ANÁLISIS | Por qué la fractura en el pie de Joe Biden revela cuán diferente será su Casa Blanca de la de Donald Trump

(CNN) — Días antes del Día de Acción de Gracias del año pasado, el presidente Donald Trump hizo un viaje sin previo aviso y no programado previamente al centro médico Walter Reed. La Casa Blanca dijo que el viaje fue para un «examen rápido y laboratorios». Todavía no sabemos por qué fue realmente, o cuál fue el resultado de su visita.

El domingo, tres días después del Día de Acción de Gracias de este año, el presidente electo Joe Biden resbaló y se lastimó el pie mientras jugaba con su perro, Major. Rápidamente nos dijeron, a través del grupo de prensa ambulante, que Biden iba a ver a su ortopedista por precaución. En dos horas, hubo una declaración del Dr. Kevin O’Connor señalando que el pie de Biden había sido radiografiado y parecía como si tuviera un esguince. Sin embargo, se iba a realizar una tomografía computarizada solo para confirmar el diagnóstico.

Luego, 90 minutos después de eso, vino esto, nuevamente de O’Connor: «Las radiografías iniciales no mostraron ninguna fractura obvia, pero su examen clínico justificaba imágenes más detalladas. La tomografía computarizada de seguimiento confirmó fracturas (pequeñas) de los huesos cuneiformes laterales e intermedios del presidente electo Biden, que se encuentran en la parte media del pie. Se prevé que probablemente necesitará una bota para caminar durante varias semanas».

¿Notas la diferencia?

Ahora, yo, y probablemente tú, no sé o no me importan mucho los «huesos cuneiformes laterales e intermedios» de Joe Biden. Pero ese no es realmente el punto.

El punto es este: la transparencia en materia de salud y, bueno, de todo lo demás, es fundamental para el funcionamiento de una democracia. Y hemos tenido lo opuesto a eso durante estos últimos cuatro años.

Volvamos a la visita no anunciada y aún inexplicable de Trump a Walter Reed en noviembre de 2019.

La explicación inicial, ofrecida por la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, para la visita no anunciada fue la siguiente: «Anticipando un 2020 muy ocupado, el presidente está aprovechando un fin de semana libre aquí en Washington para comenzar partes de su examen físico anual de rutina en Walter Reed».

Lo cual es extraño porque el presidente no hace visitas no programadas a casi ningún lugar y ciertamente no a un hospital para las pruebas. La Casa Blanca nunca ha ofrecido más explicaciones sobre el viaje de Walter Reed. Pero en un libro del reportero de The New York Times, Michael Schmidt, que salió a la luz el otoño pasado, escribió lo siguiente sobre el incidente:

«En las horas previas al viaje de Trump al hospital, se corrió la voz en el ala oeste de que el vicepresidente estaba en espera para asumir temporalmente los poderes de la presidencia si Trump tenía que someterse a un procedimiento que hubiera requerido que fuera anestesiado».

¿Lo que parece una precaución extraña para un «examen rápido y análisis de laboratorio», cierto? Cierto.

Especialmente cuando se considera que sabemos menos sobre el historial médico de Trump que de cualquier candidato anterior a la presidencia en la era moderna.

LEE: Asesores hicieron un esfuerzo de último minuto para llevar a un reacio Trump a Walter Reed

Trump publicó cero registros médicos cuando se postuló para presidente en 2016. Lo que sí publicó fue una carta del Dr. Harold Bornstein, su médico personal de toda la vida, que afirmaba simplemente: «Si es elegido el Sr. Trump, puedo declarar inequívocamente, que es la persona más saludable jamás elegida para la presidencia. Su fuerza física y resistencia son extraordinarias». (Bornstein luego se distanció de la carta, diciendo que Trump efectivamente se la dictó).

Biden, quien a sus 78 años es la persona de mayor edad elegida para un primer mandato en la Casa Blanca (rompió el récord establecido por Trump), publicó un resumen de sus registros médicos a fines de 2019. En ese momento, O’Connor escribió que Biden era «un hombre sano, vigoroso, de 77 años, que está en condiciones de ejecutar con éxito los deberes de la presidencia».

(Vale la pena señalar: Biden ocasionalmente se enfureció cuando se le preguntó sobre su salud en la campaña electoral. «Si quieres verificar si estoy en forma, hagamos flexiones juntos, hombre», le dijo Biden a un hombre en Iowa en el otoño de 2019. «Vamos a correr, hagamos lo que quieras. Hagamos una prueba de coeficiente intelectual»).

La transparencia proveniente del equipo de transición de Biden sobre las pequeñas fracturas en el pie del presidente electo sugiere que el esfuerzo de la Casa Blanca de Trump para ofuscar activamente cuando se hacían preguntas básicas sobre la salud del presidente.

Es un buen comienzo. Pero solo un comienzo. Veamos si el presidente electo y su equipo pueden seguir comprometidos con la total transparencia sobre su salud en los próximos años.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up