ANÁLISIS | Trump no siente presión para actuar como presidente mientras los estadounidenses sufren en Navidad

Washington (CNN) — Para la Navidad de este año, Washington le está causando más dolor al país.

Quizás sea apropiado que en el peor año que se recuerde, la inesperada perspectiva de un cierre del gobierno y un alivio económico retrasado se cierne sobre unas celebraciones navideñas que la pandemia ya hizo menos alegres.

Quizás no se podía esperar nada mejor en un año en el que la negación y el engaño, encabezados por el presidente Donald Trump, presagian una ola de enfermedad y muerte junto con desalojos, quiebras, hambre y medios de vida arruinados.

Pero después de soportar tanto, difícilmente se puede culpar a los estadounidenses por sentirse indignados por otra indignidad de parte de sus líderes.

Mientras Trump juega golf en Florida y perdona a sus aliados leales corruptos, y mientras los líderes del Congreso hacen fila para recibir las primeras dosis de una vacuna contra el coronavirus, hay poca evidencia de que las necesidades urgentes del país se abordarán de manera oportuna.

Cámara de Representantes no aprueba aumento de cheques de subsidio de US$ 600 a US$ 2.000

Trump sorprende con nueva ola de indultos y conmutaciones 3:04

El Congreso y el presidente siguen estancados sobre los subsidios por coronavirus

Los republicanos de la Cámara de Representantes rechazaron el jueves un intento de los demócratas de aprobar un proyecto de ley que incluía pagos directos de US$ 2.000 a los estadounidenses, precisamente la cifra que Trump exigió en un video aleatorio que tuiteó esta semana rechazando un proyecto de ley con pagos de US$ 600 que había pasado abrumadoramente con el apoyo de su administración.

En el Senado controlado por los republicanos, no parece haber suficiente apoyo para un proyecto de ley para dar subsidios de US$ 2.000. Trump está comprometido en abierta hostilidad con los líderes republicanos de la cámara porque han reconocido la realidad de que perdió las elecciones, una disputa que reconoció en Twitter después de regresar a Mar-a-Lago desde su campo de golf el día de Navidad.

«En una reunión en Florida hoy, todos se preguntaban por qué los republicanos no están en armas y peleando por el hecho de que los demócratas robaron las elecciones presidenciales amañadas», preguntó Trump, usando el término «reunión» con cierta libertad. «Especialmente en el Senado, dijeron, donde ayudaron a 8 senadores a ganar sus elecciones. ¡Qué rápido se olvidan!».

El proyecto de ley que Trump exigía el cambio del Congreso le fue enviado en Florida el jueves por la tarde, pero no ofreció más claridad sobre lo que haría con él. La financiación del gobierno caducará el lunes a menos que Trump firme el paquete o el Congreso apruebe otra medida provisional; ya han pasado cuatro correcciones de este tipo solo este mes.

El hecho de que nadie parezca saber lo que Trump quiere, si es que se conoce a sí mismo, solo ha alimentado la impresión de que el país se está hundiendo más en el caos exactamente en el momento menos bienvenido.

«No tengo idea de lo que planea hacer», dijo el jueves el senador Roy Blunt, un republicano que generalmente está alineado con el presidente.

Los políticos son inmunes al dolor

En el pasado, cuando el gobierno estaba a punto de cerrar en Navidad, los presidentes y legisladores se quedaban en Washington para resolverlo. Incluso Trump se saltó sus vacaciones en Florida hace dos años cuando las agencias del gobiero cerraron.

Por ahora no hay estímulo 4:00

Los líderes del país también han intentado típicamente alguna forma de solidaridad en las trincheras con sus electores cuando las cosas se ponen difíciles, como, por ejemplo, cuando los expertos en salud desaconsejan los viajes de vacaciones y las reuniones con la familia.

Pero las prácticas convencionales han desaparecido en su mayoría en los cuatro años que Trump ha sido presidente. Y ya nadie lo piensa dos veces cuando Trump, a pesar de las afirmaciones de la Casa Blanca de que su agenda está repleta de llamadas telefónicas y reuniones, vuelve a visitar uno de sus clubes de golf mientras millones de estadounidenses pasan hambre en Navidad.

Después de haber obligado a los estadounidenses que sufren a esperar meses para obtener más alivio económico de los estragos del coronavirus, no parece que los funcionarios electos descubran cómo avanzar en el corto plazo.

