ANÁLISIS | McConnell prepara el escenario para un nuevo enfrentamiento con Biden después de asestar un golpe a la fantasía electoral de Trump

(CNN) — El presidente Donald Trump ahora está aprendiendo, en las palabras de su himno de campaña de los Rolling Stones, que no siempre puede obtener lo que quiere. El senador Mitch McConnell, por otro lado, generalmente lo obtiene.

El líder de la mayoría republicana en el Senado eligió el martes, el día después de que el Colegio Electoral confirmó la victoria del presidente electo Joe Biden, como el momento para retirarle el apoyo al presidente derrotado. Tardíamente felicitó a su antiguo colega en el Senado 38 días después de su victoria electoral, lo que Trump aún rechaza.

Poniendo su autoridad en juego, McConnell también pidió a sus colegas del Senado que no hicieran acrobacias cuando el Congreso se reúna para una sesión conjunta para ratificar la elección el 6 de enero, aplastando efectivamente las esperanzas del presidente de un alivio de último minuto, informó CNN.

El reconocimiento del líder del Senado del resultado de la elección estableció una dinámica entre él y Biden que será crucial y fascinante cuando se enfrenten desde los extremos opuestos de Pennsylvania Avenue. Si McConnell se aferra a su mayoría después de dos elecciones de desempate en Georgia en enero, tendrá una gran influencia sobre cuál de los nuevos candidatos al gabinete del presidente puede ganar la confirmación. El amplio plan legislativo de Biden podría estar bajo amenaza y nada tendrá un paso fácil por el Congreso si el líder de la mayoría conserva su posición actual.

Por lo tanto, sus corteses palabras del martes pueden no ser una gran guía de cómo se desarrollará la relación.

«Hoy quiero felicitar al presidente electo, Joe Biden. El presidente electo no es ajeno al Senado. Se ha dedicado al servicio público durante muchos años», dijo McConnell, reconociendo finalmente una realidad grabada en piedra el 3 de noviembre.

Su jugada, como es característica, llegó en su propio tiempo después de semanas permaneciendo insensible a las demandas de los demócratas y los medios de comunicación para que reconociera la legítima victoria de Biden. Su indiferencia a la presión solo enfatizaba su propio poder, un hecho que, a su manera inexpresiva, parecía disfrutar. Y su intransigencia, que exacerbó el ataque corrosivo del presidente a la democracia, fue un golpe a cualquier esperanza de que la victoria de Biden transforme la actitud de una mayoría republicana preprogramada para frustrar a los presidentes demócratas.

Aún así, los comentarios de McConnell el martes fueron enormemente simbólicos, porque efectivamente pusieron un freno a la era de Trump. Y su gesto hacia Biden subrayó cómo planea posicionarse como el contrapeso del nuevo presidente –un compañero de entrenamiento del Senado desde hace mucho tiempo a quien respeta.

Pero la jugada del republicano de Kentucky no estuvo exenta de riesgos. Al desafiar al presidente, corre el riesgo de iniciar una disputa prolongada con Trump, quien parece estar planeando establecerse como líder republicano en el exilio después del 20 de enero.

Las esperanzas de McConnell de conservar su puesto como líder de la mayoría del Senado dependen de dos candidaturas al Senado en enero en Georgia que pueden estar subordinadas a si Trump puede convencer a sus votantes de base aún cuando no está en la boleta.

Pero al mismo tiempo, McConnell también sabe que necesita convencer respecto a que un Senado republicano deberá ser contrapeso de un presidente y una Cámara de Representantes, ambos demócratas, por lo que los votantes republicanos deben presentarse pase lo que pase.

El cambio de McConnell se produjo en un momento en que su característica evasión ha enfurecido a los demócratas en otro tema: el esfuerzo por aprobar un proyecto de ley de rescate económico para extender los beneficios por desempleo a millones de estadounidenses desempleados. Hubo algunos signos de esperanza el martes de que se podría acordar una medida reducida antes de las vacaciones, con temas como el seguro de responsabilidad para las empresas que apoya McConnell y la ayuda directa a los estados a los que se opone al nuevo Congreso y la Casa Blanca.

LEE: El Congreso tiene el próximo (y último) voto en las elecciones de 2020. Así es como funciona

McConnell vela por los intereses de su bancada

La medida de McConnell puede haber dado a los senadores republicanos que están cansados de que se les pida que feliciten a Biden un poco de cobertura. Pero a diferencia de algunos de sus colegas, McConnell, que acaba de ganar un nuevo mandato de seis años, está aislado de la furia de los votantes vengativos de Trump con una nueva temporada de primarias que se avecina. El veterano legislador de Kentucky también puede sentir ahora el látigo de los comentaristas de los medios conservadores cuyo modelo de negocio está profundamente involucrado en las afirmaciones infundadas de Trump de que la elección fue robada y que Biden será un presidente ilegítimo.

Pero su larga historia de intrigas en el Senado sugiere que su decisión se habría basado en una evaluación de cómo avanzar en su objetivo constante: promover los intereses de su propio grupo y solidificar su propio poder.

Al esperar tanto tiempo para felicitar a Biden como presidente electo después de las elecciones de noviembre, McConnell probablemente construyó el capital político que necesita para detener cualquier esfuerzo vergonzoso de los senadores pro-Trump para bloquear el inevitable ascenso de Biden a la presidencia.

