OPINIÓN | El ambicioso plan de 100 días de Biden para borrar el legado de Trump

Nota del editor: Julian Zelizer, analista político de CNN, es profesor de historia y asuntos públicos en la Universidad de Princeton y autor del libro «Quemando la casa: Newt Gingrich, la caída de un presidente y el surgimiento del nuevo partido republicano». Síguelo en Twitter @julianzelizer. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en cnee.com/opinion.

(CNN) — El presidente electo Joe Biden está tratando de comenzar su camino corriendo. Incluso antes de su toma de posesión el 20 de enero, Biden ha anunciado un plan de estímulo de US $1,9 billones, una lista masiva de decretos que anularán las decisiones más controvertidas del presidente Donald Trump y una propuesta de reforma migratoria para proporcionar un camino hacia la ciudadanía para 11 millones de personas. Mientras que Trump estaba más interesado en construir un muro, Biden espera construir nuevas comunidades para los ciudadanos.

Con Washington en un estado de bloqueo militar, la pandemia aumentando en todos los estados y un juicio político próximamente en el Senado, el presidente electo no pierde el tiempo.

MIRA: ANÁLISIS | La era Biden atrae después de las mentiras y la insurrección de Trump

Como veterano de la política nacional, Biden comprende que el bien más valioso para cualquier nuevo presidente es el tiempo. Su sentido de urgencia recuerda a otro presidente altamente experimentado con un profundo currículum en política: Lyndon B. Johnson.

Al asumir la presidencia en noviembre de 1963 tras el trágico asesinato de John F. Kennedy, Johnson trazó un calendario a sus asesores más cercanos, incluido Bill Moyers, y los impresionó con qué rapidez quería abrir su ventana para avanzar. Johnson agarraba un bloc de notas con una agenda truncada llena de columnas escritas a mano de meses que iban desde noviembre hasta 1968. El mensaje de Johnson era que tenía aproximadamente un año y medio antes de que la política de las elecciones parciales entrara en acción y sus posibilidades de legislar comenzaran a menguar.

«Bill, he estado calculando cuánto tiempo tendríamos para hacer lo que queremos hacer», recordó Moyers que dijo Johnson. «Realmente tengo la intención de terminar la revolución de Franklin Roosevelt … En un mundo ideal … Tendríamos entre 110 meses y sus 144 meses … Nunca llegaré tan lejos, por supuesto, así que supongamos que tenemos hacerlo todo en 1965 y 1966, y probablemente en 1966 perdamos nuestro gran margen en el Congreso. Eso significa que en 1967 y 1968 habrá una pelea increíble».

Biden espera transmitir el mismo mensaje en un momento de mayor urgencia. Incluso mientras muchos demócratas se preguntan cómo logrará algún progreso mientras el Senado se ocupa de los cargos de juicio político y mientras el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, confía en que podrá obstruir, el presidente electo no estará bloqueado.

El objetivo de Biden es revertir el daño que los demócratas creen que ha infligido Trump. A través de la acción ejecutiva, planea poner fin a la prohibición de viajar en varios países predominantemente musulmanes y volver a unirse al acuerdo climático de París en su primer día en el cargo. También hará lo que Trump se negó a hacer para combatir la pandemia, incluido una orden de usar mascarillas obligatoriamente en la propiedad federal y los viajes interestatales y trabajar para reunir a las familias separadas en la frontera entre Estados Unidos y México. El plan de estímulo de Biden proporcionaría el tipo de asistencia económica a los estados y localidades, por valor de US$ 350.000 millones, que los republicanos han bloqueado y busca avanzar hacia un audaz plan de inmigración que deshaga la era del restriccionismo.

El plan de Biden es estabilizar la sociedad

A diferencia de otros famosos primeros 100 días, como los de FDR en 1933, el plan de Biden apunta principalmente a revertir la dirección de la política de su predecesor y estabilizar a la sociedad de la pandemia en lugar de emprender un camino fundamentalmente nuevo que rehaga la política pública. No obstante, dadas las circunstancias, el plan es extremadamente ambicioso.

Además de los decretos y la legislación, el mayor problema en los próximos meses es un problema de implementación. Allí, Biden también ha demostrado que no será pasivo. Su administración entrante ha prometido vacunar a 100 millones de personas en 100 días. Está trabajando para abrir nuevos centros de vacunas y ha dicho que utilizará la Ley de Producción de Defensa para aumentar la distribución de vacunas.

Si Biden trabaja para poner en marcha esta agenda, el juicio político de Trump en el Senado no sofocaría los primeros 100 días de Biden. Con el Senado haciendo el trabajo pesado, el juicio y la votación permitirán a los demócratas lograr cierto grado de responsabilidad. Incluso existe la posibilidad de que un número suficiente de republicanos pueda llegar a la condena.

La estrategia no será fácil. Biden inevitablemente será criticado por usar el mismo tipo de acción ejecutiva por la que se criticó a Trump.

Aunque los republicanos han perdido el control del Senado, el senador Mitch McConnell aún tiene un poder inmenso si su grupo permanece unido y los demócratas no abandonan el obstruccionismo. La furia y la ira de la base leal de Trump, parte del Partido Republicano, cobrarán gran importancia. Y Biden debe liderar en un mundo donde los medios conservadores continúan lanzando teorías de conspiración y difamaciones a medida que avanza.

Pero el esfuerzo de Biden por comenzar de nuevo podría funcionar. La nación puede estar en crisis, pero él no actuará como un presidente atrapado. El poder más importante del presidente en los primeros días es establecer la agenda: establecer los temas que se debatirán y empujar al Congreso hacia los temas que él quiere que se examinen.

Mientras que el presidente Gerald Ford intentó poner fin a «nuestra larga pesadilla nacional» al perdonar al presidente Richard Nixon por los crímenes que podría haber cometido, Biden está tomando un camino diferente. Está tratando de restablecer la agenda política, sacarnos de nuestro bloqueo nacional y retroceder al período en el que teníamos la ambición de hacer de esta una nación más acogedora y comprometida, una que trabaja para frenar el cambio climático, para abrir mercados mundiales mejorados y para sacarnos del mundo que ha creado el covid-19.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up