ANÁLISIS | El Colegio Electoral está listo para sellar el destino de Trump, una vez más

(CNN) — El conteo de votos en el Colegio Electoral, un ritual constitucional que normalmente es una curiosidad poco notada se convertirá el lunes en un símbolo de la durabilidad del sistema político estadounidense mientras está bajo el ataque de un presidente derrotado que busca anular una elección democrática.

Electores de 50 estados y el Distrito de Columbia se reunirán en todo el país para emitir sus votos, lo que confirmará a Joe Biden como el legítimo presidente número 46 y a la senadora de California Kamala Harris como vicepresidenta.

Una guía paso a paso de la votación del Colegio Electoral

Un momento de resonancia histórica activará las salvaguardas que se derivaron de los temores de los fundadores hace casi 250 años de un líder monárquico que ejerce un poder irresponsable para contrarrestar al presidente Donald Trump, quien repetidamente ha despreciado los principios fundamentales de la democracia estadounidense.

Los intentos anteriores de Trump de presionar a los legisladores republicanos locales para producir delegaciones en estados indecisos que ignorarían la voluntad de millones de votantes y su derrota electoral fracasaron. Entonces, las papeletas emitidas el lunes confirmarán que Biden superará los 270 votos electorales necesarios para la victoria. Las papeletas serán transmitidas a Washington para ser contadas en el Congreso el 6 de enero, cuando una retaguardia construida –pero casi con seguridad inútil– de legisladores republicanos pueda exponer una gran parte del partido que también se ha vuelto contra los principios democráticos que sustentan elecciones libres y justas.

A pesar de la certeza de la coreografía constitucional que confirmará la derrota de Trump, varias reprimendas de la Corte Suprema y múltiples derrotas judiciales, se niega a aceptar la realidad y anteponer al país aceptando la derrota.

«No ha terminado… vamos a seguir avanzando», dijo Trump a Fox News en una entrevista grabada el sábado, antes de tuitear el domingo que el máximo banquillo del país se había «acobardado» al dictaminar el viernes que Texas no estaba en posición de presentar un caso en su nombre.

El veterano abogado electoral republicano Ben Ginsberg le dijo a Ana Cabrera de CNN el domingo que las desestimaciones tajantes de la Corte Suprema de los casos de Trump fueron «el resumen más breve posible de las desestimaciones. Esa es una señal en jerga de abogados que dice ‘no nos hagas perder el tiempo con estas teorías que estás escupiendo’».

LEE: ANÁLISIS | El mensaje claro de la Corte Suprema al presidente Trump: Deténgase

Biden hablará tras votación del Colegio Electoral

Después de que las listas de electores seleccionados formalmente por los votantes en el sistema de elección presidencial indirecta en noviembre cumplan con sus deberes el lunes, Biden planea pronunciar un discurso sobre la resistencia de la democracia estadounidense. Será su más reciente esfuerzo por unir a una nación fracturada incluso cuando el presidente saliente busca condenar su legitimidad con afirmaciones infundadas de fraude electoral.

El proceso confirmará, una vez más, que Biden asumirá el cargo el 20 de enero al mediodía, poniendo fin a la presidencia de un mandato de Trump, un hecho que algunos, pero claramente no todos los republicanos de mayor rango, están de acuerdo en que ahora es inevitable.

«Solo diré que, obviamente, él es el presidente electo. Tiene 270 votos en el colegio electoral», dijo el domingo el senador Bill Cassidy de Louisiana en «State of the Union» de CNN, enfrentando a Trump de una manera que muchos colegas todavía se niegan a hacer.

De hecho, 126 de los colegas republicanos de Cassidy en la Cámara de Representantes, incluido el líder de la minoría Kevin McCarthy, firmaron la demanda desesperada que la Corte Suprema rechazó la semana pasada y que un aliado, el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie, criticó como un «absurdo» en ABC News «This Week».

Desde las elecciones, Trump ha hecho afirmaciones delirantes de que ganó por mucho en estados donde claramente perdió ante Biden. Los jueces han tratado con desprecio sus frívolas afirmaciones de fraude. Se ha vuelto contra la mayoría de la Corte Suprema que él construyó porque esta no escuchó sus casos fantasiosos. Y ahora, el presidente incluso está considerando despedir a su ultra leal secretario de Justicia, William Barr, quien señaló la verdad de que no hay indicios generalizados de la corrupción electoral en la que Trump insiste que le costó un segundo mandato.

Trump ignora la pandemia

El comportamiento obsesivo del presidente desde las elecciones ha coincidido con la fase más extrema y trágica de una pandemia que él ignoró y negó, y ha exacerbado las condiciones en las que muchos estadounidenses mueren cada día.

Ha hecho poco para que las facciones rivales en el Congreso se unan a millones de estadounidenses desempleados y hambrientos debido a la pandemia y los legisladores aún no pueden ponerse de acuerdo sobre un proyecto de ley de rescate que incluya beneficios extendidos por desempleo. La autorización de la primera vacuna, que podría comenzar a administrarse el lunes, es un paso muy esperanzador que augura un eventual regreso a la vida normal. Y Trump y su administración merecen crédito por su papel en el rápido desarrollo de las dosis. Las autoridades sanitarias federales dicen que pueden vacunar a 100 millones de estadounidenses para fines de marzo.

Pero será hasta finales de la primavera o principios del verano de 2021 que la mayoría de las personas reciban las dos dosis necesarias, lo que significa que las privaciones y restricciones continuarán durante muchos meses más.

