ANÁLISIS | La reunión sobre vacunas de este jueves ofrece un rayo de esperanza para el futuro mientras Trump insiste en el pasado

(CNN) — Los estadounidenses podrían tener el primer rayo de esperanza real de que se pondrá fin a la pandemia que ha cambiado sus vidas el jueves, cuando un panel asesor clave realice una votación que podría allanar el camino para que la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA) dé luz verde a una vacuna de covid-19 en unos días.

El panel asesor de la FDA se reunirá el jueves para discutir si la agencia debería autorizar el uso de emergencia de la vacuna Pfizer y BioNTech en un momento oscuro de la pandemia, cuando EE.UU. registró el recuento más alto en un solo día de más de 3.000 muertes, y algunas comunidades continúan resistiéndose a las medidas de precaución como los mandatos de uso de máscaras, mientras unos pocos afirman falsamente que la pandemia no existe.

Estos tiempos claman por el liderazgo de la Casa Blanca. En cambio, el presidente Donald Trump está buscando una nueva ronda en su quijotesco intento de revertir las elecciones de noviembre al intentar intervenir en una demanda presentada ante la Corte Suprema. La polémica transición que ha forzado con el equipo del presidente electo Joe Biden ha magnificado los obstáculos gigantes que se ciernen sobre los funcionarios gubernamentales mientras intentan garantizar la entrega sin problemas de millones de dosis de vacunas en estados y ciudades con diferentes ideas sobre la mejor manera de administrarlas.

Con la realidad de las inyecciones en los brazos cada vez más cerca, la pregunta crucial es si Trump y su administración están equipando a la administración entrante de Biden con el conocimiento y las herramientas que necesitan para llevar a cabo una operación de vacunación sin precedentes mientras la Casa Blanca de Trump pasa el testigo a regañadientes.

A los estados con problemas de liquidez todavía les preocupa si tendrán los recursos para llevar la vacuna a los lugares más remotos, distribuirla de manera equitativa y luchar contra el escepticismo de la vacuna. Sin embargo, incluso en este momento crucial, cuando las vidas dependerán literalmente de un traspaso ordenado de una administración a la siguiente, Trump respondió una pregunta esta semana sobre por qué no incluyó a los asistentes de Biden en una cumbre de distribución de vacunas al insistir en que la elección todavía no estaba resuelta.

Sin embargo, el miércoles hubo señales de que la cooperación está comenzando a tomar forma lentamente entre bastidores. El secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo que se ha reunido con el equipo de Biden, un reconocimiento poco común de la victoria del exvicepresidente por parte de un alto funcionario de Trump, e insistió en que quiere «asegurarse de que obtengan todo lo que necesitan». El equipo de transición de Biden también está finalmente programado para reunirse con la Operación Máxima Velocidad (Operation Warp Speed, en inglés), el equipo de planificación de vacunas de la administración de Trump.

«Veinte millones de personas deberían vacunarse en las próximas semanas, y luego seguiremos lanzando vacunas hasta enero, febrero y marzo, a medida que salgan de las líneas de producción», dijo Azar, tratando de ofrecer una nota de tranquilidad sobre la continuidad durante una entrevista en «New Day» de CNN.

LEE: ANÁLISIS | Sí, hay una vacuna, pero no suficiente para todos

Trump distraído por su obsesión por las elecciones

Los desafíos de distribución de vacunas que rodean una pandemia única en la vida normalmente estarían en la parte superior de la agenda de cualquier comandante en jefe. Pero, como era de esperar, Trump se niega a reconocer los problemas potenciales a medida que difunde desinformación a sus partidarios, y su administración, a instancias suyas, continúa apuntando al hijo de Biden, Hunter, quien reveló el miércoles que sus impuestos están bajo investigación federal.

Después de retrasar innecesariamente la transición de Biden durante semanas mientras difundía reclamos infundados de fraude electoral, Trump intentó intervenir el miércoles en una demanda presentada ante la Corte Suprema en la que el fiscal general de Texas, Ken Paxton, está tratando de invalidar millones de votos en Pensilvania, Georgia, Michigan y Wisconsin, todos los estados que ganó Biden.

El abogado que representa a Trump, John Eastman, es conocido por impulsar recientemente una teoría de la conspiración racista –que el propio Trump amplificó más tarde– alegando que la vicepresidenta electa Kamala Harris podría no ser elegible para el papel porque sus padres eran inmigrantes.

Uno de los principales aliados de Trump, el líder republicano de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy, dijo que no planea aceptar a Biden como presidente electo incluso después de que el Colegio Electoral vote el lunes.

«¿Por qué haría eso? Esperaré hasta que todo termine para averiguarlo. Cada voto legal debe ser contado. Cada recuento debe estar terminado. Y cada desafío legal debe ser escuchado», dijo el republicano de California el miércoles.

Pero varios senadores republicanos han indicado que es hora de seguir adelante, incluso si Trump no lo va a hacer. El senador de Kansas Jerry Moran, un republicano, dijo que «no es saludable para el bienestar del país» continuar debatiendo el resultado de las elecciones «una vez que se ha determinado la carrera presidencial».

«A menos que un tribunal tome alguna otra decisión, el Colegio Electoral es el resultado definitivo de la carrera presidencial», dijo Moran. Cuando se le preguntó qué sería lo siguiente si Trump no cede, Moran dijo: «Hay una transición que simplemente ocurre, ocurre bajo nuestras leyes bajo la Constitución».

Tratando de hacer avanzar al país mientras Trump continúa con sus impugnaciones electorales en lo que a menudo se siente como un universo alternativo que carece de hechos, Biden continuó construyendo su gabinete el miércoles, presentando al general retirado Lloyd Austin como su elección para secretario de Defensa.