«Nos aseguraron que el presidente firmaría el proyecto de ley», dijo Blunt a los periodistas el jueves. El senador republicano sugirió casualmente que el presidente podría no entender lo que contiene el proyecto, algo que se queda corto dada la combinación del presidente de los paquetes de estímulo por covid y de financiamiento del gobierno, y su furia por las cifras de gastos se propuso en su presupuesto este año.

Más de medio millón de personas morirán de covid-19 en Estados Unidos, según proyecciones

Pasando hambre

A medida que los republicanos trabajan para resolver lo que quiere Trump, más de 12 millones de estadounidenses despedidos podrían perder sus beneficios de desempleo después de este fin de semana. El alquiler atrasado vencerá el 1 de enero para millones de inquilinos y los estados podrían perder los fondos no gastados de los US$ 150.000 millones que el Congreso otorgó a principios de este año a los gobiernos estatales y locales para ayudarlos a cubrir los gastos relacionados con el coronavirus.

La medida ha dejado a millones de estadounidenses enfrentando una profunda incertidumbre al final de un año difícil.

«Creo que la gente tiene miedo», dijo Karen Pozna, directora de comunicaciones del Greater Cleveland Food Bank, en CNN. «Sabes, están asustados, ha habido tantas personas que han perdido sus trabajos o han tenido que aceptar recortes salariales. La necesidad era grande antes de la pandemia. Ahora continúa. Y veo que continuará hasta bien entrado el año nuevo».

Trump prácticamente no ha mencionado el número de víctimas de la pandemia durante semanas. En un video que grabó junto a la primera dama por Navidad, Trump le dejó la empatía a su esposa mientras declaraba el lanzamiento de vacunas autorizadas recientemente como «un milagro navideño», aunque la gran mayoría de estadounidenses no tendrá acceso a las vacunas durante meses.

Los legisladores dicen que sienten el calor de sus electores para hacer algo, la presión que Trump no parece compartir.

«Anoche hice un foro en el que hubo gente llorando, gente aterrorizada por lo que va a suceder», dijo el jueves la representante Debbie Dingell, demócrata de Michigan, después de que fracasara la medida demócrata.

«Presidente, cuando finalmente pensamos que podríamos dar esperanza a la gente, eso es lo que la gente necesita, esperanza, y poder comenzar a trabajar en esto en enero, la gente no le importa, maldita sea», dijo. «Lanzó más miedo, arrojó queroseno a un fuego de terror».

No solo los demócratas se sintieron frustrados.

«Si cree que ir a Twitter y destrozar el proyecto de ley que su equipo negoció y apoyamos en su nombre traerá más gente a su lado en este fiasco electoral, espero que esté equivocado, aunque supongo que ya veremos», tuiteó el representante Anthony González, republicano por Ohio, miércoles.

Ver todo arder

Al final, es posible que el propio Trump no sepa cuáles son sus objetivos finales más allá de echar más gasolina a un sistema que parece tener la intención de ver arder cuando deja el cargo. Trump sigue furioso porque los republicanos, incluidos los que ayudaron a negociar la legislación que rechazó, no lo apoyan en su intento por anular las elecciones.

En Florida, Trump suele estar rodeado de aduladores más dispuestos que, en el pasado, han alentado sus impulsos destructivos. Su abogado personal Rudy Giuliani voló con él a Florida a bordo del Air Force One el miércoles.

CNN informó el jueves que la última obsesión de Trump es la certificación del 6 de enero del recuento del Colegio Electoral para Joe Biden, una ocasión que espera brinde una oportunidad para que sus partidarios cuestionen los resultados.

Mientras volaba a Florida para sus vacaciones, Trump retuiteó una llamada de uno de sus partidarios para que el vicepresidente Mike Pence se negara a ratificar los resultados del Colegio Electoral.

Trump le ha dicho a la gente recientemente que Pence no está haciendo lo suficiente para luchar por él cuando termina su presidencia, y recientemente se ha interesado en el papel tradicional de Pence durante la certificación. Como presidente del Senado, Pence preside los procedimientos.

Fuentes dicen que Trump en los últimos días ha planteado el asunto al vicepresidente y ha estado «confundido» en cuanto a por qué Pence no puede anular los resultados de las elecciones del 6 de enero. Pence y los asesores de la Casa Blanca han tratado de explicarle que su papel es más una formalidad y no puede rechazar unilateralmente los votos del colegio electoral.

No está nada claro que el presidente haya interiorizado el mensaje.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up