ANÁLISIS | Una nueva vacuna y un futuro presidente ofrecen a EE.UU. la posibilidad de pasar página

(CNN) — En un día de esperanza, tragedia y afirmación constitucional, Estados Unidos pudo sentir por fin una posible liberación de las amenazas gemelas de 2020: un virus asesino y el intento de un presidente vencido por extinguir la democracia.

En un giro de la historia el lunes, las primeras inyecciones que pondrán fin a la pandemia fueron a los brazos de estadounidenses justo cuando el Colegio Electoral, en un evento que muestra el sistema resiliente del país, confirmó a Joe Biden como el ganador de una elección legítima.

El presidente electo respondió con un discurso conmovedor, declarando que la democracia «late profundamente en el corazón del pueblo estadounidense» y envió su señal más contundente hasta el momento de que es hora de que el presidente Donald Trump y los republicanos del Congreso admitieran la realidad de la próxima presidencia de Biden.

En un tercer hito, más oscuro, la nación alcanzó las 300.000 muertes por covid-19, una cifra que seguramente será superada por el terrible total final. La cifra subraya los fracasos en la lucha contra lo que el Dr. Anthony Fauci llamó «la peor catástrofe de salud pública en 102 años».

En un día tan trascendental, el anuncio del presidente de que su leal secretario de Justicia, William Barr, quien se negó a validar las falsas afirmaciones de Trump sobre fraude electoral, había renunciado se sintió como un esfuerzo por distraer la atención de su propio eclipse. Pero la salida también sugiere que los próximos 36 días traerán más interrupciones, probablemente incluyendo un torrente de indultos controvertidos que Barr podría haber deseado evitar.

Aún así, después de semanas angustiosas y desorientadoras en las que los sistemas constitucionales y de salud de Estados Unidos estaban bajo ataque, el lunes ofreció la promesa de un punto de inflexión político y una inyección literal de esperanza.

MIRA: California comienza vacunación contra el covid-19

«La llama de la democracia se encendió en esta nación hace mucho tiempo. Y ahora sabemos que nada, ni siquiera una pandemia o el abuso de poder, puede apagar esa llama», dijo Biden en Wilmington, Delaware.

Después de semanas de retórica mesurada mientras Trump ha intentado por todas las vías cancelar la victoria de Biden, el presidente electo hizo su declaración más clara hasta el momento de que se acabó el tiempo para las afirmaciones infundadas respecto a que la elección había sido robada.

Fue particularmente mordaz acerca de un intento fallido de los republicanos de Texas de lograr que la Corte Suprema desechara millones de votos emitidos legalmente en los estados de batalla que ganó.

«La integridad de nuestras elecciones permanece intacta. Ahora es el momento de pasar página como lo hemos hecho a lo largo de nuestra historia. Unirnos, sanar», dijo Biden.

Afirmar la autoridad presidencial

Primer discurso de Biden tras votación del Colegio Electoral 14:00

La declaración de Biden fue un esfuerzo claro no solo para hacer avanzar al país después de su período postelectoral moderno más enconado. También fue un firme intento de afirmar su autoridad como presidente entrante, de crear el simbolismo de una transferencia de poder que está siendo negada por Trump y de comenzar a establecer legitimidad incluso entre los partidarios de Trump.

No hay señales de que un presidente que ha ignorado constantemente las normas constitucionales se esté acercando más a aceptar la realidad de su derrota.

Pero hubo señales de un derrumbe del antiguo régimen, ya que algunos de los aliados republicanos de Trump en el Senado comenzaron a aceptar a regañadientes, seis semanas después de las elecciones, que Biden es presidente electo.

Una fuente cercana a Trump le dijo a Jim Acosta de CNN que, si bien el presidente ha admitido en privado que no permanecerá en la Casa Blanca por un segundo mandato, no dejará de intentar desacreditar la elección.

Otro asesor dijo que era muy poco probable que el presidente se presentara en la toma de posesión de Biden para un cuadro ceremonial que es un emblema de la cadena casi ininterrumpida de transferencias pacíficas de la autoridad ejecutiva de Estados Unidos.

También es probable que no haya un momento nacional catártico análogo al elegante discurso de concesión de diciembre del entonces vicepresidente Al Gore después de que una amarga batalla legal entregó la presidencia a George W. Bush en 2000.

