ANÁLISIS | Dos juicios políticos en menos de dos años. ¿Cómo llegamos aquí?

(CNN) — El segundo juicio político del expresidente Donald Trump en el Senado comenzará el martes, en lo que será una semana (o dos) tanto histórica como divisoria.

El resultado del juicio realmente no está en duda. Trump está listo para ser absuelto por el Senado, donde se necesitarían dos tercios de los votos para impugnarlo. Al menos 17 republicanos necesitarían unirse a todos los demócratas del Senado para impugnar.

Sin embargo, el juicio aún traerá drama. No se espera que Trump comparezca, luego de que sus abogados rechazaron una solicitud demócrata para testificar.

Se espera que sus abogados argumenten que el Senado no puede impugnar a un expresidente y que el discurso de Trump del 6 de enero en la Elipse de la Casa Blanca que precedió a la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos estaba protegido por la Primera Enmienda.

Los fiscales de juicio político de la Cámara de Representantes argumentarán que Trump es «singularmente responsable» de incitar a la insurrección, y que se le debería prohibir ocupar un cargo futuro.

¿Cuánto durará el juicio? Esa es una pregunta abierta en este momento. El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, y el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, y sus asistentes han estado involucrados en extensas discusiones sobre la resolución de organización del juicio, que el Senado aprobará antes de que comiencen las discusiones.

Ambas partes esperan llegar a un acuerdo bipartidista sobre los parámetros del juicio, que incluirá cuánto tiempo tienen los fiscales de juicio político y el equipo de defensa para presentar sus argumentos, cómo se podría llamar a los testigos y otros asuntos.

Dos juicios políticos en dos años

Así funcionaría el segundo juicio político a Trump 2:55

Trump se convirtió en el tercer presidente de Estados Unidos en ser impugnado –en toda la historia– cuando la Cámara lo impugnó en 2019 por abuso de poder y obstrucción del Congreso por sus esfuerzos para presionar a Ucrania para que investigara a Joe Biden y a su hijo Hunter. La votación del Senado para absolver a Trump de esos cargos se produjo hace poco más de un año, el 5 de febrero de 2020.

Trump hizo historia como el único presidente impugnado que se postuló para la reelección, y luego el mes pasado –después de su derrota ante Biden estuviera sellada– se convirtió en el único presidente en la historia de Estados Unidos en ser impugnado dos veces.

Repasemos exactamente cómo llegamos aquí.

‘Paren el robo’

El camino hacia el segundo juicio político de Trump comenzó en serio durante un discurso de la noche de las elecciones cuando afirmó falsamente que ya había ganado la reelección. Lee lo que Daniel Dale de CNN escribió esa noche: que fue el «discurso más deshonesto» de la presidencia de Trump.

La teoría de la conspiración que Trump expuso luego hizo metástasis en el mensaje definitorio de sus últimas semanas en el cargo cuando él y sus aliados en los medios conservadores y el Congreso buscaban sembrar dudas no solo sobre la victoria de Biden sino también sobre la integridad del sistema electoral estadounidense.

Más allá de un flujo interminable de tuits reclamando la victoria, el equipo legal de Trump lanzó un esfuerzo para privar de sus derechos a millones de votantes con el objetivo de anular los resultados de estados clave en el campo de batalla. Sin embargo, las demandas fueron desestimadas rotundamente por falta de pruebas y los estados comenzaron a certificar la victoria de Biden, que fue confirmada por el Colegio Electoral en diciembre sin ni siquiera un elector infiel.

Pero Trump no se dejó inmutar por esa realidad. En lugar de aceptar su derrota y avanzar hacia una transición, él y sus aliados fijaron su mirada en el papel mayoritariamente ceremonial del Congreso al certificar los votos del Colegio Electoral el 6 de enero como una etapa final donde la voluntad de los votantes podría ser subvertida.

Esto culminó con el discurso de Trump cerca de la Casa Blanca. El presidente le dijo a una multitud de simpatizantes que marcharan hacia el edificio del Capitolio, donde el Congreso debía formalizar su derrota en una reunión presidida por el vicepresidente Mike Pence.

«Vamos a caminar hasta el Capitolio. Y animaremos a nuestros valientes senadores y congresistas. Y probablemente no vamos a animar tanto a algunos de ellos, porque ustedes nunca recuperarán nuestro país con la debilidad, tienen que mostrar la fuerza y tienen que ser fuertes”, dijo en ese mitin, menos de una hora antes de que comenzara la certificación.

Después de hablar, Trump regresó a la Casa Blanca en una camioneta blindada y se refugió en el interior. Pero sus partidarios, envalentonados por el llamado a la acción de Trump, marcharon hacia el este hasta la sede del poder legislativo, donde treparon sobre los andamios que ya estaban en su lugar para la toma de posesión de Biden para lanzar un asalto sin precedentes al Capitolio, que envolvió a Washington en el caos.

