‘Esto se ha vuelto loco’: dentro de la lucha por el perdón de Trump

Washington (CNN) — El presidente Donald Trump puede no estar dispuesto a aceptar que su mandato está terminando, pero a medida que el tiempo avanza en su cargo, cientos de sus aliados –incluidos algunos de sus socios comerciales más cercanos y muchos criminales de alto perfil– están intensificando sus esfuerzos para exprimir hasta las últimas onzas de su poder presidencial.

Desde que Trump perdió las elecciones hace seis semanas, las llamadas y los correos electrónicos han estado inundando el ala oeste de personas que buscan beneficiarse de los poderes de clemencia del presidente. El personal de Trump está tan inundado con solicitudes de indultos o conmutaciones que se ha creado una hoja de cálculo para realizar un seguimiento de las solicitudes dirigidas a los colaboradores cercanos de Trump.

Trump, que se niega a reconocer su derrota y que los funcionarios dicen que se está convirtiendo en negación, ha estado ansioso por hablar sobre quién solicita qué. Le han entregado resúmenes de casos para que los revise y, en algunos casos, ha encuestado a su red de asociados sobre a quienes debería perdonar.

Con el fin de su presidencia acercándose, Trump parece ansioso por ejercer sus poderes antes de descubrir que se fueron. A diferencia de prácticamente cualquier otro asunto relacionado con el final de su presidencia, sus poderes de clemencia son un tema que Trump parece disfrutar discutiendo. Así lo dijo una persona en comunicación con el presidente, a pesar de que equivale a otro recordatorio tácito de que su mandato en la Casa Blanca está casi acabado.

Eso es un marcado contraste con la forma en que Trump ha respondido a otro esfuerzo más pequeño que también se está incrementando a medida que se acerca el Día de la Inauguración: un esfuerzo por convencer a Trump de que acepte los resultados de las elecciones.

Que el Colegio Electoral afirmara la victoria del presidente electo Joe Biden esta semana no pareció suficiente para sacar a Trump de sus delirios de victoria, pero está agregando urgencia a un impulso de varios de sus asesores para guiarlo suavemente hacia la realidad. Varios de sus aliados más cercanos lo han instado a dejar atrás sus esfuerzos por disputar las elecciones y comenzar a planificar su futuro político posterior a la Casa Blanca, incluida una posible carrera en 2024.

Sin embargo, incluso en medio del movimiento intratable de la transición y la actividad apresurada de quedar sin poder efectivo, Trump se niega rotundamente a reconocer que perdió.

En sus momentos de más profunda negación, Trump les ha dicho a algunos asesores que se negará a salir de la Casa Blanca el día de la inauguración, solo para que lo bajen de esa cornisa. La posibilidad ha alarmado a algunos ayudantes, pero pocos creen que Trump realmente lo cumplirá.

«Está haciendo una rabieta de mierda», dijo un asesor. «Se va a ir. Solo está haciendo pataleta».

La Casa Blanca se negó a comentar para este informe.

El martes, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, reconoció a Biden como presidente electo por primera vez y comenzó un esfuerzo para evitar que los republicanos emprendan un último esfuerzo para anular la voluntad de los votantes, incluso cuando Trump alienta ese esfuerzo y cierra cualquier conversación sobre dejar la Casa Blanca. De la noche a la mañana, Trump arremetió contra McConnell.

«¡La gente está enojada!», tuiteó, enlazando a un artículo sobre sus aliados que criticaban al líder republicano por su movida.

Sin embargo, incluso en medio de sus delirios, Trump se está comportando como un presidente en invierno: abandona las principales responsabilidades de su trabajo mientras busca formas de recompensar a los leales mientras pueda.

Impulso de indultos

En ningún lugar es más obvio el final del mandato de Trump que en el impulso de indultos.

«Esto se ha vuelto loco», dijo una persona familiarizada con los esfuerzos. «Hay mucha actividad».

Debido a que Trump ha mostrado poco interés en utilizar el sistema de abogados de indultos del Departamento de Justicia para evaluar las solicitudes de clemencia ejecutiva, los peticionarios se están acercando a la Casa Blanca directamente, llamando o enviando un correo electrónico al asesor principal Jared Kushner, al jefe de gabinete Mark Meadows o al abogado de la Casa Blanca Pat Cipollone, cuando no pueden ponerse en contacto con el propio Trump.

«Todos asumieron que no hay un proceso formal y que deben comunicarse directamente con la administración», dijo la persona. «Todos esperan tener un amigo de un amigo de un amigo de un primo que esperan que les haga leer su correo electrónico».

LEE: Planeando el futuro: los hijos de Trump buscarían beneficiarse del legado caído de su padre

Si hay un principio rector en quién parece más probable que obtenga el indulto, es alguien que el presidente conoce personalmente o que tiene conexiones poderosas que presionan en su nombre. Al menos una persona que trabaja en nombre de los clientes que buscan indultos dijo que esperaba que su lealtad a Trump durante los últimos cuatro años valiera la pena ahora.

Da la casualidad de que Trump está reflexionando sobre los indultos en un momento en el que la lealtad parece ser su principal preocupación. Y se quejó repetidamente durante las últimas semanas de que los republicanos lo están abandonando cuando los necesitaba para ayudar a anular los resultados de las elecciones.

En gran medida ha congelado a los asesores y asociados que no parecen estar en la misma página. Una persona que solía hablar con Trump con regularidad, pero que delicadamente lo alentó a suavizar su postura postelectoral, ya no le recibe las llamadas y no ha tenido noticias de Trump en semanas.