Si se confirma, Austin sería el primer hombre negro en ocupar ese cargo. Necesitaría una exención del Congreso para encabezar el Departamento de Defensa, ya que no ha estado fuera de la fuerzas armadas durante los siete años requeridos, algo que no todos los miembros del partido de Biden parecen dispuestos a apoyar. Pero el presidente electo dijo que el país necesita la experiencia de Austin «con operaciones logísticas a gran escala para ayudar a respaldar la distribución rápida y equitativa de las vacunas de covid-19».

LEE: ANÁLISIS | La falsa cruzada de Trump continúa a pesar de la devastadora reprimenda de la Corte Suprema

Oleadas alarmantes mientras los funcionarios locales advierten que la vacuna ‘no nos salvará’

Con esperanzas en la discusión sobre la autorización de la vacuna el jueves, el país continuó lidiando con un aumento alarmante de casos en todo el país a medida que los profesionales médicos comenzaron a ver materializado el pico del período posterior al Día de Acción de Gracias y algunas regiones volvieron a cerrar para tratar de preservar la capacidad hospitalaria.

El Dr. Grant Colfax, director de salud pública de la ciudad y el condado de San Francisco, dijo que la ciudad se quedará sin camas de la unidad de cuidados intensivos en solo 17 días y señaló que la tasa promedio de casos en San Francisco se ha duplicado desde el feriado.

«Este es, con mucho, el peor aumento hasta la fecha», dijo Colfax. «Lamentablemente, la realidad está demostrando ser tan dura como esperábamos… La vacuna no nos salvará de este aumento actual, simplemente no hay tiempo suficiente».

En el condado de Los Ángeles, que también tiene una orden de quedarse en casa, las hospitalizaciones se han triplicado durante el último mes y las muertes han aumentado en un 258%, según datos de salud del condado.

La directora de salud del condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer, trató de contener las lágrimas el miércoles mientras repasaba los números de los casos durante una conferencia de prensa: «La verdad más terrible es que más de 8.000 personas… que eran miembros queridos de su familia, no regresarán. Y sus muertes son una pérdida incalculable para sus amigos y su familia, así como para nuestra comunidad».

Aunque Trump ha dicho que el programa de vacunación «reducirá rápida y drásticamente las muertes», un nuevo informe del grupo de trabajo de la Casa Blanca advierte que la vacuna «no reducirá sustancialmente la propagación viral, las hospitalizaciones o las muertes hasta que los 100 millones de estadounidenses con comorbilidades puedan ser totalmente inmunizados, lo que llevará hasta finales de la primavera».

El informe dijo que la clave para limitar las muertes y hospitalizaciones en el ínterin es instar a los estadounidenses a cambiar su comportamiento personal a medida que los estados realizan esfuerzos de «mitigación agresivos».

Durante la reunión del consejo asesor de la FDA el jueves, se espera que los miembros discutan qué grupos deben excluirse de la primera ronda de vacunas debido a preocupaciones de seguridad, como las mujeres embarazadas o las que probablemente tengan reacciones alérgicas graves a la vacuna, mientras revisan los datos del ensayo de vacunas de Pfizer.

Se espera que la FDA lleve a cabo su revisión de autorización entre el 11 y el 14 de diciembre, y el primer envío de la vacuna saldrá antes del 15 de diciembre. Las agujas, jeringas y otros materiales para entregar las vacunas ya están en camino a los estados. Si bien la autorización de uso de emergencia de la FDA permitirá que comience el envío de la vacuna, las inyecciones en realidad no se pueden administrar hasta que un comité asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) recomiende el uso de la vacuna y los CDC acepten esa recomendación: una proceso que se espera que comience este fin de semana.

El director de operaciones de Operation Warp Speed, el general Gustave Perna, dijo que 2,9 millones de dosis de vacunas saldrán en el primer envío de Pfizer una vez que la FDA otorgue la autorización de uso de emergencia.

Inicialmente, el gobierno federal esperaba recibir 6,4 millones de dosis de Pfizer como primer envío. Pero debido a que la vacuna se administra en dos dosis, las matemáticas son más complicadas. Aproximadamente 500.000 dosis se reservarán como suministro de reserva, y el número restante se dividió a la mitad para reservar lo que se necesita para la segunda dosis de la vacuna Pfizer, que redujo el total en el primer envío a 2,9 millones de dosis.

«Dentro de las 24 horas siguientes a la aprobación (de la FDA), comenzaremos a mover las vacunas», dijo el miércoles el teniente general Paul Ostrowski, director de suministro, producción y distribución de Operation Warp Speed, en el programa «Good Morning America» de ABC.

«Solo queremos asegurarnos de que los estadounidenses comprendan exactamente la ciencia relacionada con esto, comprendan el estándar de oro de la FDA y el proceso de aprobación. Queremos asegurarnos de que las vacunas se administran realmente, y tememos que no sucederá», dijo Ostrowski.

MIRA: Estos son los síntomas que la vacuna contra el covid-19 podría ocasionar, según especialista

Pero reconoció que los funcionarios tienen un largo camino por recorrer para generar confianza entre los estadounidenses en que la vacuna es segura, una tarea que la administración de Biden asumirá del equipo de Trump.

«Debemos generar confianza en el pueblo estadounidense. Debemos hacerles entender que la ciencia que se ocupó de esto, que la supervisión que hicieron es el estándar de oro, y que nuestros científicos, nuestras compañías farmacéuticas aquí en Estados Unidos, son los mejores de todos los tiempos», dijo Ostrowski.

«Y solo queremos asegurarnos de que todo el mundo reciba esta vacuna, porque tenemos que recuperar nuestras vidas».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up