El comportamiento de Trump seguramente complicará el llamado de Biden a la sanación. Todavía existe la posibilidad de que los republicanos en la Cámara, que permanecen esclavizados por Trump, intenten montar una defensa inútil para desafiar el resultado de la elección cuando el Congreso celebre una sesión conjunta el 6 de enero para contar los resultados del Colegio Electoral.

Que las votaciones de un día de duración del Colegio Electoral el lunes fueran algo más que un ritual superficial subraya el veneno político mezclado por Trump con la política estadounidense.

La mala conducta del presidente ha convencido a muchas de las más de 70 millones de personas que votaron por él de que las elecciones fueron robadas, una dinámica que probablemente seguirá siendo corrosiva en el período previo a las elecciones de mitad de período en 2022. Sugirió en una entrevista de Fox News durante el fin de semana, por ejemplo, que Biden sería un presidente «ilegítimo».

«Hay un reino de terror que continuará más allá de estas elecciones, y ese es mi miedo», dijo el lunes David Axelrod, exasesor principal del presidente Barack Obama y analista político de CNN.

MIRA: Tras el fin de la era Trump, ¿en qué situación recibe Joe Biden a EE.UU.?

Algunos senadores republicanos reaccionaron a los últimos eventos admitiendo finalmente que Biden sería el próximo presidente, después de complacer a Trump durante su avalancha de afirmaciones infundadas de que las elecciones habían sido corruptas.

«Hemos pasado por el proceso constitucional y los electores han votado, así que hay un presidente electo», dijo el senador Roy Blunt de Missouri, presidente del comité que planea la inauguración, a Manu Raju de CNN. Otro miembro del equipo de liderazgo republicano del Senado, el senador John Thune de Dakota del Sur, también reconoció que Biden había obtenido los 270 votos electorales necesarios.

Uno de los aliados más cercanos de Trump en el Senado, Lindsey Graham de Carolina del Sur, insistió, improbablemente, que el presidente todavía tenía un «camino muy, muy estrecho» y reveló que había hablado recientemente con Biden.

Pero otros senadores republicanos no tuvieron el valor de ofrecer incluso esta aceptación a regañadientes de la victoria de Biden y se negaron a hablar con los periodistas.

‘Un logro histórico’ con la vacuna de covid-19

Los últimos nueve meses han sido una marcha implacable y desmoralizante de la enfermedad, la muerte y los rituales de la vida normal –trabajo, lazos familiares, amistad y libre movimiento– cerrados por confinamiento y un patógeno asesino.

Entonces, la euforia que recibieron las primeras vacunas de los trabajadores de salud de primera línea podría haber oscurecido el hecho de que pasarán meses antes de que la mayoría de los estadounidenses sufra lo mismo, pero proporcionó una rara señal de que el futuro será mejor. La administración de Trump merece parte del crédito por el rápido desarrollo de la vacuna, junto con las empresas farmacéuticas, los científicos gubernamentales, los investigadores independientes de todo el mundo y los avances médicos que se han realizado durante años.

Fauci, una voz de la razón basada en hechos durante la pandemia, cuyo papel se expandirá bajo Biden, celebró el esfuerzo humano que secuenció un nuevo virus en enero y entregó una vacuna con un 95% de efectividad en diciembre.

«Ese es un logro histórico y sin precedentes», dijo Fauci en un evento virtual del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. Pero el principal especialista en enfermedades infecciosas del país también reconoció la trágica dualidad del momento, poco antes de que se alcanzara el terrible hito del lunes.

«Tenemos casi 300.000 muertes. Esa es la peor catástrofe de salud pública en 102 años, desde la pandemia de 1918», dijo Fauci. En MSNBC, dijo que creía que habría suficiente vacuna para detener eficazmente la propagación del covid al final del segundo trimestre. Eso significaría un regreso a los viajes a la playa, las visitas familiares, el lugar de trabajo –para aquellos que todavía tienen trabajo– cenas en el interior de los restaurantes, viajes al teatro y grandes multitudes en eventos deportivos.

LEE: Fauci: EE.UU. podría volver a la normalidad en verano u otoño… si todos se vacunan

Pero antes de eso, los estadounidenses enfrentan meses de distanciamiento social, uso de máscaras y duelo, ya que los modelos científicos predicen decenas de miles de muertes más.

Y todo tendrá que ir bien en la operación logística masiva para vacunar a los estadounidenses, en las plantas de producción, las cadenas de suministro y en la primera línea de atención médica, para que se haga realidad el optimismo de Fauci.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up