Un ciberataque amenaza con ser un ‘grave riesgo’ para el gobierno de Estados Unidos, pero Trump calla

(CNN) — Cuando el presidente Donald Trump convocó a su gabinete en la Casa Blanca el miércoles mientras Washington absorbía la noticia de una violación masiva de datos, los jefes de la mayoría de las agencias relevantes para la intrusión –incluyendo al Departamento de Defensa, el Departamento de Estado, el Departamento de Justicia, el director de la inteligencia y la Agencia Central de Inteligencia– estaban ausentes.

Después de la reunión, Trump no dijo nada sobre el ataque, que no fue detectado por las agencias de inteligencia de su administración durante meses. Ahora que esas agencias se movilizan para evaluar el daño, que el gobierno dijo el jueves que podría ser más generalizado de lo que se pensaba inicialmente, lo que representa un «grave riesgo para el gobierno federal», el presidente mismo guarda silencio sobre el asunto, preocupado en cambio por su derrota electoral y sus afirmaciones inventadas de fraude electoral.

La violación masiva de datos, revelada en las últimas semanas de la administración de Trump, equivale a una coda dramática para una presidencia empañada por cuestiones de deferencia hacia Rusia e intentos fallidos de mantener relaciones cálidas con su presidente, Vladimir Putin. Así como ha ignorado en gran medida el último aumento en los casos de coronavirus, Trump parece haber abdicado de la responsabilidad en sus últimas semanas en el cargo.

La Casa Blanca no ha incluido una sesión informativa de inteligencia en la agenda diaria del presidente desde principios de octubre, aunque los funcionarios dicen que se le informa regularmente sobre inteligencia incluso cuando una sesión informativa formal no aparece en su agenda y un alto funcionario de la Casa Blanca le dijo a CNN que Trump fue informado sobre el hackeo por sus principales funcionarios de inteligencia el jueves.

LEE: ANÁLISIS | Trump pelea por un trabajo que no está haciendo mientras el coronavirus hace estragos

Sesiones informativas de Biden

Los miembros del personal del presidente electo, Joe Biden, también fueron informados por funcionarios sobre la intrusión masiva, dijo un funcionario de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad del Departamento de Seguridad Nacional. El propio Biden también recibió detalles en su sesión informativa clasificada diaria, que se ha incluido en su horario público todos los días de esta semana.

«Nuestros adversarios deben saber que, como presidente, no me quedaré de brazos cruzados ante los ciberataques a nuestra nación», dijo Biden en un comunicado el jueves, sin mencionar específicamente a Trump ni a su administración, pero tampoco nombrando a Rusia como la culpable.

La intrusión extraordinaria y de amplio alcance de los presuntos piratas informáticos rusos a los sistemas del gobierno de EE.UU. ha lanzado una misión técnica de introspección entre los principales funcionarios cibernéticos del gobierno y expertos externos sobre cómo esta campaña cibernética en curso que duró meses logró pasar desapercibida durante tanto tiempo.

No fue hasta el miércoles por la noche que el gobierno de Estados Unidos reconoció formalmente que la campaña cibernética en curso todavía estaba activa. La revelación llega en un momento particularmente tenso durante una transición presidencial divisiva y después de una elección que, según todos los informes, estuvo libre de interferencia extranjera.

Microsoft identifica a más de 40 organizaciones víctimas de ciberataque masivo

No está claro cuándo, en todo caso, Trump pudo haber sido informado sobre el último ataque. Tampoco está claro qué tan comprometido ha estado Trump en responder. Ha dejado todas las respuestas públicas a los miembros de su gabinete y administración. Y a pesar del buen ritmo de tuits sobre los resultados de las elecciones y sus falsas afirmaciones de fraude electoral, no ha emitido ningún mensaje sobre el hackeo.

El senador Mitt Romney, un republicano de Utah que ha sido un crítico frecuente de Trump, dijo el jueves que era «sorprendente» que Trump aún no hubiera respondido.

«Creo que la Casa Blanca necesita decir algo agresivo sobre lo sucedido», dijo Romney. «Es casi como si tuvieras un bombardero ruso volando sin ser detectado sobre el país, incluido sobre la nación».

El asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, interrumpió un viaje a Europa para regresar a Washington para reuniones urgentes sobre el ciberataque a principios de esta semana, y la Casa Blanca ha convocado discusiones diarias con agencias de seguridad nacional relacionadas con la intrusión, según personas familiarizadas con el asunto.

Las Comisiones de Inteligencia de la Cámara y el Senado fueron informadas sobre el tema el miércoles, pero desde entonces los legisladores dejaron en claro que todavía hay más preguntas que respuestas.

«(El) hecho sucio es que la mayoría de las entidades no saben que han sido hackeadas», dijo el jueves a CNN el representante Mike Quigley, un demócrata de Illinois que forma parte de la Comisión de Inteligencia de la Cámara.

Los republicanos del Senado dijeron el jueves que no veían un problema en el silencio de Trump mientras su administración trabaja para llegar al fondo del asunto.

«Todavía se está recopilando información, por lo que le advierto a cualquiera que llegue a conclusiones o haga pronunciamientos hasta que todo esté listo», dijo el presidente de Inteligencia del Senado, Marco Rubio. «Creo que todavía hay mucho que saber al respecto. Yo advertiría a cualquiera que no hable demasiado sobre algo cuando todavía se están recopilando muchos hechos».

LEE: «Esto se ha vuelto loco»: dentro de la lucha por el perdón de Trump

‘Algo muy importante’

El senador Josh Hawley, quien se sienta en Servicios Armados del Senado, dice que no ha sido informado sobre el hackeo. «Estoy bien con lo que dijeron públicamente», dijo sobre la administración. «Es algo muy importante. Y ciertamente necesitamos saber más… Estoy realmente preocupado por eso».

Cuando se le preguntó si Trump debería abordar esto públicamente, Hawley dijo:» Creo que lo más importante es publicar un informe y hacernos saber el alcance de la brecha. Es posible que estén tratando de resolver eso».

Si bien Trump no ha dicho nada sobre el ataque, su exasesor de seguridad nacional Tom Bossert instó al presidente en un artículo de opinión a atribuir formalmente la responsabilidad y, si se confirma que Rusia está detrás de ello, «dejar en claro a Vladimir Putin que estas acciones son inaceptables».

Trump también amenaza con vetar la Ley de Autorización de Defensa Nacional por una disposición que requiere el cambio de nombre de las bases militares con nombres de líderes confederados y porque quiere que se agregue una disposición para reformar las leyes de responsabilidad en empresas de redes sociales como Twitter. El proyecto de ley de política de defensa incluye disposiciones que ayudarían al gobierno de EE.UU. a abordar las amenazas cibernéticas.

«Tenemos disposiciones en el proyecto de ley que él necesita en caso de piratería informática, las amenazas cibernéticas que existen», dijo el presidente de Servicios Armados del Senado Jim Inhofe dijo sobre Trump y la NDAA, que él ha guiado. Pero Inhofe, que ha sido informado sobre el hackeo, dijo que no criticaría a Trump por no decir nada.

El senador Tim Kaine, un demócrata en el panel, tampoco ha sido informado todavía, pero dijo que está tratando de organizar una reunión para el viernes.

LEE: Putin dice que si Rusia quisiera matar al opositor Navalny habría «terminado» el trabajo

«Creo que él debería hacerlo, pero, francamente, no creo que lo haga», dijo Kaine cuando se le preguntó si Trump debería abordar el tema enérgicamente. «No creo que probablemente obtengamos una respuesta directa sobre la profundidad de esto y lo que tenemos que hacer para contrarrestarlo hasta que la nueva administración esté en su sitio».

A medida que los detalles de la filtración de datos aún se vislumbran, el incidente subraya lo poco que han hecho los esfuerzos de Trump por cortejar a Putin para mejorar las relaciones con Moscú durante los últimos cuatro años. Incluso cuando frustraba a sus propios asesores al retrasar las medidas punitivas e intentar hacerse amigo de su homólogo ruso, Trump termina su mandato confrontado con uno de los intentos más descarados de Rusia hasta la fecha de infiltrarse en los sistemas estadounidenses.