Solo después que asistentes y aliados del Congreso dentro del edificio asediado se lo suplicaran, Trump lanzó un video instando a los alborotadores a «irse a casa», mientras seguía avivando sus quejas infundadas sobre una elección robada. «Los amo», dijo Trump. «Son muy especiales». Más tarde, pareció justificar las acciones en un tuit, escribiendo: «Estas son las cosas y los eventos que suceden cuando una victoria electoral aplastante y sagrada es despojada de forma tan brutal y sin ceremonias».

La insurrección dejó cinco muertos, incluido un agente de la Policía del Capitolio de Estados Unidos.

El Congreso volvió a reunirse más tarde esa noche para completar su tarea, y la victoria de Biden fue certificada en las primeras horas del 7 de enero, un paso retrasado por la decisión del senador republicano de Missouri Josh Hawley de proceder con una objeción a contar la victoria de Biden en Pensilvania.

Los demócratas actúan rápido

Los demócratas se movieron rápidamente después de la insurrección para organizar un esfuerzo de juicio político sobre el papel de Trump en azuzar a la turba.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció apenas dos días después del episodio que su partido estaba preparado para seguir adelante con el juicio político si Trump no renunciaba de inmediato.

«Es la esperanza de los miembros que el presidente dimita inmediatamente. Pero si no lo hace, he dado instrucciones a la Comisión de Reglas para que esté preparada para seguir adelante con la legislación de la Enmienda 25 del congresista Jamie Raskin y una moción de juicio político», dijo Pelosi en ese momento.

«En consecuencia, la Cámara preservará todas las opciones, incluida la Enmienda 25, una moción de juicio político o una resolución privilegiada de juicio político».

Trump no renunció y su gabinete no invocó la Enmienda 25 para destituirlo de su cargo. El lunes siguiente, los demócratas presentaron formalmente su resolución de juicio político, acusando a Trump de «incitación a la insurrección».

El único cargo de juicio político apunta específicamente a las repetidas afirmaciones falsas de Trump de que ganó las elecciones y su discurso ante la multitud el 6 de enero antes de que los alborotadores entraran en el Capitolio. También citó la llamada de Trump del 2 de enero con el secretario de Estado republicano de Georgia, Brad Raffensperger, donde el presidente lo instó a «encontrar» suficientes votos para ganar el estado.

«En todo esto, el presidente Trump puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno», dice la resolución.

«Amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la transición pacífica del poder y puso en peligro a una rama del gobierno. De ese modo traicionó su confianza como presidente, para agravio manifiesto del pueblo de Estados Unidos».

La Cámara votó 232 contra 197 para impugnar a Trump dos días después de que se presentara formalmente su resolución, y exactamente una semana después de que los agitadores obligaran a los legisladores a huir de la misma cámara en la que votaban.

Diez republicanos de la Cámara de Representantes se unieron a los demócratas para presentar un juicio político.

LEE: Demócratas indican que no necesitan el testimonio de Trump para argumentar el caso en el juicio político

Retraso del juicio político en el Senado

El ardiente proceso de juicio político de la Cámara provocó un impulso entre los demócratas para un juicio inmediato en el Senado, posiblemente antes de que Trump dejara el cargo el 20 de enero. McConnell rechazó esos llamados y finalmente llegó a un acuerdo con Schumer que permitió algunos pasos formales a fines de enero antes de que el juicio comience formalmente esta semana. La demora permitió al Senado confirmar a algunos miembros clave del gabinete, así como tiempo para que el equipo de defensa de Trump se preparara.

La demora también, de manera crítica, permitió que el impacto inmediato disminuyese y les dio a los republicanos una ventana para obtener una sensación de apoyo para el juicio político dentro de su partido.

Inicialmente, varios republicanos afirmaron que mantenían la mente abierta, pero a medida que ha pasado más tiempo, los líderes republicanos se han vuelto cada vez más optimistas de que Trump no corre el riesgo de ser impugnado.

El indicador más claro llegó cuando el senador republicano Rand Paul planteó una cuestión de orden de que el juicio de un expresidente era inconstitucional. Solo cinco republicanos se separaron del partido.

Tanto los demócratas como los republicanos han señalado la votación sobre el punto de orden de Paul como una medida de cómo es probable que llegue la votación final del juicio. Y McConnell se puso del lado de Paul en la votación, lo que sugiere que sus señales iniciales de que podría estar abierto a impugnar a Trump probablemente no lo llevarán a votar de esa manera.

La realidad actual

Eso nos lleva al ahora.

Dada la forma en que los legisladores republicanos se han alineado detrás de Trump en las últimas semanas, el juicio para los demócratas se centrará tanto en responsabilizarlo ante el ojo público como en asegurar una condena –una realidad para la que están preparados, como señalan los ardientes informes previos al juicio de los fiscales de juicio político en la Cámara.

«El esfuerzo del presidente Trump por extender su control sobre el poder fomentando la violencia contra el Congreso fue una profunda violación del juramento que hizo», escribió el equipo de juicio político de la Cámara. «Si provocar un motín insurreccional contra una sesión conjunta del Congreso después de perder una elección no es un delito imputable, es difícil imaginar cuál sí lo sería».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up