ANÁLISIS | En el Partido Republicano, la era pos-Trump duró una semana

(CNN) — Dos caminos divergían en la política estadounidense y el Partido Republicano eligió el recorrido por el deshonrado expresidente Donald Trump y los teóricos de la conspiración de QAnon.

Mientras los expertos reflexionan sobre el futuro del Partido Republicano, y los tradicionalistas esperan cambiar el rumbo lejos de los escombros que dejó la insurrección de Trump, los actores poderosos de Washington y los activistas estatales ya tomaron su decisión.

Destacando la veloz rehabilitación del expresidente, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, visitará a Trump en la Florida el jueves después de repudiar sus propias críticas a la incitación a los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos.

Rand Paul dice que el juicio político contra Trump «llegará muerto» luego de que la mayoría de los republicanos señalara que el juicio es inconstitucional

Solo una semana después de que Trump abandonó la Casa Blanca, está claro que su partido no está listo para dejarlo ir. Los extremistas y trumpistas van en aumento, mientras los legisladores que condenaron su conducta aberrante luchan por sus carreras políticas. El ala anti-Trump, representada por miembros del Congreso como los senadores Ben Sasse de Nebraska y Mitt Romney de Utah, además del representante de Illinois Adam Kinzinger, parece una fuerza pequeña y superada.

El arreglo de esta semana tendrá implicaciones significativas para el posicionamiento del Partido Republicano de cara a las elecciones de mitad de período de 2022, y para las esperanzas del presidente Joe Biden de drenar el veneno de Washington en nombre de la unidad nacional.

Pero también planteará una cuestión fundamental para el propio Partido Republicano. ¿Es doblar la apuesta por la furia popular y la base de Trump la mejor manera de reconquistar a los estadounidenses? ¿Especialmente los de las zonas suburbanas que rechazaron al expresidente que perdió la Cámara de Representantes, el Senado y la Casa Blanca en un solo mandato de cuatro años?

Una participación animada de la base pro-Trump es vital para las esperanzas republicanas de ganar la Cámara en las elecciones intermedias de 2022. Pero también existe la posibilidad de que una oleada de aspirantes al Senado fervientemente a favor de Trump en los estados indecisos pueda dañar las esperanzas del partido de derrocar la escasa mayoría demócrata en la Cámara.

Trump se ha ido pero el partido sigue siendo suyo

En todo el país, líderes republicanos reaccionan a la salida de Trump intensificando la revolución política que transformó al partido a su imagen, censurando y marginando a los considerados desleales a un expresidente derrotado y llevado a juicio político en dos ocasiones.

En una votación de prueba clave para el juicio político esta semana, 45 senadores republicanos indicaron que planean que Trump no pague ningún precio por incitar el asalto más atroz de un presidente contra el gobierno de EE.UU. en la historia durante el motín del Capitolio.

McCarthy, quien de forma humillante reculó de su tibia crítica previa a Trump, viajó a Florida para una audiencia mientras busca compensar al exlíder en su palacio en el exilio.

En otra señal del rumbo futuro del Partido Republicano, la representante de Georgia Marjorie Taylor Greene no fue censurada por su partido después de que KFile de CNN informara que expresó su apoyo en los últimos años a los asesinatos de líderes demócratas antes de postularse para el Congreso. McCarthy planea hablar con la congresista sobre lo que su portavoz, en un comunicado el miércoles por la noche, llamó comentarios «profundamente perturbadores». Axios fue el primero en informar la declaración y los planes de McCarthy de hablar con Greene.

Pero el ascenso vertiginoso de la simpatizante de QAnon como rostro prominente de un partido esclavizado por las mentiras y la propaganda estrafalaria no parece estar en peligro. De hecho, Greene fue recompensada al ser asignada a una deseada comisión.

¿Partido o culto? Republicanos de Oregon no admiten críticas a Donald Trump

Alarmado por las divisiones en su partido, McCarthy ordenó a sus tropas que «paren esa basura» y se concentren en los demócratas, informó CNN el miércoles. No está claro si su advertencia se aplica al representante pro-Trump Matt Gaetz de Florida, quien viaja a Wyoming para criticar en su propio territorio a la tercera republicana en la Cámara de Representantes, Liz Cheney, quien votó a favor del juicio de Trump.

Los remanentes del antiguo Partido Republicano, como el exasesor de George W. Bush Rob Portman, que no están dispuestos a unirse al populismo desquiciado que ahora impulsa al partido de Lincoln, no tienen adónde ir. El senador de Ohio anunció esta semana que no se postulará para la reelección.

Pero en Arkansas, la exsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, usa su guerra con los medios de Washington durante su mandato deshonesto como una insignia de honor para apelar a la base fervientemente pro-Trump en su aspiración a ser gobernadora.

¿Someter a juicio político a Trump es constitucional? 1:15

Y en Arizona, Oregón y Pensilvania, los republicanos anti-Trump como Cindy McCain están siendo purgados mientras los leales a Trump toman posiciones prominentes y los funcionarios estatales que se mantuvieron firmes contra los esfuerzos del expresidente para revertir la victoria de Biden en las elecciones están bajo una presión extrema.

