Ivanka Trump y Jared Kushner enfrentan una nueva y fría realidad posterior a la insurrección

(CNN) — Cuando Ivanka Trump y Jared Kushner compartieron su decisión de recoger y mudar su familia a Washington desde Nueva York hace cuatro años, varias fuentes que conocen a la pareja dijeron que la idea era que los años de la Casa Blanca permitirían un fácil acceso a sus ambiciosos próximos pasos: Kushner sería un jugador poderoso en la política global y Trump se convertiría en candidata a un cargo superior propio.

La pareja nunca ha sido tímida en su amor combinado por el poder. Cuando se comprometieron, Ivanka Trump dijo en una entrevista que sabía que Kushner era quien descubrió que su ambición coincidía con la de ella.

«Jared y yo somos muy similares en que somos muy ambiciosos. Eso es lo que hace que sea tan asombroso tener una relación con alguien que apoya eso», afirmó Trump a la revista New York Magazine en 2009.

Sin embargo, ahora se encuentran mirando el final de la ignominiosa presidencia de Trump: el Capitolio de Estados Unidos todavía muestra signos del mortal ataque de la turba que rompió la sede de la democracia, miles de tropas de la Guardia Nacional acordonan la ciudad, el juicio político al presidente Donald Trump (otra vez) por su papel en incitar a la turba y al patriarca de la familia al que le robaron su herramienta más poderosa después de ser expulsado permanentemente de Twitter.

MIRA: El Servicio Secreto de Ivanka Trump y Jared Kushner paga US$ 3.000 al mes por baños y oficinas

Para cumplir sus objetivos, Ivanka Trump y Jared Kushner necesitan enfrentar el mayor de sus desafíos.

En lugar de un capítulo final de la Casa Blanca con una sonrisa y un saludo, la pareja está ocupada tratando de evitar que el presidente diga demasiado o poco, arrojando una granada que no están seguros de que detonará, pero tampoco pueden correr ese riesgo.

Un funcionario de la Casa Blanca envió esta declaración cuando se le pidió un comentario: «Ivanka vino a Washington para retribuir a una nación que le ha dado tanto y para luchar por políticas que ayuden a las familias estadounidenses trabajadoras. Durante cuatro años, encabezó políticas que crearon empleos, empoderó a los trabajadores estadounidenses, alimentó a las familias necesitadas y apoyó a las pequeñas empresas durante la pandemia. Está orgullosa de su servicio y emocionada por el futuro».

Ivanka Trump estuvo entre los que presionaron a su padre para que hiciera el video de Twitter que finalmente logró que lo prohibieran a raíz de los disturbios, según un funcionario de la Casa Blanca.

En el mensaje les dijo a los alborotadores que «se fueran a casa», pero en un momento fuera del guion agregó: «Los amamos».

Desde su oficina en el ala oeste, Ivanka Trump recibía llamadas de políticos del Capitolio que literalmente se escondían de una turba violenta. El senador Lindsey Graham, una presencia frecuente con el presidente durante las salidas de golf y las excursiones festivas a Mar-a-Lago, no pudo ponerse en contacto con Trump para suplicarle que pida públicamente que se detenga la insurrección, dijo a CNN una fuente familiarizada con la conversación. Así que Graham llamó a Ivanka Trump y le suplicó que la ayudara a hablar con su padre.

Kushner intervino cuando otros funcionarios intentaron restaurar la presencia del presidente en las redes sociales en sitios que a menudo son refugios para extremistas, como Gab, tras la prohibición sin precedentes de varias plataformas importantes.

Una vez más, Ivanka Trump fue clave entre los asistentes que presionaron al presidente para que emitiera un video posterior a raíz de su juicio político, denunciando nuevamente cualquier violencia o conspiración futura para causar estragos en todo el país. Esta vez no hubo palabras de «amor».

El último movimiento fue motivado por el temor de una posible exposición legal por parte del presidente, indicó a CNN una fuente familiarizada con la grabación.

Y según fuentes que han trabajado y socializado con Ivanka Trump y Kushner, su motivación probablemente fue su miedo por el estado de su amada fuente de ingresos: la marca Trump.

«Están tratando de mantener lo poco que les queda en términos de moneda vendible como Trump», dijo una fuente, quien agregó que el cambio de «antes de la insurrección» a «después de la insurrección» ha movido la aguja en el estado del imperio Trump de peligroso a terrible.

MÁS: ANÁLISIS | ¿Cuál es el próximo movimiento de Ivanka Trump?

«La prueba aquí de lo preocupada que está (la familia) es lo callados que están», indicó otra fuente, que señala los bochornosos comentarios de Twitter y la bravuconería, sobre todo de los hermanos de Ivanka Trump, Donald Trump Jr. y Eric Trump.

La «gira de despedida» planeada de Ivanka Trump para apuntalar las victorias políticas en este momento está archivada, aseguró alguien con conocimiento del discutido bombardeo de relaciones públicas. La hija mayor de Trump no ha ocultado su deseo de explorar la posibilidad de postularse para un cargo, confirman varias fuentes, dos de las cuales preguntaron en voz alta a CNN si esos sueños ahora son imposibles de lograr.

