Casi 60.000 estadounidenses podrían morir de covid-19 en las próximas tres semanas. Hay formas de cambiar las cosas, dicen los expertos

(CNN) — La pandemia de covid-19 está arrasando en EE.UU.: ya es más devastadora que las oleadas anteriores y no muestra signos de desaceleración.

El Día de Acción de Gracias, EE.UU. celebró su 24º día consecutivo con más de 100.000 casos nuevos. Las hospitalizaciones el jueves alcanzaron un nuevo récord, por decimoséptimo día consecutivo, con más de 90.400 pacientes con covid-19 en todo el país, según el Proyecto de Seguimiento de Covid. Se informaron más de 1.200 muertes.

El número de muertos en el país desde el inicio de la pandemia es ahora de más de 263.000. Y casi otros 60.000 podrían perder la vida en las próximas tres semanas, según un pronóstico conjunto publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) esta semana.

Un experto le dijo a CNN el miércoles por la noche que la cantidad de muertes diarias probablemente se duplicará en los próximos diez días.

«Entonces, veremos cerca de 4.000 muertes por día, que es la forma en que se obtienen otras 60.000 muertes en solo unos 20 días», dijo el Dr. Jonathan Reiner, profesor de medicina en la Universidad George Washington.

Y las reuniones que tuvieron lugar durante el Día de Acción de Gracias podrían promover un aumento ya feroz, advirtieron los funcionarios esta semana, instando a los estadounidenses a evitar viajar y celebrar solo con miembros de la familia inmediata. Muchos estadounidenses escucharon, según mostró una encuesta esta semana, pero millones más han abordado aviones en todo el país desde la semana pasada.

«En una semana, más probablemente en dos semanas, veremos un aumento repentino», dijo el miércoles el Dr. William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Vanderbilt. «Estamos en un momento difícil».

En otras palabras, las proyecciones para las próximas semanas son sombrías. Pero eso no significa que sea demasiado tarde para empezar a cambiar las cosas.

«Si todos nos reunimos, usamos máscaras y hacemos distanciamiento social, podríamos doblar esta curva en dos o tres semanas», dijo Schaffner. «Veríamos disminuir la transmisión incluso antes de que lleguemos a las vacunas».

LEE: El aumento de casos de coronavirus durante Acción de Gracias podría convertirse en el alza de muertes en Navidad, advierte un profesor de salud

Lo que se necesitaría para cambiar el rumbo

Si bien una posible vacuna candidata pronto podría recibir luz verde, los efectos generalizados de una vacuna aún están a meses de distancia. Pero los estadounidenses tienen herramientas valiosas que pueden ayudar mientras tanto.

Son las medidas de seguridad pública que han sido promocionadas por los funcionarios durante meses: máscaras, distanciamiento social, evitar las multitudes y practicar una buena higiene como lavarse las manos con regularidad.

Es un paso simple, pero podría hacer una gran diferencia. Se podrían salvar más de 40.000 vidas en los próximos dos meses si el 95% de los estadounidenses usaran mascarillas, según las proyecciones del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

En medio de la crisis, más líderes locales y estatales han ordenado el uso de mascarillas en las últimas semanas con la esperanza de frenar la propagación de covid-19, incluidos los gobernadores republicanos que anteriormente se resistieron a mandatos similares.

Mientras tanto, en Virginia Occidental, el gobernador, Jim Justice, ha suplicado a los residentes en las últimas semanas que se cubran la cara, diciendo que las máscaras son «realmente la única bala en el arma».

«Si tienen algún inconveniente, si no creen en ellas, por favor úsenlas… cuál es el lado negativo», dijo Justice en una conferencia de prensa esta semana. «Miren, no somos de los que se apropian de los derechos de nadie. Por Dios, lo entiendo de todo corazón, no queremos hacer eso de ninguna manera. Pero tienen que ayudarme».

Es el tipo de mensaje que necesitan los líderes locales de todo el país, dijo a CNN el jueves por la mañana el Dr. Peter Hotez, decano de medicina tropical de la Facultad de Medicina de Baylor.

