ANÁLISIS | La insurrección en el Capitolio de EE.UU. no fue una crisis de «países del tercer mundo». Este era un monstruo exclusivamente estadounidense

Estambul, Turquía (CNN) — Los eventos que se desarrollaron en Washington DC el miércoles no son los mismos que en otros lugares, en países a los que a menudo se hace referencia como «tercer mundo» o «en desarrollo» o «allá». Esos son lugares donde, para que no lo olvidemos, Estados Unidos a menudo se ha entrometido o invadido bajo los auspicios de traer la democracia.

Seguro que hay similitudes superficiales en los videos de la turba que asaltó el Capitolio de EE. UU. y, digamos, el momento en que los manifestantes chiítas asaltaron el parlamento iraquí en 2016. En ese entonces, en Iraq, los manifestantes habían tomado las armas por el estancamiento del parlamento sobre la formación de un gobierno y estaban exigiendo una reorganización de un gabinete propuesto. En su mayoría eran partidarios del clérigo chiíta radical Muqtada al-Sadr, que los había incitado a protestar por él.

MIRA: ANÁLISIS | «Esto no es Estados Unidos»: el mundo miró con horror la insurrección del Capitolio

Toma el gas lacrimógeno y explosiones desde Washington y podrás hacer una comparación superficial con Libia, cuando hombres armados leales al general renegado Khalifa Haftar irrumpieron en el parlamento en 2014; un poco exagerado, pero incluso a Kabul en 2015 cuando los talibanes lanzaron un ataque mortal contra el parlamento; Egipto en 2013, cuando un golpe popular sacó del poder a Mohamed Morsi.

Pero lo que está sucediendo en Estados Unidos es exclusivamente estadounidense. Es el monstruo de ese país, al igual que los monstruos en otros lugares (a menudo se les permite existir, debe mencionarse, a través del apoyo, abierto o encubierto, de EE.UU. y Occidente) son únicos en las naciones donde existen.

FBI continúa investigación por disturbios en Washington 1:11

La mayoría de los estadounidenses están horrorizados y disgustados por lo que ha sucedido, al ver un intento de que les roben su democracia, casi destrozada, con un futuro incierto y llenos de ​ mentiras y ficción propagadas por la más alta sede del poder.

Ha habido un breve atisbo del miedo y la violencia que se apoderan de las poblaciones de otros países que luchan y mueren en nombre de la democracia y la libertad. Un vistazo de lo rápido que se puede destruir lo que uno da por sentado, de lo frágil que es realmente el tejido social, de cómo una minoría marginal y violenta puede superar la narrativa.

MIRA: ¿De dónde viene el término ‘República bananera’?

Estados Unidos solía tener una posición moral, o al menos la fachada de una posición moral. Es una posición que se ha erosionado a lo largo de los años, incluso antes de la era Trump, con su historia más reciente de la invasión de Iraq con pretextos fabricados, el encarcelamiento de presuntos terroristas en la bahía de Guantánamo sin el debido proceso, el apoyo continuo de dictadores, monarquías y autócratas cuando está en los intereses de Estados Unidos.

La era de Trump se quitó el velo para revelar la fealdad dentro de Estados Unidos, una que Estados Unidos ya no puede ignorar, pero que siempre ha existido. Está incorporada en los asesinatos de estadounidenses negros, en la brutalidad policial y el racismo sistemático; se muestra en la reacción al movimiento Black Lives Matter, MeToo, el ascenso del supremacismo blanco. Y aquellos que se oponen a esa fealdad están luchando por lo que creen que es el alma de su nación.

Los conceptos sobre los que hemos construido nuestras sociedades son frágiles, más de lo que muchos de nosotros queremos aceptar.

No despreciemos más a las naciones cuyos pueblos luchan y luchan por la democracia con una superioridad moral, sino con comprensión y empatía.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up