El traje blanco con el que Kamala Harris dio el discurso de victoria dice mucho

(CNN) — Tan pronto como Kamala Harris subió al escenario en Wilmington, Delaware, el sábado por la noche, las redes sociales se llenaron de mensajes sobre su atuendo. Fue una señal reveladora, para bien o para mal, del escrutinio público que enfrentará su estilo al vestir en los próximos años.

Pero aunque el discurso de aceptación de la vicepresidenta electa seguramente, y con razón, será recordado por las palabras de inspiración ofrecidas a las mujeres en Estados Unidos y en todo el mundo, el comentario sobre su guardarropa no fue tan trivial como podría parecer. Porque, en lugar de distraer de sus palabras, el traje pantalón blanco y la blusa con lazo sirvieron para reforzar su mensaje de unidad y emancipación.

En una noche en la que Harris atribuyó a las mujeres que vinieron antes que ella —»Yo me apoyo en sus hombros», dijo sobre quienes lucharon por el derecho al voto a principios del siglo XX y sobre la «nueva generación» que había ejercido esos derechos la semana pasada— también canalizó su simbolismo.

Doug Emhoff, el esposo de la vicepresidenta electa de EE.UU. Kamala Harris, será el primer hombre en esa posición en la historia del país

La vicepresidenta electa Kamala Harris llega para dirigirse a la nación en Wilmington, Delaware, el sábado 7 de noviembre. (Crédito: Robert Deutsch / USA Today / Bloomberg / Getty Images)

El color blanco se ha asociado durante mucho tiempo con el movimiento por el sufragio femenino, adoptado como símbolo de pureza moral junto con el verde para la esperanza y el púrpura para la dignidad. También señaló su espíritu de no violencia, una rama de olivo para aquellos amenazados por sus entonces radicales llamados a la igualdad política.

Pero el sábado por la noche no se trataba solo del voto femenino. Harris, la primera vicepresidenta electa negra y del sur de Asia, se inspiró en Shirley Chisholm, la primera mujer negra elegida al Congreso en 1968, quien vistió de blanco cuando fue elegida. Ella estaba de pie sobre los hombros de Geraldine Ferraro, que se vistió completamente de blanco para aceptar el papel de compañera de fórmula de Walter Mondale en su campaña presidencial de 1984. Y también sobre los hombros de Hillary Clinton, quien vistió un traje de pantalón blanco característico para aceptar la nominación presidencial demócrata en 2016.

Shirley Chisholm, la primera mujer negra en ser elegida al Congreso, vestida de blanco. (Crédito: Desfile pictórico / Fotos de archivo / Getty Images)

La elección muy deliberada de Harris fue un gesto de solidaridad con la larga lista de mujeres que han desafiado las expectativas en Estados Unidos en la política. Demostró que la vicepresidenta electa no se considera una excepción a la regla, sino más bien parte de un continuo, del «arco del universo moral» que se dobla lentamente, como dijo el presidente electo Joe Biden en su propio discurso, citando a Martin Luther King Jr.

Kamala Harris: Ustedes eligieron la ciencia, la decencia y la verdad 2:32

El vestido blanco de Kamala Harris

La blusa con lazo de Harris también tenía un peso histórico. Evocaba la vestimenta poderosa de Margaret Thatcher, que vestía las suyas como sus colegas masculinos usaban corbatas, una metáfora apropiada de cómo la ex primera ministra del Reino Unido cooptó y rehizo las reglas del club de chicos de la política británica de los años ochenta. Más recientemente, la elección de Melania Trump de la prenda clásica en momentos muy particulares, es decir, una cumbre contra el acoso cibernético y un debate presidencial poco después de que saliera a la luz la cinta de «Access Hollywood», fueron, según especularon algunos (con suerte, quizás), sutiles púas dirigidas a la infame jactancia de su marido.

Margaret Thatcher luciendo su característico lazo al estilo corbata. Philippe ACHACHE / Gamma-Rapho / Getty Images

La vicepresidenta electa claramente miraba más allá de la era Trump hacia algo más universal. Pero su atuendo, supuestamente creado por el diseñador de moda estadounidense Wes Gordon para Carolina Herrera, también hablaba de la historia reciente de otras maneras.