«Continúar diciéndolo todos los días y esperar que algunas personas realmente comiencen a creerlo. Esa es nuestra única esperanza en este momento. Tenemos que limitar esos aumentos y necesitamos que esos líderes locales realmente den un paso al frente, por lo que esto es absolutamente vital», dijo.

Es la única opción que podría ayudar a mantener con vida a más personas hasta una vacuna, dijo.

«Es cuestión de mantener con vida a tu madre, tu padre, tu hermano, tu hermana, de aquí a entonces», añadió Hotez. «Si tan solo pudiéramos enviar esos mensajes».

LEE: ANÁLISIS | En Trump y Biden chocan la realidad y la fantasía en Acción de Gracias

Florida extiende la prohibición a las ciudades que imponen mandatos de uso de mascarilla

Pero en muchas partes de EE.UU., las mascarillas siguen siendo un punto de discordia.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, extendió una orden esta semana que prohíbe a los municipios locales emitir multas por violaciones de mandatos relacionados con la pandemia, como mandatos de máscaras, o por limitar la capacidad de restaurantes sin justificación.

La extensión está en marcado contraste con los recientes anuncios de otros líderes estatales de más restricciones y más aplicación. En Connecticut, el gobernador, Ned Lamont, emitió un decreto esta semana aumentando la multa máxima para las empresas que violen las órdenes de covid-19 a US$ 10.000. La multa máxima anterior era de US$ 500.

La alcaldesa del condado de Miami Dade, Daniella Levine Cava, señaló en Twitter el miércoles después de la extensión del gobernador de Florida que «los gobernadores bipartidistas de todo el país están implementando mandatos de máscaras como una de las mejores herramientas que tenemos para luchar contra el covid-19».

«Es profundamente frustrante que @GovRonDeSantis continúe bloqueando las acciones locales y dificultando que los líderes locales mantengan nuestras comunidades seguras», escribió Cava.

«Le estoy pidiendo al gobernador que trabaje con los alcaldes locales para que podamos llevar nuestro conocimiento local a la mesa», agregó Cava. «Necesitamos trabajar juntos para crear políticas que protejan a todas nuestras familias y nuestra economía en este momento de crisis».

En la última semana, Florida ha reportado más de 56.400 nuevas infecciones y más de 520 muertes, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

CNN se ha puesto en contacto con la oficina de DeSantis para hacer comentarios.

Solo 1 de cada 8 casos de covid-19 en EE.UU. puede haberse contado

En total, más de 12,8 millones de estadounidenses han dado positivo por el virus desde el inicio de la pandemia. Pero un nuevo estudio sugiere que solo podría ser una pequeña fracción del número real de infecciones en los EE.UU.

Solo alrededor de 1 de cada 8, o el 13%, todas las infecciones por covid-19 en el país fueron reconocidas e informadas hasta fines de septiembre, estimaron los investigadores de los CDC. Eso significa que hasta 53 millones de personas en EE.UU. podrían haberse infectado desde febrero hasta septiembre. Sin embargo, durante ese tiempo, solo se informaron alrededor de 7 millones de casos confirmados de covid-19 sintomático a nivel nacional, señalaron los investigadores.

MIRA: CDC estiman que solo 1 de cada 8 casos de covid-19 en EE.UU. se registró: lo último sobre el coronavirus

Para estimar el número de casos de covid-19 que pueden haberse pasado por alto desde el comienzo de la pandemia, los investigadores utilizaron un modelo para ajustar el número informado de casos sintomáticos en EE.UU. Consideraron lo que se sabe sobre la detección de casos, infecciones asintomáticas, pacientes que buscan atención o no y el riesgo de resultados falsos negativos.

Las limitaciones del estudio incluyen que la disponibilidad y el uso de las pruebas han cambiado con el tiempo y sus hallazgos sirven solo como estimaciones.

Si bien las cifras pueden parecer grandes, los investigadores escribieron que, aún así «esto indica que aproximadamente el 84% de la población de EE.UU. aún no se ha infectado y, por lo tanto, la mayor parte del país sigue en riesgo, a pesar de las altas tasas de hospitalización».

Ben Tinker, Evan Simko-Bednarski, Jacqueline Howard, Melissa Alonso, Amanda Watts y Lauren Mascarenhas de CNN contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up