Algunos asesores de alto rango de Trump, a quienes solo les quedan unas semanas de servicio, estarían entre los primeros en recibir la vacuna en lo que los funcionarios dijeron que era un esfuerzo por preservar la continuidad del poder, informó CNN el domingo por la noche. Eso habría significado que los funcionarios de una Casa Blanca que ignoraron durante mucho tiempo la gravedad de la pandemia, minimizaron el uso de máscaras y se burlaron del distanciamiento social que podría frenar la propagación del virus, podrían obtener inmunidad mucho antes que la mayoría de la gente en general.

Trump tuiteó el domingo por la noche que está ajustando el momento en que los funcionarios de la Casa Blanca deberían recibir la vacuna, diciendo que «deberían recibir la vacuna un poco más tarde en el programa, a menos que sea específicamente necesario».

«No estoy programado para tomar la vacuna, pero espero hacerlo en el momento apropiado», dijo.

LEE: Trump dejará la presidencia con un récord económico históricamente malo

Una fantasía menguante

Los eventos del lunes probarán cuánto tiempo puede durar la fantasía de un segundo mandato de Trump.

La cruzada del presidente para privar de sus derechos a millones de votantes que votaron legalmente en su contra es una coda apropiada para una presidencia en la que ha destruido consistentemente las barreras democráticas para perseguir sus propios objetivos políticos.

Sus acciones también han agudizado el dilema de muchos de sus compañeros republicanos. Algunos, como el senador de Utah Mitt Romney, se han pronunciado enérgicamente a favor de los principios democráticos. Pero otros han contribuido al desgaste de la confianza de Trump en la democracia estadounidense al equivocarse y negarse a referirse a Biden como el presidente electo. Otros, como el representante de Louisiana Steve Scalise, el segundo republicano de la Cámara de Representantes, están perpetuando la ficción de Trump de que ganó las elecciones.

«Si deseas restaurar la confianza de millones de personas que todavía están muy frustradas y enojadas por lo que sucedió, ese es el porqué debes hacer que todo el sistema funcione», dijo Scalise en «Fox News Sunday». «Habrá un presidente juramentado el 20 de enero, pero dejemos que este proceso legal se desarrolle por sí solo», dijo el congresista, a pesar de que la Corte Suprema ha cerrado dos veces las tácticas legales republicanas destinadas a derrocar las elecciones.

La manipulación de Trump ha convencido a millones de sus más de 70 millones de votantes de que la elección fue una farsa y podría dañar irrevocablemente los esfuerzos de Biden por unificar el país. También ha provocado escenas desagradables como las de Washington durante el fin de semana, donde los partidarios de Trump, incluidos miembros del grupo de extrema derecha Proud Boys, se enfrentaron con manifestantes anti-Trump.

El senador de Tennessee Lamar Alexander, quien se jubila y no tiene que enfrentarse a los votantes nuevamente, dijo el domingo que los votos del Colegio Electoral deberían marcar un momento decisivo en el esfuerzo de Trump por disputar las elecciones.

«Espero que ponga al país en primer lugar», dijo Alexander en «Meet the Press» de NBC.

«Parece que los electores votarán por Joe Biden», dijo, y argumentó que no debería haber dudas sobre los resultados de las elecciones después del lunes.

«No debemos perder ni un día en la transición para sacar la vacuna», dijo Alexander.

MIRA: Biden y Harris, las Personas del Año de la revista Time

Un momento de angustia para Pence

No es extraño que personas entre los 538 electores que representan a todos los estados y al Distrito de Columbia se rebelen. En 2016, por ejemplo, hubo un récord de 10 electores «infieles». Y no existe una estipulación constitucional que obligue a los electores a votar por el candidato que reciba una pluralidad del voto popular en su estado. Aún así, muchos estados reemplazan o multan a los electores que se rebelan. Y los esfuerzos de Trump para convencer a los legisladores estatales en los estados de que perdió, como Pensilvania, y los electores de escaños favorables a él fueron insuficientes. La victoria de Biden es tan amplia –306 a 232 votos electorales– que las deserciones simbólicas no importarán.

Los electores son elegidos por los partidos estatales y excluyen a los legisladores federales, pero generalmente incluyen a funcionarios locales y egresados del partido. En Nueva York, por ejemplo, el expresidente Bill Clinton y la exsecretaria de Estado Hillary Clinton emitirán ceremonialmente votos electorales para Biden.

La votación del Colegio Electoral, por mandato legal, el primer lunes después del segundo miércoles de diciembre, establecerá un ballet constitucional aún más intrigante el 6 de enero. Ese es el momento en que las boletas electorales emitidas el lunes se contarán durante una sesión conjunta del Congreso, otra ocasión que normalmente es superficial pero que este año adquirirá un significado constitucional adicional.

Algunos miembros republicanos de la Cámara de Representantes ya han instado a Trump a no ceder cuando pierda el Colegio Electoral el lunes. También quieren celebrar un debate el 6 de enero sobre los resultados de estados clave por las acusaciones de fraude. Si un miembro de la Cámara y un miembro del Senado presentan una objeción, ese proceso puede tener lugar en cada cámara. Pero no está claro si algún senador republicano está dispuesto a dar ese paso, que sería solo académico de todos modos ya que los demócratas controlan la Cámara de Representantes.

La ceremonia del 6 de enero establecerá un momento particularmente insoportable para el vicepresidente Mike Pence, quien ha caminado en una cuerda floja indigna entre su propia reputación y la lealtad ostentosa a Trump durante los últimos cuatro años.

Dado que es su trabajo como presidente del Senado contar los votos electorales, le corresponderá a Pence declarar oficialmente a Biden y Harris como vencedores de una elección que Trump afirma falsamente que fue robada.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up