Así fueron las portadas de los diarios de Estados Unidos tras la victoria de Joe Biden y Kamala Harris

Kamala Harris es la próxima vicepresidenta de EE.UU. 1:23

Las mujeres del Partido Demócrata han usado continuamente el blanco en protesta silenciosa contra un presidente al que consideran una amenaza a sus derechos. En el discurso conjunto de Trump ante el Congreso en 2017, un grupo de legisladoras sincronizó sus atuendos para crear conciencia sobre los problemas de las mujeres, incluidos los derechos reproductivos y la igualdad de remuneración.

Lo hicieron nuevamente en sucesivos discursos sobre el Estado de la Unión, más recientemente en febrero de este año, cuando los legisladores marcaron un siglo desde que la Enmienda 19 otorgó a las mujeres el derecho al voto (aunque las mujeres de color enfrentarían barreras de voto durante décadas más). La imagen de Nancy Pelosi vestida de blanco aplaudiendo sarcásticamente detrás del presidente un año antes, mientras un gran bloque de congresistas vestidas de blanco se sentaron ante él, también vivirá por mucho tiempo en la memoria. Harris también estaba de pie sobre sus hombros.

Representantes demócratas vestidos de blanco durante el discurso sobre el estado de la Unión del presidente Donald Trump en febrero de 2020. (Crédito: Andrew Harrer / Bloomberg / Getty Images)

A medida que asume un cargo, la vicepresidencia, que se ha comunicado a través de las normas de la ropa formal masculina durante más de 230 años, las opciones de vestuario de Harris seguirán generando discusión. Puede que la atención no sea bienvenida, pero la falta de precedentes también podría resultar liberadora. Tiene la oportunidad de rehacer el papel a su propia imagen, creando un punto de referencia para las muchas mujeres que, inevitablemente, seguirán sus pasos. Como le dijo a la multitud en Delaware, «Si bien puedo ser la primera mujer en esta oficina, no seré la última».

Harris ya ha ofrecido instantáneas de su lado más informal, en particular su aparente preferencia por las zapatillas Converse. Si bien su cuenta de Instagram está poblada en gran medida con los trajes de pantalón oscuros que tradicionalmente ha favorecido, un video publicado poco después de que se anunciara su victoria proyectada la muestra en ropa de entrenamiento mientras celebra con Biden por teléfono («¡Lo hicimos, Joe!»). Este tipo de momento de descuido es un requisito de la era de las redes sociales, pero ofreció algo refrescante y despojado del pulido estilo habitual.

Es comprensible que muchas mujeres líderes hayan denunciado el interrogatorio público de sus elecciones de moda. La canciller de Alemania, Angela Merkel, se ha enfurecido con el doble rasero, denunciando la «escritura de cartas» instigada por equipos aparentemente seleccionados para desviar la atención. La exprimera ministra británica Theresa May, mientras tanto, pasó gran parte de su cargo de primer ministro sujeta a críticas sensacionalistas injustificadas de elecciones de moda improvisadas que habrían sido ignoradas si las hubiera hecho un homólogo masculino.

Sin embargo, solo los observadores políticos más ciegos pueden negar el poder de la ropa, si los líderes optan por explotarla.

El movimiento por el sufragio femenino utilizó el blanco como símbolo de pureza moral y no violencia. (Crédito: George Rinhart / Corbis / Getty Images)

En los escenarios más importantes, y en los momentos más cruciales, las mujeres políticas han abrazado el simbolismo tácito, ya sea que Jacinda Ardern adopte un hijab en un acto de unidad con los musulmanes tras el ataque terrorista de Christchurch, o la congresista Alexandria Ocasio-Cortez aplicando lápiz labial rojo como «pintura de guerra» mientras desafiaba a un colega representante por presunto sexismo.

El sábado por la noche, Harris no solo demostró que es consciente de este poder, sino que no tiene miedo de aprovecharlo.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up