El Partido Republicano en el Senado está dividido sobre si condenar a Trump o no

(CNN) — Para muchos republicanos del Senado, incluido el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, no hay duda en sus mentes: el presidente Donald Trump cometió delitos impugnables.

Pero lograr que McConnell y al menos otros 16 republicanos condenen a Trump después de que deje el cargo es otra cuestión completamente diferente.

«Ya no hay simpatía dentro de la Conferencia Republicana del Senado por Trump», dijo una fuente republicana familiarizada con las discusiones internas. «Todos están listos para que esto termine. Pero hay una pregunta realmente abierta sobre cuántas personas votarán para condenarlo una vez que haya expirado su mandato».

MIRA: Trump apelaría a la inconstitucionalidad para evitar el juicio político

Varias fuentes de alto rango del Partido Republicano le dijeron a CNN el jueves que muchos republicanos están divididos sobre si las acciones de Trump justifican el paso sin precedentes de prohibirle volver a ocupar el cargo después de que abandone la Casa Blanca la próxima semana.

Los republicanos dicen que, en última instancia, dependerá de una combinación de factores: el caso construido por los gerentes de juicio político de la Cámara de Representantes, si surge nueva información sobre Trump y el letal motín del Capitolio y si las emociones aún están abiertas cuando llega el momento de votar, para determinar si los republicanos romperán filas y terminarán definitivamente con la carrera política de Trump.

En privado, los republicanos han revisado las encuestas internas que muestran que el apoyo de Trump se está acumulando entre los votantes republicanos desde el día de las elecciones, especialmente desde la semana pasada cuando incitó a una turba violenta de sus partidarios a disturbios en el Capitolio, lo que provocó la muerte de cinco personas, dijeron dos fuentes.

Pero incluso después de que deje el cargo, es probable que aún mantenga una influencia significativa con la base republicana, algo que los republicanos que enfrentan la reelección, y posibles rivales primarios, se verán obligados a enfrentar.

En general, los republicanos están divididos en varios campos. Algunos, como el senador de Arkansas Tom Cotton, se oponen a los procedimientos porque, argumentan, es constitucionalmente dudoso condenar a un presidente una vez que deja el cargo, una posición que muchos republicanos están destinados a tomar.

«Dudo que podamos tener un juicio para un expresidente, que es de lo que estamos hablando aquí», dijo el jueves a CNN el senador republicano Kevin Cramer de Dakota del Norte.

MIRA: ANÁLISIS | El histórico segundo juicio político de Trump se cierne sobre Biden y los republicanos

Otros, como el senador Tim Scott de Carolina del Sur, probablemente se alinearán con muchos republicanos de la Cámara de Representantes que dijeron que los procedimientos de juicio político dividirán aún más al país.

«Una votación de juicio político solo generará más odio y dejará una nación profundamente fracturada», dijo Scott, quien enfrentará a los votantes en 2022, esta semana.

Sin embargo, algunos republicanos dicen que es fundamental establecer un marcador para dejar en claro que el Congreso no apoyará a futuros presidentes que puedan seguir el camino de Trump, y que las acciones del presidente cruzaron una línea clara que nunca debe repetirse.

«Creo que este presidente ha cometido un delito procesable», dijo el miércoles la senadora de Alaska Lisa Murkowski a la estación de televisión de Alaska KTUU, y agregó que sería «apropiado» que el Senado le prohibiera volver a ocupar el cargo.
«Creo que es una de las acciones más importantes que deberíamos tomar, y creo que sería apropiado».

En un comunicado el jueves, Murkowski dijo que «escucharía atentamente» los argumentos antes de tomar una decisión sobre su voto, pero dijo que la Cámara actuó «con rapidez, y creo, apropiadamente con el juicio político».

McConnell, por su parte, ha dicho en privado a sus colegas que está genuinamente indeciso y que mantendrá la mente abierta al escuchar los argumentos presentados por los gerentes de juicio político demócratas de la Cámara, según personas familiarizadas con el asunto. Quiere dejar que las pasiones del momento se enfríen y dejar que se desarrolle el juicio antes de adoptar una posición que, según muchos, será la clave para influir en los votos republicanos del Senado y determinar si Trump es condenado.

«No hay diferencia en la conferencia (republicana) de que hay delitos potencialmente procesables aquí», dijo la primera fuente republicana. «Creo que casi todo el mundo cree eso».

De hecho, muchos siguen siendo muy críticos con los comentarios de Trump a sus partidarios en el mitin de la semana pasada que precedió al motín del Capitolio.

«En todo caso, instó en una situación muy emocional, una acción muy inapropiada por parte de personas que parecen ser sus partidarios», dijo el senador Mike Rounds, un republicano de Dakota del Sur, después de que los alborotadores irrumpieron en el Capitolio.

Lo que vendría para Trump tras el segundo juicio político 2:45

Los senadores republicanos, que están fuera de Washington hasta la próxima semana, en su mayoría guardan silencio antes del juicio. Más de una docena de oficinas republicanas en el Senado declinaron o no respondieron a las solicitudes de comentarios el jueves sobre la aprobación por parte de la Cámara de un artículo de juicio político, que acusó a Trump de incitar una insurrección y fue respaldado por 10 republicanos de la Cámara.

