Alexey Navalny es detenido a su regreso a Moscú cinco meses después de haber sido envenenado

(CNN) — La principal figura de la oposición rusa y principal crítico del Kremlin, Alexey Navalny, fue detenido por la policía local el domingo, momentos después de su regreso a Rusia.

Fue llevado «por agentes de policía en la frontera» sin explicación, tuiteó su portavoz Kira Yarmysh. «Al abogado no se le permitió ir con él, porque hace apenas unos segundos ‘pasó la frontera’».

Navalny y su esposa Yulia regresaban de una estadía de cinco meses en Alemania, donde se recuperó de un envenenamiento con el agente nervioso de grado militar Novichok. Aterrizaron en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú poco después de las 8 p.m. hora local (12 p.m. hora de Miami), según la información de datos de vuelo.

De pie en el aeropuerto después del aterrizaje, Navalny dijo a los periodistas: «Este es el mejor día de los últimos cinco meses».

MIRA: Revelan detalles sobre el tratamiento médico que le salvó la vida a Alexei Navalny

«Todos me preguntan si tengo miedo. No tengo miedo», agregó. «Me siento completamente bien caminando hacia el control fronterizo. Sé que me iré y me iré a casa porque tengo razón y todos los casos penales en mi contra son inventados».

Una espina perenne en el costado del presidente ruso Vladimir Putin, Navalny fue puesto en la lista federal de buscados del país durante su convalecencia en Alemania, en relación con un caso de fraude de hace años que Navalany descarta como motivado políticamente.

La semana pasada, la autoridad penitenciaria rusa (FSIN) advirtió que «tomaría todas las medidas necesarias para detener» a Navalny.

Después del envenenamiento de Navalny en agosto, una investigación conjunta de CNN y el grupo Bellingcat implicó al Servicio de Seguridad Ruso (FSB) en el envenenamiento, reconstruyendo cómo una unidad de élite de la agencia siguió al equipo de Navalny durante un viaje a Siberia en agosto, donde Navalny estaba envenenado y enfermo en un vuelo a Moscú.

La investigación también encontró que esta unidad, que incluía expertos en armas químicas, había seguido a Navalny en más de 30 viajes desde y hacia Moscú desde 2017. Rusia niega su participación en el envenenamiento de Navalny. Pero varios funcionarios occidentales y el propio Navalny han culpado abiertamente a Rusia.

El líder de la oposición rusa Alexey Navalny, a la derecha, y su esposa, Yulia Navalnya, en un avión de la aerolínea Pobeda que se dirige a Moscú antes del despegue en Berlín el domingo.

Vuelo desviado a Sheremetyevo

Se había programado inicialmente que Navalny aterrizara en el aeropuerto de Vnukovo, donde esperaba una multitud de cientos de simpatizantes y periodistas. CNN no ha podido establecer por qué se desvió el vuelo.

El trayecto de 2,5 horas de la aerolínea rusa Pobeda despegó del aeropuerto de Berlín Brandenburgo el domingo por la tarde.

Las transmisiones de los medios rusos mostraron a la policía arrestando a varios aliados que lo esperaban en Vnukovo, a pesar de temperaturas de alrededor de -20 grados Celsius), incluidos el político y abogado Lyubov Sobol y Ruslan Shaveddinov, que trabaja para la Fundación Anticorrupción de Navalny.

Antes de partir de Berlín, Navalny agradeció a todos los demás pasajeros de su vuelo, según una transmisión en vivo de TV Rain. «Gracias a todos, espero que lleguemos bien», dijo. «Y estoy seguro de que todo será absolutamente genial».

En una publicación de Instagram el sábado, Navalny también escribió una publicación para agradecer a Alemania, y agregó que los alemanes eran «gente amable, simpática y amigable».

«Médicos y enfermeras. Fisioterapeutas y policías. Muchos policías. Los vecinos que nos invitaron a beber y los que nos permitieron alquilar. Políticos y abogados. Comerciantes. Periodistas. Los fiscales que me interrogaron a pedido de Rusia. Entrenadores. Maestros. E incluso, una vez, el Canciller. Tuve un círculo bastante amplio de amigos aquí. Y solo puedo dar las gracias a todos».

¿Qué sigue para Navalny?

Navalny, que ha sido detenido muchas veces por las autoridades rusas, fue incluido en la lista federal de buscados del país durante su estadía en Alemania a pedido de la FSIN, que en diciembre lo acusó de violar los términos de libertad condicional en un caso de fraude de años que Navalany rechaza por tener motivaciones políticas.

Ahora la FSIN alega que Navalny ha violado los términos de su sentencia suspendida al no presentarse a las inspecciones programadas.

La FSIN ha solicitado que el tribunal sustituya su sentencia suspendida por una pena de prisión real. Se ha programado una audiencia para el 29 de enero y, si se satisface la solicitud, es probable que Navalny sea encarcelado durante 3,5 años.

En 2014, Navalny fue declarado culpable de fraude después de que él y su hermano Oleg fueran acusados ​​de malversar 30 millones de rublos (540.000 dólares) de una filial rusa de la empresa francesa de cosméticos Yves Rocher. Mientras Navalny recibió una sentencia suspendida, su hermano fue encarcelado.

Si Navalny no es condenado a finales de enero, aún enfrentará una investigación por un caso de fraude más reciente, en el que él y su Fundación Anticorrupción han sido acusados ​​de hacer un mal uso de las donaciones de sus partidarios.

Alexey Navalny en el hospital de Berlín, Alemania, el 15 de septiembre de 2020.

Putin, que se niega a reconocer a Navalny como un oponente legítimo, ha descrito la amplia cobertura mediática y las investigaciones sobre el envenenamiento como una invención de la inteligencia occidental y dijo en diciembre que si los servicios de seguridad rusos hubieran querido matar a Navalny, «habrían terminado» el trabajo.

«La situación con Navalny parece como dos trenes corriendo uno hacia el otro a toda velocidad, destinados a chocar», dijo Tatyana Stanovaya, una compañera visitante, también en el Centro Carnegie de Moscú. «Habrá muchas víctimas».

De hecho, los ataques a los aliados de Navalny han continuado. Pavel Zelensky, camarógrafo de la Fundación Anticorrupción de Navalny, fue arrestado el viernes y estará detenido hasta fines de febrero.

Según Agora, una organización rusa de derechos humanos, Zelensky fue acusado de extremismo por los tuits de septiembre, en los que culpaba al gobierno de la autoinmolación de la periodista Irina Slavina. Antes de quitarse la vida, Slavina culpó a la presión de la policía rusa por su decisión de autoinmolarse.

Claudia Otto y Fred Pleitgen de CNN contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up