ANÁLISIS: Jack Ma era casi más grande que China. Eso es lo que lo metió en problemas

(CNN) — El multimillonario Jack Ma es una figura poco común en China: un emprendedor carismático que dice lo que piensa y supera los límites.

Esa actitud libre hizo que el cofundador de Alibaba fuera famoso dentro y fuera de su país de origen. Pero también parece estar poniendo su imperio empresarial, y el mismo Ma, en un riesgo enorme.

El problema comenzó a fines de octubre después de que Ma criticara a los reguladores de China en una conferencia en Shanghai. Mientras la empresa de tecnología financiera de Ma, Ant Group, se preparaba para la oferta pública inicial (OPI) más grande del mundo, acusó a las autoridades de sofocar la innovación y criticó a los bancos del país por tener una mentalidad de «casa de empeño».

La represalia de Beijing fue rápida. En cuestión de días, los reguladores cancelaron la OPI, pero no antes de convocar a los ejecutivos de Ma y Ant a una reunión. En las semanas transcurridas desde entonces, los reguladores ordenaron a Ant que reestructurara grandes sectores de la empresa. Incluso extendieron su escrutinio a Alibaba, que ahora es objeto de una investigación antimonopolio.

Mientras tanto, no se ha visto a Ma en público desde que pronunció su discurso en Shanghai, una ausencia notable para un hombre que normalmente no tiene problemas con el centro de atención y cuyas empresas ahora enfrentan su mayor amenaza en años.

«Creo que hay un mensaje general que el partido realmente está enviando, y es que los emprendedores tecnológicos pueden ser el rostro más glamoroso y más favorable públicamente que China está mostrando al mundo», dijo Rana Mitter, profesora de historia y política de China moderna en la Universidad de Oxford. «Pero no hay un solo individuo, ninguna empresa más grande que el Partido Comunista Chino».

MIRA: ¿Dónde está Jack Ma? El magnate tecnológico lleva meses en silencio mientras China presiona sus negocios

Muchos observadores de China indican que es muy probable que Ma esté oculto mientras las autoridades suben la presión sobre sus negocios, habiendo captado la indirecta de hablar fuera de lugar.

Pero tampoco es diferente de Beijing imponer un castigo severo a figuras chinas prominentes que chocan con los intereses del Partido Comunista.

La actriz superestrella Fan Bingbing, por ejemplo, desapareció abruptamente del ojo público en 2018 antes de reaparecer un año después para disculparse por un escándalo de evasión fiscal. Y el magnate inmobiliario Ren Zhiqiang desapareció durante varios meses el año pasado después de que supuestamente criticó el manejo del presidente Xi Jinping de la pandemia de coronavirus. Finalmente fue encarcelada durante 18 años por cargos de corrupción.

Una enorme celebridad

Ma, exmaestro de inglés con orígenes humildes, ha personificado durante mucho tiempo la prosperidad económica y el valor empresarial de China. Convirtió Alibaba en un imperio tecnológico de US$ 500.000 millones y amasó una fortuna personal de unos US$ 50.000 millones, según el Índice de multimillonarios de Bloomberg.

A medida que sus empresas crecieron, Ma se convirtió en la cara amiga del ascenso económico de China. Con frecuencia se reunía con jefes de estado (Ma ha almorzado con el expresidente Barack Obama y se ha tomado selfies con el ex primer ministro del Reino Unido, David Cameron) y el año pasado incluso donó suministros para contener el covid-19 en todo el mundo.

El estilo de Ma como ejecutivo en Alibaba también era descaradamente extravagante: una vez, cantó el clásico de la década de 1950 «Unchained Melody» en el escenario en una conferencia de la compañía, a menudo se disfrazó y apareció en eventos con celebridades como David Beckham y Nicole Kidman.

Jack Ma actúa en la celebración del 20 aniversario de Alibaba en Hangzhou, provincia de Zhejiang, China en 2019.

En un nivel, a las autoridades chinas les gustó que Ma representara una versión glamorosa y poderosa de China «porque una de las cosas que el Partido Comunista Chino ha encontrado casi imposible de hacer es crear un poder blando en el mundo», afirmó Mitter, el Profesor de Oxford.

