Casi 4 millones de estadounidenses han estado sin trabajo durante al menos seis meses

(CNN) — Jennifer Davis perdió su trabajo como directora de catering y eventos especiales en una pequeña cadena de restaurantes a los 15 minutos del cierre de bares y restaurantes en Maryland a mediados de marzo.

Casi 10 meses después, Davis todavía busca trabajo. Una veterana de más de 20 años en el sector de los restaurantes, ha aplicado «sin parar» a una amplia gama de puestos, incluso en administración, operaciones y asistente ejecutiva, con poca o ninguna respuesta.

Para darse más opciones, ahora estudia para convertirse en agente de bienes raíces y toma clases en línea para obtener una licenciatura en marketing en la Universidad de Maryland.

«Trato de encontrar todo lo que pueda para pasar», afirmó Davis, de 36 años, quien vive en Bethesda, Maryland. «La realidad es que la industria de los restaurantes, catering y eventos, no van a ser los mismos durante un par de años».

Aunque los empleadores han contratado a millones de estadounidenses desde que la pandemia de coronavirus trastornó la economía la primavera pasada, casi 4 millones de trabajadores como Davis están ahora en las filas de los desempleados de larga duración, frente a los 2,4 millones de septiembre. Estas personas, que han estado sin trabajo durante al menos seis meses, representan más del 37% de los desempleados.

MIRA: Las solicitudes de subsidio por desempleo en EE.UU. alcanzan su nivel más alto desde mediados de septiembre

Y una vez que los desempleados alcanzan este sombrío hito, a menudo les resulta más difícil reincorporarse a la fuerza laboral, lo que ralentiza aún más la recuperación económica del país.

«Están estancados y comienzan a enfrentar discriminación», indicó William Spriggs, profesor de economía en la Universidad de Howard y economista jefe de la AFL-CIO. «Los empleadores creen que son bienes dañados».

Las crecientes filas de desempleados de larga duración harán que el trabajo del presidente electo Joe Biden sea más difícil para afectar la tasa de desempleo del país, que se mantuvo en 6,7% en diciembre, el primer mes que no ha mejorado desde abril. La tasa seguirá siendo elevada hasta que estos trabajadores encuentren trabajo o se desanimen y abandonen el mercado laboral, señaló Spriggs.

Una mirada más profunda a los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales muestra que poco más de la mitad de los que están desempleados a largo plazo provienen de algunos sectores: el ocio y la hostelería, que constituyen una cuarta parte del grupo, así como los servicios de educación, salud y comercio mayorista y minorista.

La dificultad de conseguir un nuevo puesto afecta tanto a los trabajadores más calificados como a los menos calificados, y los trabajadores de administración, profesionales y de ventas tienen tasas aún más altas de desempleo a largo plazo que aquellos en trabajos de servicios.

Mientras tanto, entre los afroamericanos y asiáticos estadounidenses desempleados, más del 40% ha estado sin trabajo durante al menos medio año, según datos federales. Pero entre sus contrapartes blancas e hispanas, la cifra se acerca a un tercio.

Las mujeres tienen una probabilidad ligeramente mayor de estar desempleadas a largo plazo que los hombres, particularmente entre las personas de 25 a 44 años. Lo contrario ocurre entre las de 45 a 64 años.

Fuerte competencia por trabajos

Tyler Johnson perdió su trabajo de inscribir clientes en una empresa de telecomunicaciones en abril. El joven de 23 años quiere permanecer en el campo del mercadeo para utilizar los certificados que ha obtenido. También espera trabajar desde casa porque le preocupa contraer el coronavirus.

Si bien el residente de Tulsa, Oklahoma dijo que probablemente podría trabajar en un restaurante de comida rápida, trata de no retroceder en su carrera. Ha tenido varias entrevistas virtuales para puestos de telecomunicaciones, pero luego se le dijo que se había seleccionado a alguien más calificado.

«La fuerza laboral está repleta», dijo Johnson, quien también construye su propio negocio, Clay Johnson Entertainment Promotion. «Mucha gente busca el mismo trabajo».

Reconociendo que muchos estadounidenses tienen problemas para encontrar nuevos trabajos, el mes pasado el Congreso extendió dos programas clave de desempleo pandémico por otras 11 semanas. Ambos estaban programados para expirar a fines de 2020.

Los legisladores también aprobaron un aumento semanal de US$ 300 a los beneficios hasta mediados de marzo. Una mejora federal semanal de US$ 600 se agotó a fines de julio.

Aproximadamente 8,4 millones de trabajadores reclamaron beneficios en el programa de Compensación por Desempleo de Emergencia Pandémica la semana que terminó el 19 de diciembre, según los datos federales más recientes. La medida, que el Congreso creó en marzo como parte de su histórica expansión del programa de desempleo, proporcionó hasta 13 semanas adicionales de beneficios.

MÁS: La creación de empleos en EE.UU. ve su número más bajo desde abril cuando se inició la pandemia

Otros 4,5 millones de estadounidenses recibieron pagos a través del programa de Asistencia por desempleo pandémico, que abrió los beneficios a aquellos que tradicionalmente no son elegibles, incluidos los trabajadores independientes, los trabajadores temporales y los emprendedores.

Andrew Appold agradece que el Congreso extendiera los programas de desempleo que vencieron e incluyera el pago adicional de US$ 300 por semana. Appold, técnico de entretenimiento en Disneyworld, ha estado en licencia desde abril. Ha agotado los ahorros que acumuló el año pasado gracias al aumento de US$ 600 y ha tenido que recurrir a tarjetas familiares y de crédito para cubrir sus gastos. Recibe solo US$ 275 a la semana en beneficios estatales por desempleo.

Appold, de 31 años, completó su maestría en liderazgo organizacional y gestión de proyectos el año pasado. El residente de Davenport, Florida, ha solicitado varios cientos de trabajos en todo el país, pero solo obtuvo una entrevista para un trabajo de asistente personal que finalmente no obtuvo.

Y en estos días, la mayoría de los trabajos que ve publicados son para puestos de bajos salarios para los que está sobrecalificado.

Su siguiente paso: Appold planea ahorrar la mayor cantidad de dinero posible para comenzar a viajar a otras ciudades para entregar personalmente los currículums en las empresas. También desarrolla su línea de ropa de artes gráficas de cultura pop, AJacob Fashions.

«Solicitar puestos de trabajo en LinkedIn a direcciones de correo electrónico anónimas a las que no puedes responder ya no funciona realmente», comentó Appold.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up