El líder de la mayoría avisó a la Casa Blanca antes de ir al Senado el martes para felicitar al presidente electo, según una fuente familiarizada con el asunto. Y McConnell, sabiendo cómo el presidente disfruta de los elogios, abrió sus comentarios pintando el mandato de Trump como un período de logros excepcionales, elogiándolo por cumplir las promesas de una vacuna de covid-19, la economía, la seguridad nacional y la atención médica de los veteranos.

Endulzó secamente la píldora que estaba a punto de administrar al comentar que «se necesitaría mucho más de un discurso para catalogar todas las grandes victorias que la administración de Trump ha ayudado a lograr para el pueblo estadounidense».

Pero McConnell luego pasó a pronunciar las palabras que Trump no quería escuchar.

«Muchos millones de nosotros esperábamos que la elección presidencial sacara un resultado diferente. Pero nuestro sistema de gobierno tiene procesos para determinar quién tomará posesión el 20 de enero», dijo McConnell.

Después de elogiar a Biden, McConnell también reconoció a su colega actual, la senadora Kamala Harris de California, quien se desempeñará junto con el exsenador veterano de Delaware.

«También felicito a la vicepresidenta electa, nuestra colega de California, la senadora Harris. Más allá de nuestras diferencias, todos los estadounidenses pueden enorgullecerse de que nuestra nación tenga una vicepresidenta electa por primera vez».

Hasta ahora, el presidente no ha reaccionado públicamente a la aceptación de McConnell de lo inevitable que muchos de los partidarios republicanos más vehementes de Trump en el liderazgo de la Cámara aún tienen que igualar. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, en una sesión informativa aparentemente convocada para atacar a los medios, mantuvo la ficción de que puede que no haya una transición sino una «continuación del poder» para Trump.

Antes de la declaración de McConnell, algunos republicanos no estaban listos para admitir completamente que para Trump todo había terminado. El senador Jim Inhofe de Oklahoma se negó a comentar sobre la votación del Colegio Electoral el lunes. Y el senador de Dakota del Norte Kevin Cramer no logró salir de su delicado lugar entre Trump y la realidad con una cobertura incomprensible.

Cuando se le preguntó si Biden era presidente electo, Cramer respondió: «Bueno, me parece que ser elegido por el Colegio Electoral es un umbral en el que un título como ese es probablemente más apropiado y es, supongo que dice oficial si existe tal cosa como presidente electo oficial o cualquier otra cosa».

Pero el senador de Utah Mitt Romney, quien podría ser una figura clave en el nuevo Congreso y un posible socio de Biden en algunos temas que no ofenden sus fuertes creencias conservadoras, le dijo a Dana Bash de CNN que los partidarios del presidente en el Senado ahora tenían un obligación de aceptar también el resultado de la elección.

«Creo que Mitch McConnell hizo exactamente lo que tenía que hacer», dijo Romney. «Pero algunos de los que realmente se identificaron como fuertes partidarios de Trump, harían una diferencia real si salieran y hablaran y dijeran, saben qué, tenemos que apoyar al nuevo presidente electo. Fue elegido legítimamente, sigamos adelante».

LEE: Biden: «El Estado de Derecho, nuestra Constitución y la voluntad del pueblo prevalecieron»

Harris ofrece una rama de olivo

Tras la declaración de McConnell, la vicepresidenta electa Harris aceptó gentilmente sus felicitaciones, de una manera que parecía diseñada para abrir una vía de cooperación cuando Washington se prepara después de las vacaciones.

Mucho dependerá todavía de las elecciones de Georgia, que podrían darle a Harris, como presidenta del Senado, la voz decisiva crucial en votos empatados en un Senado 50-50 si ambos candidatos demócratas prevalecen.

«Creo que es de importancia crítica. Aplaudo a Mitch McConnell por hablar con Joe Biden hoy», dijo Harris en una entrevista con «Good Morning America» de ABC que se emitirá el miércoles.

«Sabes que hubiera sido mejor si hubiera sido antes, pero sucedió y eso es lo más importante. Así que avancemos, avancemos y donde podamos encontrar un propósito común y un terreno común, hagámoslo. Hagamos que esa sea nuestra prioridad».

Muchos demócratas, que vieron el juego duro de McConnell para negarle al presidente Barack Obama su nominado a la Corte Suprema Merrick Garland y que han visto al líder de la mayoría llenar implacablemente las cortes con jueces conservadores, piensan que cualquier noción de cooperación albergada por Biden es fantasiosa.

Pero durante la administración de Obama, se le encargaba a menudo al entonces vicepresidente Biden liderar las negociaciones con McConnell. El republicano de Kentucky y Obama no intentaron ocultar su antipatía el uno por el otro. McConnell dijo que respetaba a Biden porque entendía los límites de sus posiciones y no trató de cambiar su ideología, facilitando el compromiso.

McConnell también escribió cariñosamente sobre el presidente electo en su autobiografía, «The Long Game», riéndose de la reputación locuaz de Biden.

«Como mi papá habría dicho sobre el vicepresidente si se hubieran conocido: si le preguntas qué hora es, te dirá cómo hacer un reloj», dijo McConnell.

Si ese sentido del buen humor y la voluntad de buscar acuerdos bipartidistas limitados sobreviven los primeros meses de una nueva presidencia que probablemente enfrentará una oposición republicana generalizada, será un milagro.

Manu Raju de CNN contribuyó a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up