió servir como presidenta, está nuevamente bajo arresto domiciliario, donde pasó gran parte de los últimos 30 años. Los líderes prodemocracia han sido detenidos. El futuro parece sombrío nuevamente.

Todo lo que debes saber sobre el golpe de Estado en Myanmar

Los generales de Myanmar se aprovecharon claramente de la deteriorada reputación mundial de Aung San Suu Kyi. Su rotunda negación de que el Ejército de Myanmar fuera culpable de genocidio contra los musulmanes rohingya reveló una vena nacionalista que Occidente había ignorado en su afán por imponer la narrativa de una heroína a la compleja historia política de Myanmar.

Aung San Suu Kyi, icono de la democracia en Myanmar.

Pero «la Dama» sigue siendo amada dentro de Myanmar. Y su situación actual es un recordatorio de que las democracias incipientes necesitan apoyo. Washington ha perdido el enfoque en Myanmar desde la visita del expresidente Barack Obama a Yangon en 2012, cuando cientos de miles de ciudadanos eufóricos salieron a las calles. La administración de Trump carecía de una política coherente en el sudeste asiático y se preocupaba poco por la democracia en cualquier lugar. Sus altos funcionarios rara vez fueron vistos en una región donde estar presentes lo es todo. Estados Unidos se mantuvo al margen mientras el ejército en Tailandia, vecino de Myanmar, también extinguía el gobierno democrático.

Lo que debes saber sobre Myanmar

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, enfrenta ahora una prueba de su influencia en Asia. Ya ha amenazado con sanciones, pero estrangular la economía en medio de la pandemia causaría más dolor a la gente. Mientras el Ejército de Myanmar apaga Internet y las redes de comunicaciones, cierra bancos y envía patrullas de soldados a las calles de la ciudad, ¿puede Biden acorralar a India, Japón, Australia y los otros nueve miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático para mitigar la severidad de la represión?

La lucha internacional por la democracia en Myanmar 1:02

En última instancia, la respuesta de EE.UU. mostrará hasta dónde llegará Biden en pos de su promesa de restaurar la democracia global, o si mantendrá las líneas abiertas a los generales en la capital, Naypyidaw, como parte del gran juego geopolítico de contrarrestar la influencia china.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up