En total, el presidente está considerando la posibilidad de indultar a más de dos docenas de personas en su órbita que él cree que fueron atacadas, o podrían serlo en el futuro, con fines políticos. Eso se suma a cientos de solicitudes de otras personas que se han acercado directamente a la Casa Blanca, y decenas de miles más cuyas solicitudes están pendientes en el Departamento de Justicia.

Esta semana, Alice Johnson y el duque Tanner, cuyas sentencias de prisión Trump conmutó al principio de su mandato, estaban en la Casa Blanca para solicitar actos adicionales de clemencia, según un tuit de Tanner. El cambio de Johnson en 2018 se produjo después del cabildeo personal de Kim Kardashian West, pero esta semana un esfuerzo similar de Kardashian West para asegurar el indulto para un preso federal condenado a muerte, Brandon Bernard, no tuvo éxito.

En cambio, Trump se ha centrado más en aquellos dentro de su propio círculo, incluido Michael Flynn, su exasesor de seguridad nacional a quien indultó el mes pasado.

Otro nombre entre los muchos que se están considerando para el indulto: Allen Weisselberg, director financiero de la Organización Trump, que ha sido objeto de escrutinio por parte de los investigadores por su papel en los pagos de dinero secreto.

A partir de esta semana, los funcionarios dijeron que tampoco se descartó un indulto preventivo para el propio Trump.

MIRA: Lo que juega en contra de los indultos preventivos que Trump planearía para sí mismo, sus hijos y otros allegados

Escarbando

Los esfuerzos para convencer a Trump de que acepte su derrota se han topado con un presidente que parece estar cada vez más atrincherado en su negación de la victoria de Biden, incitado por asesores como Rudy Giuliani y Jenna Ellis, que están engañando a Trump sobre el alcance de las irregularidades y perspectivas de reversión de la votación.

Si bien Trump había comenzado a aceptar en privado la realidad de que perdió las elecciones a fines del mes pasado, los asesores dicen que Trump ahora se ha revertido y ha escarbado, no solo difundiendo información errónea sobre las elecciones, sino ingiriéndola él mismo.

«Le han dado tanta información errónea que creo que en realidad cree que le robaron esto», dijo un asesor de Trump sobre el presidente.

A pesar de su interés en los indultos, casi toda la energía de Trump durante las últimas seis semanas se ha dedicado a reflexionar sobre su derrota y a idear formas de impugnarla. Cuando no está llamando a los legisladores republicanos para evaluar su voluntad de ayudarlo a anular los resultados de las elecciones, está ocupado ideando formas de vengarse de aquellos que cree que lo abandonaron, incluidos los gobernadores republicanos de Arizona y Georgia; presentadores y ejecutivos de Fox News; ciertos miembros del Congreso; y miembros clave de su gabinete, incluido el secretario de Justicia saliente William Barr.

Después de que se supo en The Wall Street Journal que Barr había trabajado para evitar que una investigación federal sobre las finanzas de Hunter Biden se hiciera pública antes de las elecciones, Trump comenzó a plantear nuevamente la posibilidad de despedirlo durante el fin de semana.

El presidente también comenzó a preguntar si podía nombrar asesores especiales para investigar las acusaciones infundadas de fraude electoral de Hunter Biden. Y Trump, según una persona familiarizada con el asunto, se cree que Barr se opone.

Cipollone, quien es cercano a Barr, finalmente ayudó a organizar una reunión entre los dos hombres en la Casa Blanca el lunes que resultó en un intercambio cordial que terminó con Barr presentando su renuncia.

Trump tuiteó la carta de renuncia de Barr 23 minutos después de que el Colegio Electoral se inclinara oficialmente a favor de Biden. Como lo ha hecho anteriormente en días llenos de noticias particularmente malas, incluso después de que la Corte Suprema negó sus esfuerzos por invalidar los votos, Trump se negó a aparecer en su propia fiesta de Navidad, celebrada un piso debajo de su residencia en la Casa Blanca.

Evitando el tema

Dentro de la Casa Blanca, en la rara ocasión en que se habla del Día de la Inauguración o de la vida después del 20 de enero, Trump casi se apaga. Ha dejado en claro al personal en los últimos días que no desea discutir si asistirá o no a la toma de posesión de Biden y ha cerrado en gran medida cualquier conversación sobre dejar el cargo, según varias personas familiarizadas con las discusiones. Por eso, los asesores principales del presidente se han mostrado reacios a hablar con él.

LEE: Melania Trump «solo quiere volver a casa»

Las personas cercanas a Trump continúan considerando muy poco probable que el presidente saliente asista a la toma de posesión de Biden. «No lo hará», dijo un asesor sobre el pensamiento actual dentro del círculo de aliados de Trump.

Seis semanas después del día de las elecciones, Trump ha pasado más de la mitad de sus días sin apariciones públicas, mostrando poco interés en el trabajo diario de ser presidente. En total, ha habido 20 días sin ningún evento público incluido en el calendario de Trump en las semanas posteriores al día de las elecciones y sin informes de inteligencia. Ha realizado 13 apariciones públicas abiertas a la prensa, ha realizado una sola entrevista en cámara y ha respondido preguntas de los periodistas solo en dos ocasiones. Por el contrario, ha pasado nueve días en su campo de golf.

Durante el fin de semana, cuando escapó de Washington por segunda vez desde el día de las elecciones para asistir al juego Ejército-Marina, Trump siguió tan obsesionado como siempre con su derrota electoral. Mientras conducía en una densa niebla desde el aeropuerto hasta el campus de West Point, Trump emitió un tuit en el que se quejaba del gobernador republicano de Georgia.

Una vez allí, Trump ni siquiera se quedó hasta el medio tiempo, regresando a su avión después de grabar una entrevista con Fox News.

Kaitlan Collins y Jim Acosta de CNN contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up