Esto es lo que incluye el segundo paquete de estímulo en EE.UU.

Washington (CNN) — Los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado de EE.UU. llegaron a un acuerdo, el domingo por la noche, sobre un proyecto de ley de estímulo para la pandemia de US$ 900.000 millones que incluye beneficios de desempleo mejorados y pagos directos en efectivo.

Se realizaron varios cambios a partir de una propuesta presentada hace casi dos semanas por un grupo bipartidista de legisladores. Los cheques de estímulo directo se incluyeron en el último minuto. Se omitieron las ayudas directas a los estados y las protecciones de responsabilidad de las empresas.

Si se aprueba el nuevo proyecto de ley, será el segundo paquete de estímulo federal más grande después de la Ley CARES de US$ 2 billones que el Congreso aprobó en marzo.

Se espera que los legisladores de ambas cámaras voten el lunes y envíen el proyecto de ley al escritorio del presidente Donald Trump para su firma, justo a tiempo para lograr algo antes de finales de diciembre, cuando varios programas de ayuda en la Ley CARES expirarán, incluyendo medidas clave de asistencia para desempleados por la pandemia y protecciones de desalojo.

El texto completo del proyecto de ley no se había publicado hasta el domingo por la noche. Esto es lo que sabemos hasta ahora de los resúmenes publicados por los líderes demócratas y republicanos:

Cheques de estímulo

El paquete enviaría pagos de estímulo directos de US$ 600 a individuos, la mitad de la cantidad proporcionada en la primera ronda de cheques que se emitió en la primavera. Al igual que con la primera ronda, los pagos solo se enviarán a personas por debajo de un cierto nivel de ingresos, aunque el domingo no estaba claro cuál sería ese nivel.

Las familias elegibles recibirían US$ 600 adicionales por niño, que es US$ 100 más de lo que el Congreso les dio a las familias en la primera ronda de ayuda la primavera pasada.

Beneficios de desempleo

Los desempleados recibirían una mejora federal semanal de US$ 300 en beneficios durante 11 semanas, desde finales de diciembre hasta mediados de marzo, según el acuerdo. La cantidad es la mitad del impulso federal anterior, que se agotó a finales de julio.

Además, el acuerdo exige extensiones de otros dos programas de desempleo por la pandemia que se crearon en la Ley CARES en marzo. Ambos están programados para expirar a finales de esta semana, lo que afectará a aproximadamente 12 millones de personas.

El programa de Asistencia por Desempleo por la Pandemia amplía los beneficios por desempleo a trabajadores por cuenta propia, contratistas independientes, autónomos y ciertas personas afectadas por el coronavirus. El programa de Compensación por Desempleo de Emergencia por la Pandemia proporciona 13 semanas adicionales de pagos a aquellos que agotan sus beneficios estatales regulares.

Ambos programas se cerrarían para los nuevos solicitantes a mediados de marzo y luego se eliminarían gradualmente a principios de abril para los solicitantes existentes.

El acuerdo final es menos generoso que el acuerdo bipartidista original que se publicó a principios de este mes. Aquel habría proporcionado 16 semanas de pagos mejorados y beneficios por la pandemia.

Préstamos para pequeñas empresas en plan de estímulo

El proyecto de ley reabriría el Programa de Protección de Cheques de Pago para que algunas de las pequeñas empresas más afectadas puedan solicitar un segundo préstamo. El programa dejó de aceptar solicitudes para la primera ronda de préstamos en agosto.

Designa específicamente US$ 12.000 millones para empresas muy pequeñas y de minorías.

A diferencia de la Ley CARES, este proyecto de ley asigna US$ 15.000 millones para lugares de eventos en vivo, cines independientes e instituciones culturales. También amplía la elegibilidad a más organizaciones sin fines de lucro, así como a periódicos locales, emisoras de radio y televisión.

Financiamiento para escuelas y cuidado infantil

El proyecto de ley proporcionaría US$ 82.000 millones en ayuda para escuelas de educación primaria y secundaria y para universidades. Las propuestas anteriores de republicanos y demócratas pedían al menos US$ 100.000 millones en ayuda para las escuelas.

