Michelle Obama relata cómo dejó su rabia de lado para una transición pacífica

(CNN) –– Michelle Obama intervino sobre la negativa del presidente Donald Trump y de la primera dama Melania Trump para avanzar en la transición de poder de la siguiente administración. Obama reflexionó acerca de la posición en la que estaba hace cuatro años. Y relató cómo ––a pesar de que el proceso de ceder la responsabilidad a los Trump fue difícil–– ella persistió.

LEE: La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, tampoco se ha comunicado con su sucesora, Jill Biden

«Estaba lastimada y decepcionada. Pero los votos se habían contado y Donald Trump había ganado», escribió la ex primera dama en una publicación en Instagram. «Mi esposo y yo instruimos a nuestro personal para que hicieran lo que George y Laura Bush hicieron por nosotros: realizar una transición de poder respetuosa y fluida. Uno de los sellos distintivos de la democracia estadounidense», añadió.

Michelle Obama agregó que ella y el presidente Barack Obama invitaron al personal de Trump a sus oficinas. Asimismo, miembros de su personal proporcionaron memorándums detallados y conocimientos sobre sus experiencias. La ex primera dama confesó en su publicación del lunes: «Nada de esto fue fácil para mí. Donald Trump difundió mentiras racistas sobre mi esposo que pusieron a mi familia en peligro. Eso no era algo que estuviera dispuesta a perdonar».

View this post on Instagram

A post shared by Michelle Obama (@michelleobama)

El proceso de transición presidencial no ha comenzado oficialmente porque Trump se ha negado sin fundamentos a aceptar la victoria del presidente electo Joe Biden. Es probable que la transición formal permanezca en pausa hasta que la elección sea certificada por una persona designada por Trump dentro de la Administración de Servicios Generales, en un proceso conocido como verificación.

Obama dijo en su publicación que necesitó «fuerza y ​​madurez para dejar a un lado mi rabia». Al hacerlo, procedió a invitar a Melania Trump a la Casa Blanca.

Además, Michelle Obama dijo que respondió a las preguntas de Melania Trump desde «el alto escrutinio que conlleva ser primera dama hasta sobre cómo es criar niños en la Casa Blanca». Como informó anteriormente CNN, Melania Trump aún no ha invitado a la primera dama electa Jill Biden a la Casa Blanca para continuar con la tradición.

LEE: La falta de coordinación en la transición y el caos en el Pentágono podrían dejar a EE.UU. vulnerable a las amenazas a la seguridad nacional

Por cada día que pasa sin empezar la transición, la tarea de preparar la Casa Blanca para una nueva primera familia y mudar la actual se vuelve más difícil.

Entre algunas cosas de una apretada lista de tareas pendientes, está la planificación de cambios organizativos. Justamente, los camiones de mudanza, la limpieza y la medición literal de las cortinas. El Día de la Inauguración es un evento coreografiado al minuto, que desplaza a una familia y prepara la siguiente. Lo que va desde aprovisionar los refrigeradores hasta desempacar la ropa de una primera dama en su vestuario.

Obama advirtió este lunes que los peligros de prolongar una transferencia de poder democrática y pacífica no solo son a la seguridad nacional. También a la estabilidad de la política estadounidense. «Esto no es un juego», sostuvo.

«Nuestra democracia es mucho más grande que el ego de cualquiera», escribió.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up