ANÁLISIS | La ceguera pandémica de Trump y la negación electoral oscurecen el invierno desesperado de Estados Unidos

(CNN) — La negación de los últimos días de Donald Trump está oscureciendo el invierno estadounidense de enfermedad y muerte, dañando la democracia, obstaculizando la naciente presidencia de Joe Biden y poniendo en peligro las esperanzas republicanas de aferrarse al Senado.

El incumplimiento del deber del presidente mientras una pandemia que nunca ha sido peor se descontrola está privando a Estados Unidos del liderazgo tan necesario de su voz más poderosa. La escala de la crisis con tasas de mortalidad y hospitalizaciones en aumento se subrayó aún más el domingo después de que se supo que el abogado de Trump, Rudy Giuliani, tiene covid-19.

El exalcalde de Nueva York ha estado recorriendo el país, haciendo afirmaciones infundadas de que los demócratas se robaron las elecciones, a menudo burlando los protocolos de distanciamiento social y el uso de máscaras sugeridos por el propio gobierno del presidente. Después de que se supo que Giuliani está en el Hospital de la Universidad de Georgetown, su hijo Andrew, que trabaja en la Casa Blanca, tuiteó que su padre estaba descansando y sintiéndose bien.

Mitin de Trump

Trump llevó sus fantásticas falsedades sobre la elección a nuevas alturas en un mitin indómito para dos candidatos republicanos en la segunda vuelta del Senado de Georgia el sábado por la noche, en el que pasó la mayor parte de su tiempo haciendo afirmaciones falsas de que en realidad venció a Biden y predijo que obtendría el resultado de la elección revocada.

Se quejó de «mentiras, trampas, robos» en las elecciones y afirmó haber logrado claras victorias en una serie de estados de batalla en los que perdió por completo ante el presidente electo.

El vicegobernador republicano de Georgia, Geoff Duncan, advirtió el domingo que las «montañas de información errónea» del presidente podrían convencer a los votantes republicanos de que la segunda vuelta del 5 de enero que decidirá qué partido controla el Senado de Estados Unidos, también está manipulada y que no vale la pena presentarse a votar.

«Me preocupa que este continuo avivar las llamas en torno a la desinformación nos ponga en una posición negativa con respecto a la segunda vuelta del 5 de enero», le dijo Duncan a Jake Tapper de CNN en «State of the Union».

Debate en Georgia

En un debate contra su oponente demócrata, el reverendo Raphael Warnock, el domingo por la noche, la senadora republicana de Georgia Kelly Loeffler se negó repetidamente a decir si las elecciones presidenciales fueron manipuladas, pero dijo: «Está muy claro que hubo problemas en esta elección».

En la otra carrera por el Senado de Georgia, el senador republicano David Perdue se negó a presentarse para debatir con su enemigo demócrata Jon Ossoff. Si los demócratas ocupan ambos escaños el 5 de enero, podrán aprobar leyes en el Senado 50-50 con la vicepresidenta electa Kamala Harris emitiendo votos decisivos. Los republicanos solo necesitan tener uno para retener una mayoría en el Senado que les permitiría bloquear la agenda legislativa de Biden y retrasar sus nombramientos.

La determinación del presidente de concentrarse en sus quejas personales en lugar de en su trabajo en los días que le quedan en el cargo también lo ha visto en gran parte al margen mientras se avecina una gran semana en el Capitolio. Un grupo bipartidista de senadores está cerca de acordar un nuevo paquete de rescate de covid-19, que se retrasó mucho, que incluiría ayuda para los desempleados pero no nuevos controles de estímulo individuales. Las conversaciones se están llevando a cabo mientras los legisladores enfrentan un plazo de fin de semana para acordar un paquete de gastos más amplio para evitar el cierre del gobierno.

Los últimos días de Trump en el cargo prometen ser tan caóticos como el primero. En la última señal de agitación, las fuentes dijeron el domingo que el secretario de Justicia, William Barr, quien enfureció al presidente al contradecir sus afirmaciones de fraude electoral masivo, estaba considerando irse antes del fin de la administración. La historia fue reportada por primera vez por The New York Times.

Trump da un paso extraordinario para intentar robarle la victoria a Biden en Georgia

Las incesantes afirmaciones de Trump de que la elección fue fraudulenta, que han sido repetidamente sacadas de los tribunales, están haciendo un daño incalculable a la democracia estadounidense al convencer a muchos de sus partidarios de que Biden es un presidente ilegítimo y que las elecciones, la base del sistema político, son corruptas.

El sábado el presidente arremetió contra el gobernador de Georgia, Brian Kemp, y en un ejemplo extraordinario de un presidente estadounidense que busca descartar el resultado de una votación popular, instó a su compañero republicano a convocar una sesión especial y decirle a los legisladores estatales que derroquen la victoria de Biden en el estado.

El alto funcionario electoral de Georgia, Gabriel Sterling, un republicano, dijo que el comportamiento de Trump era peligroso. «Las declaraciones del presidente son falsas. Son desinformación. Están avivando la ira y el miedo entre sus partidarios, y, diablos, yo voté por él».

