Los ‘pasaportes de inmunidad’ ya están aquí. Pero vienen con advertencias

(CNN) — Con kilómetros de alambre de púas y cercas eléctricas a lo largo de su frontera y la abierta hostilidad del gobierno hacia los migrantes, las fronteras de Hungría no siempre son el lugar más amigable para los extranjeros.

Ese es el panorama en tiempos normales. En medio de la pandemia, Hungría cerró sus puertas a casi todo el mundo, incluso a sus vecinos europeos.

A menos que hayan tenido covid-19.

No es el lugar donde se esperaría encontrar una excepción tan novedosa a las reglas de entrada que de otro modo serían difíciles.

La política, que entró en vigor a principios de septiembre, abre la puerta a los visitantes que pueden proporcionar evidencia de que se han recuperado del covid-19, evidencia de una prueba positiva y negativa en los últimos seis meses.

Islandia tiene planes para una política similar a partir de la próxima semana, y ya otorga a los ciudadanos que han sido infectados previamente permiso para ignorar el mandato de máscara a nivel nacional.

MIRA: Pasaporte de inmunidad, la alternativa que estudian las aerolíneas en busca de reactivar la actividad

Los expertos llaman a este tipo de políticas una especie de «pasaporte de inmunidad». Pero, ¿vencer al virus realmente te da inmunidad? La evidencia hasta ahora sugiere que para la mayoría de las personas, sí.

«Ciertamente, es teóricamente posible que algunas personas, incluso las que tienen anticuerpos, no estén protegidas», dijo la Dra. Ania Wajnberg a CNN fuera de su laboratorio en la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Mount Sinai en Nueva York.

«Pero creo que la mayoría de las personas que dan positivo en las pruebas de anticuerpos estarán protegidas durante algún tiempo».

Reapertura de la sociedad

Hungría no ha revelado ningún resultado de su estrategia fronteriza sobre el covid.Imágenes de Orsi Ajpek / Getty

Wajnberg lidera un estudio masivo de más de 30.000 personas que tenían casos leves a moderados de covid-19. Su última investigación, publicada en octubre, encontró que más del 90% de las personas tienen suficientes anticuerpos para matar el virus durante muchos meses después de la infección, quizás más.

Entonces, el riesgo de que alguien que ingrese a Hungría bajo esta política pueda volver a infectarse o infectar a otros es bajo, dice. Aunque la ciencia no se ha decidido por completo sobre cuánto dura la inmunidad, solo ha habido un puñado de casos documentados de reinfección.

«Esta puede ser una forma razonable de comenzar a reabrir la sociedad y permitir viajes y negocios», dice.

El epidemiólogo jefe de Islandia, Thorolfur Gudnason, ha llegado a la misma conclusión con base en datos del propio país y en estudios del extranjero.

«Creo que es bastante seguro. Quiero decir, todo lo que hacemos tiene incertidumbres. Nada es 100%», dijo a CNN.

MÁS: ¿Se podrían reactivar los viajes con pruebas de coronavirus en aeropuertos y pasaportes de inmunidad?

Las pruebas y la exención de cuarentena en la frontera comienzan el 10 de diciembre. El imán turístico del Atlántico Norte aceptará evidencia documentada de una prueba positiva de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) que tenga al menos 14 días de antigüedad, o prueba de ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA) que mide los niveles de anticuerpos, siempre que sea emitido por un laboratorio europeo aprobado.

Thorolfur dice que los islandeses que han vencido el virus también están exentos del mandato nacional de máscaras con una carta de su médico, aunque dice que la mayoría de las personas las usan de todos modos debido al estigma social. Nunca ha oído hablar de nadie que se haya infectado intencionalmente, especialmente con una vacuna próximamente.

«Eso es posible. Pero, por otro lado, creo que también es injusto para las personas que han tenido la infección. ¿Por qué no se les debería permitir viajar libremente?» él dijo. «Creo que es una cuestión de justicia, básicamente. Si tienes la condición médica de que no estás propagando o teniendo el virus, no eres un riesgo para el medio ambiente, entonces debes ser reconocido por eso».

Riesgo de tope de Covid

Islandia permitirá la entrada sin cuarentena a personas que puedan demostrar que han tenido covid. Crédito:Shutterstock

Islandia también está en conversaciones con los otros países nórdicos –Suecia, Dinamarca, Finlandia y Noruega– para que las personas con esa exención puedan viajar libremente sin restricciones. Aunque Thorolfur dice que las conversaciones no han ido muy lejos, y no espera que ningún otro país siga el ejemplo de Islandia.

Thorolfur desconocía la política de Hungría.

El país de Europa central no ha tenido prácticamente nada que decir sobre el éxito o el fracaso de su exención única, en qué ciencia se basa y cómo sopesó los pros y los contras.