Así es como Trump comenzó su presidencia, cuando las agencias de inteligencia estadounidenses evaluaron que Rusia había trabajado para influir en las elecciones presidenciales de 2016 en nombre de Trump. La falta de voluntad del presidente para enfrentar a Rusia en ese frente, o emitir advertencias a Putin para que no interfiera nuevamente, ha alimentado la impresión entre sus críticos de que es blando con Putin.

Un tuit de Trump en 2017, luego de su primera reunión con Putin al margen de una reunión del G7 en Hamburgo, ahora ha llegado a ejemplificar la ingenuidad con la que muchos en el Congreso e incluso dentro de la administración dicen que Trump se acercó a Rusia.

«Putin y yo discutimos la creación de una unidad de seguridad cibernética impenetrable para que la piratería electoral y muchas otras cosas negativas estén protegidas», escribió entonces, una idea que fue blanco de burlas en ese momento y que nunca se concretó.

Si bien Putin fue uno de los últimos líderes mundiales en reconocer a Biden como el vencedor de las elecciones estadounidenses, finalmente reconoció la victoria del presidente electo esta semana, diciendo en un mensaje que estaba «listo para tener contactos e interacciones con usted».

«Necesitamos un restablecimiento honesto en términos de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia», dijo el miércoles el senador Richard Durbin, demócrata de Illinois. «No podemos ser amigos de Vladimir Putin y tenerlo al mismo tiempo haciendo este tipo de ataque cibernético contra Estados Unidos. Esto es virtualmente una declaración de guerra de Rusia a Estados Unidos, y deberíamos tomarlo así de serio».

LEE: Putin felicita (por fin) a Biden por su victoria electoral

Silencio

No fue solo la intromisión en las elecciones lo que falló en atraer la condena del presidente; él tampoco le planteó a Putin el tema de que Rusia otorgue dádivas a los soldados estadounidenses en Afganistán cuando habló con él durante el verano, otro tema que Trump afirmó que nunca se incluyó en sus informes de inteligencia, aunque los funcionarios dijeron que se incluyó un informe escrito de febrero.

Después de que varios soldados estadounidenses resultaron heridos en Siria después de lo que el Pentágono describió como «comportamiento deliberadamente provocativo y agresivo» de las fuerzas rusas, Trump no respondió. Y en octubre, incluso después de que la Unión Europea y el Reino Unido sancionaron a seis altos funcionarios rusos cercanos a Putin por el envenenamiento del líder de la oposición rusa Alexei Navalny, Trump no lo hizo.

En su libro publicado después de dejar la Casa Blanca en malos términos con Trump, el exasesor de seguridad nacional John Bolton escribió que el presidente se quejaba en privado de las sanciones y otras medidas punitivas impuestas a Rusia.

Bolton enumeró una serie de acciones de la administración contra Rusia, diciendo que Trump «los promocionó como logros importantes, pero casi todos ellos ocasionaron oposición, o al menos protestas y quejas extensas, del propio Trump».

Siempre frustrado por lo que llamó el «engaño de Rusia», Trump ha acusado a sus oponentes de intentar obstaculizar las buenas relaciones con Moscú mientras buscaban investigar los vínculos entre su campaña y la interferencia electoral rusa.

Tan molesto se ha vuelto Trump ante la mención de las fechorías rusas que, en el pasado, se ha resistido a las advertencias de inteligencia sobre Rusia, pidiéndole a los miembros destacados de su grupo de seguridad nacional, incluidos los que entregan el Resumen Diario del presidente, que le informen con menos frecuencia sobre amenazas de Rusia a Estados Unidos, según le han dicho a CNN varios exfuncionarios de la administración de Trump.

Cuando su informe de inteligencia oral incluyó información relacionada con las actividades malignas de Rusia contra Estados Unidos, Trump a menudo cuestionó la inteligencia misma.

Alex Marquardt, Zachary Cohen, Brian Fung, Jennifer Hansler y Kaitlan Collins de CNN contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up