El gobierno ha alentado el crecimiento de sus gigantes tecnológicos locales, incluidos Alibaba, Ant Group, Tencent y Baidu, al tiempo que ha dejado fuera a sus grandes rivales estadounidenses. Todos son en gran parte indispensables en China para la interacción social, el entretenimiento, el comercio y más.

Pero las autoridades de China ven cada vez más esa enorme influencia como un riesgo para la estabilidad política y económica del país. Ant Group, por ejemplo, puede cobrar comisiones por préstamos sin las estrictas regulaciones impuestas a los bancos comerciales.

«El aplastamiento de los empresarios tecnológicos de renombre es parte de ese proceso más amplio del partido para recuperar el control y realmente reescribir la narrativa de cómo la innovación tecnológica de China se lleva a cabo solo bajo las circunstancias que el partido lo permita», señaló Mitter.

En los últimos meses, los pasos del gobierno para controlar este sector se han vuelto más evidentes. El Partido Comunista publicó una serie de directrices inusualmente francas en septiembre, por ejemplo, que pedían a sus miembros que «educaran a los empresarios privados para que armaran sus mentes con la ideología del socialismo [de Xi]».

Y el propio Xi señaló una ofensiva tecnológica el mes pasado en una conferencia económica, donde pidió al país que fortalezca los esfuerzos antimonopolio contra las plataformas en línea y evite una «expansión desordenada» del capital.

En las semanas posteriores, ese apriete de los tornillos se ha cumplido. Además de las demandas regulatorias para Ant Group y la investigación sobre Alibaba, las autoridades han advertido a otros representantes tecnológicos contra la creación de monopolios y el abuso de los datos de los consumidores con fines de lucro.

El último de su especie

Ma, miembro del Partido Comunista, permanece fuera de la vista. Sus páginas de redes sociales han estado inactivas desde octubre, e incluso se perdió el final de un programa de talentos emprendedores africanos que creó. (Alibaba dijo que se perdió el evento debido a un «conflicto de programación«).

Si bien Beijing no ha sido tímido a la hora de multar o incluso encarcelar a ejecutivos críticos con el gobierno, Ren, el magnate inmobiliario que fue encarcelado el año pasado, supuestamente escribió un ensayo que se refería indirectamente a Xi como un «payaso» hambriento de poder, la industria tecnológica y los observadores del gobierno dicen que Ma podría estar voluntariamente fuera del centro de atención, al menos por ahora.

El gobierno chino quiere que su narrativa sobre la OPI de Ant Group domine la conversación pública, dijo Duncan Clark, autor de «Alibaba: La casa que construyó Jack Ma» y fundador de la firma de asesoría de inversiones BDA China. Agregó que la compañía probablemente sepa que no ayudará tener ninguna «diversidad de opiniones» sobre el tema.

«Pero ciertamente es notable … el silencio es algo ensordecedor», expresó Clark, y agregó que espera que Ma finalmente salga públicamente con una declaración escrita sobre la contribución a la reforma en China.

«Recibió la señal de que ‘hablé demasiado, eso me causó problemas, así que necesito callarme’», indicó Angela Zhang, profesora asociada de la Universidad de Hong Kong que ha estudiado la aplicación de las leyes antimonopolio en China.

Pérdida de ‘poder blando’

Una cosa, al menos, parece clara: mientras el Partido Comunista Chino acumula presión sobre los titanes tecnológicos del país, parece poco probable que el sector vea a otra figura como Ma. El director ejecutivo de Alibaba, Daniel Zhang, que sucedió a Ma como presidente en 2019, adoptó un tono conciliatorio sobre la regulación en noviembre al describir los esfuerzos del gobierno para endurecer las restricciones a las empresas de Internet como «oportunos y necesarios«.

Sin embargo, la pérdida de ese tipo de voz tendrá consecuencias para Beijing, señaló Mitter. Muchos países, particularmente en Occidente, ya ven a China y sus negocios como amenazas existenciales dignas de fuertes sanciones y escrutinio, tensiones que se derivan del temor de que todas las corporaciones chinas operen a instancias del Partido Comunista. Reprimir las críticas de esos líderes tecnológicos en el país podría dificultar aún más la influencia en el extranjero.

«La capacidad de una figura como Jack Ma para hablar será más difícil, y creo que esto creará un problema adicional para el deseo de China de generar poder blando», indicó Mitter. «Nadie se toma realmente en serio las cifras de ningún país que recorre el mundo simplemente diciendo la línea del gobierno».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up