Las conversaciones sobre el estímulo económico en EE.UU. terminan la semana con optimismo

(CNN) — Qué diferencia hace una semana. El lunes, parecía que no iba a pasar nada con el estímulo económico. Ahora, es posible que se negocie un trato en cuestión de días.

Es la hora de la verdad. Si un grupo bipartidista de legisladores realmente va a desbloquear un acuerdo de estímulo económico y presentarlo por escrito antes del lunes, queda mucho trabajo por hacer.

Se ha visto una avalancha de comentarios positivos provenientes de senadores republicanos el jueves. Estaban abiertos a este camino, y eso es porque es realmente la única opción sobre la mesa en este momento que podría convertirse en ley.

MIRA: Multimillonario de SoftBank se prepara para «el peor escenario posible» en la economía mundial. ¿Cúan probable es llegar a esa condición?

«Nunca he tenido más esperanzas de que tendremos un proyecto de ley», dijo el senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur.

Esto podría cambiar si las negociaciones se rompen y los líderes se involucran para llegar a un acuerdo más pequeño que simplemente prorrogue las disposiciones que expiran. Pero los miembros republicanos saben que la propuesta de su partido no puede ganarse el apoyo de los demócratas. Entonces, si eres un miembro que quiere un resultado, la mejor estrategia es tratar de participar en esta propuesta. Eso es lo que estás viendo ahora mismo.

Hay mucha esperanza, pero todavía no hay una ley.

La mecánica de trabajo sobre el estímulo económico

Asistentes familiarizados con el proceso me dicen que los miembros están trabajando día y noche. Y que se han dividido en equipos para elaborar secciones específicas del proyecto de ley. El senador demócrata Dick Durbin de Illinois y el senador republicano John Cornyn de Texas están trabajando en silencio en un compromiso para la sección de seguros de responsabilidad civil.

El senador republicano de Utah Mitt Romney y el senador demócrata Joe Manchin de Virginia Occidental están trabajando en una fórmula que podría aplicar para los gobiernos estatales y locales, que incluye la posibilidad de establecer un límite a la cantidad que un estado podría recibir. La intención sería impedir que los estados grandes obtengan tanto dinero como pudieron haber conseguido en la última ronda en base a la fórmula anterior.

MIRA: Disneyland y Knotts Berry Farms en California permanecerán cerrados y eso significa más desempleo y pocos turistas

Algunos miembros se apoyan en el personal de la comisión con experiencia en las disposiciones del Programa de Protección de Cheques de Pago. Graham trabaja con el presidente Donald Trump para que lo respalde. Y sí, se informa regularmente a los líderes sobre el rumbo de estas conversaciones.

Están sucediendo muchas cosas. La pregunta es si pueden suceder lo suficientemente rápido.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, ha dejado en claro, según varios asistentes involucrados, que le gustaría ver una propuesta de estímulo económico el lunes. Eso es lo que Manchin también ha dicho públicamente.

Ahora habrá silencio por un tiempo. Así es como sabes que la gente realmente está trabajando.

¿Qué sabemos hasta ahora de la propuesta de estímulo económico?

La propuesta incluye:

US$ 300 por semana en subsidios de desempleo federales mejorados (todavía hay un debate sobre qué tan retroactivo podría ser esto)
Una pausa continua en los pagos de préstamos estudiantiles
Moratoria de desalojos
Otra ronda de dinero para el Programa de Protección de Cheques de Pago
US$ 16.000 millones para el desarrollo y distribución de vacunas, y las pruebas y rastreo del covid-19
Extensión de los programas de desempleo que permitieron a los trabajadores independientes solicitar el seguro de desempleo
Extensión del programa que permite a los estadounidenses desempleados obtener 39 semanas en lugar de 26

Lo que podría quedar por fuera

¿Qué podría no incluirse?

Cheques de estímulo. ¿La razón? Has visto a tantos republicanos querer llegar a un «sí» en esta legislación porque el precio es menos de US$ 1 billón y gran parte de ese dinero se compensa reutilizando dinero que no se usó en el último proyecto de ley de estímulo. Hay muchos detalles que deben resolverse para que, en última instancia, los republicanos voten a favor de la propuesta, pero mantener el precio por debajo de US$ 1 billón ha sido esencial.

