ANÁLISIS | El Congreso tropieza con el paquete de ayuda de covid-19 mientras la aprobación de la vacuna supera un obstáculo clave

(CNN) — Un panel clave encargado de evaluar la primera candidata a vacuna contra el coronavirus en EE.UU. corrió contra el reloj el jueves en la búsqueda por salvar vidas estadounidenses, un marcado contraste con las vacilaciones, las excusas y la espantosa falta de acción en el Congreso, donde los legisladores están luchando por llegar a un acuerdo para enviar ayuda de emergencia por la pandemia a millones de estadounidenses y puede que, una vez más, no eviten el cierre del gobierno a medianoche.

Pero el país vislumbró cómo se ve la eficiencia y la transparencia durante la maratónica audiencia pública del jueves del panel asesor de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA), cuyos miembros fueron productivos, competentes y cuestionaron a expertos directamente sin grandilocuencia.

Durante horas, el grupo analizó los temas increíblemente complejos que rodean a la vacuna Pfizer/BioNTech, luchando con preguntas éticas y médicas sobre quién debería recibir las primeras dosis y cuándo, culminando el día con su voto histórico instando a la FDA a autorizar la vacuna para uso de emergencia.

Los miembros del Congreso, mientras tanto, anotaron un día más sin un acuerdo sobre un paquete de estímulo de emergencia desesperadamente necesario destinado a ayudar a millones de estadounidenses desempleados que están al borde de un precipicio financiero cuando sus beneficios expiren a fines de este mes.

Muchos propietarios de pequeñas empresas que han sido diezmadas por las restricciones de covid-19, particularmente aquellos en la industria de los restaurantes, dicen que necesitan otra ronda de alivio para mantenerse a flote. Y surge una gran pregunta sobre cuánto podría ralentizarse la distribución de vacunas en los próximos meses si el Congreso no brinda ayuda adicional a los gobiernos estatales y locales que están tratando de ayudar a los proveedores, combatir el escepticismo de las vacunas y hacer que la vacuna llegue donde debe ir en los rincones remotos de cada estado una vez que se entrega.

Reflejando la aparente falta de urgencia y la continua intransigencia de la parte superior, tanto la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, como el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, han mostrado pocos indicios de que estén dispuestos a trabajar juntos y ayudar al grupo bipartidista de senadores, que están tratando de reunir un marco para un paquete de alivio de covid-19.

Los ayudantes de McConnell le han dicho al personal superior de ambas partes que el líder no ve una forma de resolver los desacuerdos sobre las disposiciones de responsabilidad en el paquete de estímulo de emergencia o la ayuda de covid-19 solicitada para los gobiernos estatales y locales, informó el jueves Manu Raju de CNN. McConnell ha dicho que le gustaría que los negociadores eliminen esos dos puntos conflictivos y aprueben un paquete más limitado sin ellos, pero Pelosi y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, dicen que no pueden aceptar un paquete reducido cuando se trata de ayuda.

Cuando se le preguntó a Pelosi cuándo planea comenzar a negociar directamente con McConnell, ella respondió durante una conferencia de prensa el jueves que era importante seguir «el orden regular normal» y dejar que las comisiones resuelvan los detalles de un paquete antes de que el liderazgo se involucre: «No negociamos el proyecto de ley desde el principio», dijo.

MIRA: Dr. Elmer Huerta: Vacuna contra covid-19 que reciba autorización de uso de emergencia no podrá comercializarse

Cierre inminente

El hecho de que los representantes del pueblo en el Congreso no puedan encontrar la manera de llegar a un acuerdo sobre ayuda a los estadounidenses que están al borde de una pandemia mortal es bastante alucinante.

Pero ahora hay nuevos signos de la disfunción total en el Congreso. Es posible que los miembros no puedan evitar un cierre del gobierno a partir del viernes a la medianoche debido a retrasos en la finalización de un proyecto de ley de gastos a corto plazo de una semana que usarían para mantener al gobierno en funcionamiento hasta el 18 de diciembre.