«Socava la democracia», dijo Sterling en «Meet the Press» de NBC.

Crisis por coronavirus

Mientras Trump prosigue su cruzada de falsedades y niega la realidad de que dejará la Casa Blanca el próximo mes, también está demostrando que no tiene interés en ayudar a aliviar la peor crisis interna desde la Segunda Guerra Mundial.

Los miembros de alto rango de su propio gobierno y los expertos médicos externos advierten sobre una horrenda marea de infecciones y muertes por covid-19 en las próximas semanas a medida que los hospitales se llenen peligrosamente.

«Este es el peor evento al que se enfrentará este país, no solo desde el punto de vista de la salud pública», dijo la Dra. Deborah Birx, que forma parte del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca. Ella se quejó de que en todo el Cinturón del Sol, los gobernadores y alcaldes se negaban a implementar medidas preventivas que se ha demostrado que funcionan mientras el virus avanza sin control. E insinuó el comportamiento del presidente y de quienes lo rodeaban: al realizar eventos como mítines políticos, fiestas navideñas y desdeñar el uso de máscaras estaban empeorando las cosas.

«Escucho a miembros de la comunidad repitiendo como loros esas situaciones, repitiendo como loros que las máscaras no funcionan, repitiendo como loros que deberíamos trabajar hacia la inmunidad colectiva, repitiendo como loros que la reunión no resulta en eventos de super propagación», dijo Birx, también en «Meet the Press». «Creo que nuestro trabajo consiste en decir constantemente que esos son mitos, que están equivocados y se puede ver la base de pruebas».

LEE: ANÁLISIS | Trump lanza sus quejas electorales en Georgia, incluso cuando podría perjudicar al Partido Republicano

Preocupaciones sobre las existencias de vacunas

Hay dos desarrollos esperanzadores más en el horizonte a medida que comienza una nueva semana, uno médico y otro económico.

Moncef Slaoui, que dirige la Operación Máxima Velocidad (Operation Warp Speed, en inglés), la campaña de vacunación del gobierno, dijo que esperaba que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizara el uso de emergencia de la primera vacuna esta semana.

Pero admitió que los retrasos en la producción significaron que sus esperanzas de que algunos cientos de millones de dosis de la vacuna estarían disponibles para fin de año no se harán realidad. Alrededor de 40 millones de vacunas, suficientes para vacunar a 20 millones de personas ya que la candidata de Pfizer se administra en dos dosis, estarán disponibles para fin de mes.

«Resultó ser algo más complicado y más difícil de lo que planeamos», dijo Slaoui en «State of the Union». «Probablemente estemos seis u ocho semanas más tarde que un escenario ideal, donde teníamos 100 millones de dosis para fines de este año. Pero no estamos lejos. Y trabajaremos muy duro».

Elogios a Biden

Slaoui también elogió al presidente electo Biden, quien, a diferencia de Trump, ha estado demostrando liderazgo a medida que la crisis empeora y la semana pasada propuso en una entrevista de CNN que todos los estadounidenses deberían usar una máscara durante sus primeros 100 días en el cargo después de su toma de posesión en enero.

MIRA: Joe Biden pedirá a los estadounidenses usar mascarillas durante los primeros 100 días de su mandato

«Creo que es una buena idea. Nunca es demasiado tarde», dijo Slaoui. «Tenemos una vacuna. Hay luz al final del túnel. Pero no todos tendremos la vacuna en nuestros brazos antes de mayo o junio. Por lo tanto, debemos ser muy cautelosos y vigilantes».

El presidente también se niega a hacer una contribución tangible al esfuerzo por romper el estancamiento en el Capitolio sobre un nuevo paquete de rescate del coronavirus, destinado en parte a restaurar los beneficios vencidos de desempleo a largo plazo y evitar que la economía vuelva al borde de una depresión.

Paquete de rescate

El senador demócrata Mark Warner de Virginia, que forma parte de un grupo bipartidista de senadores que están buscando un compromiso, le dijo a Tapper que un acuerdo podría llegar el lunes.

«Creo que hemos cumplido con los números de la primera hilera. Estamos trabajando ahora en el lenguaje para que podamos tener, tan pronto como mañana, una pieza de legislación», dijo.

Warner anticipó un paquete de ayuda de emergencia de cuatro meses con un precio de US$ 908.000 millones. Sigue siendo incierto si el Congreso votará sobre un proyecto de ley de este tipo, ya que los líderes republicanos y demócratas negocian cuánto plan de estímulo incluir en un vehículo de financiación masivo y separado para mantener abierto el gobierno.

La propuesta de ayuda de covid, dijo Warner, «brindará ayuda dirigida a los desempleados; a las personas en situación de inseguridad alimentaria; asistencia para el alquiler; pequeñas empresas que se han quedado sin sus fondos (del Programa de Protección de Nóminas) y fondos adicionales a las empresas minoritarias que han ha sido extraordinariamente golpeadas».

Jamie Gangel, Jeremy Diamond y Manu Raju de CNN contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up