En este momento, no parece posible incluir cheques de estímulo de US$ 1.200 para la mayoría de los estadounidenses una vez que los miembros tengan en cuenta los costos de propuestas como el Programa de Protección de Cheques de Pago, los fondos estatales y locales y los subsidios por desempleo.

El momento: los miembros quieren terminar con todo esto, desde el proyecto de ley de gastos hasta el estímulo económico, la votación y salir de la ciudad, para fines de la próxima semana. Eso no significa que esto no se retrase, pero hay una pandemia a su alrededor, y lo que está dando impulso en este momento es la fecha límite. Si esto se retrasa, existe la preocupación de que pueda seguir aplazándose. Y cuanto más se tarde en llegar a un acuerdo, más oportunidades habrá de que languidezca y quede desarmado por docenas de intereses que quieren que sus disposiciones se adjunten a uno de los últimos proyectos de ley de este Congreso.

Republicanos que han manifestado apertura al marco bipartidista

Esto no es lo mismo que decir que votarán «sí». Nadie tiene un texto de ley, pero estos miembros han expresado su optimismo de que el marco podría proporcionar un camino a seguir. Los nombres en negrita son parte del grupo de trabajo bipartidista:

Senador Ron Johnson de Wisconsin
Senadora Susan Collins de Maine
Senador Mitt Romney de Utah
Senador Lindsey Graham de Carolina del Sur
Senador Kevin Cramer de Dakota del Norte
Senador Bill Cassidy de Louisiana
Senadora Lisa Murkowski de Alaska
Senador Marco Rubio de Florida
Senadora Shelley Moore Capito de West Virginia
Senador John Thune de Dakota del Sur
Senador Rob Portman de Ohio
Senador John Cornyn de Texas

¿Son ellos los nuevos poderosos?

Pueden suceder muchas cosas a fin de año. Después de las elecciones, los miembros se sienten envalentonados a salir del liderazgo para resolver los problemas. Hay un cambio de dinámica. Agrega a todo eso una pandemia mortal que ha causado estragos en la economía de Estados Unidos, y la gente se motiva.

No obstante, lo que ves en este momento es una fórmula que, si funciona, podría repetirse. Los demócratas de la Cámara de Representantes tendrán una mayoría más pequeña el próximo año. Sin importar lo que suceda en Georgia, eso también será cierto en el Senado. Cuando los líderes tienen menos votos de sobra, los miembros intermedios pueden convertirse en fuerzas poderosas.

El año que viene, solo se necesitará que un puñado de senadores republicanos se ponga de lado del presidente electo Joe Biden para lograr que su gabinete se apruebe, por ejemplo.

LEE: Biden enfrenta una creciente presión para hacer más diverso su gabinete

No quiero exagerar: el partidismo siempre va a tener un control en el Capitolio y el líder de la mayoría del Senado y el presidente de la Cámara de Representantes siempre tendrán poder sobre lo que llegue a discusión. Sin embargo, el grupo bipartidista aquí está demostrando claramente con las conversaciones sobre el estímulo económico que los moderados pueden jugar un papel en el próximo Congreso si así lo desean.

Otras dos notas rápidas

Continúan las discusiones generales con los líderes para tratar de cerrar los puntos conflictivos restantes. El presidente de asignaciones del Senado, Dick Shelby de Alabama, y el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, de Maryland, hablaron el jueves sobre un camino a seguir, y los asistentes dicen que las cosas están progresando. La gente está en modo de concretar acuerdos en este momento. Y los apropiadores no quieren fallar aquí y tener que hacer una resolución continua.

Trump todavía dice que va a vetar la Ley de Autorización de Defensa Nacional, un proyecto de ley de gastos de defensa crítico, porque no incluye la eliminación de una disposición que brinda amplias protecciones a las empresas de Internet por el contenido que publican o que terceros publican en sus sitios.

En un tuit el jueves por la noche, Trump escribió: «Parece que el senador Jim Inhofe no incluirá la cláusula de terminación de la Sección 230 en el Proyecto de Ley de Defensa. Es tan malo para nuestra Seguridad Nacional y la Integridad Electoral. Última oportunidad para lograrlo. Lo VETARÉ».

Un recordatorio, la Ley de Autorización de Defensa Nacional tiene un apoyo bipartidista abrumador en el Congreso.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up