El Vaticano admite que al papa Juan Pablo II le advirtieron sobre acusaciones de abuso del arzobispo Theodore McCarrick, y absuelve en gran medida a Francisco

Roma (CNN) — Al difunto papa Juan Pablo II le advirtieron sobre las acusaciones de conducta sexual inapropiada de Theodore McCarrick, pero decidió promoverlo a arzobispo de Washington de todos modos después de que McCarrick lo de negara y de una investigación de los obispos estadounidenses que arrojó «información inexacta e incompleta», según concluyó una investigación interna del Vaticano este martes.

El informe sobre el manejo por parte del Vaticano de la figura de la Iglesia de más alto rango en ser expulsada por abuso sexual se produce después de dos años de investigación y años de escrutinio sobre cómo se permitió a McCarrick ascender en la jerarquía católica.

Elevado a cardenal en 2001 por Juan Pablo II, un año después de convertirse en arzobispo de Washington, McCarrick se convirtió en un actor poderoso tanto en la Iglesia como en Washington, y era conocido por su recaudación de fondos e influencia.

Renunció al Colegio de Cardenales en 2018 y fue expulsado del Vaticano el año pasado después de que un juicio de la Iglesia lo declarara culpable de abusar sexualmente de menores.

El informe del Vaticano parece absolver en gran medida al papa Francisco de la culpa.

«Hasta 2017, nadie … proporcionó al papa Francisco documentación alguna sobre las acusaciones contra McCarrick», decía el resumen ejecutivo del informe.

«El papa Francisco solo había escuchado que hubo acusaciones y rumores relacionados con la conducta inmoral con adultos que ocurrieron antes del nombramiento de McCarrick en Washington», dijo el informe, y agregó que Francisco al principio creyó «que las acusaciones ya habían sido revisadas y rechazadas por el papa Juan Pablo II».

El reporte detalla las acusaciones contra McCarrick en el momento en que el papa Juan Pablo II lo nombró arzobispo de Washington, que según el informe se dividían en cuatro categorías.

Las acusaciones incluyeron a un sacerdote que afirmó haber observado a McCarrick participando en una conducta sexual con otro sacerdote; cartas anónimas acusándolo de pederastia; que se sabía que McCarrick «compartía una cama con hombres adultos jóvenes en la residencia del obispo en Metuchen y Newark»; y que era «conocido por haber compartido cama con seminaristas adultos en una casa de playa en la costa de Nueva Jersey».

Esos supuestos incidentes se relacionaron con el tiempo de McCarrick como obispo de Metuchen, de 1981 a 1986, y como arzobispo de Newark, de 1986 a 2000. Juan Pablo II lo nombró para ambos puestos y personalmente tomó la decisión de nombrarlo arzobispo de Washington, según el informe.

Una investigación de dos años

El informe del Vaticano de este martes no se centra en los supuestos abusos de McCarrick o su culpabilidad, según el derecho canónico, sino que arroja luz sobre lo que la Santa Sede sabía sobre él y cuándo.

Sin embargo, el informe destaca que, en el transcurso de la investigación de dos años, «se entrevistó a numerosas personas que tuvieron contacto físico directo con McCarrick»

«Durante entrevistas extensas, a menudo emocionales, las personas describieron una variedad de comportamientos, que incluían abuso o agresión sexual, actividad sexual no deseada, contacto físico íntimo y compartir camas sin contacto físico. Estas entrevistas también incluyeron relatos detallados relacionados con el abuso de autoridad y de poder de McCarrick», decía.

El informe afirma que el papa Benedicto XVI pidió la renuncia de McCarrick en 2005, después de que «las acusaciones de acoso y abuso hacia adultos comenzaron a surgir una vez más».

Agrega que la Oficina de Obispos del Vaticano le dijo a McCarrick oralmente, en 2006, y por escrito, en 2008, que se retirara de la vida pública, pero que él ignoró esas recomendaciones.

El informe dice que el papa Francisco también estaba al tanto de «rumores relacionados con la conducta inmoral con adultos» antes del nombramiento de McCarrick en Washington, pero decidió no tomar ninguna medida adicional para no modificar «el curso adoptado por sus predecesores».

Cuando surgió la primera acusación de abuso sexual de un menor en 2018, la respuesta del papa Francisco fue «inmediata» según el informe, y destituyó al ahora excardenal del sacerdocio.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up