OPINIÓN | Gane o pierda, con Trump, prepárate para lo inimaginable después de las elecciones

Nota del editor: Garry Kasparov es el presidente de la Renew Democracy Initiative y la Human Rights Foundation y excampeón mundial de ajedrez. Las opiniones expresadas en esta columna son suyas. Ver más opinión en CNN.

(CNN) — Después de cuatro largos años de caos y mentiras de la administración de Trump, es hora de prepararse para lo peor, incluso mientras esperamos lo mejor. Cada vez que pensamos que no podía caer más bajo, que no quedaban límites de legalidad o decencia que pudiera violar, se ha superado a sí mismo.

Después de elogiar dictadores, atacar a los veteranos, degradar a las mujeres, desacreditar nuestra democracia y rendirse ante una pandemia furiosa, solo podemos esperar que Trump también se haya deshecho.

No podemos saber exactamente qué hará Trump en estos últimos días, solo que sea lo que sea, solo estará pensando en sí mismo. Si declara la victoria en la noche de las elecciones, independientemente de las papeletas no contadas, ¿entonces qué? ¿Qué pasa si llama a toda la elección un fraude, un engaño y exige que se detenga el conteo? ¿O si los partidarios armados de Trump escuchan su llamado para intimidar a los votantes en las urnas? ¿Qué pasa si usa Twitter con «¡LIBEREN A ESTADOS UNIDOS!» y sus fanáticos del MAGA («Make America Great Again») responden?

Puedes poner los ojos en blanco, pero esas cosas no son inimaginables, ni siquiera irreales. A la gente normal no le gusta imaginar eventos terribles, razón por la cual los autócratas los sorprenden constantemente. (Como cuando escribí aquí en abril, que a alguien como Trump le parecería lógico intentar sabotear el Servicio Postal de EE.UU. si pensara que podría mejorar sus posibilidades electorales. Inimaginable, hasta que sucedió.)

Podrías hacer una lista de cosas que los expertos insistieron en que los autócratas nunca harían y que finalmente hicieron. Yo mismo hice esa lista sobre Vladimir Putin. En mi libro de 2015, «Se acerca el invierno», lo llamé la lista de «Lo que Putin nunca haría». Incluyó cosas como apoderarse de compañías de medios privados, arrestar al hombre más rico de Rusia por incursionar en política e invadir Georgia y Ucrania.

«¿Putin no se da cuenta de lo mal que se ve esto?», se convirtió en el estribillo de los expertos después de que cruzó una línea infranqueable tras otra. Como si le importara cómo se veían las cosas. ¿Por qué debería? Los dictadores no preguntan «¿Por qué?». Solo preguntan: «¿Por qué no?». No se detienen a menos que alguien los detenga. Nadie detuvo a Putin.

Durante años, mis colegas y yo en el movimiento democrático ruso advertimos que Putin estaba construyendo una dictadura. Incluso cuando estaba claro que la democracia y la sociedad civil rusas habían sido destripadas, el mundo libre se resistió ferozmente a reconocer esa verdad.

Putin puso al descubierto la enorme desconexión entre los autócratas y la gente normal: la capacidad de los autócratas para hacer cosas que simplemente no se les ocurren a las personas con un sentido de la decencia y respeto por las normas y tradiciones. Los autócratas son conscientes de las consecuencias que podrían enfrentar por el daño que hacen, pero creen que pueden evitar esas consecuencias si permanecen en el poder, para siempre, si es necesario. Trump podría haber sido acusado varias veces si no estuviera protegido por su oficina, y una sensación de impunidad tiende a hacer que uno sea descuidado.

Sin duda, Trump cree que tiene más que perder si deja el cargo que si lucha, sin ley o no, para quedarse. Los oligarcas y matones que tanto admira seguramente están de acuerdo. No abandonarán fácilmente una inversión tan lucrativa, una de su tipo en la Oficina Oval.

Putin y Mohammed bin Salman de Arabia Saudita, por nombrar dos, seguramente han cosechado muchos beneficios de Trump, más allá de los políticos. Se necesitarán años para desenredar la red de sus negocios financieros y cómo se explotó el tesoro y el poder de Estados Unidos para servir los intereses personales del presidente y los de sus compinches. Si es derrotado, Trump probablemente pasará sus últimos meses en una ráfaga de usufructo personal, lanzando indultos y tratando de desacreditar a sus oponentes y al sistema mismo.

LEE: OPINIÓN | Lo que significaría para Putin una victoria de Trump

¿Pero y si gana? Incluso los escenarios nefastos que acabo de describir se basan en evitar el peor resultado de todos. Digamos que Trump permanece en el cargo, ya sea por un impactante revés electoral o porque los magistrados de la Corte Suprema elegidos a dedo hacen lo que él eligió.

¿Poniendo los ojos en blanco de nuevo? ¿De verdad crees que a Trump le importa limitar los derechos al aborto o el originalismo constitucional o cualquier otra cosa que no pueda caber en sus bolsillos? ¿O que Mitch McConnell y el Partido Republicano se apresuraron a nombrar a Amy Barrett por cualquier motivo que no fuera tenerla sentada antes de las elecciones? Ella y Brett Kavanaugh fueron nombramientos políticos para lograr fines políticos, que siempre es como los autócratas ven al poder judicial.

Una victoria de Trump legitimaría su política y sus políticas de la misma manera en que su elección en 2016 normalizó su retórica. Entonces, después de cuatro años más de trumpismo, la única pregunta probablemente sería: ¿Quién es el próximo Trump en la fila? Se podía esperar que los herederos del autócrata continuaran con el asalto a los pilares restantes de la democracia estadounidense. Cuando un bando lucha por el poder a toda costa contra quienes defienden el estado de derecho, el tiempo no está del lado de la ley.

Derrotar a Trump de manera abrumadora en las urnas es el paso más importante, pero es solo el primer paso. Los estadounidenses que quieran ver restaurado y fortalecido el estado de derecho deben estar listos para luchar por él –en los tribunales y en las calles si es necesario, de manera pacífica pero persistente– porque hay pocas dudas de que Trump y sus partidarios no se irán en silencio.

Trump ha pasado cinco años deshumanizando a sus oponentes y pintándolos como enemigos mortales de Estados Unidos mientras condiciona a sus seguidores a ver las cosas como él las ve. No dejarán el campo fácilmente, pero deben hacerlo, o la democracia estadounidense no les sobrevivirá.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up