El gobierno húngaro rechazó las solicitudes de entrevistas y envió solo una declaración que describía la política en sí. Muchos de los expertos a los que se acercó CNN no sabían que estaba en rigor. No se ha debatido ampliamente ni siquiera dentro de Hungría.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconsejó los pasaportes de inmunidad en abril. «Actualmente no hay evidencia de que las personas que se han recuperado de covid-19 y tienen anticuerpos estén protegidas de una segunda infección», se lee en su informe científico.

El jueves, la OMS confirmó que no ha cambiado su posición, pero el Asesor Regional Dr. Siddhartha Sankar Datta dijo que busca ayudar a los países a implementar certificados de vacunación electrónicos. Otros expertos también han expresado su preocupación por los pasaportes de inmunidad.

«Creo que el peor escenario es que se vea un aumento en los casos porque las personas están incentivadas para intentar que el covid demuestre inmunidad», le comentó a CNN Carmel Shachar, experta en bioética y leyes de salud de la Universidad de Harvard.

«Entonces, de repente, verías a personas que no usan máscaras, que no respetan el distanciamiento social, porque quieren obtener covid. Especialmente si más y más países adoptan un esquema similar».

Los expertos en varias revistas médicas líderes también han advertido que los pasaportes de inmunidad podrían incentivar a las personas que de otra manera estarían sanas a buscar deliberadamente una infección.

No está claro si alguien se ha infectado a propósito para ingresar a Hungría, pero a la especialista en ética de la Universidad de Oxford Rebecca Brown le resulta difícil de creer.

«Sería algo bastante extremo. Y creo que, con toda probabilidad, la gran mayoría de las personas no lo haría», afirma, y explica que el covid-19 puede tener efectos a largo plazo incluso en algunas personas jóvenes y sanas.

‘Una mala idea’

Hungría ha cerrado sus fronteras a la mayor parte de Europa.Crédito: Orsi Ajpek / Getty

Shachar también argumenta que los «pasaportes de inmunidad» podrían recompensar a las personas imprudentes que se infectan después de ignorar las reglas de covid o erosionar la privacidad médica.

«Cuanta más información requiera que se publique, más normalizada será para entrometerse en la privacidad de las personas», señala.

La bioética de Harvard Natalie Kofler es contundente en su oposición a los pasaportes de inmunidad. «Es una mala idea», asegura.

Kofler dice que podrían exacerbar las desigualdades existentes.

«Si ha tenido [el virus] antes, no es como una vacuna desde un punto de vista ético. Eso es porque ha tenido que ser lo suficientemente saludable, lo suficientemente privilegiado para obtener la atención médica que podría haber necesitado y lo suficientemente rico para obtener las pruebas que podría haber necesitado para sobrevivir al virus», explica.

Brown, de Oxford, escribió un artículo que examina los pros y los contras de los pasaportes de inmunidad, que en última instancia sostiene que los beneficios potenciales superan a los inconvenientes.

«Muchas personas que están preocupadas por los pasaportes de inmunidad no han hecho muchas sugerencias sobre cómo podríamos resolver las dificultades y no parecen insuperables. Parece que hay formas de abordar los tipos de problemas que podrían surgir», dice.

‘Beneficio positivo’

El organismo de aviación IATA quiere introducir pasaportes de vacunación para abrir fronteras. Crédito:STR / AFP a través de Getty Images

Los pasaportes de inmunidad pueden volver a estar de moda una vez que haya una vacuna. La Asociación de Transporte Aéreo Internacional, que representa a cientos de aerolíneas, impulsa un «pase de viaje» digital y seguro para que los pasajeros muestren pruebas de que han sido vacunados, una vez que haya una vacuna disponible.

El director general de la aerolínea australiana Qantas, Alan Joyce, ya ha sugerido que en el futuro los pasajeros deberán demostrar que han sido vacunados para poder embarcar.

Brown sostiene que quienes se han recuperado del virus deben recibir el mismo tratamiento que quienes se han vacunado. Incluso la escéptica Shachar está cautelosamente abierto a la idea.

«De hecho, hay un beneficio positivo en tratarlos de la misma manera. No queremos desperdiciar las dosis de vacunas, pasará un tiempo antes de que tengamos suficientes vacunas para absolutamente todos los humanos del planeta», asegura.

Cuando se le preguntó si aquellos que se han recuperado del virus deberían colocarse al final de la línea de vacunas, Wajnberg dice que en teoría es una buena idea. En la práctica, indica que se requerirían las mismas pruebas ELISA precisas y de alta calidad que usa en su laboratorio, para ser implementadas a gran escala.

«Puede que tenga sentido … no vacunar a las personas con niveles muy altos de anticuerpos, pero creo que será un gran desafío operacional».

Neil Bennett, Christian Streib, Oscar Featherstone Bálint Bárdi, David Allbritton y Adrian Divirgilio contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up