El senador Rand Paul, republicano de Kentucky, se interpone en el camino de una votación sobre esa legislación esencial debido a que se opone a una disposición en un proyecto de ley de defensa obligatorio que también está programado para que lo considere.

Mientras tanto, hay objeciones a la propia medida de gasto a corto plazo desde diferentes rincones: un grupo de senadores conservadores quiere un lenguaje para prevenir futuros cierres del gobierno, y el senador de Vermont Bernie Sanders, un independiente, está exigiendo que el Senado vote sobre una disposición para dar a los estadounidenses US$ 1.200 cheques de estímulo.

El líder de la mayoría en el Senado John Thune, de Dakota del Sur, acusó a Sanders de «básicamente intentar secuestrar» el proyecto de ley que financiaría al gobierno hasta la semana próxima «para obtener el voto que desea sobre los cheques de estímulo». El equipo del Congreso de CNN informó que un cierre probablemente sería breve y ocurriría durante el fin de semana cuando se cierran muchas operaciones gubernamentales, pero sería un nuevo mínimo en lo que ya ha sido un año insoportable.

Sanders no se disculpó por su posición en una declaración, subrayando que «decenas de millones de estadounidenses de clase trabajadora se enfrentan a la devastación económica».

«No tienen ingresos, enfrentan el desalojo, no pueden permitirse ir al médico y muchos no pueden alimentar adecuadamente a sus hijos», dijo en un comunicado a CNN. «El Congreso no puede suspender la sesión para las vacaciones para regresar con nuestras familias cuando tantas otras familias viven en la desesperación. Es absolutamente imperativo que proporcionemos US$ 1.200 por cada adulto de la clase trabajadora y US$ 500 por cada uno de sus hijos».

El senador de Vermont señaló que el nivel de ayuda se incluyó en el paquete CARES aprobado en marzo y dijo que el Congreso no debería irse a casa hasta que aborden la crisis actual.

Y al igual que el presidente Donald Trump, algunos miembros del Congreso parecen estar aún más enfocados en difundir desinformación sobre las elecciones de noviembre que en detener la propagación del coronavirus o brindar alivio.

Más de 100 republicanos de la Cámara firmaron un amicus curiae para apoyar un esfuerzo, iniciado por el fiscal general de Texas, para invalidar los resultados de las elecciones en cuatro estados de batalla que Trump perdió ante Biden: Georgia, Wisconsin, Michigan y Pensilvania. El presidente presentó una moción el miércoles para intervenir, y 18 fiscales generales republicanos también están respaldando el esfuerzo. A pedido del presidente, el senador de Texas Ted Cruz dijo que argumentaría el caso si la Corte Suprema decide escucharlo.

Pero incluso algunos republicanos de Texas se mostraron escépticos. Uno de ellos, la representante Kay Granger, dijo que no apoya la demanda y la llamó «una distracción». Otro, el senador John Cornyn, le dijo a CNN que estaba luchando por «comprender la teoría legal de eso».

Pero otros republicanos, como el senador Ron Johnson de Wisconsin, han estado más que felices de apoyar las afirmaciones infundadas del presidente sobre fraude electoral. Johnson tiene la intención de celebrar una audiencia la próxima semana «para examinar las irregularidades en las elecciones de 2020» ante la Comisión de Seguridad Nacional del Senado.

El senador de Utah Mitt Romney, un republicano, ha argumentado que la audiencia es inapropiada en los pasillos partidistas del Congreso y dijo que no sabe si participará. «No creo que tengamos los recursos para hacer investigaciones, ni tenemos el mandato constitucional para tomar decisiones judiciales», dijo Romney el jueves. «El Departamento de Justicia hace las investigaciones. Los tribunales se encargan de los asuntos judiciales… Entonces, no veo el propósito de una audiencia más que provocar controversias».

