La policía de Florida allana la casa de excientífica de datos estatales de covid-19

(CNN) — La policía de Florida allanó la casa de una excientífica de datos estatales de coronavirus el lunes, lo que intensificó una disputa entre el gobierno del estado y una experta en datos que acusó a funcionarios de tratar de encubrir el alcance de la pandemia.

El Departamento de Policía de Florida ejecutó una orden de registro el lunes por la mañana en la casa de la científica de datos Rebekah Jones, quien fue despedida por el Departamento de Salud del estado en mayo. La agencia está investigando si Jones accedió a un sistema de mensajería del gobierno estatal sin autorización para instar a los empleados a hablar sobre las muertes por covid-19, según una declaración jurada de un agente que trabaja en el caso.

Jones le dijo a CNN que no había accedido indebidamente a ningún sistema de mensajería estatal y que perdió el acceso a sus cuentas de computadora del gobierno después de que fue removida de su cargo.

Pugna por datos de covid-19

Aproximadamente 10 agentes con armas en la mano se presentaron en su casa de Tallahassee alrededor de las 8:30 am, dijo Jones. Un video tomado de una cámara en su casa, que publicó en las redes sociales, mostraba a un agente apuntando con un arma por una escalera mientras Jones le decía que sus dos hijos estaban arriba. Jones dijo que el agente apuntaba con su arma a su hija de 2 años, su hijo de 11 años y su esposo, quienes dijo que estaban en la escalera, aunque el video no lo deja claro.

Rebekah Jones publicó en Twitter un video de agentes estatales haciendo una redada en su casa.

Los policías también «apuntaron un arma a 15 cms de mi cara» y se llevaron todas sus computadoras, su teléfono y varios discos duros y memorias USB, dijo Jones.

Lo que dice la policía

Gretl Plessinger, portavoz del departamento de policía, dijo que los agentes tocaron la puerta de Jones y la llamaron «en un intento de minimizar la interrupción de la familia». Jones se negó a abrir la puerta durante 20 minutos y colgó a los agentes, y la familia de Jones estaba arriba cuando los agentes entraron a la casa, dijo Plessinger. No respondió a las preguntas sobre por qué los agentes sacaron armas.

«En ningún momento se apuntó con armas a nadie en la casa», agregó Rick Swearingen, el comisionado del departamento, en otro comunicado.

Según la declaración jurada de un investigador del departamento, un individuo no autorizado accedió ilegalmente a un sistema de gestión de emergencias del gobierno estatal para enviar un mensaje de texto grupal a los funcionarios del gobierno el mes pasado instándolos a hablar sobre la crisis del covid-19.

«Es hora de hablar antes de que mueran otras 17.000 personas», decía el mensaje, según la declaración jurada. «Sabes que esto está mal. No tienes que ser parte de esto. Sé un héroe. Habla antes de que sea demasiado tarde».

Los funcionarios rastrearon el mensaje, que fue enviado en la tarde del 10 de noviembre a unos 1.750 destinatarios, a una dirección IP conectada a la casa de Jones, escribió el investigador en la declaración jurada.

Lo que dice Jones

Jones le dijo a Chris Cuomo de CNN el lunes por la noche que ella no envió el mensaje.

«No soy una hacker», dijo Jones. Agregó que el lenguaje en el mensaje que las autoridades dijeron que fue enviado «no era mi forma de hablar» y contenía errores que ella no cometería.

«El número de muertes que usó la persona ni siquiera era el correcto», dijo Jones. «En realidad, estaban por debajo por unas 430 muertes. Yo nunca redondearía 430 muertes».

Entre los dispositivos que se llevaron los agentes se encontraban USB que Jones le dijo a CNN que contenían «pruebas de que (funcionarios estatales) mentían en enero sobre cosas como informes internos y avisos de los CDC», así como «evidencia de actividades ilegales por parte del estado». Dijo que accedió a esos informes legalmente y algunos le habían sido enviados por otras personas después de que ella dejó el gobierno estatal.

MIRA: Ron DeSantis, gobernador de Florida, compara reabrir escuelas con «llevar a bin Laden a la justicia»

Jones dijo que creía que la redada en su casa fue orquestada por el gobernador Ron DeSantis, a quien se le acusa públicamente de manejar mal la pandemia.

«Esto es lo que sucede cuando desafías a personas poderosas y corruptas», dijo Jones. «Si él piensa que esto me va a asustar para que me calle, está equivocado».

El gobernador de Florida se deslinda

El portavoz de DeSantis, Fred Piccolo, dijo a CNN que «la oficina del gobernador no tuvo participación, ni conocimiento, ni nada, de esta investigación». Agregó que la policía inició una investigación sobre el mensaje antes de que nadie supiera sobre la supuesta participación de Jones. El departamento de salud remitió una solicitud de comentarios a la policía.

Jones, quien ayudó a construir el panel de datos de covid-19 en línea del estado, fue despedida en mayo, en lo que argumentó fue una represalia por su negativa a manipular los números y minimizar la escala del brote. Ella ha alegado públicamente que un superior del departamento le pidió que manipulara los datos del estado para que pareciera que Florida estaba más cerca de cumplir sus objetivos de reapertura de lo que realmente estaba.

Pero los funcionarios estatales han defendido su despido.

El departamento de salud dijo en mayo que Jones fue removida porque había «exhibido un curso repetido de insubordinación», tomando «decisiones unilaterales para modificar el tablero de covid-19 del Departamento sin la participación o aprobación del equipo epidemiológico o sus supervisores».

Y DeSantis dijo en ese momento que la destitución de Jones de su cargo «no era un problema».

Denuncia de informante

Jones presentó una denuncia de informante de irregularidades contra el departamento de salud en julio, pidiendo que la reintegren a su trabajo con sueldo atrasado. También lanzó su propio tablero en línea de datos del covid-19 de Florida, un sitio web que se ejecutaba en una de las computadoras que los agentes incautaron el lunes, dijo.

MIRA: Crece la preocupación en Florida tras superar el millón de casos de covid-19

Jones fue acusada previamente de acecho el año pasado después de supuestamente publicara fotos explícitas de un exnovio en línea, un caso de delito menor que aún está pendiente. Ella le dijo a CNN que el caso involucraba una publicación de blog que publicó en un grupo en línea para mujeres que habían estado en relaciones abusivas.

El domingo, un abogado defensor de Jones presentó una moción para retirarse del caso porque se enteró de que «un miembro de la familia inmediata está involucrado en una investigación activa» de Jones, aunque no compartió ningún detalle sobre esa investigación.

Cuando DeSantis habló sobre el despido de Jones en mayo, hizo referencia al supuesto caso de acoso y dijo que «debería haber sido despedida mucho antes».

Jamiel Lynch de CNN contribuyó con el reportaje.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up