‘Es hora de ponerse de pie’

El exgobernador de Ohio, John Kasich, quien ahora es comentarista de CNN, dijo en «The Situation Room» que el Partido Republicano necesitaba actuar rápidamente contra Greene y comparó el fracaso de los líderes para honrar sus valores con el coraje demostrado por el detenido líder de la oposición rusa Alexey Navalny.

«Les preocupa perder una elección o no ganar la mayoría», dijo Kasich. «Esta gente tiene que ponerse de pie y decir que este no es nuestro partido, lo rechazamos y esto es inaceptable para nosotros».

La lección de la era Trump es que donde hay una elección en el Partido Republicano entre sus valores y su poder, el Poder siempre gana. Pero el descenso del partido a las alcantarillas de las mentiras electorales viene con un precio creciente para el resto de la nación. El Departamento de Seguridad Nacional emitió el miércoles un boletín de amenazas poco común relacionado con el terrorismo nacional advirtiendo sobre el potencial de violencia por parte de extremistas envalentonados por el ataque al Capitolio de Estados Unidos.

La advertencia cita la transición presidencial «así como otras quejas percibidas alimentadas por narrativas falsas» como posibles catalizadores de los levantamientos. Esas narrativas fueron impulsadas durante semanas por Trump y sus facilitadores republicanos en Washington y todavía encuentran un hogar en secciones de los medios conservadores.

El abrazo del Partido Republicano a Trump es perfectamente lógico, incluso si deja a los legisladores republicanos en posiciones incómodas mientras dejan que sus crímenes contra la Constitución se desvanezcan junto con las mentiras de que las elecciones de 2020 le fueron robadas.

El expresidente ha disfrutado durante mucho tiempo de elevados índices de aprobación en su partido que lo han protegido de las consecuencias de su toma de poder inconstitucional y sus fallas entre los líderes republicanos a los que intimidó durante años. Su incomodidad cuando se enfrentan a los medios de Washington palidece en comparación con la furia de los votantes de base en casa si rompen con el expresidente.

El Partido Republicano está en guerra consigo mismo mientras traza su futuro pos-Trump

Sin embargo, una encuesta de CNN/SSRS publicada justo antes de que dejara el cargo, encontró que el 48% de los republicanos querían olvidarse de Trump mientras que el 47% esperaba que él continuara siendo considerado el líder del partido.

La claridad ofrecida esta semana, incluida la peregrinación de McCarthy a Mar-a-Lago, sugiere que los líderes del partido y los miembros de base creen que cualquier bache en la popularidad de Trump después del ataque de la turba del Capitolio fue solo temporal.

Y la estrategia de McCarthy deja en claro que él considera que la base de Trump es fundamental para aprovechar lo que la historia sugiere que es una gran posibilidad de recuperar la Cámara para el Partido Republicano en 2022.

También podría estar esperando que los donantes corporativos que detuvieron las contribuciones de campaña a los legisladores republicanos que se negaron a certificar la victoria electoral de Biden vuelvan al redil con la perspectiva potencial de una mayoría republicana en la Cámara a partir de 2023.

Por qué el Partido Republicano nunca abandona a Trump

El poder siempre ha sido un factor de motivación clave detrás del doloroso apoyo del Partido Republicano en el Senado al expresidente y su falta de voluntad para constreñirlo o castigar sus transgresiones cuando estaba en el cargo.

Cualquier senador que quiera evitar un desafío en las primarias no tiene otra opción práctica que demostrar una lealtad total a Trump.

El senador de Florida Marco Rubio, cuyos sueños presidenciales fueron aplastados por la exestrella de telerrealidad en 2016, fue visto durante mucho tiempo como el modelo de un nuevo Partido Republicano, más optimista e inclusivo. Alguien con una trayectoria profesional que ahora lo mantiene firmemente a favor de Trump y califica el juicio político como «la venganza de la izquierda radical» es una personificación adecuada de la transformación que Trump forjó en el partido. También puede tener algo que ver con la charla sobre un posible desafío en las primarias por parte de Ivanka Trump.

Servicio Secreto de Ivanka Trump paga para ir al baño 0:37

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, estuvo entre los republicanos más angustiados por el ataque a su amado Senado de Estados Unidos incitado por Trump en su esfuerzo por frustrar la transferencia constitucional del poder a Biden.

El senador de Kentucky incluso hizo saber que estaba pensando en votar para condenar a Trump por delitos graves y faltas en su juicio en el Senado. Aún no ha dicho cuál es su decisión. Pero el martes, McConnell estuvo entre los senadores que votaron, sin éxito, para desestimar el caso sobre la base dudosa de que es inconstitucional juzgar a un expresidente que ya fue acusado mientras estaba en el cargo.

La votación reflejó una creciente confianza entre los acólitos de Trump en Washington de que escapará de una condena que le impediría postularse para un cargo federal en el futuro.

Otra figura republicana clave, la exembajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas Nikki Haley, quien diseñó de manera experta su salida de la administración de Trump con la bendición del expresidente, ha retrocedido sus moderadas críticas anteriores a Trump después de la insurrección. Ahora, Haley, quien claramente está preparando el terreno para una candidatura a la presidencia en 2024, está poniendo al presidente que trató de destruir la democracia estadounidense como la víctima.

«Quiero decir, denle un respiro al hombre», dijo Haley en Fox News.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up