LEE: Verificación de datos a la solicitud de Trump, llena de falsedades, ante la Corte Suprema

Tendencias que empeoran

La desconexión entre la incapacidad del Congreso para comprometerse y la necesidad de ayuda en todo el país se subrayó esta semana por las horribles tasas de hospitalización y el aumento del número de muertos, tendencias que se espera que continúen en el Año Nuevo.

Un día antes de que el panel asesor de la FDA votara para recomendar la autorización de uso de emergencia para la vacuna Pfizer/BioNTech, hubo un asombroso número de 3.124 muertes, un récord de un solo día desde que comenzó la pandemia, ya que el virus continúa corriendo sin control por zonas urbanas y comunidades rurales de EE.UU.

Los médicos y enfermeras están exhaustos a medida que aumentan las hospitalizaciones y los estados intentan reclutar más trabajadores de la salud para ayudar a administrar la vacuna a los estadounidenses de a pie el próximo año. Y las comunidades rurales y desatendidas están luchando con la escasez de socorristas voluntarios como los técnicos de emergencias médicas y bomberos que ayudan a llevar a los pacientes a los hospitales para recibir atención.

El modelo de coronavirus del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington ahora proyecta que otro medio millón de estadounidenses habrán muerto a causa del covid-19 para el 1 de abril, una ligera mejora con respecto a su predicción la semana pasada. (El modelo predijo que el lanzamiento de la vacuna podría salvar al menos 25.000 vidas).

En medio de tantas noticias desalentadoras, las rápidas discusiones para aprobar la vacuna Pfizer/BioNTech fueron un raro rayo de esperanza el jueves.

LEE: ANÁLISIS | La reunión sobre vacunas de este jueves ofrece un rayo de esperanza para el futuro mientras Trump insiste en el pasado

El poder ahora recae en la FDA para dar el siguiente gran paso al otorgar la autorización de uso de emergencia para la vacuna Pfizer/BioNTech, lo que permitiría que las primeras dosis se envíen a todo el país. La FDA y su panel asesor repetirán el mismo proceso la próxima semana cuando consideren la vacuna de Moderna.

Antes de que las vacunas puedan inyectarse realmente en los brazos de los estadounidenses, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) deben acordar ofrecerlas al público estadounidense basándose en la recomendación de uno de sus paneles asesores. Pero se espera que esa cadena de eventos avance rápidamente este fin de semana.

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país, calificó la medida del panel asesor de la FDA como «un paso muy importante» mientras el gobierno intenta generar confianza en la vacuna.

«Queremos asegurarnos de darle la impresión a la gente estadounidense de que las decisiones que involucran su salud y seguridad se toman fuera del ámbito de la política, fuera del ámbito del auto-engrandecimiento, y son tomadas en esencia por grupos independientes», dijo Fauci a Chris Cuomo de CNN en «Cuomo Prime Time» el jueves por la noche.

El presidente electo, Joe Biden, calificó la decisión del comité asesor de la FDA como «una luz brillante en un tiempo innecesariamente oscuro», y expresó su gratitud a los científicos y expertos en salud pública «que evaluaron la seguridad y eficacia de esta vacuna libre de influencias políticas».

Después de semanas en las que el presidente Donald Trump retrasó innecesariamente la transición entre administraciones mientras perseguía sus fallidos desafíos judiciales a las elecciones, los asesores de Biden finalmente se reunieron con la Operación Máxima Velocidad (Operation Warp Speed, en inglés) el jueves y planean hacerlo nuevamente el viernes.

«Las vacunas no son iguales a la vacunación. Nuestro desafío ahora es aumentar la producción y la distribución», dijo Biden en un comunicado. Y agregó que espera distribuir 100 millones de inyecciones en los primeros 100 días de su administración.

«Estamos formando un equipo experimentado para hacer precisamente eso», dijo el presidente electo. «Antes de asumir el cargo, necesitamos que la administración de Trump compre las dosis que ha negociado con Pfizer y Moderna y trabaje rápidamente para escalar la fabricación para la población estadounidense y el mundo. Y necesitaremos que el Congreso financie nuestros esfuerzos de distribución».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up