Los demócratas sopesan si traerán testigos, planean argumentar méritos constitucionales

Los demócratas de la Cámara, reconociendo que tienen que convencer al menos a 17 republicanos para que acepten la condena, están comenzando a construir su caso internamente.

Entre las preguntas que están tratando de resolver están si traer testigos externos, incluido el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, cuya interacción con Trump fue citada en el cargo de juicio político después de que el presidente presionó al funcionario electoral republicano para que «encontrara» los votos necesarios para anular la victoria de Joe Biden en el estado.

«Le daremos respuestas a medida que obtengamos algunas respuestas», dijo Raskin el miércoles por la noche cuando se le preguntó si buscaría testigos en el juicio político mientras entraba en la suite de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Walter Jones, un portavoz del secretario de Estado de Georgia, no dijo el jueves si Raffensperger u otro alto funcionario electoral, Gabriel Sterling, estarían dispuestos a testificar en el juicio.

«Nuestro equipo está completamente enfocado en la sesión actual de la Asamblea General de Georgia en este momento», dijo Jones a CNN.

Se espera que Raskin, un erudito constitucional, argumente que existe un amplio precedente para que el Senado condene a un funcionario federal después de dejar el cargo, un caso fundamental para convencer a algunos senadores republicanos que se sientan en la barrera, ya que se espera que el equipo de defensa de Trump argumente tal acción es inconstitucional.

«Es discutible si el Senado tiene o no la autoridad constitucional para llevar a cabo un juicio político para un presidente que ya no está en el cargo», dijo el senador Pat Toomey, un republicano de Pensilvania que surgió como uno de los principales críticos republicanos de la retórica postelectoral de Trump.

MIRA: Trump estalla ante las comparaciones con Nixon mientras se prepara para dejar la presidencia

«Si el Senado lleva a cabo un juicio, cumpliré nuevamente con mi responsabilidad de considerar los argumentos tanto de los administradores de la Cámara como de los abogados del presidente Trump».

Nunca ha habido un juicio político para un expresidente, y los aliados de Trump han argumentado que el Senado no tiene la autoridad constitucional para llevar a cabo un juicio para el presidente una vez que deje el cargo. El Senado solo ha condenado a ocho funcionarios en la historia.

«La Constitución dice específicamente que el presidente será destituido de su cargo en caso de juicio político. No dice el expresidente», dijo Alan Dershowitz, miembro del primer equipo legal de juicio político de Trump, a Maria Bartiromo de Fox News. «El Congreso no tiene poder para acusar o juzgar a un ciudadano privado».

Pero varios académicos constitucionales dicen que eso no es cierto. Stephen Vladeck, analista de CNN y profesor de derecho de la Universidad de Texas, señaló en un artículo de opinión del diario The New York Times que el Congreso acusó y juzgó a un secretario de guerra en 1876 después de que él había renunciado, y el Senado concluyó que tenía el poder de juzgar a exoficiales.

La Constitución, señaló Vladeck, dice que la sentencia del Senado en los casos de acusación incluye la destitución del cargo, así como la «inhabilitación para ocupar y disfrutar de cualquier cargo de honor, confianza o lucro en los Estados Unidos».

«Esa última cláusula es la clave, porque demuestra que el Senado tiene dos decisiones que tomar en los casos de juicio político: primero, debe decidir si un funcionario debe ser destituido», escribió Vladeck. «Luego debe decidir si esta persona debe ser descalificada para ocupar un cargo federal futuro. De hecho, de los ocho funcionarios que el Senado ha votado para destituir, el Senado votó para descalificar solo a tres de ellos, lo que refuerza que la destitución y la descalificación son consultas separadas».

McConnell, en sus declaraciones sobre el próximo juicio, no ha sugerido que crea que sería inconstitucional o que haría ningún esfuerzo para detener el juicio por esos motivos. Aún así, los republicanos, incluido McConnell, pueden finalmente dejarse influir por los argumentos y podrían señalar el estatus de Trump como expresidente como una razón para no votar para condenarlo.

¿Sería el autoperdón de Trump la confesión de un crimen? 1:54

En una nota obtenida por CNN que establece el cronograma para el juicio político, McConnell no cuestionó si el juicio debería realizarse. Pero planteó una pregunta que aún no tiene una respuesta clara: si el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, presidiría como lo hizo en el primer juicio político de Trump.

«Cuando un presidente en ejercicio es juzgado por el Senado, la Constitución requiere que el presidente del Tribunal Supremo presida el juicio. Las reglas de acusación del Senado requieren que el Senado invite al presidente del Tribunal Supremo a asistir al Senado y presidir el juicio», escribió McConnell. «Normalmente, esa invitación se emitiría el 19 de enero. Sin embargo, no está claro si el presidente del Tribunal Supremo presidirá el juicio después de que el presidente Trump deje de ser presidente el 20 de enero».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up