OPINIÓN | ¿Cómo puede Biden volver a encarrilar el mercado laboral de EE.UU.?

Nota del editor: Andrew Chamberlain, Ph.D. es economista jefe y director de investigación del sitio de empleo Glassdoor. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) — Los confinamientos a nivel nacional implementados para controlar la propagación del covid-19 en Estados Unidos esta primavera desencadenaron la peor recesión económica desde la Gran Depresión. El mercado laboral se desinfló a principios de este año cuando la pandemia borró 22 millones de puestos de trabajo. Si bien la economía ya ha recuperado más de la mitad de ellos, eso no es suficiente para compensar las pérdidas masivas de empleo, ingresos y riqueza del país en general.

El covid-19 está en el asiento del conductor de la economía. Cualquier recuperación del mercado laboral se logra en un terreno inestable y atado a una pandemia que puede hacer retroceder las riendas del progreso mientras la crisis de salud siga sin resolverse. Incluso si la nueva y prometedora vacuna Pfizer anunciada esta semana detiene la propagación del covid, la economía de la nación tendrá un largo camino por recorrer hasta que se recupere.

MIRA: El Departamento de Estado está impidiendo que Biden acceda a mensajes de líderes extranjeros

La primera prioridad del presidente electo Joe Biden debe ser lanzar un salvavidas económico a los trabajadores cuyas vidas se han visto trastornadas por la pandemia, muchos con trabajos que no regresarán durante años, si es que alguna vez regresan, en el comercio minorista, el turismo, los servicios personales y el entretenimiento.

A principios del verano, los puestos de trabajo aumentaron cuando los trabajadores temporalmente despedidos fueron recontratados o reincorporados a la fuerza laboral. Pero a medida que continúa la pandemia, cualquier despido temporal corre el riesgo de volverse permanente a medida que los restaurantes y minoristas se quedan sin efectivo y se retiran. Los confinamientos no tienen la culpa. Estados Unidos no ha hecho confinamientos masivos en masa durante meses, pero el ritmo mensual de aumento de empleos aún se está desacelerando a medida que aumentan los casos de covid-19.

Es más, los consumidores cautelosos con el covid todavía están cambiando sus gastos hacia compras de comercio electrónico sin contacto. Eso significa que el comercio minorista, el entretenimiento y otras industrias que dependen de los viajeros y el tráfico peatonal todavía están experimentando caídas de dos dígitos en las ofertas de trabajo desde hace un año.

Por lo general, millones de estadounidenses ganan un salario adicional por trabajos temporales de fiestas a partir de este mes, pero el análisis de Glassdoor muestra que la contratación durante las fiestas ha bajado un 8% con respecto al año anterior. Este mes, dos grandes propietarios de centros comerciales que contaban con alrededor de 130 propiedades minoristas se declararon en bancarrota, y en el proceso se llevaron millones de dólares en pagos de época de fin de año para estadounidenses de bajos ingresos.

La división económica de la nación, que ha crecido durante décadas, se disparó durante la pandemia cuando los trabajadores de bajos ingresos en el turismo, los servicios de alimentos y el comercio minorista enfrentaron despidos masivos de trabajos que ya estaban mal pagados. La opción de trabajar desde casa ha sido una gracia salvadora que ha protegido los empleos profesionales y tecnológicos de altos ingresos. Pero esa es una balsa salvavidas que no está disponible para millones de estadounidenses en roles menos calificados. Según una investigación reciente, solo el 37% de los trabajos en EE.UU. se pueden realizar completamente en casa.

Si bien el panorama parece sombrío, hay algunas formas en que una administración de Biden puede ayudar a que el mercado laboral de Estados Unidos vuelva a encarrilarse cuando el covid termine:

Apoyar los programas de reentrenamiento de trabajadores

Se necesitarán nuevas ideas para que los estadounidenses vuelvan a trabajar. Los cursos gratuitos en línea para habilidades técnicas por sí solos no serán suficientes. Las empresas y las universidades tienen la oportunidad de transformar la forma en que colaboran en la próxima década y forjar caminos desde los trabajos destruidos de hoy hasta los nuevos trabajos emergentes del futuro.

MIRA: Conservar el empleo y la salud, las prioridades de trabajadores en la pandemia de covid-19, revela encuesta de Manpower Group Latinoamérica

La investigación de décadas de estudios académicos muestra cómo hacer esto correctamente: los mejores programas de reentrenamiento de trabajadores son locales, se conectan con empleadores individuales, involucran a las empresas en el diseño de la capacitación y se dirigen a los graduados para roles específicos en demanda. Ese es un modelo probado que programas como el Centro de Capacitación para el Empleo han seguido durante años.

El gobierno federal puede jugar un papel importante en hacer de este modelo una norma nacional para la readaptación laboral. Washington envió alrededor de US$720.000 millones en subvenciones a los estados el año pasado, pero solo el 9% se destinó a programas como capacitación y educación de trabajadores. Dar a este enfoque un impulso federal será esencial para reconstruir el mercado laboral de Estados Unidos después del covid-19.

Implementar programas preescolares universales

Ningún plan para reactivar la economía después del covid-19 puede ignorar una realidad desafortunada: las mujeres, que a menudo tienen que asumir las responsabilidades principales de cuidadoras, también se han visto perjudicadas de forma desproporcionada por el covid-19, ya que son la columna vertebral de las industrias minorista y hotelera más afectadas. Esa combinación de despidos y necesidad de cuidado infantil llevó a 617.000 mujeres a dejar la fuerza laboral solo en septiembre, aproximadamente ocho veces más que la cantidad de hombres.

MIRA: El desafío del empleo en tiempos de pandemia

Reconstruir la economía después de la pandemia significa traer de vuelta a las mujeres a la fuerza laboral y ofrece a Estados Unidos la oportunidad de reinventar el cuidado infantil y hacer un verdadero impulso por los programas preescolares universales.

Varios estudios han demostrado que la educación preescolar universal aumenta el nivel educativo, el empleo y los salarios de los niños matriculados durante décadas. El preescolar universal también proporcionaría servicios de cuidado infantil muy necesarios para ayudar a las mujeres desempleadas de hoy a regresar al trabajo. También combatirá la desigualdad intergeneracional dando a los niños más pobres del país una gran ventaja en la vida.

Mientras el covid-19 esté en el asiento del conductor económico, todos seremos pasajeros en un viaje impredecible. Pero aunque no tengamos el timón, sí tenemos un mapa. Es hora de planificar ahora cómo sanar la economía de la nación una vez que esta pandemia haya pasado. Las viejas formas de pensar sobre los estímulos, los rescates y los cambios fiscales no serán suficientes. Usemos esta crisis para reconstruir una economía y una fuerza laboral más saludables, más equitativas y resilientes.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up