«La idea de que alguien olvide que su padre incitó a estos ataques es casi nula», dijo una persona que ha trabajado en la política republicana. «Si ella quería que los futuros votantes pasaran por alto lo devastador que es el fin de este gobierno, eso es un gran impulso».

¿El futuro es Florida?

En diciembre, Trump y Kushner cerraron la compra de una parcela de tierra de US$ 30 millones en la exclusiva isla Indian Creek, al norte de Miami, con planes, dicen sus amigos, de construir una propiedad privada. Los murmullos de que Trump quiere desafiar al senador republicano de Florida Marco Rubio por su escaño en 2022 están creciendo, o al menos lo estaban antes de la insurrección.

Adam C. Smith, exeditor político del Tampa Bay Times y ahora consultor de Mercury Public Affairs, dijo que aún es posible que Ivanka Trump obtenga un pase en Florida, donde la multitud de MAGA (Make America Great Again) es fuerte y tolerante.

«Hasta que haya evidencia real de que la marca Trump se debilita con la base activista y el ala dominante MAGA del partido, y no solo entre los republicanos electos y los tipos del establishment, creo que Ivanka seguirá siendo la clara líder en contra de Marco Rubio», afirmó.

Trump también podría mirar qué dicta el sentimiento público para su futuro, o podría querer esperar los siete años requeridos de residencia en Florida y luego postularse para gobernador. Una fuente que la conoce señaló que Trump nunca ha tenido problemas para creer en su propia importancia.

«La falta de confianza en sí misma no es algo de lo que sufra», dijo la fuente.

Con política o no, Florida al menos ofrece un entorno más propicio para la vida que la ciudad de Nueva York, donde varios antiguos amigos han dicho que la pareja no será bienvenida con los brazos abiertos de nuevo en los círculos sociales.

Los Kushner-Trumps también tienen una cabaña en Trump Bedminster Golf Club en Nueva Jersey, que fue renovada recientemente para agregar más habitaciones. Es posible que puedan aterrizar allí por algún tiempo, pero políticamente Nueva Jersey tampoco es el país de Trump.

Florida, donde Ivanka Trump hizo campaña varias veces en el período previo a las elecciones presidenciales, podría proporcionar un refugio partidista, pero la facilidad que ella y Kushner debían tener para convertir sus años en Washington en nuevas personas en el estado del sol ahora se ha ido.

Dinámica de familia

La familia Trump en sí no es la misma en términos de relaciones como era en los años previos a Washington.

El más fracturado de los lazos es probablemente la tenue amistad que Trump tenía anteriormente con su madrastra, Melania Trump. Las dos mujeres son, sin duda, las más poderosas e influyentes en la vida del presidente, y antes de los años de la Casa Blanca ambas eran conscientes y respetuosas del territorio de la otra, según fuentes familiarizadas con la dinámica. Sin embargo, las supuestas incursiones de Ivanka Trump en el carril de la primera dama Melania Trump han provocado una tensión entre las mujeres que es tan mala, le dijo una fuente a CNN, que hay poco deseo de ambas de estar en la misma habitación.

MÁS: Melania Trump y los hijos mayores de Donald Trump evitan llamar la atención tras uno de los días más oscuros de EE.UU.

En los últimos meses, Ivanka Trump y Melania Trump, de hecho, no han sido fotografiadas públicamente juntas, con la excepción del debate presidencial en septiembre y la Convención Nacional Republicana en agosto, donde Melania se sentó a un lado del presidente con su hijo Barron, sus padres y los Pence, con Ivanka Trump al otro lado del escenario.

En Acción de Gracias, Ivanka Trump y los hermanos adultos fueron a Camp David, mientras que Trump cenó en la Casa Blanca con Melania Trump, Barron Trump y sus padres. Durante las vacaciones de Navidad, Ivanka Trump y Kushner no visitaron Mar-a-Lago como lo habían hecho en años anteriores. Aunque Ivanka Trump y Jared Kushner tienen un espacio de vida separado en Mar-a-Lago, donde el mandatario saliente y su esposa tienen la intención de vivir después de la Casa Blanca, una fuente dijo que Melania Trump «no ha desplegado exactamente la alfombra de bienvenida».

Los hermanos mayores de Trump también tienen problemas latentes, la mayoría derivados de cómo se ha comportado el presidente durante las últimas dos semanas.

«Ha habido algunos señalamientos», indicó alguien con conocimiento de la situación.

Pero si alguna vez hubiera un momento para que la familia Trump siguiera adelante con su mentalidad de búnker y tratara de mejorar su imagen, sería ahora, o los hoteles, las propiedades inmobiliarias, el comercio minorista de marca y cualquier futura entidad comercial tocada por Trump podrían ser irremediablemente perjudicadas.

«Creo que esta es una ocasión en que la familia tiene que reconocer que sus acciones han tenido consecuencias», dijo la fuente.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up