Se incluyen US$ 10.000 millones adicionales para apoyar a los proveedores de cuidado infantil en problemas debido a la pandemia.

Asistencia para el alquiler

El proyecto de ley extendería hasta el 31 de enero la protección contra el desalojo que expira al final del año. También proporcionaría US$ 25.000 millones en asistencia para el alquiler para personas que perdieron su fuente de ingresos durante la pandemia.

Asistencia nutricional

El acuerdo de estímulo aumentaría los beneficios del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, por sus siglas en inglés) en un 15% durante seis meses, pero no ampliaría su elegibilidad. Esto es más generoso que el acuerdo bipartidista original de principios de diciembre, que pedía un aumento de cuatro meses.

Los demócratas han abogado por aumentar SNAP, como se conoce formalmente al programa de cupones de alimentos, desde que comenzó la pandemia, pero la disposición nunca se incluyó en los paquetes de ayuda anteriores.

El proyecto de ley también ampliaría el programa Pandemic-EBT a familias con niños menores de 6 años, considerándolos «inscritos» en el cuidado infantil y elegibles para los beneficios. Ahora proporciona dinero a familias de bajos ingresos con niños en edad escolar en lugar de las comidas gratuitas y a precio reducido que habrían recibido en la escuela.

El acuerdo también enviaría US$ 400 millones a bancos de alimentos y despensas de alimentos a través del Programa de Asistencia Alimentaria de Emergencia.

También proporcionaría US$ 175 millones para servicios de nutrición para personas mayores, como Meals on Wheels, y US$ 13 millones para el Programa de alimentos suplementarios de productos básicos, que atiende a más de 700.000 estadounidenses mayores mensualmente.

Financiamiento para vacunas

El acuerdo proporcionaría US$ 20.000 millones para la compra de vacunas para que puedan estar disponibles sin cargo para quienes las necesiten, así como otros US$ 8.000 millones para la distribución de vacunas.

También le daría a los estados US$ 20.000 millones para ayudar con las pruebas.

Lo que no está en el proyecto de ley de estímulo: financiamiento del gobierno estatal y local

El acuerdo final no contiene ninguna ayuda directa a los gobiernos estatales y locales, al eliminar un pedido inicial de US$ 160.000 millones en asistencia como base para las negociaciones de buena fe.

La disposición ha sido una de las más polémicas de las negociaciones. Los demócratas de la Cámara de Representantes habían asignado US$ 875.000 millones en el proyecto de ley de ayuda que fue aprobada por la cámara en mayo para ayudar a los gobiernos estatales y locales que luchan con menores ingresos fiscales debido a la pandemia.

Pero los republicanos se han resistido a asignar ayuda adicional más allá de los US$ 150.000 millones provistos en el proyecto de ley de ayuda de US$ 2 billones del Congreso en marzo, que solo podría usarse para gastos relacionados con el coronavirus. Los legisladores republicanos han dicho que no quieren rescatar a los estados que han administrado mal sus finanzas.

Críticas

Los funcionarios estatales y locales criticaron a los legisladores en los últimos días cuando quedó claro que la ayuda directa se estaba quedando en el camino.

En una declaración conjunta el domingo por la noche, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, señalaron que el acuerdo final proporcionaría recursos de emergencia para escuelas, US$ 27.000 millones para carreteras estatales, agencias de tránsito en dificultades, Amtrak y aeropuertos, y US$ 22 mil millones para gastos relacionados con la salud de gobiernos estatales, locales, tribales y territoriales.

Además, el acuerdo exige proporcionar US$ 2.000 millones para apoyar los autobuses interurbanos.

El acuerdo de estímulo también ampliaría el plazo para gastar los US$ 150.000 millones en fondos de ayuda para el coronavirus por un año. Los gobiernos estatales y locales se han apresurado a utilizar todo el dinero antes de la fecha límite actual del 30 de diciembre, y muchos brindan asistencia a los residentes.

Los funcionarios estatales y locales también habían solicitado poder utilizar parte de los fondos para cubrir los déficits presupuestarios.

Manu Raju y Clare Foran de CNN contribuyeron con este reportaje.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up